El rol de las tecnologías como vehículo de transformación es la motivación más importante para cerrar las brechas en este sector. Esa es también una de las metas de Oracle Colombia.

Oracle en Colombia ha sido el espacio que recibe y acompaña desde las empresas pequeñas hasta aquellas que tienen un enfoque global. A través de las Cloud Solutions, aporta a la modernización, innovación y liderazgo de las compañías.

Su rol en el proceso de transformación digital del sector productivo en país ha sido determinante, al punto de ser protagonista en el cierre de brechas digitales que desde diversos sectores se aborda actualmente. Fabiano Matos, gerente Oracle Colombia y Ecuador, conversó con Xposible – Colsubsidio sobre el proceso que las organizaciones pueden llevar a cabo para aportar al desarrollo desde la tecnología.

Xposible Colsubsidio: ¿Cómo desde la gestión empresarial inciden en el cierre de brechas digitales?

Fabiano Matos: Acortar las brechas digitales es un asunto que concentra nuestra atención tanto al interior de la organización como al exterior. Creemos que el acceso a la tecnología democratiza. En ese sentido, la sociedad accede a servicios y productos de una manera más equitativa. Por ejemplo, los niños en zonas rurales pueden acceder a la misma información y cursos que los estudiantes en grandes ciudades. Otro ejemplo, las plataformas y soluciones para las Pyme o para emprendimientos pueden ser las mismas que usan las grandes organizaciones. Aquí la conexión a internet y la nube hacen posible que estos negocios puedan usar las mismas tecnologías solo dependiendo del consumo y no del producto.

Te puede interesar: “Hemos contratado a más de 1.700 personas, apoyándonos en herramientas digitales”: Constanza Danae

También es muy importante la capacitación y la formación en habilidades digitales. Esto es indispensable si queremos que Colombia juegue un papel importante en la economía 4.0. Los programas del Gobierno Nacional como el de Misión Tic2021 y el del SENA son muy importantes para estar listos para la demanda de profesionales que ayuden a desarrollar nuevos negocios. Para esto queremos llevar Oracle Academy a todo el país, nuestro programa para educar en cómputo y desarrollo de conocimiento.

Y otro tema importante: la brecha digital afecta al 52 % de las mujeres y al 42 % de los hombres del mundo, según datos de la ONU. Esta grieta la tomamos muy en serio en Oracle. En Colombia, por ejemplo, la población de empleados es del 50/50, mientras que en el sector la diferencia es 70 % hombres y 30 % mujeres. Además, con iNNpulsa estamos presentando Academia de Ventas de Mujeres, una iniciativa que desarrollamos para capacitar a mujeres emprendedoras y fortalecer sus negocios y su liderazgo en el sector.

Sabemos que la digitalización no se está dando por igual en todo el mundo. Por eso, es importante aprovechar estos momentos para impulsar con fuerza la adopción de tecnología de tal manera que logremos tener un equilibrio interno (en Colombia) y, sobre todo, jugar un papel relevante en la economía 4.0.

XC: ¿Cuáles son las claves que a futuro aportarán en la apropiación digital en Colombia?

FM: Sin duda, la educación es la base. Se trata de un momento especial que se debe revisar con atención para entregar a estos jóvenes las habilidades y los conocimientos que se requieren para enfrentar la nueva realidad, los nuevos mercados y la economía 4.0. Es imperativo que los estudiantes adquieran las habilidades necesarias para aprovechar la tecnología, independientemente de cuál sea su aspiración profesional. Ya no hablamos de las carreras del futuro sino de las habilidades del futuro porque estas habilidades digitales se están permeando en todas las industrias.

No existe algo más efectivo para desarrollar la capacidad de análisis, la creatividad y la innovación que la resolución de problemas a partir de la tecnología. Hay que conducir a los niños y jóvenes a que sean creadores de tecnología y no usuarios de tecnología. Para esto, estamos creando alianzas importantes con las secretarías de educación de varios departamentos para que Oracle Academy sea una opción importante en el salón de clase.

Poner a disposición de los pequeños empresarios o emprendimientos soluciones que les permitan habilitar sus negocios, ser visibles, captar y entender a los clientes, ordenar las finanzas y tener acceso a las últimas tecnologías, infraestructura en la nube y bases de datos, para que puedan crear sin límite y llevar sus sueños a la realidad.

XC: ¿Algunas recomendaciones para las organizaciones del sector que pueden desde su gestión cerrar brechas digitales?

FM: Al interior de la organización se puede hacer mucho. Hoy, por ejemplo, es posible conectar a los colaboradores por una pantalla, reduciendo sus traslados y contribuyendo a su calidad de vida. También existe software que habilita a las personas para hablar, oír y leer permitiendo interacciones efectivas. Además, con soluciones con Inteligencia Artificial que recojan datos dentro de la organización se pueden obtener análisis que contribuyan a la creación de nuevos programas y servicios que permitan su empoderamiento. Esto permite que los empleados puedan habilitarse desde cualquier lugar y a cualquier hora porque la tecnología ofrece un sinfín de posibilidades para hacerlo realidad.

Otro tema que enfrentamos en muchas organizaciones es la diversidad en todos los aspectos. El generacional es uno de ellos. Por lo menos 5 generaciones coexisten e intercambian conocimiento diariamente. Todas ellas son valiosas. Pero para atraer nuevos talentos, hemos desplegado un programa para la incorporación de pasantes a la organización de selección anónima a través de una plataforma digital. Las personas se postulan y sólo al final del proceso descubrimos sus identidades. De esta manera, en Colombia, hay 6 mujeres y 3 hombres, de distintas regiones y de distintas edades.

XC: ¿Cómo el sector de la tecnología puede abrir campo a la transformación social?

FM: El reto lo hemos tomado ya: educación como base de la transformación. Pero debe ser una educación constante porque el mundo está evolucionando muy rápido y es necesario tener gente con las capacidades para atender las demandas de la 4 Revolución Industrial, hoy y para el futuro.

El compromiso, además, es con nuestros clientes, usuarios y aliados con la creación de las mejores herramientas para potenciar los negocios, de tal manera que logren su transformación en un mundo de economía 4.0, impulsado por la Nube y los servicios inteligentes (aplicaciones). Tenemos la obligación de proveer plataformas seguras y robustas, que reduzcan el error humano y permitan la automatización de procesos para ahorrar costos e infraestructura.

Con estas herramientas, el sector tecnológico debe llegar a todas las industrias y a las compañías de todos los tamaños, ayudando a los procesos de transformación digital y empujando el desarrollo local para crear conocimiento y crecimiento económico en el país, ahora más que nunca.

Transformación cultural, objetivos medibles y capacidad de adaptación. Estos son algunos de los elementos deben tener en cuenta las empresas -grandes y pequeñas- para llevar este proceso a buen puerto y aumentar su competitividad.

En 2019, el 63,5 por ciento de las empresas en Colombia ya contaba con una estrategia de transformación digital, según la Encuesta de Transformación Digital de la Andi. De ellas, un 66,8% esperaba culminar este proceso para el 2021, mientras que tres de cada diez compañías aseguraban que tardarían cinco años en completarlo. 

No obstante, la pandemia ha obligado a las empresas a acelerar esta transformación de una forma antes impensable. De hecho, un informe de la consultora McKinsey  publicado en mayo aseguraba que en ocho semanas se había alcanzado un nivel de transformación digital en las empresas que no se esperaba hasta 2025. 

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

Si bien todavía no existen datos certeros sobre el alcance de esta aceleración en Colombia durante el 2020, todo apunta a que la transformación ha sido mayúscula. El tránsito a una economía de bajo contacto, los cambios en el consumo y la caída generalizada de los ingresos han hecho que la transformación digital deje de ser solo una vía hacia una mayor competitividad. Ahora es cuestión de supervivencia. 

Lee también: ¿Para qué sirven los informes de sostenibilidad?

¿Pero por dónde empezar? Para Carolina Navarrete, directora de B2B de Movistar Colombia, organización que acompaña al sector empresarial colombiano en este proceso, lo primero que se debe tener en cuenta es que la transformación digital no es solo cuestión de tecnología, también, la transformación cultural al interior de la compañía, tiene un rol relevante. “Hay que definir cuál va a ser la ruta en función de mi negocio; cuál es la tecnología que más se adapta a él y que traerá más beneficios; y luego empezar con un proceso de transformación cultural y de ‘reskilling’ para que se pueda hacer la apropiación de todas las tecnologías que se van a poner al servicio del negocio y de sus clientes”, explica la directora.

En otras palabras, es necesario responder para qué se quiere la tecnología antes de hacer grandes inversiones en un software o hardware concreto. Esto permite trazar una hoja de ruta con objetivos medibles, lo cual a su vez facilita que los miembros de la organización adopten las tecnologías y los cambios de procesos de forma más eficiente.

En cuanto a la tecnología, Navarrete señala que los cuatro pilares de la transformación digital son la tecnología de almacenamiento en la nube, la ciberseguridad, el internet de las cosas y el ‘big data’. De hecho, un 48,9% de las empresas colombianas afirmó contar con trabajadores especializados en alguna de estas áreas o en e-commerce en 2019, según la Andi. 

Te puede interesar: Cocreación: el futuro imparable de la innovación

Sin embargo, la directora de Fortalecimiento Empresarial de la Cámara de Comercio de Cali, Luisa Fernanda Cadavid, advierte que la elección de la tecnología debe depender siempre de las necesidades concretas de la empresa. “No tiene que apuntar siempre a aumentar las ventas, también puede estar enfocada en mejorar los tiempos de producción o consolidar los clientes que ya tiene. Las herramientas tecnológicas en general deben permitirles a las empresas organizarse, planificar mejor, tener capacidad de proyección, estandarizar sus procesos, analizar la información, y gestionar la comunicación con los clientes”, explica.

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

Paso a paso

Si bien la transformación digital es diferente para cada organización, existen unos puntos comunes que nos pueden guiar a la hora de empezar nuestro viaje. Estos son algunos de los consejos de la ‘Guía de Transformación Digital’ emitida por el gobierno de Australia, uno de los países líderes del Ránking Mundial de Competitividad Digital 2020, elaborado por el Institute for Management Development.

  1. Identificar los objetivos del negocio. Como ya hemos dicho, las metas de la organización pueden variar: aumentar los ingresos con una plataforma de e-commerce, hacer un uso más eficiente de los activos mediante un sistema de administración financiera, automatizar tareas administrativas, o incluso mejorar las habilidades de los trabajadores. Además de identificar objetivos, es importante preguntarse qué aspectos de la organización se pueden mejorar. ¿Cómo puedo facilitar que mis colaboradores hagan su trabajo? ¿Hay algún servicio que me gustaría ofrecer, pero que no es posible con mi modelo actual? Responder este tipo de preguntas le permitirá priorizar sus necesidades de transformación.
  2. Herramientas a la medida. Es necesario tener claro cuánto tiempo y recursos se pueden invertir en la transformación digital, y elegir la tecnología adecuada de acuerdo con estos factores. Tómese su tiempo para explorar y comparar toda la oferta tecnológica ofrece el mercado. Una vez hecho esto, es importante diseñar una hoja de ruta con los objetivos y prioridades seleccionados. Empezar por cambios pequeños y “victorias rápidas” es una gran forma de impulsar su transformación digital.
  3. Mundo nuevo, reglas nuevas. Empezar a trabajar en línea también tiene sus peligros. En Colombia, los ciberataques en la modalidad de “brecha del correo corporativo” (BEC) generaron pérdidas promedio de entre 300 y 5.000 millones de pesos, según el informe ‘Tendencias del cibercrimen en Colombia 2019-2020’. Por lo tanto, resulta imprescindible proteger su negocio de estas amenazas con firewalls, encriptando información clave y capacitando al personal para reducir riesgos. Así mismo, es importante familiarizarse con la legislación de los entornos digitales, como las normativas en cuanto a privacidad y protección de datos. 
  4. Todos reman en la misma dirección. La transformación digital es también una transformación cultural. Y como tal, debe involucrar a todos los miembros de la organización. Mantener una comunicación abierta, constante y clara respecto a los objetivos de la hoja de ruta es esencial para que la apropiación de las nuevas tecnologías y para el éxito del proceso general. 

La barrera de las mipymes

En octubre de 2019, la consultora IDC estimó que el gasto global en transformación digital alcanzaría los 2,3 trillones de dólares en 2023. Durante años, este tipo de cifras indujo a las mipymes a pensar que la transformación digital era un proceso económicamente inaccesible para ellas. De hecho, antes de la llegada de la Covid-19, solo el 43% de las mipymes clientes de Telefónica tenían contratado algún servicio digital. En cambio, la cifra ascendía al 93% en el caso de las grandes corporaciones.

La emergencia sanitaria y las medidas de confinamiento han evidenciado que la transformación digital es necesaria para cualquier empresa, sin importar su tamaño o sector. “La transformación digital es un vestido a la medida que hoy más que nunca aplica tanto a los pequeños negocios como a las grandes empresas. Cuando una microempresa de jugos congelados adopta una herramienta sencilla de contabilidad que permite hacer cuentas, ya está haciendo su transformación digital”, afirma Cadavid.

Para Dayana Acosta, directora del Centro de Transformación Digital Empresarial de Acopi en el departamento de Atlántico, romper las barreras del miedo al cambio y al costo es fundamental para el proceso. “Al igual que en las empresas grandes, es necesario un cambio de mentalidad. Por eso, los gerentes de las mipymes -que a menudo intentan ejercer en todos los cargos- deben involucrar a todo el equipo y a todas las áreas para que aporten a la transformación digital”, añade.

El 97 % de los trabajadores a nivel global han experimentado cambios laborales a raíz de la llegada de la Covid-19. Conoce cómo esta crisis sanitaria, económica y social nunca antes vista transformará tu trabajo y tu empresa este año.

Las medidas de confinamiento, los estragos de la pandemia en la economía y la aceleración de la Cuarta Revolución Industrial transformaron el mundo laboral el año pasado. Prueba de la magnitud de este fenómeno es que el 97% de los trabajadores del mundo han experimentado cambios laborales a raíz de la Covid-19, según el ‘Global Workplace Study 2020’, publicado por el Instituto de Investigación ADP. 

Con la pandemia todavía ocupando un papel protagónico, el 2021 trae consigo nuevas transformaciones laborales para empresas y empleados que pondrán a prueba su resiliencia y su capacidad de innovación. 

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

Te puede interesar: 5 realidades que puso en evidencia el Covid-19

  1. El teletrabajo se queda, pero no de la misma manera

El crecimiento del trabajo remoto no es una tendencia nueva. Solo en Colombia, el número de trabajadores en esta modalidad se cuadruplicó entre 2012 y 2018, hasta alcanzar las 122.200 personas, según cifras oficiales. Sin embargo, las medidas de confinamiento han acelerado este fenómeno hasta el punto que, para octubre del 2020, el 22,9% de los trabajadores colombianos estaban en modalidad de teletrabajo o trabajo en casa, de acuerdo con un informe de la Andi. Así mismo, las empresas señalaron que los principales cambios en su funcionamiento durante la emergencia habían sido la implementación de estas modalidades y los ajustes en los turnos de trabajo.

“El teletrabajo se va a consolidar en 2021, pero no de la forma en la que lo vivimos el año pasado. Es necesario recuperar el espacio de la oficina porque los humanos somos seres sociales. Las oficinas se diseñarán para un modelo de trabajo híbrido, y tendrán muchos más espacios de interacción y reunión”, afirma Maite Sáenz, directora del Observatorio de Recursos Humanos. De hecho, un estudio de la consultora Randstad publicado en diciembre halló que, en promedio, solo al 14% de los trabajadores del mundo les gustaría trabajar desde casa todo el tiempo.

Esta transformación también traerá cambios normativos como el proyecto de ley 352 de 2020 -actualmente en trámite en el Congreso- que busca regular el trabajo en casa.Lo principal a tener en cuenta es que el trabajo en casa podrá extenderse hasta máximo tres meses, prorrogables por un periodo igual. Pero si dichas circunstancias permanecen en el tiempo, las partes de común acuerdo deberán migrar al teletrabajo. Esto supone la prestación personal del servicio del trabajador mediante el uso de las tecnologías de la información y comunicación en forma permanente y sin requerir la presencia del trabajador en las instalaciones físicas del empleador”, explica Carlos López, director general de WHAP Abogados y representante de la consultora Psicotec en Colombia.

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

  1. La salud y el bienestar son lo primero

La crisis sanitaria nos ha demostrado que la salud es nuestro bien más preciado. El estudio ‘Tendencias Globales de Talento 2020’, de la consultora Mercer, afirma que la salud y el bienestar de los empleados fue la principal preocupación de los empleadores el año pasado con relación a la fuerza laboral. En 2021 se espera que este enfoque continúe. Sobre todo, teniendo en cuenta que en octubre el 92,5% de las empresas colombianas reportaron haber tenido casos positivos de Covid-19, según la Andi. 

Además de garantizar unas condiciones físicas seguras en el trabajo tanto en casa como en la oficina, los empleadores deben prestar especial atención a la salud emocional y psicológica. “Antes de la Covid-19, ya se decía que las enfermedades psicosociales eran la gran pandemia del siglo XXI. Eso tiene un coste de absentismo, e impacta la productividad y la concentración. La empresa tiene que favorecer un entorno de trabajo saludable, garantizar la desconexión digital y una mejor relación con los jefes”, declara Sáenz.

¿Te interesan los temas de liderazgo? Este artículo te va a gustar: Estos serán los principales desafíos de los líderes en el 2021

  1. Formación y ‘reskilling’

La transformación digital de las empresas se ha acelerado, así como la llegada de la Cuarta Revolución Industrial. Estos cambios han resaltado la necesidad de nuevas habilidades y de una constante actualización de la fuerza laboral. Incluso meses antes de la declaración de la pandemia, la OCDE estimaba que un tercio de los trabajos del mundo probablemente serían transformados por la tecnología para 2030. 

“Una de las preocupaciones más grandes de las empresas es tener el talento o los conocimientos que se necesitan para poder seguir adelante. Entonces quizás habrá más personas que van a tener trabajo como freelance. Este fenómeno, junto a las nuevas capacidades requeridas, obliga a que las personas que están dentro de la empresa se estén formando de manera permanente”, argumenta Lorena Rienzi, profesora asociada de ADEN Business School. Los datos hallados por el estudio de Mercer respaldan esta tesis: El 77% de los ejecutivos consideran que los trabajadores “gig” e independientes reemplazarán sustancialmente a los empleados de tiempo completo en los próximos cinco años. Al mismo tiempo, el 76% de las compañías aseguraron que planeaban desarrollar talento internamente en 2020. 

  1. El auge de las metodologías ágiles

Las empresas están transformando su forma de trabajar para poder adaptarse al entorno cambiante. Para ello, cada vez más compañías han empezado a implementar metodologías ágiles como Scrum y Kanban en su modelo de organización. “Se trata básicamente de ver cada proceso como un proyecto. Se involucra realmente al equipo encargado y se hacen revisiones continuas en donde se toman decisiones de cambio real para lograr resultados eficientes. Antes lo veíamos solo en tecnología; ahora este enfoque se está aplicando en todas las áreas”, explica Liliana Gutiérrez, directora de LG Consultores. 

En 2019, la consultora KPMG realizó un estudio de la penetración de estas metodologías en 120 empresas de 17 países. El 81% de ellas había empezado su “transformación ágil” en los últimos tres años. Para López, el atractivo de estas herramientas está en que permiten organizar equipos de trabajo multidisciplinarios, facilitan la división de tareas, su ejecución y el cumplimento de objetivos. “Al final del día estas metodologías hacen que el trabajo fluya con mayor rapidez, aumentan la productividad, minimizan errores, mejoran la productividad y facilitan la toma de decisiones”, añade el directivo.

  1. Más diversidad e inclusión

La aplicación de la diversidad y la inclusión en la fuerza laboral de las organizaciones está tomando cada vez más fuerza. Más allá de ser un imperativo ético, la revista Forbes señala que este cambio cultural aumenta la moral y la productividad de los miembros de la empresa, entre otros beneficios. “En estos momentos esto es estratégico para el crecimiento de las empresas. Las nuevas generaciones aspiran a trabajar en ambientes multiculturales, por lo que es una forma de retener el mejor talento. Además, si tienes variedad de personas, entiendes mejor lo que pasa en la calle y enriqueces la innovación”, afirma Rienzi.

La ciudad será sede de la nueva megafábrica de Tesla, que se suma a las más de 120 empresas del sector de la innovación y la tecnología que han anunciado en el último año reubicaciones y expansiones en Austin y sus alrededores. 

Silicon Valley, al sur de la ciudad de San Francisco, es la meca tecnológica del mundo. Hoy alberga 2.000 organizaciones líderes en el sector de la tecnología y la innovación como Google, Apple y Oracle. Y aunque es un referente, otras ciudades le están haciendo competencia. 

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

Una de ellas es Austin, la capital de Texas, que en el 2020 lideró el ranking ‘Tech Town’, realizado por ComTia, la Asociación de la Industria de Tecnología de la Computación. “La ciudad ocupa por segundo año consecutivo el primer puesto, subiendo del número 3 en 2018. Ese año informamos 46 traslados de empresas de tecnología a Austin. En 2019, ese número aumentó a 58, según la Cámara de Comercio de Austin, lo que se tradujo en 4.648 nuevos puestos de trabajo. Esos números se alinean con los hallazgos de CompTIA, que muestran 68.323 trabajos de TI publicados entre agosto de 2019 y julio de 2020, un aumento de más de 19.000 con respecto al año pasado”, indicó el reporte.

De acuerdo con la Cámara de Comercio de Austin, 6.500 startups y compañías de tecnología tienen base en la ciudad, y en los últimos años empresas del tamaño de Google, Facebook y Oracle abrieron oficinas allí. De hecho, esta última trasladó su planta en Silicon Valley a Texas en el último año, al igual que HP Enterprise. Por su parte, Tesla, líder en fabricación de vehículos eléctricos, anunció recientemente la compra de un terreno a las afueras de Austin, donde construirá su nueva megafábrica y generará alrededor de 5.000 empleos. 

Apple también encontró en la ciudad un centro de desarrollo, y en 2019 reveló que esta será la sede de su nuevo campus, donde se fabricarán los computadores Mac Pro. “Construir el dispositivo más poderoso de Apple hasta la fecha en Austin es tanto un motivo de orgullo como un testimonio del poder perdurable del ingenio estadounidense”, expresó Tim Cook, CEO de Apple. 

¿Te gustaría conocer otros casos de innovación? Este artículo te puede interesar: Shanghái, una historia de innovación

Además, en el último año, 120 compañías del sector han anunciado reubicaciones y expansiones en la ciudad y sus alrededores. 

Gracias a este auge, la capital de Texas ha sido apodada ‘Silicon Hills’. Pero, ¿qué hay detrás del posicionamiento de esta región como centro de innovación?

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

10 en calidad de vida

Austin se destaca por la calidad de vida que ofrece a sus ciudadanos. De hecho, fue escogida como la mejor ciudad para vivir en 2019 en el ranking anual que hace US News & Report debido a sus buenas calificaciones por ingresos, costo de vida, ambiente social y oferta cultural, entre otros. 

A esto se suma que Texas es uno de los pocos estados del país que no tiene impuesto sobre la renta de las personas físicas y tampoco tiene impuesto de sociedades. Por eso, los impuestos locales y estatales son 18 por ciento más bajos que los de la media nacional. Este, por supuesto, es un gran atractivo para las empresas que deciden asentarse allí.

Apoyo a la innovación

El crecimiento de los ecosistemas de innovación no es posible sin una red de apoyo integrada por la comunidad, el Estado y las empresas. Austin cuenta con varias organizaciones que soportan y promueven la creatividad, el intercambio de experiencias y el crecimiento económico. 

Por ejemplo, desde 1987 la ciudad es sede del Festival South by Southwest (SXSW), que se celebra durante la primavera y, a través de diferentes eventos, como conferencias, charlas y exhibiciones, busca fortalecer la industria musical, cinematográfica y de medios interactivos del sur del país. En la última década ha integrado otras temáticas a su agenda anual, como el SXSW Edu, un programa enfocado en la innovación educativa; y el SXSW Eco, que contiene una agenda de análisis sobre impacto medioambiental. 

También cuenta con el Austin Technology Council, una organización conformada por 250 miembros, entre los que se encuentran empresas como Amazon, eBay e Intel. El propósito de esta unión, que nació en 1992, es fomentar la colaboración, el networking y la transferencia de conocimiento, permitiendo, por medio de mentorías, encuentros y conferencias, el desarrollo de pequeños, medianos y grandes empresarios.

Lee también: 3 laboratorios de innovación que le han hecho frente a la pandemia 

Hub de transformación

En 2017 se inauguró el Capital City Innovation, el distrito de innovación de Austin que nació de una alianza entre Ascention Seton, Central Health y la Universidad de Texas. El objetivo de esta organización sin ánimo de lucro es generar una sinergia entre las diferentes startups e individuos interesados en innovar desde sus campos de acción. 

Hoy, más de 230 compañías hacen parte de este distrito, la mayoría de ellas con un fuerte enfoque en innovación en salud, pues uno de los grandes propósitos de este proyecto es generar soluciones que contribuyan a mejorar la calidad de los servicios de salud locales y, a largo plazo, nacionales. 

Para lograrlo, la participación de la academia es fundamental. Por eso dentro del hub ya se encuentran la escuela de medicina de la Universidad de Texas y el Dell Seton Medical Center.

Mauricio Ferrer, vicepresidente de Tecnología y Servicio a los Clientes de Protección, explica cómo convirtieron la transformación digital en uno de sus pilares estratégicos.

Xposible (X.): ¿De qué manera Protección plantea incorporar los principios de la cuarta revolución industrial en su empresa?
Mauricio Ferrer (M. F.): En Protección, hemos declarado la transformación digital como uno de
nuestros pilares estratégicos. Para lograr esto, definimos darle foco a la transformación desde tres grandes temas.

El primero es involucrar a la alta gerencia para que patrocine e impulse las iniciativas propuestas con objetivos específicos, en términos de transformar la experiencia de los clientes, maximizar la eficiencia operativa y la creación de nuevos negocios digitales.

De otro lado, está el cambio cultural, buscando que los integrantes de los equipos entiendan las posibilidades de la tecnología y tengan una mentalidad de innovación y de digital first a la hora de resolver retos organizacionales.

Por último, está la creación de capacidades internas, para lo cual hemos creado cuatro centros de excelencia con especialistas en temas de inteligencia artificial, analítica, robótica y metodologías ágiles.

Estos centros de excelencia se encargan de investigar el estado del arte de las tecnologías y de implementar herramientas y métodos de trabajo que pueden ser utilizados por cualquier persona en la organización, escalando así la implementación de escenarios reales de transformación digital.

Gracias a toda esta apuesta que hemos tenido como compañía, hemos logrado que, en estos
tiempos retadores de contingencia, el 98 % de nuestras operaciones puedan realizarse de
manera virtual..

Esto se ha traducido en 75.000 personas y empresas asesoradas a través de estos canales, más 138.000 atenciones mediante nuestro modelo de oficina virtual y cerca de 8.000 afiliaciones a pensiones obligatorias, de los cuales el 75 % son jóvenes menores de 30 años.

Lee también: 3 laboratorios de innovación que le han hecho frente a la pandemia

X.: ¿Cómo esta estrategia involucrará al talento humano?
M. F.: El cambio cultural es uno de los temas centrales para la transformación.

Como estrategia para aportar a dicho cambio, desde la gestión del talento humano, hemos desarrollado un concepto denominado “nuevas formas de hacer las cosas”, en el cual involucramos herramientas para que las personas piensen y actúen de diferentes maneras en los proyectos de su día a día.

Existen dos temas importantes dentro del cambio cultural, el primero es la adopción de metodologías ágiles, las mismas que usan grandes compañías de tecnología y start-ups exitosas en el mundo, las cuales buscamos implementar en todos los equipos y planes de trabajo de la organización.

El segundo es la adopción de herramientas de innovación que desarrollan una mentalidad que lleve a los equipos a ‘pensar fuera de la caja’.

Por otro lado, hemos comenzado a democratizar algunas de las capacidades como analítica o robótica. En este contexto, la labor de recursos humanos es fundamental para ayudar a encontrar talentos en las áreas de negocio y apoyarnos en su entrenamiento.

Además, hemos construido roles que antes ni nos imaginábamos como, por ejemplo, “entrenador de robots” o “científicos de datos ciudadanos”. Toda esta filosofía nos ha permitido que, en Protección, podamos contar una amplia capacidad de adaptación y de fortalecimiento de nuestra virtualidad.

Gracias a esto, desde el inicio de la coyuntura, la totalidad de nuestros empleados realizan teletrabajo.

Y, si bien en las últimas semanas un porcentaje pequeño ha debido regresar con la apertura de algunas de nuestras oficinas, lo hemos hecho con una mezcla de atención personalizada y virtual, pues contamos con plataformas estructuradas y canales para poder continuar con la virtualidad.

Te puede interesar: Redarquía: el modelo organizacional que ha crecido durante la cuarentena

X.: ¿Qué habilidades son las más demandadas en el sector financiero ahora y cómo cambiarán con los años?
M. F: El sector financiero es uno de los más dinámicos en temas de transformación digital, algo que se evidenció aún más en esta coyuntura, pero a su vez tiene retos importantes por ser altamente regulado.

Por eso, podría decir que, actualmente, las capacidades como analítica, inteligencia artificial, diseño de experiencias y/o servicios digitales, y metodologías ágiles pueden ser las más demandadas para configurar equipos de transformación.

Para esto, el desarrollo de software siempre será una capacidad básica que todas las compañías deberán tener.

De otro lado, la conexión ágil e innovadora con los ecosistemas de start-ups y específicamente las Fintech, serán una actividad crucial para la transformación en el sector financiero, y las compañías que desarrollen estas habilidades tendrán mayor probabilidad de éxito en el mercado.

Además, en un futuro muy cercano, también serán altamente demandadas las capacidades técnicas que puedan construir soluciones basadas en plataformas blockchain.

Asimismo, se requieren abogados y especialistas de control que entiendan el potencial de las tecnologías digitales y habiliten escenarios de innovación e incluso trabajen con el regulador para habilitar nuevas maneras de trabajar con los clientes.

Igualmente, otro aspecto relevante en la transformación digital –y en especial para la industria financiera– es la ciberseguridad; este es un tema de máxima prioridad en la estrategia y por lo tanto una capacidad indispensable a desarrollar.

Lee: ¿Cómo atraer y retener el talento humano durante (y después) del coronavirus?

X.: ¿Cómo han enfrentado los desafíos culturales que les ha traído la transformación digital de la empresa?
M. F.: Buscamos implementar una estrategia para encontrar victorias tempranas e incrementales que, poco a poco, le han demostrado a la organización que sí se pueden hacer transformaciones reales, sin necesidad de cambiar toda la compañía.

Esta estrategia se ha vuelto viral, ya que cada vez más áreas de la compañía quieren hacer parte del cambio.

Demostrarles a las personas que cualquiera puede aprender de metodologías de innovación o incluso de uso de tecnologías como robótica o analítica, ha sido clave porque les permite reinventarse y sentirse relevantes en el mercado por sus conocimientos.

Estos tiempos sí que nos han demostrado la importancia de reinventarnos y de adaptarnos ágilmente a las nuevas realidades.

Te recomendamos: ¿Tu actual cultura organizacional puede hacerle frente al coronavirus?

X.: ¿En qué consisten las ‘campañas virales’ que implementan en Protección y cuáles han sido los principales logros?
M. F.: Cuando hablamos de “viralidad”, nos referimos a la forma en cómo, al demostrarle a un área de negocio que con pequeñas transformaciones se puede tener un gran impacto, logramos que cada vez más personas quieran reinventarse y ser ejemplo de transformación.

Hoy tenemos dentro de Protección, en áreas diferentes a tecnología, más de 60 científicos ciudadanos desarrollando proyectos de analítica, y más de 200 personas trabajando en metodologías ágiles e incluso analistas de negocio diseñando sus propios robots de procesos.

X.: ¿Cómo manejar la tolerancia al fracaso en tiempos de innovación?
M. F.: En Protección tenemos unas prácticas de liderazgo e innovación, una de ellas la denominamos
“Mi mejor error”, la cual tiene como propósito motivar a las personas para que cuenten con orgullo aquellas experiencias donde las circunstancias no salieron como esperaban y los aprendizajes que esto les ha dejado.

Creemos fielmente en que hay que equivocarse para aprender, no hablamos de fracaso sino de
aprendizaje continuo y promovemos que si nos vamos a equivocar, lo hagamos cada vez más rápido
y en ciclos cortos.

X.: ¿Cuál es su modelo de liderazgo?
M. F.: Estamos convencidos de que el liderazgo primero se logra con el ejemplo y la pasión por lo que hacemos.

No creemos en las estructuras antiguas ni en jerarquías, invitamos permanentemente a las personas a pensar “fuera de la caja”, retamos siempre el status quo y buscamos permanentemente adaptarnos frente al cambio.

Creemos que el trabajo en equipo es fundamental en la transformación y valoramos y premiamos siempre el poder de lo simple.

*Foto: Mauricio Ferrer/Cortesía Protección.

José Manuel Echeverri, vicepresidente de Recursos Humanos y Sostenibilidad de Protección, instó a las empresas a entender que la transformación digital es un tema del presente y no del mañana.

La Cuarta Revolución Industrial cobra cada día más vigencia en la sociedad actual, en la que -por ejemplo- hay más suscripciones a dispositivos móviles que personas en el planeta, y más de las mitad de los 7.300 millones de habitantes en los cinco continentes tiene acceso a Internet, según el informe global 2018 de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, UIT en inglés.

Un tercer actor que está inmerso en esta dinámica es el sector empresarial, el mismo en el que se vienen integrando las nuevas tecnologías para cambiar su forma de funcionar. El año pasado, Deloitte, una de las cuatro mayores firmas auditoras del planeta, publicó un estudio sobre la Industria 4.0 en el que reveló que el 90 por ciento de los ejecutivos consultados en América, Asia y Europa dijo que sus organizaciones recopilan información del mundo físico.

“Casi todos los encuestados (94%) indicaron que la transformación digital en una organización es imprescindible. Sin embargo, solamente el 68 por ciento de los encuestados y un 50 por ciento de los CEO la ven como una vía para la rentabilidad”.

Para ampliar esta fotografía, en diálogo con Xposible, José Manuel Echeverri, vicepresidente de Recursos Humanos y Sostenibilidad de Protección, planteó la existencia de una brecha en su adopción “que puede ser económica; pero, realmente es más de conocimiento” entre las grandes empresas y las pymes, que son más del 90 por ciento del parque empresarial en el mundo y más del 95 por ciento en Colombia, según Acopi.

Para mí, la brecha y foco de las pymes está en el acceso al conocimiento (el cual está totalmente disponible) y cómo aprovecho los centros de pensamiento o de investigación, universidades y sitios de emprendimiento que existen en cada ciudad en Colombia y en donde efectivamente hay información valiosa que es de consumo libre y que les permitirá a ellos acceder a una transformación a su medida”, asegura.

Lee también: Científico de datos: el trabajo más sexi del siglo XXI

Acceder a este conocimiento y poder contar con el apoyo de desarrolladores que, en el mundo y el país, estarían encantados de trabajar con este tipo de unidades productivas en la realización de prototipos, les permitiría a las pymes dar un “salto cuántico” en el propósito de tener una experiencia digital con sus clientes.

José Manuel Echeverri les hizo un llamado a las empresas a pensar en términos de presente. “Cuando hablamos de transformación digital, tenemos que capitalizar y potenciar su aplicación en nuestros negocios. Esto no es en el futuro, es cómo logro hacerlo realidad hoy”, afirma Echeverri, primer colombiano en el Top 10 de Influenciadores de Latinoamérica (2019) por desarrollo de contenido en Talento Humano.

Enfatizó el mensaje al reconocer que las empresas, incluyendo las de mayor tamaño, todavía piensan que
“está bastante lejos” el futuro sofisticado de la inteligencia artificial y de robots que se ven en Youtube, Google, videos y películas.

“Este mundo digital está transformando a nuestras compañías, lo cual implica tener ‘organizaciones líquidas’, con estructuras en constante movimiento y evolución, en donde los organigramas y las jerarquías empiezan a diluirse; en donde la ciencia de datos, la inteligencia artificial y la tecnología, se convierten en un pilar fundamental para lograr gestionar las personas, la cultura y en general a la compañía.

Algunos ejemplos del uso de estas herramientas, los vemos reflejados en los procesos de atracción de talento con reconocimiento facial y gamificación, en tomar el pulso de la cultura con análisis de sentimientos y en herramientas predictivas con impacto en la productividad o en la detección temprana del potencial de liderazgo de una persona”, manifiesta.

Te puede interesar: Liderazgo colectivo: la estrategia de talento humano de Ecopetrol

LIDERAZGO

Si nos enfrentamos a organizaciones líquidas, en constante movimiento y evolución, como un organismo vivo, se hace fundamental el rol del líder; en donde los estilos tradicionales de comando y control no son la opción más efectiva para lograr movilizar a los equipos y obtener resultados sobresalientes.

Esto implica un estilo de liderazgo inspirador, trascendiendo en las personas para lograr desarrollar el máximo potencial de cada miembro del equipo, involucrarse y aprender a detectar, de manera temprana, las agilidades de cada persona para poder ubicarla en el lugar en donde puede dar el máximo de luz, sintiendo que pertenece a un propósito superior.

La transformación digital, más que un reto técnico, es un reto adaptativo, en el que el líder es el protagonista y nuestra capacidad de aprender de manera acelerada se vuelve crítica”, advierte el experto.

RECONOCIDOS

José Manuel Echeverri expresó su satisfacción por el reconocimiento que ha recibido Protección en el mercado por el proceso de transformación digital que experimenta y las acciones que ejecuta para la satisfacción de los clientes. Asimismo, destacó la postura de su equipo humano.

“Nuestros colaboradores entienden que esa transformación llegó. Tenemos que prepararnos, mejorar nuestras capacidades y reentrenamos para que la organización nos ayude a desarrollar estas nuevas tecnologías que van en beneficio de ellos como personas, pero también de nuestros clientes”, dice.

Este proceso de mejora de las capacidades se ha hecho, según explica, alrededor de la ciencia de datos, mecanismo que les ha “permitido que los empleados se sensibilicen con este tema y así puedan tener una mejor experiencia, cumpliendo sus sueños, se retan, aprenden y nos entrenamos”.

La experiencia del empleado, según José Manuel Echeverri.

“Cuando hablamos de Employee Experiencelo primero que debemos definir es cuál es el viaje del empleado en nuestras empresas, para así identificar cómo brindar una experiencia extraordinaria en cada etapa del viaje, medir cada punto de contacto, generar valor y -con la suficiente flexibilidad y velocidad para realizar los ajustes necesarios- obtener esa experiencia extraordinaria.

Esto es un gran reto para las compañías porque debemos garantizar una oferta de valor clara sin generar falsas expectativas, para lograr conectar a nuestros colaboradores con un propósito claro, donde podamos encontrar intersecciones entre los sueños de los empleados y los de las compañías”.

 

¿Las organizaciones colombianas saben en qué consiste la cuarta revolución industrial? ¿Desarrollan estrategias de transformación digital? ¿Están a la vanguardia en tecnología? ¿Invierten en el cambio? Estas son algunas dudas que surgen cuando una organización piensa en el tema digital y quiere conocer la situación del mercado. Si te encuentras en este proceso es importante que conozcas el panorama de las empresas colombianas en cuanto al tema digital.

Por eso, la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI) realizó la encuesta de transformación digital (2017) en la industria manufacturera y compañías de otros sectores, especialmente de servicios, para comparar, conocer los avances en materia digital e informar sobre el comportamiento de los empresarios en este escenario considerando que según su análisis “el 2017 generó diferentes avances en el uso de soluciones disruptivas y tecnologías emergentes para impulsar la transformación de modelos de negocio y el fortalecimiento de la economía digital”.

Esta encuesta responde muchos de los interrogantes planteados al principio de este artículo. El primero de ellos tiene que ver con la cuarta revolución industrial, es decir, la convergencia entre los sistemas físicos, digitales y biológicos, con el que la transformación de los modelos de negocios será un imperativo. De acuerdo con la encuesta, el 65.2% de las organizaciones consultadas, conoce el término y trabaja de la mano de él, lo que les ha traído resultados positivos.

Conoce aquí los conceptos para comenzar un proceso de transformación digital.

Lo anterior evidencia que las empresas que le apuestan al tema digital, y lo tienen en el radar, son más y que su relación con el tema ha traído resultados positivos para sus procesos. Tanto así que muchos más empresarios han migrado del modelo tradicional al digital; según la encuesta el 58.4% de ellos manifestaron en 2017 que estaban adoptando una estrategia de transformación digital en sus compañías. “La sociedad se transformó digitalmente y las organizaciones exitosas son aquellas que lo entienden y también se transforman”, explica la encuesta.

Incluso, “el porcentaje de empresarios que consideran que su negocio será digital en más de un 50% en un futuro cercano, prácticamente se triplicó en la industria manufacturera pasando de un 21.9% en 2016 a 60.9% en 2017”, afirma la encuesta.

Por esa razón, más del 98% de los empresarios considera importante promover el uso de las tecnologías emergentes y digitales en la compañía, entendiendo que “en la actividad económica moderna, en la que las necesidades y expectativas de los consumidores se han sofisticado (son más exigentes y menos pacientes) la transferencia y transmisión de datos se presenta como una herramienta fundamental para las empresas. Gracias al acceso generalizado a internet, prácticamente no existe un modelo de negocio que no utilice y se beneficie de mover grandes cantidades de datos en el país y más allá de las fronteras físicas del país” asevera el estudio.

Lee: ¿cómo hacerle seguimiento a la estrategia de transformación digital?

En la encuesta también se evidenció que las prácticas tecnológicas más utilizadas fueron: en un 80.2% Cloud Computing (tecnología que permite acceso remoto a softwares, almacenamiento de archivos y procesamiento de datos en la nube), luego con un 74.5Business Intelligence (aplicaciones de software utilizadas para analizar datos no estructurados de una organización) y por último, las herramientas móviles de productividad con un 69.8%.

Según la ANDI, “los consumidores digitales demandan y utilizan diferentes canales de interacción con sus marcas, productos y servicios, y por consiguiente, las empresas están obligadas a poner a su disposición una red integrada de diferentes soluciones (omnicanalidad) para atenderlos. La buena, eficiente y pronta experiencia es la que influye en la decisión del consumidor en el siglo XXI”.

Debido a esto, mejorar la experiencia de los clientes es uno de los principales motivadores para las organizaciones a la hora de transformarse digitalmente, pues ellos elegirán la compañía que mejor experiencia les ofrezca y la tecnología ayuda en gran parte a que esto suceda.

Cabe aclarar que no todos los procesos de cambio son sencillos y por eso es posible encontrarse con diferentes desafíos, como la falta de cultura (74.1%), el desconocimiento (61.6%) y el presupuesto (56.3%).

Estos son otros desafíos de la transformación digital.

Por esa razón, la ANDI recomienda que lo primero que se trabaje para lograr una transformación exitosa sea la mentalidad; un cambio en el que puede entrar a participar el área de Recursos Humanos con estrategias de comunicación, Feelings Management y acercamiento a los colaboradores de la organización para que entiendan lo que implica la transformación digital y por qué es tan importante hacerla.

Te puede interesar: claves para que los colaboradores de familiaricen con el proceso de transformación digital.

Además, señalan que es fundamental que las organizaciones se preparen con el personal idóneo para liderar estos procesos y la tecnología pertinente, pues no todas las compañías tienen las mismas necesidades. Asimismo, es necesario que el CEO de la compañía esté alineado con la estrategia en todos los niveles, ya que es una tarea de todos entender estos procesos para lograr resultados positivos.

 

En entrevista con Marcela Torres, gerente de Recursos Humanos de Microsoft Colombia, hablamos sobre la estrategia de talento de la compañía y cómo gestionan la experiencia del colaborador.

En un mundo laboral donde los líderes de las organizaciones se enfrentan a un entorno VUCA (volátil, de incertidumbre, complejo y ágil, por sus siglas en inglés), se ha dado protagonismo a las herramientas tecnológicas, la adaptabilidad y la innovación.

Este es el caso de Microsoft, pues a partir del 2014, cuando su CEO Satya Nadella tomó las riendas de la compañía, se inició un proceso de transformación cultural y digital, donde se reinventó el estilo de liderazgo, la estructura organizacional y la forma de gestionar los equipos.

Marcela Torres, gerente de RR. HH. en Microsoft Colombia, le cuenta a Xposible cómo a través de la tecnología potencializan el talento de sus colaboradores. Esta magíster en Recursos Humanos de la Universidad de Columbia de Nueva York hizo especial énfasis en la tendencia del employee experience y el futuro de la gestión del talento:

Xposible: ¿Cómo es la estrategia de talento de Microsoft Colombia?
Marcela Torres: Microsoft es una empresa que se dedica a reclutar y desarrollar el mejor talento posible. La premisa de la compañía es maximizar lo que una persona pueda traer, en términos de agregarle valor a la empresa, a la sociedad y a las comunidades donde impactamos. 

Hay una frase muy famosa que dice nuestro CEO, Satya Nadella: “asegúrense de que ustedes no trabajan para Microsoft, sino Microsoft trabaja para ustedes”. Y esto es cómo nosotros aseguramos que esta empresa sea la plataforma para hacer lo que más nos gusta hacer o para desarrollar nuestros intereses más grandes.

Lee: Andrés Oppenheimer: ‘Es necesario reentrenar a la gente’

X.: De acuerdo a las tendencias de gestión de talento, ¿cómo gestionan el employee experience en Microsoft?
M.T.: Me encanta esa pregunta porque en general tiene mucho que ver con la experiencia end-to-end de un empleado en su ciclo de vida en la organización y eso inicia inclusive desde el primer momento que Microsoft hace un contacto con el candidato, que luego se convertirá en empleado.

Por esto, en Microsoft buscamos que la gente se goce estar acá, viva su pasión y haga el mejor trabajo no para la compañía, sino para la sociedad en la que queremos aportar.

Entonces, el employee experience tiene que ver con el trato entre los colaboradores donde hay muy poca jerarquía, donde las personas en el rol que ocupan son muy valoradas y el hecho de brindarle espacios como nuestras oficinas que nos ofrecen ciertas comodidades (como el programa de alimentos, las oficinas abiertas, home office, salas para conferencias o llamadas, entre otros).

También puede interesarte: Liderazgo digital: ¿cómo desarrollarlo en tu empresa?

X.: Según un artículo de Business Insider, Microsoft está implementando un nuevo marco de administración para sus líderes, ¿en qué se basa este modelo?
M.T.: La compañía ha tenido una linda historia de reinvención y caso de éxito por el rediseño que se ha hecho en su cultura de trabajo. Hace cinco años Satya Nadella fue elegido por la Junta Directiva como el presidente a nivel global y desde su liderazgo compartió que la cultura tuviera ciertos valores y que los líderes tuviéramos determinados principios. 

Por lo cual, se desarrolló un nuevo marco de liderazgo, que se ha estado implementando este 2019, donde los líderes tenemos 3 responsabilidades principales:

Un ejemplo de esto es que Microsoft empezó a ofrecer licencias remuneradas para colaboradores que deban atender algún tema familiar y quieran ausentarse del trabajo el tiempo que sea necesario, porque realmente hay preocupación en el bienestar del otro.

También, hay un programa de salud metal llamado “It’s ok not to be ok”en el cual se otorgan estos permisos porque se entiende que el colaborador es ante todo humano y no siempre se está en las mejores condiciones para hacer un buen trabajo.

Como consecuencia, la manera de abordar las conversaciones de negocio cambió y con la premisa de que el manager no es el que manda a las personas sino es aquel que, a través de la conversación, logra plantear cuestionamientos que guían a los demás a ubicar la dirección que deben tomar y los resultados que debe obtener.

Puedes ver: Manpower: Automatización y la revolución de las habilidades 4.0 para los empleados

X.: ¿Cómo aportan al equilibrio de la vida profesional y personal de tus empleados?
M.T.: Contamos con una plataforma llamada My Analytics que envía al colaborador un análisis sobre los días de descanso al mes y en qué se invirtió su tiempo. Además,  le brinda consejos de cómo puede gestionar la agenda de trabajo de manera que sea más productiva y como balancear la vida personal con la profesional, pues debemos adueñarnos de esto.

Finalmente, la tecnología nos permite mucho hacer ese balance, es decir, si yo no tuviera el permiso de Microsoft de manejar mi agenda como considero, difícilmente tendría el nivel de satisfacción que tengo en este momento en mi trabajo.

X.:  Conociendo el estudio que realizó Microsoft en Japón, donde durante un mes la jornada laboral se redujo a 4 días y se aumentó un 40% la productividad, ¿qué opinas sobre esto Microsoft Colombia?
M.T.: Colombia está catalogada como uno de los países en donde menos balance vida-trabajo hay, en el país se trabaja jornadas largas y no somos el país más productivo. Entonces, número de horas no equivale a productividad.

A nivel mundial se le ha preguntado a nuestro CEO si se ha pensado implementar este proyecto en el resto del mundo, pero aún hay mucha incertidumbre en el tema. Es un proyecto que vemos con muy buenos ojos, nos encanta pensar que la gente puede hacer más con menos.

Por ahora seguiremos con nuestra propia evaluación del desempeño que manejamos y contando con la flexibilidad  de que en Microsoft Colombia no tenemos horario fijo. 

Puedes leer:  Colombia con el peor balance vida-trabajo, según la OCDE

X.: Al ser una empresa de tecnología ¿cómo han implementado la transformación digital en el área de Recursos Humanos?
M.T.: Las herramientas digitales que tenemos en Recursos Humanos son espectaculares y nos han permitido a nosotros transformarnos para llegar hasta el último empleado de la organización, es decir, no necesito un equipo gigantesco para que todos nuestros colaboradores se sientan respaldados por el área.

En Microsoft la solicitud de vacaciones no se hace con papeleo ni es extensa como en otras compañías, aquí se maneja de manera digital donde se ponen las fechas requeridas, la solicitud le llega a un jefe que geográficamente no siempre está en el mismo lugar y con un par de clics el requerimiento queda listo.

Por este tipo de cosasRecursos Humanos es un área mucho más eficiente, que acompaña mucho más la vida de nuestros empleados porque tenemos todas estas herramientas que nuestra transformación digital nos ha brindado.

Mira la entrevista: La inteligencia artificial necesita el liderazgo humano: IBM

X.: Con los años de experiencia como gerente de Recursos Humanos de empresas como Kellogg’s, Grupo de Energía Bogotá, Millicom, Oxxy y hace más de un año en Microsoft Colombia, ¿cuál crees que será el futuro de la gestión del talento?
M.T.: Me cuestiono muchas veces si un Recursos Humanos seguirá existiendo, porque la gente cada vez se autogestiona más.

La respuesta a esa pregunta es sí, es claro que las empresas se van a tecnificar más y la tecnología va a seguir llenando muchos de lugares para poder hacer de este mundo mucho más productivo, pero aun así las personas siempre estarán detrás de esas herramientas.

Por eso desde ya se está preparando a los colaboradores para que asuman otro tipo de roles. El hecho de ser más automáticos y el aumento acelerado de la tecnología quiere decir que las personas deben ser más humanas y para esto se necesita un rol de Recursos Humanos o un Chief People Officer que siempre tendrá que acompañar esa gestión.

*Foto Cortesía Microsoft Colombia.

 

¿Cómo será el mundo profesional tras la Covid-19? El ritmo de la transformación digital, la interacción en oficinas, la flexibilidad de las jornadas, los resultados orientados a los objetivos y la importancia del networking son algunos de los aspectos que se transformarán.

Tras un par de meses en aislamiento obligatorio, los gobiernos del mundo han levantado, poco a poco, las restriccionaes nacionales y la fuerza laboral está retornando paulatinamente a lo que era su vida diaria antes del coronavirus.

Desde el primer lunes de mayo, doce países europeos —incluyendo Italia, con aproximadamente 4,4 millones de trabajadores— han comenzado a salir a las calles después de la cuarentena y Colombia se alista para seguirles el paso y volver a las oficinas. Sin embargo, el entorno profesional al que regresan los trabajadores no será el mismo.

De acuerdo con Jaime Bárcenas, consultor de estrategia de negocios y gestión del talento, conferencista sobre transformación digital y docente universitario, la esencia de los cambios que ha traído —y seguirá trayendo— el coronavirus radica en las modificaciones que ha generado sobre el comportamiento humano.

Lo que realmente se está transformando con esta situación son los hábitos y costumbres, que es lo que moldea la forma en que actuamos, trabajamos y existimos. Ahora hay prioridad sobre situaciones que antes no la tenían e incertidumbres nuevas, como la duda de si es importante volver a un espacio físico de trabajo cuando la pandemia probó que se pueden tener resultados sin cumplir horarios”, afirma.

El escenario futuro, que el consultor denomina como ‘Economía del distanciamiento laboral’, presupone que muchas de las actividades laborales se den sin ningún tipo de interacción física, como se ha dado durante el confinamiento, aun cuando las restricciones legales de movilidad y circulación se levanten.

También te puede interesar: Teletrabajo: testimonios de eficiencia

Para Bárcenas, otra transformación estructural -que se está dando en el ADN empresarial- está ligada a la duración de las jornadas: “Hasta ahora, gran parte de la fuerza laboral ha estado regida a través de tiempo, horas, números y cantidades; hoy en día los líderes están gestionando equipos enfocados únicamente en los resultados: en qué, cuándo y cómo se deben entregar las responsabilidades, sin importar si se hacen a las 2 o a las 3 de la mañana”, explica.

Lo anterior implica también que, tras el coronavirus, se dará un cambio en el sentido que se le da al tiempo y el valor del trabajo. Se trata, esencialmente, de una modificación en la forma en que se mide la productividad laboral.

“Antiguamente, los griegos tenían dos formas de entender el tiempo: Cronos y Kairós. El primero hace alusión a cómo lo hemos comprendido hasta ahora —secuencialmente: horas, días, semanas, meses, años— con plazos establecidos y pagos fijos periódicos. El segundo hace referencia a un tiempo indeterminado, que se utiliza en generar algún valor y producir un bien sin importar los minutos transcurridos en ese proceso”, asegura el docente.

¿Cómo se relacionan estos conceptos temporales con el futuro tras la estabilización de la pandemia?

Para Bárcenas, lo que viene en el mundo laboral es el protagonismo del Kairós y el relevo progresivo del Cronos en el modo en que se entiende la producción: primará el producto final, bien hecho, sobre el tiempo invertido en su realización. “Se trata de medir el trabajo en función del valor generado, sin importar si se desarrolla en una, dos u ocho horas”, asegura.

¿Pero cuánto tiempo estará vigente este panorama en el que prima el producto sobre los ritmos individuales? Para Matthew Prince, CEO de la compañía de seguridad informática Cloudflare, la transformación laboral creada por el coronavirus constituye el mayor experimento de home office jamás realizado en la historia humana, por lo que sus efectos perdurarán temporalmente.

“Las personas están encontrando formas poco convencionales de conectarse con compañeros de trabajo, amigos y familiares; y los empleadores están siendo más flexibles en cómo responden a las necesidades de los empleados a través de una tecnología más dinámica y basada en la nube. Creo que veremos estos cambios mucho más allá de las consecuencias inmediatas del brote de COVID-19”, dijo a Fast Company el pasado abril.

Lee también: 10 recomendaciones para líderes en tiempos de teletrabajo

Por otro lado, uno de los cambios más evidentes que tendrán lugar a partir del virus es el aumento vertiginoso en el ritmo de la transformación digital a nivel global.

Un crecimiento que se hace evidente también en el consumo mundial de Internet: en España, por ejemplo, el consumo en una plataforma de streaming se incrementó en 47 % en tan solo un fin de semana, mientras que el tráfico en la red ha aumentado un 80 % durante la emergencia sanitaria.

El filósofo de la ciencia Thomas Khun afirmó que todas las revoluciones y los cambios de paradigmas son precedidos por crisis de distintas escalas. Una premisa comprobable en el escenario actual: el entorno digital, las nuevas tecnologías y el trabajo a distancia, factores que hasta hace unos meses se habían encontrado con una resistencia personal y colectiva, por parte de ciertos empleadores y compañías, ahora se alzan como un elemento vital de la cotidianidad.

“La razón por la que la transformación digital se tornaba lenta en algunos puntos tiene mucho que ver con que la gente no estaba convencida porque creían que la tecnología los reemplazaría en sus trabajos, con que no tenían las herramientas y las capacidades para desenvolverse en un entorno virtual y con que los líderes no sabían cómo impulsar a sus equipos en ese sentido. En el fondo, ha sido siempre una transformación humana y no una digital. Esto es algo que ya ha sucedido, un panorama de duda que el virus obligó a romper”, complementa Bárcenas.

Te recomendamos: Cómo ser mejor en el teletrabajo según la ciencia

¿Qué otras cosas cambiarán en el futuro laboral? La importancia que se le otorga a ciertas competencias. “Ha surgido una mayor fuerza y valoración en habilidades como la expresión, el networking, la creatividad, la resiliencia y el manejo de la incertidumbre”, dice el consultor, quien destaca particularmente la importancia del manejo adecuado de los contactos.

¿Por qué? Uno de los atributos del escenario post Covid-19 será el protagonismo del concepto redarquía, una estructura organizativa basada en redes y colaboración mutua, y el alejamiento progresivo de las jerarquías tradicionales.

Parece ser que el virus y el confinamiento han puesto el foco en aspectos neurálgicos que, quizá, yacían ocultos tras capas innecesarias de una formalidad que hoy parece ajena a la realidad.

“Esto nos ha recordado la importancia de la familia, del equilibrio entre lo profesional y lo personal; y, simultáneamente, nos ha mostrado que no era vital ir de corbata, afeitado o en tacones durante ocho horas porque, al final, lo que le da valor a una compañía son las personas sin importar su ubicación o su ropa”, agrega el consultor.

La economía digital y el acelerado cambio tecnológico exigen a las organizaciones un camino de actualización constante. Innovación y formación: las claves de la industria 4.0.

En el mundo han ocurrido importantes hitos que han cambiado la manera de producción de las empresas y, por ende, han determinado la forma en la que trabajan y viven las personas. La máquina de vapor y la producción mecánica marcaron el inicio de la Primera Revolución Industrial a mediados del siglo XVIII. A partir de 1870 se desarrolló la electricidad y la producción en masa, lo que conformó la Segunda Revolución Industrial.

A principios de la década de los años 90 comenzó la Tercera Revolución Industrial con la aparición de los computadores, los aparatos electrónicos y la Internet. Y la Cuarta Revolución Industrial (4IR), nombrada así en el Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés), se caracteriza por los avances tecnológicos que traspasan las barreras espaciales, temporales y biológicas.

Los campos en los que se evidencian los nuevos desarrollos de la industria 4.0, con la que también se conoce la Cuarta Revolución Industrial, son inteligencia artificial, robótica, Internet de las cosas, nanotecnología, biotecnología, computación cuántica, impresión 3D y cadena de bloques.

Velocidad exponencial de los cambios

La tecnología avanza sustancialmente y esto causa cambios exponenciales. Hasta la población mundial demuestra ser exponencial. En 1850 había mil millones de personas en el mundo; hoy existen casi 8 mil millones. En 100 mil años la población global llegó a mil millones, y tan en solo 200 años esta se multiplicó 8 veces. En este punto, la tecnología plantea muchos retos. 

Estos cambios dejan obsoleta la capacidad de reacción de los seres humanos. Al respecto, René Rojas,  MBA con énfasis en e-business strategy de la University of Technology de Sydney, actualmente CEO y cofundador de HubBog, destaca que, después de la producción en masa o economía en escala, hay una nueva forma de producir.

“Ya no son solamente grandes cadenas de producción, como lo hizo Henry Ford a principios de 1900 para industrializar la forma de fabricar vehículos, sino que ahora viene la automatización con 0 y 1, lenguaje binario que busca finalmente tener procesos productivos precisos de elevada calidad.  Esa es la gran revolución: los avances tecnológicos convierten en obsoleta la mano del hombre en determinadas tareas operativas. La labor de un obrero, por su condición humana, variará de un momento a otro, puede ser imprecisa y aproximada, y eso podría generar fallas. Todo lo que hace un robot es digital, preciso y repetible”, afirma Rojas.

Lee también: Andrés Oppenheimer: ‘Es necesario reentrenar a la gente’

Durante la conferencia TED 2018, el chino Kai-Fu Lee, ejecutivo de tecnología, escritor y experto en inteligencia artificial, ilustró en un esquema lo que —para él— sucederá en los próximos 15 años con el talento humano debido al efecto que tendrá la inteligencia artificial en la 4IR:

La inteligencia artificial es lo que fundamenta la robótica, la cual no es otra cosa que software integrado a un hardware para realizar tareas repetitivas y rutinarias que antes hacía el ser humano. Estos desarrollos cuestionan en cuanto a ¿con qué finalidad se busca que los robots reemplacen la mano de obra del hombre?

Rojas responde: “Cuando un ser humano realiza una labor repetitiva y rutinaria su cerebro no se desarrolla y, además, atrofia los miembros de las personas. La actual revolución industrial pretende que las personas desarrollen más el cerebro. En el grupo de creativos que resalta Kai-Fu Lee, caben los emprendedores de la denominada ‘economía naranja’, pues son creadores de nuevos modelos de negocio”.

Además, la medicina cambia completamente, porque será predictiva y no correctiva. Las personas podrán saber con anticipación si tendrán una afección cardíaca, por ejemplo. Ya existen aplicaciones, como Instant Heart Rate o dispositivos como el AliveCor Heart Monitor, a través de los cuales es posible hacer un electrocardiograma con 99% de precisión, solamente poniendo el dedo en el lector del celular. Además, en unos cuantos años, las personas podrán tomar sus propias radiografías con ayuda de un smartphone.

Todas estas herramientas desplazan muchos profesionales porque las personas podrán hacer ciertos exámenes por ellas mismas con ayuda de algunos dispositivos. Esto exige que el ser humano evolucione hacia otros campos de conocimiento. Hay un cambio sustancial en los saberes y en los haceres.

Medidas para adaptarse al cambio

El especialista Rojas compartió con Xposible la fórmula para que las organizaciones logren adaptarse a los cambios inherentes a la 4IR:

Las tecnologías exponenciales se clasifican en:

1. Capacidad computacional. Se mide a través de lo que se conoce como Ley de Moore, métrica relacionada con la capacidad de procesamiento de un chip, la cual, según la tendencia exponencial de mejoramiento en la eficiencia, se duplica cada 18 meses. Esto significa un proceso de miniaturización; por ello, un celular actual es miles de veces más potente de lo que fue un computador de los años 80.

2. ADN. El costo para saber toda la composición biológica a partir del código genético ha bajado de forma exponencial. Según el National Human Genome Research Institute, el estudio del genoma de una persona pasó de costar 100 millones de dólares en 2001 a 1 millón de dólares en 2015.

Este tipo de investigación informa acerca de la probabilidad de ocurrencia de ciertas enfermedades o patógenos heredados. Si estos se detectan antes de que se manifiesten, se pueden prevenir, lo que disminuye sustancialmente la necesidad de la medicina curativa, pues el modelo actual consiste en brindar tratamiento a enfermedades existentes. El enfoque debe dirigirse a evitarlas mediante medidas preventivas, lo que aumentaría la longevidad. La tecnología, por lo tanto, permitiría subir el promedio de vida de la humanidad.

3. 5G. Ahora la necesidad no solamente radica en tener computadores potentes, sino también contar con tecnología 5G; es decir, tener conectividad con una banda ancha 5G, la cual es 100 veces más potente que la 4G. Esto significa que, si antes se tardaba un minuto para descargar una aplicación, con la tecnología 5G se podría hacer en una centésima de minuto; es decir, en 0,6 segundos.

4. Internet de las cosas. Esta tecnología fue el punto de origen de la Cuarta Revolución Industrial. El Internet de las cosas es tomar las máquinas y hacer que funcionen a través de aparatos y controles digitales. Con capacidad de cómputo (hardware), aplicaciones (software), y conectividad se rompen las barreras espacial y temporal de las personas.

En este aspecto, Rojas destaca que hay un avance muy importante en materia de hardware: el Quantum Computation, la computación cuántica, que son fundamentos físicos y químicos diferentes a los computadores tradicionales, los cuales están basados en el silicio.

“El quantum es otro tipo de tecnología. El cambio del computador o procesador basado en silicio al computador cuántico es comparable con lo que eran los mainframes hasta cuando llegó el computador personal, y luego la existencia del smartphone”, asegura el experto.

5. Energías limpias. Es el esfuerzo de proveer energía en el marco del respeto al medioambiente, teniendo en cuenta el crecimiento exponencial de la población mundial.

6. Inteligencia artificial. Consiste en robots que pueden realizar labores repetitivas y rutinarias, con el fin de, entre otros propósitos, evitar que las personas estén expuestas a riesgos, como la conducción de autos. ¿Por qué hay que sacar al ser humano de la conducción de vehículos? Porque mueren más personas por accidentes de auto que por pistolas.

En un reporte dado en 2018 por Singularity University, universidad creada con el apoyo de Google y la Nasa, el porcentaje de la mano de obra de la industria de algunos países que puede ser sustituida por inteligencia artificial; es decir, el riesgo de pérdida de trabajo de las personas a causa de la automatización es: Etiopía, 85%, China, 77%; Tailandia, 72%; India, 69%; Suráfrica, 67%; Nigeria, 65%; Argentina, 65%; el grupo de países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) en el que se incluyó recientemente Colombia, 57%; Estados Unidos, 47%; y Reino Unido, 35%.

Esto significa que los países cuyo porcentaje es mayor deben asumir un costo más elevado para reeducar a toda esa fuerza laboral que depende de procesos productivos. En la tarea de cambiar el pensamiento exponencial, no se trata de desaprender, aprender y detener este proceso.

“Lo que hoy se aprende en seis meses ya no sirve porque la velocidad de cambio es muy rápida. Por otro lado, en lo concerniente a startups, cuanto más alto sea el porcentaje de la población emprendedora de un país más desarrollo tendrá. Las naciones más desarrolladas serán las que más emprendedores tengan porque significa más cerebros produciendo nuevas ideas”, asegura Rojas.

Globalización 4.0

Los cambios que ocurren en la actualidad no solamente afectan a un país, una industria o un problema en particular. Son cambios universales que requieren de una respuesta global pues, como lo considera Klaus Schwab, fundador del WEF, aumenta cada vez más la brecha entre quienes forman parte del precariado y los privilegiados con modelos de negocios de la 4IR, que a menudo hacen que las ganancias sean para quienes son dueños del capital o de la propiedad intelectual.

Al respecto, la exponencialidad también se presenta en el tamaño de las brechas del grado de evolución de las economías y, por ende, del nivel de bienestar de los habitantes de países o regiones que aún no se han visto beneficiados por la Segunda Revolución Industrial (uso de la electricidad) o la Tercera Revolución Industrial (acceso a Internet, deficiencia que lógicamente se deriva en gran parte de la anterior).

Según el Informe sobre el Progreso Energético elaborado por la Agencia Internacional de la Energía (AIE) y el Banco Mundial (BM) presentado en Lisboa en mayo de 2018, el 13% de la población mundial (alrededor de mil millones de personas) todavía no tiene acceso a la electricidad, y se proyecta que 674 millones continúen sin ella en 2030, cifras que aún están lejos de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU. “Los últimos datos muestran claramente que necesitamos más acción y liderazgo político si queremos cumplir con nuestra promesa de no dejar a nadie atrás”, señaló la representante de la ONU para la energía sostenible, Rachel Kyte.

En lo que concierne a Internet, según estadísticas recopiladas por Miniwatts Marketing Group de información publicada por Nielsen Online, ITU e Internet World Stats, el número de usuarios de Internet en el planeta es de 4.199.194.131 a junio de 2018. Esto significa que casi la mitad de la población mundial no tiene acceso a los beneficios que se derivan de la 4IR.

Puedes ver: ¿Cómo va Colombia en transformación digital?

Además de la infraestructura física necesaria para que todas las personas en el mundo tengan las mismas oportunidades de desarrollo, gestionar el cambio en la 4IR requerirá marcos para la cooperación nacional y multinacional, y un nuevo modelo de educación, complementado con programas específicos para enseñar nuevas habilidades a los trabajadores.

En este aspecto, según Claudia Suaznábar, especialista de la División de Competitividad, Tecnología e Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), si las empresas no invierten en las destrezas y capacidades de su capital humano no podrán aprovechar las oportunidades de la economía digital.

Para cerrar las brechas entre las necesidades de las empresas y la oferta de capital humano se deben aprovechar las innovaciones que están surgiendo en materia de formación, desde los cursos masivos (MOOC) hasta el uso de realidad virtual y aumentada para entrenamiento técnico; pasando por una oferta de cursos cortos que ayuden a la actualización y adquisición de habilidades digitales provistos por nuevos actores. Sectores como la salud, la energía o la construcción, por ejemplo, demandan especialmente formación en nuevas capacidades digitales”, destaca la experta.

La llamada Cuarta Revolución Industrial (4IR) ha tocado profundamente la estructura y el funcionamiento de la universidad tal como se conoce. Hablan expertos del sector.

El profesor italiano Nuccio Ordine hizo una pequeña revolución en la manera de entender la educación con su manifiesto La utilidad de lo inútil, publicado en 2013. Entre otras cosas, el académico defendía la felicidad de aprender y estudiar sin condicionarse por la utilidad del conocimiento.

En una entrevista con el diario El País, Ordine dijo lo siguiente: “El mercado te exige hoy una cosa que en 6 años ya es válida. Las profesiones y los oficios nacen y desaparecen a toda velocidad. Pero en la enseñanza y el aprendizaje en profundidad, los plazos son de 20 o 25 años. ¿Y cómo vas a aplicarle a la enseñanza una lógica de mercado si a los 25 años absolutamente todo habrá cambiado?”.

Estas palabras son perfectas para pensar en la utilidad de la universidad en el presente. Un tema que es necesario analizar a la luz de algunas percepciones que indican que, en los últimos años, se ha disminuido el número de estudiantes matriculados en estas instituciones.

Mira también: ¿Cómo implementar design thinking en su organización?

“Estos datos hay que analizarlos desde diferentes factores”, dice el rector de la Universidad de la Sabana y presidente de la Asociación Colombiana de Universidades (Ascún), Obdulio Velásquez Posada. Por ejemplo, “hay que tener en cuenta la transformación de la llamada 4RI, que pronostica rupturas en los modelos económicos y de negocios como se han conocido hasta ahora, y elementos como la automatización que desplazará muchos oficios”.

Rupturas que, desde luego, ya ocurren y suceden aceleradamente, como lo plantea Ordine en la cita inicial, y tocan profundamente la estructura y el funcionamiento de la universidad tal como se conoció durante el siglo XX.

Ahora, que bajen las matrículas en una universidad, la misma que esperaba otro número de matriculados, provoca reflexiones dentro de esa institución que también deben plantearse a nivel general, de país, cómo comprender mejor la situación actual de la educación superior. En ese sentido, la primera pregunta que surge es: ¿la universidad, teniendo en cuenta la velocidad en los cambios industriales actuales, siguen siendo una opción pertinente para muchos jóvenes?

Esto pensando en experiencias como Silicon Valley, en California, que concentra una gran parte de la industria tecnológica. Un lugar donde —como lo planteó el director del Sena, Carlos Mario Estrada, durante la pasada Cumbre Líderes por la Educación 2018—importa más el saber que tiene una persona, que sus diplomas; por lo que, según sus palabras, es urgente “realizar una profunda reflexión para ver dónde nos enfocamos: en el cartón o en el conocimiento”.

Lee: ¿Quiénes son realmente los millennials colombianos?

“Realmente se ha venido dando alguna disminución”, dice Carlos Felipe Londoño, rector de la Universidad EIA, en Medellín. Pero, aclara, “hay muchas lecturas que deben hacerse”. La primera, y la más evidente, es que hay más ofertas en el mercado que hace unas décadas, razón por la que algunas universidades privadas experimentan estas reducción en sus matrículas.

Otra lectura, como lo dice el rector de La Sabana, es analizar el aspecto demográfico: “Sí, hay programas en los que esperabas cierto número y llegó otro, pero pueden ser cambios piramidales poblacionales. Nacen menos niños, y eso sí va a ser un impacto definitivo. Va a ver menos jóvenes en el futuro”. Y este factor, según el rector de la EIA, sí es fundamental para las universidades privadas, porque teniendo en cuenta los estratos que ingresan a ellas (4, 5 y 6) son grupos poblacionales que cada vez tienen menos hijos. Además, estas familias ahora consideran “oportunidades en otros países para la formación profesional. Por lo que ya no tenemos una competencia local sino global”.

También puede interesarte: Gestión del talento en la era digital

Por otro lado, para Francisco Piedrahíta Plata, rector de la Universidad Icesi, de Cali, el tema demográfico no es fundamental para la reducción en las matrículas dentro de las universidades privadas que ha ocurrido en el último año. Aunque pueden existir muchos factores, dice, que están estudiando desde la universidad, hay dos muy importantes que posiblemente están influyendo.

“Factor uno, muy obvio, es Ser Pilo Paga. Después de que el Gobierno le puso cupos a las universidades privadas, la población se cayó en una tercera parte. Y este año también se complicó por un problema de datos, por lo que a la fecha más o menos 40% de los beneficiarios de Generación E no se pudieron matricular y quedaron para el segundo semestre. Y el otro problema, más delicado, es el del Icetex, porque el Gobierno pasado lo maltrató, y en este momento tiene un problema de imagen muy serio y el nuevo Gobierno está luchando con eso. En la primera década de este siglo, Icetex experimentó una transformación valiosísima que facilitó el acceso al crédito y disminuyó sus costos. Pero en los últimos años eso tuvo problemas porque se cambiaron las reglas de juego, las tasas de interés. No conozco el problema a fondo, pero sí hay un problema de imagen y la gente ya no ve esa institución como una opción. Un factor que nos afecta a nosotros”.

Estos factores juegan y afectan de diferentes maneras en cada institución. Y, por supuesto, plantean retos distintos. Por ejemplo, todas las instituciones deben preguntarse por la extensión de las carreras, que en países como Estados Unidos ya se vienen replanteando, o en el caso de algunos europeos, como Polonia, que redujo a cuatro años la formación universitaria.

Y aceptar que “el mundo cambia, el mundo no es igual, los jóvenes de hoy no son iguales a los de hace 20 años. Y que actualmente hay creencias que plantean que no hay que ir a la universidad y que esta se puede suplir por formaciones más rápidas, de menos rigor. Aunque creo que no es el factor más alto relacionado con la reducción de las matrículas”, en palabras del rector de la EIA. Sin embargo, “las universidades tenemos que dar respuestas a esos jóvenes que no van a tener oportunidad de esperar a estudiar cinco años, para que tengan una vida profesional promisoria”.

Según Velásquez, presidente de Ascún, en la actualidad existe una mayor consciencia de que “se pueden hacer carreras técnicas y tecnológicas que ofrecen igualmente un desarrollo laboral interesante. El Sena, por ejemplo, no tenía un gran atractivo hace décadas pero hoy sí lo tiene, con casi un millón de jóvenes matriculados”.

Una población estudiantil que va en aumento, y que parece ser una opción pertinente para un mundo cada vez más tecnológico. Y esta quizá sea una de las razones por las que en países desarrollados este tipo de formación sea el más buscado, diferente a la proporción colombiana. Por ejemplo, en Australia 65% de los jóvenes prefiere ir a los institutos tecnológicos a aprender artes y oficios, y solo el 35% sigue una carrera universitaria.

Consulta: Universidad TCC, el modelo de aprendizaje y negocio del grupo logístico

A pesar de este panorama, hay algo cierto: la población universitaria en Colombia ha venido en aumento. Si en el año 2000 solo 22 o 23% de los bachilleres ingresaron a una institución de educación superior, hoy lo hace 57%. Sin embargo, muchas cosas han cambiado en estas casi dos décadas, cambios que en otros tiempos necesitaban siglos.

La explosión digital ha transformado casi todos los sectores de servicios y de producción, lo que ha abierto nuevas perspectivas de formación y trabajo a las nuevas generaciones. La universidad, como lo plantea Obdulio Velásquez, no pierde su vigencia, pero sí deberá transformarse dentro de “una sociedad altamente tecnologizada donde lo más valioso va a ser lo humano. Las humanidades van a ser muy importantes. Por ejemplo, con la naturaleza, para entender qué es, reflexionar sobre el medioambiente, el cambio temático, el hombre. Se van a necesitar personas que sepan reflexionar más allá de los procesos técnicos”.

En definitiva, es probable que no estemos ante una transformación profunda de la idea de universidad, pero sí ante una época en la que a esta institución centenaria se la exigirá cambios rápidos y efectivos ante las innovaciones del mundo. Lo que le supondrá reevaluar tiempos de estudio y ofertas. Y comprender que existe una nueva generación expuesta a una estimulación constante de información que aprende de manera acelerada muchos procesos técnicos; y en este sentido, es posible que deba adecuar metodologías para brindar formaciones rápidas, muy especializadas.

Pero que estará llamada, más que nunca, a ampliar y profundizar en las habilidades blandas, que parecen un gran valor laboral en este siglo que corre (aquellas que le permiten a una persona destacarse de otra, como pensamiento crítico, sentido común, sentido del humor, trabajo en equipo, creatividad, organización y buena comunicación). Características en que solo las humanidades pueden tener un rol importantísimo, con una educación profunda, como Ordine y otros humanistas lo adviertenUn campo donde probablemente estará la gran diferencia de la universidad con respecto a otras instituciones. Donde reside y residirá su potencial presente y futuro.

Xposible habló con Michael Bokina, VP-Head Human Resources de Siemens USA, sobre el proceso de transformación de la compañía, las acciones que se han implementado y su estrategia organizacional llamada ‘ownership culture’.

La transformación digital de las compañías exige cambios en la estructura y los procesos de Recursos Humanos. Ese es el caso de Siemens, compañía con 173 años de antigüedad y que emplea a casi 380.000 personas en el mundo.

La empresa alemana, presente en más de 200 países, afronta un proceso de transformación que busca el paso de ser un gran conglomerado a un holding de tres firmas independientes: Siemens Mobility, Siemens Healthineers y Siemens Gamesa.

En la misma línea, el área de Recursos Humanos se está transformando para dejar atrás la jerarquía tradicional, creando equipos de expertos enfocados en las necesidades de sus grupos de interés. 

Michael Bokina, vicepresidente de RR. HH. de Siemens en Estados Unidos y quien lideró el diseño y la ejecución del proceso a nivel global, nos cuenta el detalle de este proceso.


Foto: Michael Bokina, VP-Head Human Resources de Siemens USA. Cortesía Siemens USA.

Xposible: ¿Por qué Siemens decidió hacer la transformación de Recursos Humanos?
Michael Bokina: Como saben todos, las compañías han evolucionado con el paso de los años y se están trasladando a nuevos mercados. En Siemens, nuestro portafolio ha cambiado y, por supuesto, nos hemos involucrado en el mercado digital y de software.

También, hemos adoptado una nueva estructura en la cual nos hemos convertido básicamente en 3 compañías: una compañía de energía, una compañía enfocada en la salud y una compañía de automatización e industrialización.

Y fue ahí, donde se reconoció que cada una de esas organizaciones podría necesitar algo un poco diferente para ser exitosas en el mercado; pero, por ese mismo camino, necesitábamos considerar la manera en que nuestras funciones corporativas, como Recursos Humanos, ofrecían sus servicios.

Esto nos llevó a pensar un poco en nuestro modelo de varios años atrás para decidir cuáles eran la estructura y la aproximación correctas y, así, decidir cómo deberíamos manejar realmente nuestra organización. Esa fue la principal clave: let’s do something a little bit different (hagamos algo un poco diferente).

Puedes consultar: Gestión del talento en la era digital

X.: ¿Cuáles son los principales conceptos que fundamentan la transformación?
M.B.: Existen 3 conceptos a la hora de definir cómo queremos manejar nuestro negocio que son: ser ágiles, ser profesionales y ser ‘central’ en el negocio. Primero, ser ágil es una palabra bastante común en estos tiempos. Algo que es importante saber es que necesitamos ser más flexibles en las soluciones que diseñamos e implementamos en Recursos Humanos.

Básicamente no podíamos seguir diciéndonos: “Aquí hay algo para el negocio y todos deberían estar de acuerdo con ello”. Así que necesitábamos ser ágiles tanto en la manera como trabajábamos como en las soluciones que estábamos llevando.

El siguiente concepto es el de ser profesionales. Aquí principalmente queríamos transitar más al centro de la ruta de la experiencia y eso significa que queremos tener algunos expertos en el campo que se necesite. Y esta noción de profesional es lo que nos permite decir que tenemos grandes expertos aportando al modelo.

Finalmente, está el concepto de ser ‘central’, es decir, enfocarse en el core del negocio. Porque necesitábamos ser rentables y pensar muy bien en nuestra estructura. Debíamos tomar decisiones conscientes sobre cómo gastar nuestro dinero, cuál era el talento que queríamos traer a Siemens y dónde usaríamos una red externa para asegurar productos y servicios.

X.: ¿Cuál es el valor del liderazgo en la transformación de RR. HH. en Siemens?
M.B.: Una transformación de cualquier tipo, ya sea de negocios o personal, es efectiva si se tiene un liderazgo apoyándola detrás.

Hay que tener un liderazgo visible que esté comprometido con la iniciativa de la transformación y, por encima de eso, contar con líderes que guíen la discusión en sus propios equipos. Que puedan decir “para allá vamos y esta es la razón”.

Ese tipo de apoyo visible a la transformación es muy importante y realmente ayuda a ser la guía, tanto en funciones de RR. HH. como en los negocios en general, para poder llegar a la conclusión de “entiendo a dónde te estás dirigiendo”. Y creo que es realmente crucial para una iniciativa de transformación impulsar el apoyo a través de la junta directiva. Por lo cual, se necesita una comunicación visible y abierta.

Lee también: Liderazgo digital: ¿cómo desarrollarlo en su empresa?

X.: ¿Qué cambios ha habido en este proceso en Siemens USA?
M.B.: En el tiempo que he estado acá, me he enfocado en construir de verdad las capacidades de nuestros socios comerciales, aquellos que están de cara al cliente, así que los hacemos pasar por un programa de entrenamiento para ayudar a construir algunas habilidades de efectividad organizacional.

También hemos dedicado tiempo a construir un nuevo equipo llamado HR advisor team, el cual se encarga del trabajo más operacional. Adicional,  estamos ejecutando transformaciones en nuestro equipo de adquisición de talento para convertirlos más en consejeros de talento.

Todos estos son ejemplos de lo que hemos hecho localmente para intentar traer algunos de los principales conceptos de transformación a la empresa. De nuevo, algunos de ellos siguen en acción, al menos aquí en USA, son cosas en las que estamos trabajando todos los días.

X.: ¿Cómo Siemens USA trabaja el employee experience?
M.B.: Estamos intentando impulsar algo llamado ownership culture (cultura de apropiación). Y a lo que nos referimos con eso es realmente darles más autonomía a nuestros líderes, nuestros directivos y nuestros empleados de escoger su propia aventura.

Igualmente, proveemos las herramientas alrededor de eso para hacerlo provechoso y efectivo; pero los líderes, directivos y empleados necesitan apropiarse de eso. Para mí, eso ha sido un cambio cultural, hacer que la gente lo adopte porque es totalmente diferente. No se trata de “RR. HH. hará todo por usted”, es más “te ayudaremos, pero tienes que apropiarte tú mismo”.

 También puede interesarte: ABC del Employee Experience

X.: ¿Cuál es el pilar del ownership culture?
M.B.: El pilar fundamental es tratar a la compañía como si uno fuera dueño de ella. Así que, en cada decisión que uno tome, y esto va más allá de Recursos Humanos, debe enfocarse en qué pasaría si la compañía fuera de uno.

Desde la perspectiva de mi área, esto les está dando a los colaboradores más libertad sobre su proceso de desarrollo, exponiéndolos a nuevos trabajos y nuevas habilidades. Para esto, vamos a desplegar muy pronto una plataforma para participar en actividades de aprendizaje y desarrollo, que vamos a desplegar pronto, para decir: “Aquí tienes, aquí hay un montón de opciones, escoge la que sea razonable para ti”.

Y en Colombia…

Luego del diseño de la estrategia de transformación, las distintas regiones debían adoptarla solucionando sus necesidades, como es el caso de Siemens Colombia, que actualmente cuenta con más de 1.500 colaboradores.

Francisco de la Cerda, gerente del área para Colombia y Sudamérica (con excepción de Brasil), comparte que “entendiendo que la clave es el talento, la empresa ha optado por la visión de atraer a los mejores. Ese es el sentido de toda la transformación”.

Asimismo, en el país se le está dando mayor importancia a que sus colaboradores cuenten con un ambiente de trabajo que fomente el balance de su carrera profesional y su vida personal. Para esto cuentan con las siguientes iniciativas:

  1. Flexibilidad en el horario laboral.
  2. Home office, dos días a la semana.
  3. Early Friday, que es una jornada más corta el día viernes
  4. Programas de extensión de la licencia de maternidad y paternidad. En el caso de la madre, al regresar a la compañía su jornada laboral depende de la edad de su bebé, con el fin de que ingrese paulatinamente y comparta más tiempo con su familia.

La compañía quiere, más que ofrecer empleos, volverse más ‘empleable’: “No solo tenemos en cuenta el empleo que tiene un colaborador en nuestra compañía, sino que se pueda preparar para el empleo que pueda tener el día de mañana o el que quisiera tener a futuro.  Que vean la oportunidad del desarrollo de carrera dentro de la organización”, concluye De la Cerda.

*Foto cortesía: Siemens Robotics Lab/Princeton, New Jersey/USA.

El bienestar de los colaboradores fomenta un buen clima organizacional, reduciendo las tasas de ausentismo y rotación. ¿Cómo mejorar la seguridad laboral de los equipos?

Un informe elaborado por I dö Consulting e Input Inteligencia Analytica reveló que en Colombia la mitad de los trabajadores de la muestra de su estudio (3.210) cambiaría de empleo a uno que le ofrezca mejores condiciones.

De este estudio se concluye que el 50% de los trabajadores en Colombia no se encuentran seguros en su trabajo y esa falta de seguridad laboral es competencia en gran medida de las áreas de Gestión Humana.

Para evitar la rotación del personal, expertos en la materia ofrecen estas cuatro recomendaciones que impulsan la seguridad laboral en las compañías:

  1. Acatar las leyes, decretos, circulares y todo lo consignado en la ley sobre seguridad laboral.
  2. Realizar frecuentemente evaluaciones de riesgos laborales, analizando nuevos escenarios como el digital.
  3. Ofrecer mejores condiciones laborales –beneficios, reconocimientos, actividades, entre otras prácticas– para que los colabores se sientan más seguros.
  4. Gestionar de manera adecuada el proceso de transformación digital, priorizando el capital humano.

Xposible revisa estas recomendaciones en detalle para elaborar estrategias de seguridad laboral de los empleados.

Acatar las leyes sobre seguridad laboral

Según la Organización Internacional del Trabajo, algunos de los riesgos a los que están sometidos los trabajadores están relacionados con la seguridad, el medio ambiente físico, factores contaminantes (químicos y biológicos), espacios no ergonómicos y aspectos psicosociales.

Frente a esto, gracias al Decreto 1072 de 2015, se empezó a darle mayor relevancia a la Seguridad y Salud en el Trabajo (SST) en Colombia. Con esta norma, se busca garantizar la integridad de los colaboradores al prevenir los riesgos laborales causados por las condiciones de trabajo, independientemente del sector en el que estén.

Puedes leer: ¿Qué es el comité de seguridad y cuál es su importancia?

David Martínez, especialista en gestión de la SST y psicólogo organizacional, explica que trabajar en torno a la seguridad aumenta el bienestar de los empleados y del empleador, porque se están evitando riesgos jurídicos. Beneficia también al Estado, porque le permite controlar índices como la accidentalidad, mortalidad y enfermedades en el mercado laboral.

Bajo la ley colombiana, las compañías deben establecer una política de Seguridad y Salud en el Trabajo. Para esto, deben implementar un Sistema de Gestión de SST (SG-SST), que “es un proceso por etapas que implica una gestión, una mejora continua; que busca digitar, reconocer, evaluar y controlar los riesgos, con el fin de fomentar la protección frente a los accidentes laborales resaltando la prevención y promoción en salud”, explica Martínez.

Aquí juegan actores importantes como las Administradoras de Riesgos Laborales (ARL), los comités promotores del SG-SST: el Comité de Convivencia y el Comité Paritario de Salud y Seguridad en el Trabajo (COPASST), los líderes y los colaboradores.

Estrategias para impulsar la SST

La seguridad laboral es una de las tres razones principales por las cuales las personas se incorporan a una compañía y la razón principal por la que permanecen en ella, según la consultora Mercer.

Por ende, una adecuada gestión de la SST permite que los colaboradores se sientan seguros en el espacio de trabajo, incrementando su motivación y satisfacción laboral.

De modo tradicional, al definir una estrategia para el cumplimiento del SG-SST, según Martínez las compañías deben:

  1. Acogerse a la norma, es decir, a los mínimos que establece el marco legal colombiano. Principalmente, para certificar a la empresa ante el Ministerio del Trabajo en el cumplimiento y control de los riesgos laborales. (Decreto 1072 de 2015,
  2. Identificar y analizar adecuadamente los riesgos laborales. Los gerentes con ayuda de los gestores de Talento Humano deben garantizar el SG-SST; por lo tanto tienen que elaborar la matriz de peligros y riesgos y la respectiva evaluación.
  3. Comunicar efectivamente la política de SST y las fases del SG-SST. Difundir a todos los empleados el panorama general en el que se encuentran, es decir, cómo es el SG-SST de la empresa, cuáles son los riesgos laborales a los que están expuestos, cómo pueden reportar un accidente laboral y cuál es su ARL.
  4. Orientar adecuadamente el plan de trabajo y plan de capacitación. Dentro de los estándares mínimos del SG-SST se obliga a las organizaciones a desarrollar un plan de trabajo y capacitación, liderados por el Comité Paritario de Salud y Seguridad en el Trabajo (COPASST) y el Comité de Convivencia.

Mira la infografía: ABC del Employee Experience

Ofrecer mejores beneficios

El fortalecimiento de los beneficios que ofrece una compañía a sus integrantes promueve un mejor lugar de trabajo más aún, aquellos que aportan al equilibrio de la vida profesional y personal de los colaboradores.

Empresas como Pfizer se enfocan en generar prácticas innovadoras para mantener la satisfacción laboral de sus colaboradores, algunas de estas iniciativas son el salario emocional que se compone de una serie de beneficios como: descuentos en productos, consulta médica, espacios informales de integración para familiares, horario flexible, entre otros.

Por otro lado, existen plataformas como Táctica que sirven para mejorar la experiencia laboral de los empleados.  A través de esta herramienta los colaboradores o equipos reciben reconocimientos por su alto desempeño, obteniendo beneficios en productos, experiencias y acceso ilimitado a espacios de coworking.

Gestionar adecuadamente el proceso de transformación digital

El concepto de seguridad laboral está presentando un cambio en la actualidad pues, como se afirma en el informe de Tendencias Globales de Talento de Mercer (2019)el 99% de las compañías están adoptando medidas para prepararse para el futuro del trabajo.

Esto causa dos vertientes que deben estar en el foco de las compañías: la seguridad digital y el bienestar de los colaboradores, haciendo referencia a la estabilidad laboral en procesos de transformación.

En primer lugar, con el aumento de la economía gig, el teletrabajo y la flexibilidad laboral, los colaboradores tienen la oportunidad de ejercer sus funciones desde cualquier lugar y los líderes empresariales tienen una gran responsabilidad de “enseñar a los usuarios cómo trabajar de forma segura desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo”, recomienda Juan Pablo Villegas, gerente general para Citrix Colombia.

Además, subraya que “deben entender a sus empleados, qué hacen y qué necesitan, para explicarles las políticas de seguridad en términos que sean comprensibles y relevantes a su rol”.

Desde la otra vertiente, es necesario alinear el trabajo con el valor del futuro. Como se expone en un artículo de Mercer, Kate Bravery, líder de Soluciones Globales de la práctica de Career de Mercer, afirma que “la clave está en alinear los puestos de trabajo y las personas donde se crea valor, y permitir un mecanismo para recompensar las habilidades y los comportamientos adecuados para el futuro”.

Mira: La inteligencia artificial necesita el liderazgo humano: IBM

Según la consultora, durante la transformación digital, los silos de RR. HH. —como adquisición de talento, compensaciones y beneficios, movilidad y aprendizaje— pueden crear una experiencia del colaborador fragmentada.

¿Cómo se puede evitar? El departamento de Talento Humano debe tomar el protagonismo con el propósito de gestionar una estrategia de capital humano integrada. En esta se da cuenta del tiempo requerido para desarrollar las habilidades, competencias y cultura demandadas para la adaptabilidad.

Una de las recomendaciones de Mercer es adaptar una visión a largo plazo de las necesidades de los colaboradores, con el fin de informar a corto plazo las decisiones que se tomen y así afianzar la relación de confianza que estos tienen con la compañía.

Las personas deben sentirse inspiradas por la dirección de su compañía y seguir comprometidas con la organización durante los cambios en el lugar de trabajo. Esto significa sentar las bases y alinear los recursos para lograr una ejecución específica”, expone el estudio.

Finalmente, David Martínez sugiere que para las dos nuevas vertientes “lo importante es mantener el big data (la información) que nos pueda ayudar a conocer el impacto de las intervenciones o planes de trabajo, con el fin de seguir fortaleciendo o por otro lado cambiar la estrategia”.

El mundo empresarial cambia y se transforma a pasos agigantados y con él surgen tendencias que desarrollan la innovación, el crecimiento y el desarrollo de las compañías. En este proceso Colombia no se queda atrás.

Para este año, líderes empresariales de todo el mundo se dieron encuentro en uno de los eventos más importantes del marketing: EXMA 2019. En medio de charlas y conversatorios expertos en innovación, liderazgo, tecnología, redes sociales y desarrollo compartieron sus conocimientos.

Liderazgo positivo, la tendencia para empoderar

El liderazgo positivo fue el tema central tratado por el expresidente de EE.UU, Barack Obama. En su charla, el ex mandatario habló sobre tres aspectos fundamentales para construir sociedades capaces de liderar y empoderar equipos de trabajo: educación, emprendimiento y equidad.

La educación debe ser una herramienta para construir personas capacitadas y con el potencial para generar cambios desde sus comunidades.

“Todos tenemos que repensar los sistemas educativos, tenemos que enseñar a los niños a ser creativos, rediseñar las escuelas, tanto en países desarrollados y no desarrollados, hay que elevar el nivel de los docentes”.

Así mismo, Obama enfatizó en la importancia de reconocer la labor de la docencia ya que, la transferencia de conocimiento es la clave para llegar al éxito junto con líderes que identifican las oportunidades de crecimiento de sus profesionales y del mercado.

Transformación digital, la tendencia del cambio

El experto Jonatan Loidi, CEO y fundador de Set Consulting, compañía dedicada a generar estrategias de transformación digital habló sobre innovación como pilar para dar soluciones a los problemas y generar valor agregado a las compañías.

Para el especialista la fórmula de la innovación para lograr una transformación digital exitosa es:

INNOVACIÓN = (PROBLEMA/ CREATIVIDAD) X ACCIÓN

El primer paso es identificar el problema al que se enfrenta la empresa. Posteriormente, sacarle provecho al recurso de la creatividad de sus equipos de trabajo  para llegar a la solución y finalmente, construir estrategias que aporten al crecimiento de la compañía.

Emprendimiento para potencializar las economías

A estas prácticas empresariales se suman el emprendimiento como potencializador de la economía. De acuerdo con Pablo Turletti, CEO & founder ROI Marketing Institute, compañía dedicada a la medición y evaluación de proyectos el emprendimiento es la clave para el desarrollo social, económico y ambiental de los países.

Para el experto la implementación de las tecnologías y el marketing dentro de los proyectos y procesos de las Pymes debe siempre estar presente ya que estos emprendimientos generan, a través de sus modelos de negocio, un impacto contundente en las comunidades que más requieren atención.

Estrategias digitales para identificar nuevas oportunidades de mercado

Verónica Ruiz del Viso, fundadora de la Agencia Mashup y una de las emprendedoras más jóvenes de América Latina, habló sobre las estrategias digitales como una oportunidad para crear acciones dinámicas basadas en los datos.

Según la experta, a través del uso de métricas y el análisis de datos es posible direccionar el rumbo de las compañías y conocer si las decisiones que se toman para dar solución a las necesidades del mercado son las correctas. Para Ruiz, las mejores estrategias son aquellas que se basan en las acciones que conectan con las emociones de la audiencia y las empresas.

Por ejemplo, si un emprendedor conoce lo que desea su audiencia a través de un estudio de datos, sabrá con exactitud qué debe ofrecerle y luego podrá identificar los canales acertados para llegar a ese público objetivo.

Finalmente, al conocer las conversaciones que giran en torno a lo que desea las comunidades digitales, los negocios no se quedarán atrás en el proceso de innovar y reinventarse.

Por eso, si usted es un líder empresarial o está en el proceso de crear su emprendimiento, estas tendencias le permitirán llevar su idea de negocio a nuevos públicos, competir en nuevos mercados y generar impactos positivos en la sociedad.

A lo largo del tiempo, el ser humano se ha reinventado y ha tenido avances que le permitan dar soluciones a las necesidades de la sociedad. Por siglos, la agricultura, el comercio y la manufactura fueron la fuente de ingresos económicos en diferentes países.

La llegada de la Revolución Industrial en el siglo XVIII, fue el punto de partida de una serie de cambios que, hasta nuestros días, impactan la forma de comunicarnos, construir, desarrollar e inventar. En el Siglo XXI  se han desarrollado nuevos procesos de transformación basados en la tecnología y la innovación.

La Cuarta Revolución Industrial, también conocida como Industria 4.0, toma fuerza en los negocios y la economía global con la implementación de la tecnología, la innovación, la realidad virtual, la inteligencia artificial, la nanotecnología, el internet de las cosas, entre otras tendencias digitales que llegaron para digitalizar los procesos y mejorar la forma de vida de la sociedad.

Para comprender el concepto, Klaus Schwab, economista alemán, fundador del Foro Mundial Económico y precursor de la Cuarta Revolución Industrial, explica a través de su libro La Cuarta Revolución Industrial (2016) cómo funciona este fenómeno:

De acuerdo con Ruta N, Centro de Innovación y Negocios de Medellín, los modelos de negocio basados en las Industrias 4.0, además de tener la posibilidad de conectar a las personas y mejorar con eficiencia la productividad de las organizaciones, permiten revertir los daños causados por los procesos de producción y prácticas empresariales que han causado el deterioro del medio ambiente.

Es así como la 4ta Revolución Industrial transforma los negocios de forma positiva y acercar a las empresas con sus públicos impacta el diseño de productos y servicios que cubren las necesidades de las audiencias agregando innovación y creatividad.

El mundo está en constante transformación y el progresivo cambio en las conductas de consumo de la población ha llevado a que las organizaciones se replanteen sus estrategias de mercadeo y la gestión de sus negocios.

René Rojas, CEO de HubBog, la aceleradora de más de 300 startups y emprendimientos colombianos, explica que la innovación también se transforma. En los últimos 10 años las organizaciones han encontrado en la digitalización y las nuevas herramientas tecnológicas una oportunidad de crecimiento y desarrollo.

Por ende, la innovación y la transformación digital están directamente relacionadas con la manera en la que empresas se reinventan, sin importar el sector económico al que pertenezcan.

Casos de éxito como Amazon, la compañía de comercio electrónico que en 1996 empezó a vender libros en línea, revolucionó los métodos de compra y venta. El impacto de esta organización provocó el cierre de cientos de librerías físicas y la apertura de nuevos negocios en línea. Hoy Amazon cuentan con 647 mil empleados alrededor del mundo (Statista, 2019).

Otro caso de éxito es Netflix, la plataforma que transformó el consumo del entretenimiento llevando a las audiencias a cambiar la televisión y el cine por las plataformas de streaming. Hoy Netflix tiene 139 millones de suscriptores a nivel mundial (Netflix, 2019).

Por otro lado, Booking innovó el mercado de las agencias de turismo al unificar en una plataforma digital todos los servicios de turismo, hotelería y vuelos. Esta organización permitió a los usuarios migrar a la era digital aterrizándolos en un solo lugar para encontrar todo lo que necesitan.

Si bien, la digitalización llegó para ser una oportunidad de crecimiento en las organizaciones, surge una incógnita alrededor de este proceso de transformación: ¿Qué pasa con las empresas que no se reinventan y continúan por el camino tradicional y análogo?

Sears es una compañía estadounidense creada en 1886, pionera en el desarrollo de centros comerciales y líder en el mercado minorista de ese país. Con 132 años operando, la empresa se resistió al cambio de la era digital y cuando quiso entrar al mercado de las ventas en línea, sus competidores ganaban terreno llevándose a sus usuarios.

Ante la crisis, Sears se declaró en quiebra en el 2018. Con mil tiendas y 89 mil trabajadores, la empresa ha cerrado alrededor de 380 locales y despedido a 21 mil empleados (2019).

El Internet y su impacto en la innovación empresarial

De acuerdo con la consultora internacional Deloitte, el núcleo de la innovación exponencial se centra en la unión entre las habilidades de las personas, las soluciones tecnológicas y las innovaciones existentes para crear productos, servicios y prácticas empresariales que transformen la manera de hacer negocios.

Esta innovación exponencial se evidencia en las prácticas que desarrollan aquellas organizaciones que ven en el Internet, las redes sociales, las plataformas de E-commerce, la inteligencia artificial, el blockchain, el Internet de las cosas (IoT), el big data y la realidad virtual, un potencial de crecimiento para sus modelos de negocio.

René Rojas asegura que las compañías deben tener la capacidad de transformarse y apropiarse de las nuevas herramientas digitales. Solo de esta forma podrán expandir sus negocios y llegar de forma acertada a las audiencias.

“Todas las empresas son tecnología, son datos, son más bits que átomos y por eso la necesidad de que todo emprendimiento y empresa adapte las nuevas tecnologías a su modelo de negocio”.

René Rojas, CEO de HubBog

Estos cambios se evidencian en el comportamientos que tienen las audiencias con el Internet. Según el “Resumen Digital 2020” de Hootsuite, a nivel global hay 4.54 billones de usuarios en la red, 4.18 billones de usuarios conectados desde un teléfono celular y el tiempo promedio que se consume contenido e información en línea es de 6 horas 43 minutos.

Desde el panorama de América Latina, hay 1.2 billones de personas, pero existen 1.5 billones de teléfonos que están conectados a la red, mientras que hay 776 millones de usuarios en Internet.

Según el Observatorio eCommerce y la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE), la tendencia en Colombia de migrar a la era digital es cada vez más acelerada. Esto se refleja en las compras y consultas que realizan los colombianos desde plataformas digitales.

El 91% de la población realiza actividades de comercio electrónico, 80% consulta en Internet antes se hacer una compra en línea y tan solo el 19% compra y paga productos por Internet (2019). Así mismo, el país ocupa el cuarto lugar a nivel global en permanecer más tiempo en Internet consumiendo contenidos e información (Hootsuite, 2020).

Los canales más consultados son Google, Yahoo y Bing con el 74%, las redes sociales más utilizadas para conocer la opinión y calificación de un producto o servicio son Facebook, Instagram y Whatsapp con el 50%, los Market Place más utilizados son Amazon, Mercado Libre, Dafiti, OLX y Linio con el 37%. Los medios tradicionales como las tiendas físicas y la publicidad fuera de línea pierden impacto e influencia en los consumidores.

La innovación exponencial es una oportunidad ideal para que su modelo de negocio haga parte de las empresas que transforman a Colombia y el mundo con nuevas ideas. Cuéntenos a través de nuestras redes sociales si su organización ya aplica esta tendencia empresarial y cómo lo hacen.El mundo está en constante transformación y el progresivo cambio en las conductas de consumo de la población ha llevado a que las organizaciones se replanteen sus estrategias de mercadeo y la gestión de sus negocios

René Rojas, CEO de HubBog, la aceleradora de más de 300 startups y emprendimientos colombianos, explica que la innovación también se transforma. En los últimos 10 años las organizaciones han encontrado en la digitalización y las nuevas herramientas tecnológicas una oportunidad de crecimiento y desarrollo.

Por ende, la innovación y la transformación digital están directamente relacionadas con la manera en la que empresas se reinventan, sin importar el sector económico al que pertenezcan.

Casos de éxito como Amazon, la compañía de comercio electrónico que en 1996 empezó a vender libros en línea, revolucionó los métodos de compra y venta. El impacto de esta organización provocó el cierre de cientos de librerías físicas y la apertura de nuevos negocios en línea. Hoy Amazon cuentan con 647 mil empleados alrededor del mundo (Statista, 2019).

Otro caso de éxito es Netflix, la plataforma que transformó el consumo del entretenimiento llevando a las audiencias a cambiar la televisión y el cine por las plataformas de streaming. Hoy Netflix tiene 139 millones de suscriptores a nivel mundial (Netflix, 2019).

Por otro lado, Booking innovó el mercado de las agencias de turismo al unificar en una plataforma digital todos los servicios de turismo, hotelería y vuelos. Esta organización permitió a los usuarios migrar a la era digital aterrizándolos en un solo lugar para encontrar todo lo que necesitan.

Si bien, la digitalización llegó para ser una oportunidad de crecimiento en las organizaciones, surge una incógnita alrededor de este proceso de transformación: ¿Qué pasa con las empresas que no se reinventan y continúan por el camino tradicional y análogo?

Sears es una compañía estadounidense creada en 1886, pionera en el desarrollo de centros comerciales y líder en el mercado minorista de ese país. Con 132 años operando, la empresa se resistió al cambio de la era digital y cuando quiso entrar al mercado de las ventas en línea, sus competidores ganaban terreno llevándose a sus usuarios.

Ante la crisis, Sears se declaró en quiebra en el 2018. Con mil tiendas y 89 mil trabajadores, la empresa ha cerrado alrededor de 380 locales y despedido a 21 mil empleados (2019).

El Internet y su impacto en la innovación empresarial

De acuerdo con la consultora internacional Deloitte, el núcleo de la innovación exponencial se centra en la unión entre las habilidades de las personas, las soluciones tecnológicas y las innovaciones existentes para crear productos, servicios y prácticas empresariales que transformen la manera de hacer negocios.

Esta innovación exponencial se evidencia en las prácticas que desarrollan aquellas organizaciones que ven en el Internet, las redes sociales, las plataformas de E-commerce, la inteligencia artificial, el blockchain, el Internet de las cosas (IoT), el big data y la realidad virtual, un potencial de crecimiento para sus modelos de negocio.

René Rojas asegura que las compañías deben tener la capacidad de transformarse y apropiarse de las nuevas herramientas digitales. Solo de esta forma podrán expandir sus negocios y llegar de forma acertada a las audiencias.

“Todas las empresas son tecnología, son datos, son más bits que átomos y por eso la necesidad de que todo emprendimiento y empresa adapte las nuevas tecnologías a su modelo de negocio”.

René Rojas, CEO de HubBog

Estos cambios se evidencian en el comportamientos que tienen las audiencias con el Internet. Según el “Resumen Digital 2020” de Hootsuite, a nivel global hay 4.54 billones de usuarios en la red, 4.18 billones de usuarios conectados desde un teléfono celular y el tiempo promedio que se consume contenido e información en línea es de 6 horas 43 minutos.

Desde el panorama de América Latina, hay 1.2 billones de personas, pero existen 1.5 billones de teléfonos que están conectados a la red, mientras que hay 776 millones de usuarios en Internet.

Según el Observatorio eCommerce y la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE), la tendencia en Colombia de migrar a la era digital es cada vez más acelerada. Esto se refleja en las compras y consultas que realizan los colombianos desde plataformas digitales.

El 91% de la población realiza actividades de comercio electrónico, 80% consulta en Internet antes se hacer una compra en línea y tan solo el 19% compra y paga productos por Internet (2019). Así mismo, el país ocupa el cuarto lugar a nivel global en permanecer más tiempo en Internet consumiendo contenidos e información (Hootsuite, 2020).

Los canales más consultados son Google, Yahoo y Bing con el 74%, las redes sociales más utilizadas para conocer la opinión y calificación de un producto o servicio son Facebook, Instagram y Whatsapp con el 50%, los Market Place más utilizados son Amazon, Mercado Libre, Dafiti, OLX y Linio con el 37%. Los medios tradicionales como las tiendas físicas y la publicidad fuera de línea pierden impacto e influencia en los consumidores.

La innovación exponencial es una oportunidad ideal para que su modelo de negocio haga parte de las empresas que transforman a Colombia y el mundo con nuevas ideas. Cuéntenos a través de nuestras redes sociales si su organización ya aplica esta tendencia empresarial y cómo lo hacen.

La implementación de la tecnología como herramienta para crear nuevas oportunidades de negocio capaces de generar cambios positivos en la sociedad, avanza a pasos agigantados.

El Internet de las cosas, el big data, la realidad virtual o las aplicaciones móviles, son algunas innovaciones que han demostrado ser un recurso importante para agregar valor a una idea, proyecto, emprendimiento o negocio.

El Internet de las cosas o también conocido como IoT es una red de objetos físicos que emplean sensores y APIs (mecanismo para conectar softwares) que permiten intercambiar datos y mensajes a través de la red.

Pero ¿cómo se puede aplicar el Internet de las cosas a un modelo de negocio? Esta herramienta puede ser aprovechada en industrias claves de la economía. De acuerdo con SAP sistema de planificación de recursos empresariales, hay tres sectores que lideran el desarrollo de soluciones a través de esta tecnología:

Beneficios del IoT para su negocio o emprendimiento

Aplicar el Internet de las cosas para la creación de nuevos modelos de negocio es una oportunidad para que las grandes, medianas y pequeñas empresas puedan diseñar productos y servicios que estén a la vanguardia con las necesidades de sus públicos.

El estudio de datos e información en tiempo real permite que estas ideas de negocio sean creadas pensando en la utilidad para la población, y calcular los posibles efectos que tengan en el medio ambiente, así como el impacto en el desarrollo socioeconómico de una región.

Así mismo, la IoT ayuda a mejorar las experiencias de los usuarios al ofrecer productos o servicios con un uso y rendimiento eficiente, al ser personalizados e involucrar la digitalización en la solución de alguna necesidad.

El desarrollo del Internet de las cosas permite dar soluciones para mejorar la productividad laboral de una compañía, mejora la toma de decisiones, automatiza las tareas rutinarias y acelera las comunicaciones.

Finalmente, el IoT también aporta a la eficiencia operativa de un negocio o emprendimiento al reducir los tiempos de producción, automatizar los negocios, monitorear y controlar de forma remota las operaciones, conservando los recursos y mejorando el rendimiento de una empresa o emprendimiento.

Esta herramienta puede ser un gran insumo para el desarrollo de sus negocios y si aún no lo ha aplicado para la generación de soluciones con impacto social, económico y ambiental, esta es la oportunidad para innovar a través de la tecnología.

El mundo está en constante transformación y el progresivo cambio en las conductas de consumo de la población ha llevado a que las organizaciones se replanteen sus estrategias de mercadeo y la gestión de sus negocios.

René Rojas, CEO de HubBog, la aceleradora de más de 300 startups y emprendimientos colombianos, explica que la innovación también se transforma. En los últimos 10 años las organizaciones han encontrado en la digitalización y las nuevas herramientas tecnológicas una oportunidad de crecimiento y desarrollo.

Por ende, la innovación y la transformación digital están directamente relacionadas con la manera en la que empresas se reinventan, sin importar el sector económico al que pertenezcan.

Casos de éxito como Amazon, la compañía de comercio electrónico que en 1996 empezó a vender libros en línea, revolucionó los métodos de compra y venta. El impacto de esta organización provocó el cierre de cientos de librerías físicas y la apertura de nuevos negocios en línea. Hoy Amazon cuenta con 647 mil empleados alrededor del mundo (Statista, 2019).

Otro caso de éxito es Netflix, la plataforma que transformó el consumo del entretenimiento llevando a las audiencias a cambiar la televisión y el cine por las plataformas de streaming. Hoy Netflix tiene 139 millones de suscriptores a nivel mundial (Netflix, 2019).

Por otro lado, Booking innovó el mercado de las agencias de turismo al unificar en una plataforma digital todos los servicios de turismo, hotelería y vuelos. Esta organización permitió a los usuarios migrar a la era digital aterrizándolos en un solo lugar para encontrar todo lo que necesitan.

Si bien, la digitalización llegó para ser una oportunidad de crecimiento en las organizaciones, surge una incógnita alrededor de este proceso de transformación: ¿Qué pasa con las empresas que no se reinventan y continúan por el camino tradicional y análogo?

Sears es una compañía estadounidense creada en 1886, pionera en el desarrollo de centros comerciales y líder en el mercado minorista de ese país. Con 132 años operando, la empresa se resistió al cambio de la era digital y cuando quiso entrar al mercado de las ventas en línea, sus competidores ganaban terreno llevándose a sus usuarios.

Ante la crisis, Sears se declaró en quiebra en el 2018. Con mil tiendas y 89 mil trabajadores, la empresa ha cerrado alrededor de 380 locales y despedido a 21 mil empleados (2019).

El Internet y su impacto en la innovación empresarial

De acuerdo con la consultora internacional Deloitte, el núcleo de la innovación exponencial se centra en la unión entre las habilidades de las personas, las soluciones tecnológicas y las innovaciones existentes para crear productos, servicios y prácticas empresariales que transformen la manera de hacer negocios.

Esta innovación exponencial se evidencia en las prácticas que desarrollan aquellas organizaciones que ven en el Internet, las redes sociales, las plataformas de E-commerce, la inteligencia artificial, el blockchain, el Internet de las cosas (IoT), el big data y la realidad virtual, un potencial de crecimiento para sus modelos de negocio.

René Rojas asegura que las compañías deben tener la capacidad de transformarse y apropiarse de las nuevas herramientas digitales. Solo de esta forma podrán expandir sus negocios y llegar de forma acertada a las audiencias.

“Todas las empresas son tecnología, son datos, son más bits que átomos y por eso la necesidad de que todo emprendimiento y empresa adapte las nuevas tecnologías a su modelo de negocio”.

René Rojas, CEO de HubBog

Estos cambios se evidencian en el comportamientos que tienen las audiencias con el Internet. Según el “Resumen Digital 2020” de Hootsuite, a nivel global hay 4.54 billones de usuarios en la red, 4.18 billones de usuarios conectados desde un teléfono celular y el tiempo promedio que se consume contenido e información en línea es de 6 horas 43 minutos.

Desde el panorama de América Latina, hay 1.2 billones de personas, pero existen 1.5 billones de teléfonos que están conectados a la red, mientras que hay 776 millones de usuarios en Internet.

Según el Observatorio eCommerce y la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE), la tendencia en Colombia de migrar a la era digital es cada vez más acelerada. Esto se refleja en las compras y consultas que realizan los colombianos desde plataformas digitales.

El 91% de la población realiza actividades de comercio electrónico, 80% consulta en Internet antes se hacer una compra en línea y tan solo el 19% compra y paga productos por Internet (2019). Así mismo, el país ocupa el cuarto lugar a nivel global en permanecer más tiempo en Internet consumiendo contenidos e información (Hootsuite, 2020).

Los canales más consultados son Google, Yahoo y Bing con el 74%, las redes sociales más utilizadas para conocer la opinión y calificación de un producto o servicio son Facebook, Instagram y Whatsapp con el 50%, los Market Place más utilizados son Amazon, Mercado Libre, Dafiti, OLX y Linio con el 37%. Los medios tradicionales como las tiendas físicas y la publicidad fuera de línea pierden impacto e influencia en los consumidores.

La innovación exponencial es una oportunidad ideal para que su modelo de negocio haga parte de las empresas que transforman a Colombia y el mundo con nuevas ideas. Cuéntenos a través de nuestras redes sociales si su organización ya aplica esta tendencia empresarial y cómo lo hacen.

El big data es una herramienta empleada por las empresas para conocer, desde el análisis de datos, nuevas oportunidades de negocio, tomar acciones inteligentes, agilizar procesos, adquirir ventajas competitivas y llegar a públicos específicos. 

Las compañías emplean esta información para sacar el mayor provecho en el desarrollo de productos y servicios dando solución a las necesidades de los usuarios sin perder de vista la responsabilidad en el uso de información personal de sus audiencias.

Tendencia empresarial con valores éticos

La implementación del big data es una tendencias empresarial que revoluciona la forma de hacer negocios en Colombia y el mundo, por esta razón se debe dar un buen uso de la información para generar los impactos que se desean alcanzar.

De acuerdo con Open Data Institute (ODI), entidad dedicada a difundir datos abiertos o libres en internet, la ética en el uso del big data se entiende como las acciones correctas o incorrectas frente a la generación, registro, curación, procesamiento, difusión, intercambio y uso de información para crear soluciones a ciertas necesidades del público.

Lee también: Microsoft: tecnología para el crecimiento de las comunidades

Partiendo de esto, los países implementan políticas públicas para regular el uso de datos que promuevan la creación de nuevas ideas de negocio.

Los países de la Unión Europea, por ejemplo, establecieron una política que impulsa la economía digital y la innovación con el uso de datos para ampliar las oportunidades de empleo y promover la economía.

Por otro lado, Estados Unidos creó una iniciativa que promueve habilidades para aprovechar eficazmente los datos en las agencias gubernamentales y aprobó el uso de datos para hacer descubrimientos científicos e investigaciones que impulsen el crecimiento económico.

Así mismo, Japón firmó la Declaración para ser la nación más avanzada en tecnología de la Información, en la que se propusieron crear una sociedad que innova y genera nuevos servicios, industrias y crecimiento implementando correctamente los datos informáticos.

En consecuencia, estas estrategias ponen sobre la mesa la importancia de la transparencia y la ética que deben tener las organizaciones y los países en el uso de datos, abriendo un mundo de oportunidades para construir negocios a partir de la confianza de los clientes.

Colombia y el big data

Las empresas colombianas se unen a la transformación empresarial implementando el big data como tendencia a favor de su crecimiento.

Ante estas tendencias innovadoras, el Gobierno Nacional creó el Conpes 3920, una iniciativa que reglamenta el uso correcto de datos como materia prima para impulsar nuevas oportunidades de negocio.

Te puede interesar: 1DOC3: la aplicación móvil que transforma la atención médica en Colombia

De acuerdo con la cultura de datos que plantea el Conpes 3920, esta información debe ser aprovechada para la innovación y toma de decisiones que beneficien a los ciudadanos. Algunas acciones que las empresas deben articular son:

Finalmente, el mundo del big data toma más y más fuerza en las corporaciones, razón por la que las empresas y entidades colombianas deben ser consientes de su uso ético sin quedarse atrás en la innovación y generación de impactos positivos en sus audiencias por medio del análisis de datos.

Cargando...