Epidemias y pandemias como la viruela y el cólera han sido el punto de partida para ingeniosos proyectos que cambiaron la vida de millones de personas. ¿Qué dinámicas se transformarán en el mundo tras la Covid-19?

La viruela: un hito en la historia de la medicina

La viruela es una de las enfermedades más devastadoras que ha sufrido la humanidad. Se cree que se originó en India o Egipto, hace aproximadamente 3.000 años y se contagiaba por contacto directo con personas infectadas, o a través de los fluidos corporales. Sus síntomas iniciales eran fatiga y fiebre, pero luego aparecían pústulas y bultos en el rostro y cuerpo de quien la padecía.

La enfermedad llegó a América en el siglo XVI y arrasó con diferentes civilizaciones indígenas en todo el continente. El imperio azteca fue uno de los más afectados, con más de tres millones de muertos, debido a esta enfermedad.

Solo durante el siglo XX se estima que la viruela acabó con la vida de 300 millones de personas en todo el mundo.

Sin embargo, la lucha contra la viruela le dejó al mundo uno de los descubrimientos más importantes en la historia de la medicina. Gracias a los experimentos del doctor inglés Edward Jenner, que en 1976 demostraron que inocularse con una variedad similar de viruela, presente en las vacas, podría proteger a las personas contra esta enfermedad.

Finalizando la década de 1960, la Organización Mundial de la Salud puso en marcha una campaña masiva de vacunación que pretendía erradicar la enfermedad. El plan fue exitoso, el último caso conocido de viruela fue registrado en Somalia, en 1977 y la enfermedad fue declarada como erradicada en 1980.

El alcantarillado de Londres: una solución a los brotes de cólera

A mediados del siglo XIX la capital inglesa fue azotada de forma recurrente por brotes de cólera, una enfermedad que provocaba vómitos y diarreas agudas que podían acabar con la vida de quien la padecía en solo cuestión de horas. Entre 1853 y 1854 cerca de 10.000 londinenses murieron debido a esta enfermedad

Aunque en un principio existió la creencia de que la enfermedad era originada por los fétidos olores de la ciudad, pues desechos de todo tipo iban a parar al río Támesis; fue el doctor John Snow – considerado el padre de la epidemiología – quien aseguró que la enfermedad no se transmitía por el aire, sino por ingerir agua contaminada.

El verano de 1858 fue tan caluroso, que provocó el evento conocido como el ‘Gran hedor de Londres’, tan insoportable que el Parlamento de Westminster se vio obligado a legislar en tiempo récord, para aprobar un proyecto que permitiera la construcción de un sistema de alcantarillado que le pusiera fin a la situación.

La iniciativa fue liderada por el ingeniero Joseph Bazalgette, quien diseñó un completo y extenso sistema de alcantarillado interconectado. El proyecto consistía en la construcción de 82 millas de alcantarillas recubiertas de ladrillos y 1.100 millas de desagües subterráneos que canalizarían los desechos y aguas residuales de la ciudad.

El alcantarillado propuesto por Bazalgette fue el proyecto de ingeniería civil más grande del mundo en el siglo XIX, contribuyó de manera significativa a la salud pública de la ciudad y hoy en día sigue siendo utilizado por la población londinense.

Transformación digital e innovación: el foco de la Covid-19

La pandemia de Covid ha trastocado diferentes aspectos de la vida humana. Millonarias pérdidas de empleo, el cierre de las instituciones educativas a nivel mundial y drásticos cambios en los entornos laborales, han impulsado a la humanidad a transformarse de manera acelerada para poder hacerle frente a la pandemia.

El nacimiento de nuevos modelos de trabajo

El confinamiento obligó a millones de empresas a enviar a casa a sus empleados para poder mantenerlos seguros. Esto supuso un enorme reto que, poco a poco, se fue normalizando y ha traído beneficios tanto para las empresas como para los trabajadores.

Según una encuesta realizada por McKinsey, el 80% de las personas aseguraron disfrutar del trabajo en casa y el 41% afirmó ser más productivo. Evitar largos desplazamientos y un mayor equilibrio entre la vida personal y laboral son algunas de las ventajas que argumentaron haber experimentado durante este período.

Un estudio realizado por Global Workplace Analytics encontró que los empleadores estadounidenses ahorraron hasta 30 mil millones de dólares diariamente, debido a la implementación de iniciativas de teletrabajo durante la pandemia.

Es probable que tras la emergencia la tendencia continúe, pues las empresas reducirían costos de operación si mantienen a sus colaboradores trabajando desde casa y las ciudades o pueblos pequeños podrían verse beneficiados, pues quienes han emigrado a las grandes ciudades, en busca de oportunidades laborales, podrían retornar a sus lugares de origen, gracias a las ventajas del trabajo remoto.

Lee también: ¿Cuál es el impacto económico y ambiental del teletrabajo?

Innovación en tiempo récord: la carrera por la vacuna

Ante la emergencia sanitaria, científicos de todo el mundo se dieron a la tarea de conseguir un antídoto para frenar la propagación de la pandemia. En tiempo récord diferentes equipos de investigación anunciaron que sus innovaciones habían llegado a buen puerto. ¿Cómo logró hacerse tan rápido este proceso?

Un ejemplo es la investigación realizada en el Instituto Jenner de la Universidad de Oxford, que reunió a sus mejores expertos para diseñar una vacuna que pudiera hacerle frente a esta enfermedad.

La innovación que permitió a los científicos desarrollar esta vacuna, no es un trabajo nuevo, es fruto de extensas investigaciones previas a la Covid-19, cuando se construyó el ChAdOx1 o Chimpanzee Adenovirus Oxford One.

Antes de la Covid-19, ya se habían utilizado vacunas basadas en ChAdOx1 para tratar enfermedades como la gripe, el virus del Zika o la Chikungunya.

Este trabajo les permitió desarrollar de manera más acelerada la nueva vacuna contra la Covid-19 y luego, Oxford logró establecer una alianza con el gigante farmacéutico AstraZeneca, para su fabricación. La vacuna ha pasado por todas las etapas de ensayos clínicos necesarios para asegurar su confiabilidad.

La pandemia puso en jaque la salud y economía mundial, y aunque todavía no se le ha ganado la batalla, los planes masivos de vacunación en diferentes países del mundo, pretenden ser la solución a la catástrofe. Las nuevas tendencias en sistemas de transporte, entornos laborales y hábitos de consumo, pueden ser el punto de partida hacia una nueva humanidad, que pueda restablecer de manera sostenible lo que el mundo ha perdido durante el último año.

Fuentes:

National Geographic, BBC, McKinsey, Fast Company, Global Workplace Analytics, History, The Guardian, Museo de Londres.

En 2019 cientos de libros de diferentes géneros han sido lanzados al mercado colombiano. Entre tantas opciones, los libros de gerencia y administración se toman los estantes de varias librerías. ¿Cuáles son los mejores y por qué vale la pena leerlos?

En el mercado siempre habrá nuevas lecturas por descubrir y lanzamientos que vale la pena llevarse a casa. En Xposible hicimos el top 5 que toda persona a la que le interese la gerencia debe leer. Toma nota:

1. Salón 8. Relatos de inspiración y liderazgo

Autor: Yokoi Kenji Díaz.

Este autor, hijo de padre japonés y madre colombiana, ha ganado reconocimiento gracias a sus exitosas conferencias sobre liderazgo y motivación. Este libro es un compilado de toda su experiencia, fruto de las vivencias cotidianas que le hicieron entender que para alcanzar el éxito y ser feliz hay que superar muchas barreras mentales. El objetivo de este libro es poder encontrar los motivos personales que lo inspiren a ir más allá y conseguir sus sueños.

Lee también: Revolución educativa: más carreras, menos tiempo

2. Monetízate. Cómo ganarte (bien) la vida con lo que eres y lo que haces

Autor: Andrés Pérez Ortega.

Ideal para aquellos que quieren emprender pero no están seguros de que su idea sea rentable. Este libro es el resultado de intentar monetizar las habilidades hasta lograrlo. El mejor consejo del autor es que se debe buscar el lugar donde la persona se sienta feliz y pueda potenciar sus habilidades, muchas veces este lugar no es su actual trabajo. A través de las páginas encontrará consejos para no ir a la quiebra durante los intentos de emprender.

3. La expedición hacia la innovación

Autor: Gijs van Wulfen.

El Holandés Wulfen se ha enfocado en intentar resolver cómo se puede innovar efectivamente. Es el creador de la metodología FORTH que ya ha sido probada por más de 50 empresas de diferentes tamaños con el fin de idear nuevos productos y servicios.

La expedición hacia la innovación es un libro que cuenta las historias de grandes personajes y sus exploraciones, por ejemplo, cómo es que Neil Armstrong llegó a ser el primer hombre en la Luna o el descubrimiento de América por Cristobal Colón. Este libro es una caja de herramientas para mejorar los procesos de innovación.

4. Eres un crack y, si todavía no lo sabes, éste es tu libro

Autor: Iván Malagón.

Este libro responde cuatro preguntas fundamentales: ¿Cómo puedes llegar a alcanzar tus sueños?, ¿cómo conseguir que los demás sientan que les aportas un valor único y necesario?, ¿cómo puedes crear la necesidad de tu producto? y ¿cómo puedes vivir haciendo lo que realmente te gusta? Esta es la herramienta perfecta para que vayas por delante de tu competencia, apostándole a aquello que te vuelve único.

5. Liderar en femenino para hombres y mujeres. Guía antigurús para las empresas del futuro

Autor: Txell Costa.

La autora cuenta con más de 10 años de experiencia en la consultoría estratégica de marketing y negocios. Se habla del liderazgo femenino cuando es neutral, ético, empático y humilde, todo lo anterior lleva a tener una cultura organizacional sana donde al mismo tiempo es más sencillo delegar tareas, atraer talento y hacer crecer a los colaboradores.

 

La revolución digital ha traído consigo grandes cambios en la forma de trabajar: el uso de herramientas móviles, sociales y analíticas ha impregnado todos los espacios. Actualizar y desarrollar nuevas competencias y habilidades digitales resultará definitivo para los empleados del futuro.

Uno de los errores más comunes que se comete al momento de hablar de transformación digital es pensar que se está haciendo referencia a un proceso, exclusivamente, de renovación tecnológica.

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

Si bien la tecnología lo impulsa, en realidad nos encontramos ante un cambio organizacional en el cual las personas, los procedimientos y el modelo de negocio se reinventan, de conformidad con las nuevas oportunidades que ofrece lo digital, para generar valor tanto para sus trabajadores, como para sus clientes.

En este sentido, y dado que se trata de un cambio en las personas que forman parte de una empresa, es lógico que sea desde el individuo que se dinamice dicho cambio.

Por ello, “más que nuevos software o tecnologías, las empresas requieren profesionales con capacidades digitales; esto es, con los conocimientos, las habilidades y las aptitudes necesarias para sacarle provecho a las oportunidades estratégicas ofrecidas por la transformación digital y de las cuales dependerá, en buena medida, el éxito de la organización”, afirma Doris María González, jefe de Talento Humano de Scandinavia Pharma.

Debido a lo vertiginosa y radical que resulta la transformación digital, las empresas necesitan que sus empleados estén fuertemente comprometidos y alineados con la nueva cultura organizacional.

Y estos a su vez —si desean mantenerse vigentes en el mercado laboral y sobrevivir al proceso de digitalización— tendrán que incorporar competencias que, de acuerdo con González, se pueden agrupar en cinco áreas, tal como se indica a continuación:

Aprendizaje continuo e innovación

El mundo de la tecnología y el de los contenidos digitales crecen a un ritmo exponencial y, en este contexto, los conocimientos que se van adquiriendo, independientemente de su calidad, pronto quedan obsoletos y, en consecuencia, es necesario habituarse a las rutinas de cambio, participar de manera proactiva en el propio proceso de aprendizaje, vincular y gestionar redes de aprendizaje colaborativo y estar en disposición de experimentar, errar y retomar.

En concreto, el empleado tendrá que: encargarse de su aprendizaje de forma autónoma, es decir, sin dependencia de terceras personas; hacer uso de Internet y de sus herramientas para identificar la información relevante y oportuna; gestionar el conocimiento adquirido; y ser muy ágil en la planificación, puesta en marcha y ejecución de mejoras a que haya lugar, en periodos cortos.

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

Lee también: Las competencias del gerente de Recursos Humanos del siglo XXI

 Comunicación

Vivimos tiempos de hiperconectividad, inmediatez y saturación de información. Nunca antes había sido tan difícil capturar la atención de las audiencias y de los clientes. Así las cosas, los profesionales tienen que contar con soluciones de comunicación innovadoras y adaptadas a la era digital, tales como:

En efecto, el colaborador deja de ser un simple portavoz de la información para adquirir un rol de catalizador de los procesos de transformación y esta situación le concede la posibilidad de sobresalir por su proactividad y por su capacidad de gestión.

Orientación a la experiencia del usuario o cliente digital

En la actualidad, los clientes están habituados a la conveniencia, inmediatez y personalización que les ofrece el mundo digital. Y en este orden de ideas esperan lo mismo de las empresas con las que deciden interactuar.

Además, la conexión constante de los usuarios y las redes sociales les dan la posibilidad de compartir información en tiempo real acerca de los productos y servicios que han adquirido, ya sea recomendándolos o criticándolos. De esta manera, logran tener un impacto, positivo o negativo, en los mercados.

Lo anterior, obliga a los nuevos profesionales a conocer y comprender la experiencia de la marca de los usuarios digitales, saber interactuar con ellos y así, poder satisfacer sus necesidades y generarles experiencias sorprendentes. Para ello, será necesario que el profesional aprenda a:

Todo esto con la finalidad de estar un paso adelante en lo que al perfeccionamiento de las relaciones, los productos y los servicios se refiere.

Apertura y trabajo en red

Nos enfrentamos a un universo caracterizado por la producción de conocimiento constante y en el que la información, además de ser muy abundante, está en permanente cambio. La expansión de Internet, el surgimiento de nuevas tecnologías y las redes sociales no solo han favorecido la conectividad, sino también la colaboración.

En estas circunstancias surge la necesidad de tener un empleado capaz de encontrar la información valiosa, organizarla y ponerla a disposición de los demás, lo cual lleva a que las organizaciones sean más productivas y eficientes, dada la apertura y el aprovechamiento de la inteligencia colectiva.

Para ello, el empleado tendrá que aprender a trabajar en el entorno digital y con otros equipos. Esto se logra fortaleciendo las siguientes destrezas:

Visión estratégica

Nos encontramos inmersos en un proceso de transformación en el que la tecnología no solo afecta nuestros patrones de comportamiento, sino también las empresas y sus respectivos modelos de negocio. Diariamente surgen nuevos dispositivos, herramientas o plataformas que nos obligan a replantear todos los proyectos en función de este nuevo escenario. En este sentido, hará falta un profesional capaz de comprender las dinámicas y los fenómenos digitales para orientar su organización hacia el éxito.

Desde esta óptica, un trabajador con visión estratégica es aquel que ha logrado adquirir conocimientos acerca de las tendencias de los fenómenos digitales y del impacto que estos pueden tener sobre el modelo de negocio de una empresa.

Entonces tendrá que ser una persona:

También puedes ver: ¿Colaboradores más productivos? Conozca la tecnología PNL para lograrlo

La revolución digital a que nos enfrentamos genera un nuevo escenario que ofrece grandes oportunidades, y de saber capitalizarlas, dependerá que sus organizaciones no se queden rezagadas ante la transformación digital.

En la medida en que dicha transformación no es un asunto meramente tecnológico, sino un tema de reinvención de la cultura organizacional y de las personas, solo será posible de la mano de profesionales competentes, en términos digitales. Y de ahí, la necesidad de contar con colaboradores comprometidos con el aprendizaje y desarrollo de las nuevas habilidades con fines de dar paso a un nuevo ecosistema empresarial.

 

En los últimos años, Barcelona se ha consolidado como un hub de innovación y uno de los centros europeos líderes en proyectos tecnológicos. Con cerca de 1.200 startups, su ecosistema emprendedor pasa por uno de sus mejores momentos.

Silicon Valley, ubicado en el Área de la Bahía de San Francisco, es el hogar de gigantes de la tecnología como Apple, Google y Facebook, y es el hub de innovación más relevante del mundo. Sin embargo, su poder se ha descentralizado y ciudades en diferentes partes del mundo han consolidado su propio ecosistema emprendedor. Barcelona es una de ellas.

Según Startup Heatmap, Barcelona es la tercera ciudad favorita en Europa entre los emprendedores, solo detrás de Londres y Berlín. Esto no es solo una referencia a su conocida calidad de vida, sino que hay datos de inversiones y un número creciente de startups que lo demuestran.

De acuerdo con Crunchbase, una plataforma que reúne información de compañías públicas y privadas, Barcelona es la sexta ciudad de Europa con más startups (1.197). En el primer lugar está Londres (8.974), seguida por París (2.750), Berlín (2.330), Amsterdam (1.542) y Madrid (1.235).

Si bien el número de startups es similar entre la capital española y Barcelona, hay una notable diferencia en cuanto a la inversión que recibieron. En 2018, el capital invertido en la primera fue de 342 millones de euros mientras que la segunda recibió 871 millones de euros, según Dealroom.

Esta cifra ubica a Barcelona como la quinta ciudad europea en cuanto a capital invertido en startups. El primer puesto es nuevamente para Londres, con 4.700 millones de euros, seguida por París (2.350 millones de euros) y Berlín (2.170 millones de euros). El cuarto puesto es para Estocolmo con 920 millones de euros.

Panorama emprendedor

Las startups más conocidas que han hecho de Barcelona su centro de operaciones son: Travelperk —una especie de Booking.com para viajes corporativos—, Glovo —el equivalente a Rappi o PedidosYa en España—, Typeform —una plataforma de especializada en la creación de formularios y encuestas en línea—, entre otras.

Por otro lado, los sectores más atractivos y fortalecidos del ecosistema emprendedor barcelonés, según Dealroom, son: hogar, salud y bienestar, transporte, software especializado, viajes y tecnología financiera, que tienen como modelo de negocio canales como mercados en línea, comercio electrónico, aplicaciones móviles y SaaS (las siglas en inglés de ‘software como un servicio’).

“El ecosistema local está evolucionando y va más allá de aplicaciones móviles o comercio electrónico. Las startups están construyendo productos globales con grandes posibilidades de éxito, lo cual afirma a Barcelona como una plataforma de innovación” dijo Pere Duran, director de 4YFN, una plataforma de negocios organizada por el Mobile World Congress.

Precisamente este evento, el más importante del mundo en lo que se refiere a comunicación móvil y que se realiza en Barcelona desde 1987, publicó un informe en el que, además de recoger la declaración de Duran, llega a cuatro conclusiones sobre la efervescencia del ecosistema emprendedor de la ciudad.

Las razones

1. Crecimiento sin pausa 

Entre Madrid y Barcelona, España sumó más de mil millones de euros en inversión para startups durante 2018 —son 4.115 en total en el país—, lo que la posiciona para convertirse en la próxima ‘Startup Nation’ —así es conocida Israel en este momento—.

2. Un destino para el talento

Barcelona resulta atractiva por su clima y calidad de vida —los costos de alquiler, comida y transporte son más baratos que en Londres o París, por ejemplo—. Además, en la ciudad ya convive talento altamente calificado en tecnología de todas las partes del mundo.

3. Líder europeo

En 2018, 110 compañías de tecnología se mudaron a Barcelona. Una de las razones es el Mobile World Congress —cancelado este año por la crisis del coronavirus y ya confirmado para 2021—, el cual da prioridad de exhibición a los emprendimientos locales. A esto se suma el reciente crecimiento en cuanto a inversión de capital de riesgo.

4. Facilidades de crecimiento. 

La ciudad acoge varias venture capitals, venture builders, incubadoras como Barcelona Activa, aceleradoras como Startupbootcamp, Seedrocket y Conector, espacios de coworking, organizaciones que promueven a la ciudad como hub, congresos de tecnología, escuelas de negocios reconocidas internacionalmente y grandes empresas enfocadas en Big Data.

¿Qué pasa exactamente en los laboratorios de innovación? ¿Cuál es su relación con la tecnología y el emprendimiento? ¿Cómo se han adaptado durante la pandemia? Aquí, la experiencia de tres de ellos: Ruta N, Cámara de Comercio de Bogotá y Universidad EAN.

“La gente cree que la innovación es un tema de moda o una palabra lejana y complicada. Sin embargo, la innovación está aquí para encontrar soluciones prácticas a los distintos problemas y retos de las industrias”, afirma Juan David Castaño, vicepresidente de Fortalecimiento Empresarial de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Los laboratorios de innovación, precisamente, son esos lugares donde las ideas se convierten en soluciones, y también en negocio. No importa cuál sea el sector productivo, los emprendedores reciben una serie de mentorías para madurar sus iniciativas e incluso llegar a prototipos de productos.

Hasta antes de la pandemia, la presencialidad era fundamental para los laboratorios de innovación, ya que ahí se podían encontrar máquinas y software necesarios, y también porque servían como espacios diseñados especialmente para fomentar el networking.

Emprendedores, empresarios, financiadores, mentores e investigadores concurrían para trabajar sobre una idea.

Sin embargo; la cuarentena, decretada en Colombia el 24 de marzo, cambió las dinámicas de los laboratorios de innovación.

Estos han sabido adaptarse y han propuesto nuevos servicios para seguir acompañando a los emprendedores y a las empresas ante este nuevo panorama.

A continuación, la experiencia de tres de estos laboratorios de innovación.

Laboratorio de Innovación. Ruta N.
Medellín

Este laboratorio de innovación, un referente en Latinoamérica, ya traía un proceso de virtualización, el cual se aceleró por la coyuntura.

Trabaja por grupos con un máximo de 5 iniciativas.

La primera fase es una serie de preguntas en el sitio web de Ruta N, con las que se evalúa el nivel de maduración de la idea de negocio y si los servicios de Ruta N pueden responder a las expectativas de los emprendedores.

Después de este tamizaje, se inicia el trabajo en sesiones —llamados internamente como ‘momentos’—. Son cuatro.

  1. La definición del problema: los emprendedores se preguntan por el mercado, por el segmento al que quieren llegar y si su idea resuelve efectivamente un problema.
  2. La propuesta de valor: se hace una validación del mercado y se llega incluso a prototipos —sean materiales o conceptuales—. Para esto se aprovechan cortadoras láser, impresoras 3D, máquinas de control numérico y software de diseño especializado.
  3. Trabajo en las conexiones: este momento depende de la maduración de la idea y se extiende a la búsqueda de aliados, financiación y en algunas ocasiones a otra ronda de validación del mercado.
  4. Presentación de los resultados: aquí es posible que el emprendedor se pregunte si vale la pena seguir adelante con su idea.

“Durante la pandemia hemos virtualizado estas sesiones y nos hemos dado cuenta de que el apetito emprendedor ha crecido. La demanda de los servicios del laboratorio ha sido muy interesante. Para finales de julio habremos acompañado a 86 empresas en la búsqueda de hacer su sueño realidad”, explica Leonor Hidalgo, líder del Laboratorio de Innovación y gerente de Investigación y Desarrollo en Ruta N.

Y agrega: “Hemos identificado que los emprendedores están buscando cómo generar nuevas fuentes de ingreso a través de servicios virtuales, lo que implica repensar muchas cosas: ¿el cliente es el mismo, las tarifas deben cambiar? En este tipo de cuestiones hemos hecho nuestro trabajo”.

Laboratorio de innovación Innovalab
Cámara de Comercio de Bogotá

Desde hace 15 años, la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) ha acompañado a las empresas en la implementación de proyectos de innovación. La experiencia acumulada se materializó con el lanzamiento de Innovalab, su propio laboratorio de innovación, a finales del año pasado. Sin embargo, la pandemia cambió los planes.

“El laboratorio llevaba poco tiempo en funcionamiento cuando surgieron tres grandes retos. En primer lugar, la necesidad de virtualizar todos nuestros servicios. Dos, mostrarle a los emprendedores que la innovación puede ser la respuesta para enfrentar esta crisis: teníamos que inspirarlos. Y en tercer lugar, dado que el horizonte de los empresarios cambió, teníamos que agilizar nuestros procesos”, explica Juan David Castaño, vicepresidente de la CCB.

Los servicios de Innovalab incluyen 3 grandes componentes:

  1. Prospectiva e inspiración
    Este bloque comprende desde boletines de tendencias en innovación para que emprendedores y empresarios estén actualizados, un showroom con ejemplos de cómo la tecnología es un mecanismo para la solución de problemas prácticos en las industrias —por ejemplo blockchain e inteligencia de las cosas— hasta charlas inspiradoras.
  2. Acelerar y conectar
    En Innovalab también se ofrece una serie de entrenamientos gratuitos para emprendedores y empresarios, tanto para acelerar proyectos de innovación como para el desarrollo de competencias. También se ponía a disposición la conexión con el ecosistema emprendedor, a través de distintos aliados en tecnología, innovación e investigación.
  3. Sistemas de gestión de la innovación
    La innovación es entendida como un proceso sistémico y sistemático, por lo que la CCB, en 2010, lanzó un modelo de gestión de la innovación, el cual es certificado por el Icontec.
    Desde entonces han acompañado a 350 medianas y grandes empresas para que incluyan dentro de su estrategia empresarial un proceso de captar ideas de sus públicos y empleados, su revisión, sus pruebas y finalmente su realización.

“Tuvimos una reacción rápida y pudimos virtualizar la oferta de Innovalab. Los boletines se convirtieron en una biblioteca virtual, el showroom se convirtió en un recorrido guiado de inmersión virtual enfocado en cada sector productivo, las charlas se volvieron videoconferencias que a la fecha han llegado a 27.000 personas”, dice Castaño.

Por otro lado, los entrenamientos no se han detenido. Innovalab ha acompañado a 93 proyectos durante la cuarentena, entre los cuales 31 ya tienen desarrollados prototipos y 13 ya han sido vendidos.

Además, agilizaron la certificación de los sistemas de gestión de la innovación. Este proceso normalmente tomaba 9 meses, pero hoy en día se hace en 4 meses.

Te puede interesar: Oficinas sin contacto: el lugar del futuro

Instituto para el Emprendimiento Sostenible
Universidad EAN – Bogotá

Uno de los actores más importantes dentro del ecosistema emprendedor son las universidades, ya que en algunos casos funcionan como preincubadoras de emprendimientos.

Sus investigadores y profesores responden a desafíos de innovación, y sus estudiantes trabajan en el desarrollo de soluciones industriales que se pueden convertir en negocio.

Este es el caso de la Universidad EAN, la cual lleva en su ADN el apoyo a la creación de empresas y se ha especializado recientemente en emprendimientos sostenibles y bioinspirados.

“Buscamos acercar el mundo académico a las necesidades reales de la industria, sin dejar de lado la búsqueda de un impacto social y medioambiental positivo. Esta es la razón de ser del Instituto para el Emprendimiento Sostenible”, dice Juanita Rodríguez, vicerrectora de Innovación de la Universidad EAN.

Este laboratorio de innovación, que desde este año está abierto al público, lanzó el programa EAN Impacta, el cual se divide en 3 bloques.

  1. Descubre (Preincubación)
    Entrenamientos para crear y fortalecer habilidades emprendedoras. Además, los talleres incluyen retos de innovación enfocados en los Objetivos de Desarrollo Sostenible —ODS—, por lo que se abordan problemáticas como el uso del agua y el cambio climático, entre otras.
  2. Construye (Incubación)
    En esta etapa, las ideas de negocio se validan, tanto conceptualmente como en el mercado —se cuestiona a los emprendedores si estas resuelven el problema de alguien, por ejemplo—. Además, se hace una aproximación a temas de sostenibilidad.
  3. Crece (Aceleración)
    El acompañamiento está enfocado en empresas ya constituidas que buscan mejorar sus ventas, encontrar el punto de equilibrio, trazar metas sostenibles con indicadores específicos, entre otras.

Nos trasladamos a una plataforma virtual que ha permitido hacer un mejor diagnóstico y seguimiento de las tareas de mentores y emprendedores. Además, logramos atraer proyectos por fuera de Bogotá que alimentan los ecosistemas emprendedores de las regiones”, explica Rodríguez.

El Instituto para el Emprendimiento Sostenible también decidió ampliar su oferta con programas para enfrentar la crisis por las que pasan las pequeñas empresas.

“Lanzamos el Consultorio para el Comercio Electrónico, el cual busca a apropiar a las empresas colombianas en temas de marketing digital, tiendas virtuales, pasarelas de pago, logística y habeas data. Esto derivó en un seminario en el que 1.200 empresas se están certificando en e-commerce, que se suman a 32 empresas que estamos acompañando específicamente”, dice la vicerrectora.

Y añade: “Creemos que todos los negocios que están naciendo no pueden perder de vista los temas de impacto ambiental y social. Los grandes fondos de capital están migrando hacia este tipo de emprendimientos. Colombia cuenta con una ventaja y es que es un país megadiverso con muchos retos respecto a los ODS. Aquí hay grandes oportunidades de generar empresa y valor”.

Cargando...