La gastronomía sostenible nació como una tendencia que fomenta las buenas prácticas en los procesos de producción, preparación y consumo de alimentos, garantizando la seguridad alimentaria de las poblaciones más vulnerables.

Este programa es liderado por la ONU para el Medio Ambiente, como una tendencia que promueve desde las cadenas de producción el desarrollo agrícola, la seguridad alimentaria, la nutrición, la producción sostenible de alimentos y la conservación de la biodiversidad.

Desarrollo sostenible desde el campo

En Colombia, restaurantes como Brasa Brasil y Balú, implementan la gastronomía sostenible como modelo de negocio.

Brasa Brasil se fundó en 1984 en Bogotá y desde entonces ha transformado el concepto de la gastronomía tradicional implementando una política de sostenibilidad que fomenta la buena gestión de residuos sólidos, el uso eficiente del agua y la energía, capacitación y participación en programas ambientales, y reducción en el uso de productos químicos.

Lee también: Bonos verdes, iniciativas rentables a favor del medio ambiente

Por su parte, el restaurante Balú, ubicado en Cajicá, creó su propia huerta de alimentos con ayuda de pequeños productores campesinos. Sus cultivos son usados para preparar platos exquisitos y libres de pesticidas o químicos nocivos para la salud.

En materia ambiental, ambos restaurantes implementan prácticas como reciclar el aceite usado y reutilizar el compostaje de material orgánico, evitando la generación de desechos contaminantes para el aire y las fuentes hídricas.

Sostenibilidad a nivel global

A nivel global, la el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente junto con la FAO y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) descubrieron a través del estudio “Fortalecer sistemas alimentarios sostenibles mediante indicaciones geográficas”, que agregar etiquetas con la Identificación Geográfica (IG) de los productos que se venden aumenta las oportunidades de compra de los alimentos.

Esta práctica aumentó del 20 al 50% el precio de los alimentos producidos en países como España, Serbia, Estados Unidos, Camerún, Marruecos, Brasil, India y Colombia, ya que el consumidor final asocia estos productos con factores como buen sabor, textura y calidad.

Te puede interesar: Iniciativas de movilidad sostenible que puede implementar en su empresa

Las Naciones Unidas, en alianza con los países del mundo esperan que más compañías, restaurantes y productores agrícolas se unan a esta práctica en pro de la producción de alimentos sostenibles que impulsen la productividad del campo y el desarrollo de la economía sostenible.

El proyecto SENA Emprende Rural nació como un programa que trabaja de la mano de los campesinos colombianos en la gestión de iniciativas productivas desde la capacitación.

Esta iniciativa ha llegado a los 32 departamentos del país impactando desde la formación académica el sector agrícola, pecuario, agroindustrial, forestal, turístico, ambiental y servicios asociados.

El programa ha sido promotor del valor compartido como modelo de negocio para fomentar la sostenibilidad de la vida en el campo, el desarrollo alrededor de la empresa rural y el fortalecimiento de los ingresos de las familias.

En Xposible, reconocemos al programa ‘Sena Emprende Rural’ por llevar la semilla del emprendimiento y la equidad a los lugares más apartados de Colombia.

A través de alianzas estratégicas y comerciales, Racafé apoya a los productores cafeteros en la compra y venta del grano a precios rentables generando calidad de vida, sostenibilidad ambiental y empoderamiento desde los cafetales.

Esta empresa nacional es un ejemplo de las compañías que le apuestan al valor compartido desde la agricultura, ofreciendo valor agregado con asesoría, diseño y acompañamiento de proyectos que impulsan el desarrollo de las familias del país.

En Xposible, reconocemos a Racafé ‘Café Con Sentido’ por aportar al desarrollo sostenible del país promoviendo la comercialización de cafés diferenciados.

Colombia es el segundo productor de panela a nivel mundial después de la India, con exportaciones de más de un millón de toneladas al año, 350 mil familias productoras, generador de 270 mil empleos al año y promotor del 12% de la población rural económicamente activa, lo que convierte a este producto en uno de los más rentables para la región.

Alianzas que construyen país

El campo y la agricultura se han constituido como uno de los sectores más importantes para la economía del país y ante las amplias oportunidades de negocio que ofrece productos nacionales como la panela, nació Heincke, una compañía que le apostó a este derivado de la caña de azúcar para impulsar la productividad y el desarrollo rural.

Fernando Heincke, cofundador de la empresa, explica que “la panela ha jugado un rol vital dentro de Colombia. Es un producto que comparte el mismo clima que el café y es vital para la economía campesina”.

Así mismo, María Paula Guerrero, cofundadora de Heincke, asegura que “el mercado de la panela en Colombia es complicado, porque cuando el panelero ofrece su panela, el comprador le ofrece el precio al que le compra”, desventaja que genera pagos injustos y desigualdades dentro de la comercialización del producto.

Estos retos hacen de Heincke una empresa comprometida con la sostenibilidad, el desarrollo del campesino y la productividad de la tierra con un modelo de negocio que fortalece las alianzas con los agricultores involucrándose en el proceso de producción, comprando el producto final a un precio rentable para las familias que lo elaboran y exportando un alimento de alta calidad.

Para los creadores de Heincke, esta idea de negocio rescata el valor de las producciones agrícolas y respalda el campo colombiano como principal activo para que más familias puedan unirse a este negocio.

“Tenemos el gana gana por parte de Heincke vendiendo un producto premium a un mercado internacional y al campesino, que no tiene que regalar su producto, concentrándose en tener un alimento de excelente calidad y a muy buenos precios”.

Por dar valor agregado y empoderar las cadenas de valor en Colombia, Heincke es reconocida por ser parte de las compañías que cambian la forma de hacer negocios en el país, involucrando en su modelo de negocio estrategias que destacan el talento del campesino.

El sector agropecuario en Colombia es un catalizador de oportunidades para la generación de empleo, el desarrollo sostenible y la calidad de vida.

De acuerdo con Finagro, las comunidades rurales son agentes de cambio para el progreso de la región, por ende, urge la necesidad de fortalecer las alianzas entre el Gobierno y las empresas privadas.

Colombia es uno de los siete países del mundo que alberga más de la mitad de la tierra para la producción agrícola junto con naciones como Angola, Congo, Sudán, Argentina Bolivia y Brasil; lo que convierte a la región en un excelente promotor de la ruralidad incluyente y sostenible.

Algunas empresas colombianas que generan impacto social, nuevas oportunidades y transformación en Colombia son Coocampo Verde y Nutrifuturo S.A.S.

Coocampo Verde, alianzas para el desarrollo familiar

Coocampo Verde es una organización conformada por familias campesinas del departamento de Boyacá, que unieron sus esfuerzos para crear una cooperativa que les permitiera a los productores de leche ofrecer un producto de calidad y que cubriera la demanda de las grandes comercializadoras.

Lee también: Gastronomía sostenible, el camino hacia la productividad del campo

Hoy, esta alianza permite que los productores vendan más de 8.000 litros de leche al día, generando empleo, mejorando la economía y las condiciones de vida en la región.

De acuerdo con Arturo Vega, gerente de Fincomercio, Coocampo Verde entendió que “la mejor forma de obtener clientes para vender sus productos es unirse y trabajar de la mano para ofrecer la calidad y la cantidad demandada por las grandes comercializadoras”.

Alimentos sanos con Nutrifuturo S.A.S

Pensando en el bienestar de sus consumidores, la empresa Nautrifuturo S.A.S nacida en Itagüí, Antioquia, produce cereales a base de ñame, café, quinua, garbanzos y lentejas, alimentos saludables libres de conservantes y desarrollados en Colombia.

Esta empresa nacional tiene presencia en Chile, Uruguay, Brasil, Perú, Curazao y Corea del Sur, generando oportunidades de empleo, involucrando al campo colombiano, innovando con tecnología y productos sanos para el bienestar de sus consumidores.

Conexión entre negocios rurales

 

Uno de los eventos nacionales que facilita la conexión entre pequeños, medianos y grandes productores agrícolas es AgroExpo, un espacio que fortalece alianzas estratégicas y comerciales en la región.

En su más reciente versión, AgroExpo reunió a 600 expositores y a 15 países representados por delegaciones y empresas de Austria, Brasil, China, Corea, Cuba, Ecuador, Estados Unidos, Francia, Italia, España, Polonia, Portugal, Taiwán y Turquía.

Te puede interesar: Heincke, la compañía que impulsa el desarrollo rural

Andrés Vargas, jefe de proyecto de Agroexpo, aseguró que esta edición contó con un cierre exitoso, pues “se logró una asistencia cercana a los 200 mil visitantes, reunimos a los más importantes compradores nacionales e internacionales, lo que sin duda generó una plataforma de acercamiento de negocios que cerró sobre 35 millones de dólares de expectativas de negocios que se realizaron en los stand durante la feria, adicional a los 4.1 millones de dólares de la rueda de negocios”.

Los negocios del campo colombiano han demostrado a través de su competitividad ser una oportunidad para el desarrollo económico, social y ambiental del país, por ende, urge consolidar proyectos en alianza con el sector privado, universidades, centros de investigación y otros actores de la sociedad para hacer de Colombia un país con progreso rural.

Unir el talento, la conservación de la biodiversidad en el campo y la producción de frutas nativas de Colombia para impulsar el desarrollo rural, hacen parte de los esfuerzos de Alejandro Álvarez CEO y fundador de Selva Nevada, organización que a través de la elaboración de helados artesanales en alianza con comunidades campesinas e indígenas, aporta al crecimiento de Colombia.

Alejandro Álvarez compartió a través de nuestro Facebook Live sobre Emprendimiento y desarrollo rural: aliados para el cambio en Colombia, algunas iniciativas que ha liderado para aportar a la calidad de vida de las familias rurales del país.

Durante nuestro evento, el experto brindó herramientas y recomendaciones para que emprendedores, pequeños, medianos y grandes empresarios conozcan e implementen en sus modelos de negocio acciones para lograr una sociedad más equitativa, con mayores oportunidades de crecimiento económico, empleo e inclusión de comunidades campesinas e indígenas en las cadenas de producción.

Perfil del invitado

Alejandro Álvarez, CEO de Selva Nevada

Profesional en Economía y Finanzas, con Maestría en Desarrollo Rural y Maestría en Gerencia Ambiental, emprendedor de negocios de impacto social y ambiental. Asesor en procesos de fortalecimiento organizacional y empresarial a organizaciones de pequeños productores en zonas rurales, y en su vinculación en cadenas productivas. CEO y fundador de Selva Nevada.

Cargando...