3 distritos creativos colombianos que potencian la cultura


Colombia cerró el 2019 con cuatro Áreas de Desarrollo Naranja (ADN). ¿Qué otros distritos creativos están en el panorama?

Inicio Innovación 3 distritos creativos colombianos que potencian la cultura Publicado el: 2 de noviembre de 2020

Colombia cerró el 2019 con cuatro Áreas de Desarrollo Naranja (ADN), espacios geográficos que buscan incentivar y fortalecer las actividades culturales y creativas. ¿Qué sucede específicamente en estos lugares? ¿Qué otros distritos creativos están en el panorama? Aquí te mostramos tres casos:

Barrio Abajo
Barranquilla

“Aquí se puede palpar el ADN de la ciudad”, afirma María Teresa Fernández, secretaria de Cultura, Patrimonio y Turismo de Barranquilla. Cocinas ancestrales, juegos tradicionales, manifestaciones del carnaval, grupos de cumbiamba que ensayan en las calles y arte urbano convergen en las 79 manzanas —82 hectáreas— que conforman Barrio Abajo.

De hecho, este es uno de los primeros distritos creativos en el país en recibir la declaratoria como Área de Desarrollo Naranja (ADN), una estrategia del Gobierno para promover oportunidades de empleo y emprendimiento para los actores del sector cultural y creativo, así como para el desarrollo social y económico de las ciudades.

“Esta declaratoria nos permite fortalecer a Barrio Abajo en varios aspectos. Por un lado, se está renovando el espacio urbano. Por otro, se están construyendo unas reglamentaciones para ser presentadas ante el Concejo de Barranquilla para que los emprendimientos creativos que se asienten ahí reciban una serie de beneficios tributarios”, explica Fernandez.

Ubicado junto al Centro Histórico, es el barrio más colorido de la ciudad: las fachadas de sus casas y los murales que se encuentran en el Par Vial de la carrera 50 le dan el aspecto de una galería a cielo abierto. Además, es hogar del Museo del Carnaval, inaugurado en diciembre de 2019.

Otras infraestructuras culturales en funcionamiento son: la Antigua Intendencia Fluvial, sede de la Secretaría de Cultura y de una galería de arte; la Plaza de la Aduana, donde está la Biblioteca Piloto del Caribe; el Parque Cultural del Caribe y dos sedes del Sena: hotelería y turismo, e industrias creativas.

“Asimismo, están en construcción el Museo de Arte Moderno, la Fábrica de Cultura y la restauración del Edificio de Coltabaco. Al final del cuatrienio, Barrio Abajo, uno de los distritos creativos orgánicos, estará fortalecido, protegido y además será una referencia turística para vivir de lleno la experiencia cultural de Barranquilla”, concluye la secretaria.

Te puede interesar: 3 laboratorios de innovación que le han hecho frente a la pandemia

La Licorera
Cali

Con una inversión de 15 mil millones de pesos por parte del Gobierno Nacional y 4.500 millones por parte de la Gobernación del Valle del Cauca, en marzo de este año se oficializó la declaratoria de La Licorera —las antiguas bodegas de la Industria de Licores del Valle— como una nueva ADN.

Ahora bien, la primera fase del proyecto está en funcionamiento desde diciembre de 2019, cuando se inauguró el Centro de Danza y Coreografía: seis salones de ensayo con capacidad para 240 bailarines, un centro de acondicionamiento físico para 100 personas, un espacio polivalente para 1.200 personas y un espacio de exhibición.

El Valle del Cauca danza al ritmo de la salsa, el ballet, el folclor, y este espacio va a fortalecer todos esos procesos. Siguen en construcción una zona de restaurantes, una media torta y un gran espacio público integrado al río”, explica Consuelo Bravo, exsecretaria de Cultura del departamento y actual directora de Incolballet.

La Licorera, un bien patrimonial de interés cultural municipal, está estratégicamente ubicado, ya que se integra con otros proyectos de desarrollo —Corredor Verde, Parque Lineal del Río Cali, y los proyectos de renovación urbana El Hoyo y El Piloto— que impactan positivamente a 89 barrios de esta capital.

El ADN La Licorera tiene otros dos componentes en la mira: un Museo Afro y Centro de Documentación —una propuesta del Ministerio de Cultura— y las fábricas culturales para emprendimientos artísticos, patrimoniales y turísticos.

“Se visualiza también un centro de producción audiovisual, uno gastronómico (cocinas tradicionales) y otro de innovación”, dice Bravo.

Las fábricas culturales están en proceso de estructuración —estudios y diseños con recursos del Sistema General de Regalías— y tendrán beneficios de diferente tipo: impuesto predial, exención de un porcentaje del impuesto generado por la compraventa de inmuebles, exención del impuesto de delineación urbana y beneficio de obras por impuestos.

Lee también: ¿Por qué las start-ups deberían enfocarse en ser ‘camellos’ y no ‘unicornios’?

Bronx Distrito Creativo
Bogotá

San Felipe. Chapinero. Usaquén. Centro Internacional. La Playa. Candelaria–Santa Fe. Teusaquillo. La 85. Parque de la 93. Fontibón. Distrito de Ciencia, Tecnología e Innovación (DCTI). Bronx. Estos son los 12 distritos creativos identificados, delimitados y reconocidos por la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte en la capital colombiana.

Nueve de ellos, los primeros, son de tipo espontáneo, es decir, ahí se han concentrado orgánicamente actividades creativas. Los otros tres, los últimos, son distritos inducidos o impulsados hacia una vocación cultural y artística.

Todos estos territorios ya cuentan con el acceso a los incentivos tributarios y normativos del orden distrital.

“Ahora bien, para que sea oficial la declaración de estos doce territorios como Áreas de Desarrollo Naranja y sean receptores de los incentivos del orden nacional, se está tramitando el proceso para su reconocimiento jurídico, a través de un decreto distrital”, explica Mauricio Agudelo, asesor de despacho en la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte.

El caso del Bronx es particular, no solo por ser un distrito creativo inducido.

“Este territorio ha estado en el olvido por años y merece una segunda oportunidad. Queremos que la Bogotá del futuro irradie, desde su centro, ideas que se conviertan en oportunidades y permitan reconocer que la creatividad es un bien latente y tangible”, dice Adriana Padilla, directora de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño.

Este proyecto, liderado por la fundación, es clave en la transformación de la ciudad.

Se contempla, entre otros, restaurar la antigua Facultad de Medicina de la Universidad Nacional, hoy Batallón de Reclutamiento, y el Antiguo Laboratorio de Minas de la Nación —‘La Flauta’—. Además, se construirá una edificación dedicada a la economía creativa.

El Bronx recogerá el potencial creativo del centro, donde ya hay 2.120 empresas del campo cultural, 926 en la localidad Los Mártires, donde está ubicado, y contribuirá para que la economía creativa supere el 5,3% de aporte al PIB de la ciudad que ostenta actualmente”, añade Padilla.

*Foto: Bronx Distrito Creativo.
Cortesía Flaurette Ardila / Fundación Gilberto Alzate Avendaño.