La compañía colombiana Floresa, que fabrica industrialmente distintos productos de aseo, creó un modelo innovador que evita incorporar plásticos de un solo uso en su operación y aminora sus costos hasta en 70 por ciento.

Omnipresentes, viajan de las playas de Indonesia a las profundidades del océano Ártico, surcan el mar hasta llegar al Caribe, ascienden cumbres montañosas y escalan también la cadena alimenticia hasta desembocar en nuestros alimentos… Los desechos plásticos están donde se mire y también donde la mirada humana no llega fácilmente: 99 por ciento de las aves marinas han ingerido algún tipo de plástico, según el Programa de la ONU para el Medio Ambiente. Desde el Eje Cafetero, Floresa, una empresa de aseo colombiana, le apuesta a cambiar este panorama.

“En esa época, hace cuatro años, quisimos tener un hijo con mi esposa y eso me cambió. Ya no pensaba solo en mi vida, estaba pensando en la próxima generación y qué le iba a dejar”, dice Luis Flórez, gerente de Floresa. Desde Dosquebradas, en Risaralda, el empresario cuenta que, tras asumir las riendas del negocio familiar hace siete años, encontró el modo de fusionar economía, medio ambiente y calidad en su operación. 

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

Lee también: El futuro será sostenible o no será

La idea de renovarse empezó por la necesidad de bajar sus precios para competir directamente con las líneas de aseo de las cadenas de hard discount. En sus investigaciones, Flórez encontró que el envase de polietileno de sus productos representaba alrededor del 60 por ciento de su costo de venta al público, lo que equivale a cerca de 2.000 pesos colombianos. Eliminarlos era, entonces, un paso natural.

En ese proceso, los sachets emergieron como una primera opción. Sin embargo, los vastos y nocivos efectos ambientales del plástico reversaron esa idea. Floresa no quería reforzar un escenario en el que, según un informe del Foro Económico Mundial, si las tendencias de consumo actuales se mantienen, el mar tendrá más plástico que peces en 2050.

¿Qué hacer?

“Cuando tienes una crisis, la economía toca fondo y los mercados se paran, solo queda dejar de pensar y de llenarse de miedo, porque el miedo paraliza, para dedicarse a crear”, asegura Florez.

Así, hace poco más de un año, nació el programa Floresa llena tu tarro, que fue galardonado en la versión más reciente de los reconocimientos Xposible Colsubsidio 2020, realizados virtualmente el pasado noviembre. 

¡Únete a nuestra comunidad en LikedIn!

Puede interesarte: Reconocimiento Xposible Colsubsidio 2020: estas fueron las empresas galardonadas

Su funcionamiento es sencillo, pero potente: los clientes llevan un tarro plástico vacío de cualquier tipo a uno de los siete puntos de acopio —3 en Armenia, 2 en Pereira y 2 en Dosquebradas—, donde pueden adquirir, por una tarifa especial, los productos de aseo previamente acondicionados en otros envases reusados.

“La gente llega con una caja de tarros, que antes no valía nada, nos la deja y nosotros le llenamos la caja con nuevos productos en envases reusados en cinco minutos. Además, los clientes pueden recibir una reducción de hasta 70 por ciento sobre el valor de la compra”, explica Florez.

Este programa exige un proceso de limpieza y desinfección profundo, en el que los envases plásticos entran en cuarentena, se esterilizan y son sometidos a pruebas microbiológicas cada cierto tiempo. Por eso, los productos ya están listos para ser entregados a los clientes y no son envasados ni reenvasados directamente en los tarros que traen.

“Para mí es indiferente qué tipo de envase sea porque yo los proceso de la misma manera. Tú me traes un tarro y yo te entrego uno lleno previamente acondicionado”, agrega el Gerente.

Te recomendamos: 48 millones de litros de agua limpia ha dejado P&G en Colombia

Con esta apuesta, que logró certificarse con el Invima, Floresa ha dejado de producir y desechar 15.000 envases de productos de limpieza mensualmente. “Es un volumen de desperdicios plásticos inmenso, que no cabe en un camión, genera problemas para los vertederos y crea una montaña de desechos que no se va en 400 años” dice Flórez.

Como tantas otras iniciativas, Floresa llena tu tarro debió adaptarse a la nueva realidad creada por la pandemia de COVID-19 para sobrevivir. Lograrlo exigió regular el aforo de personas presentes en los puntos de acopio, que anteriormente brindaban servicios de sala de espera y cafetería, y crear una nueva línea de domicilios, en la que los clientes indican por Whatsapp la cantidad de envases que tienen y los productos que quieren adquirir, y Floresa les lleva el pedido hasta su puerta.

“A la gente le gusta más ver el proceso de recarga porque es más atractivo, pero con la pandemia eso se restringió y esa magia se perdió. Antes se había convertido en un paseo, venía toda la familia y el papá orgulloso le mostraba a su hijo que estaba devolviendo un envase”, explica Flórez, quien espera que la segunda tanda de franquicias de la compañía se instale en Bogotá, Cali o Medellín.

Mutar para sobrevivir no fue algo nuevo para la empresa. Ya lo había hecho 21 años antes, cuando Floresa vivió de primera mano los efectos económicos del terremoto que azotó al Eje Cafetero en enero de 1999.

Ese pasado y la ilusión de crear un mejor futuro derivó en que Floresa decidiera hacer negocios y simultáneamente hacer el bien, entendiendo el impacto beneficioso que su operación puede tener en su entorno más cercano e incluso en mares lejanos.

“Como empresa estamos en un sitio en el que tenemos mucha responsabilidad y a mí me interesa llegar a la masa para generar un verdadero impacto, por eso entrego los mejores precios. Yo no hice esto para enriquecerme, sino para que la gente vea que el tema ecológico no es más caro, sino que trae ahorros y permite cambiar su forma de vida y de consumo”, concluye.

Con su programa ‘Agua limpia para los Niños’, P&G ha llegado a las regiones más olvidadas del mundo y ha llevado el poder de una planta de tratamiento en un sobrecito de 4 gramos. Esta es su historia de éxito y RSE.

A orillas del río Tutunendo, en el Chocó (Pacífico colombiano), dos niños de 3 y 4 años, se enfermaban tres veces a la semana y no podían ir a estudiar. Luego de que, en su casa y en su colegio, recibieron el purificador de agua que les provee P&G, pasaron a enfermarse dos veces en un periodo de seis mesesdestaca Mónica Fernández de Soto, gerente de Comunicaciones y Asuntos de Gobierno de la multinacional.

“Este ha sido uno de los casos que más me marcó. Los datos salieron del análisis de impacto que hicimos”, añade. “Nuestro programa es muy robusto: llega a las comunidades más vulnerables, impacta la salud de los niños, su entorno educativo, y también a las mujeres que -en muchos de los casos- son quienes buscan el agua para cocinar y son las cabezas del hogar”, asegura.

¿Qué hace el purificador de P&G?

El purificador es un polvo dentro de un sobrecito de 4 gramos, que limpia hasta 10 litros de agua sucia en media hora. ¿Cómo funciona? “Metes el agua sucia en un balde, le echas el polvo, lo revuelves en un mismo sentido por 5 minutos, luego lo dejas reposar otros 5 minutos, se cuela con una camiseta o una tela de algodón (como el café) y, después de eso, se deja reposar nuevamente por 20 minutos. Al cabo de este tiempo, el agua ya es apta para nuestro consumo”, explica Mónica, responsable del programa en Colombia.

En promedio, una familia de 4 personas debería consumir 10 litros de agua al día. Para lo que alcanza un sobrecito del purificador. Cabe aclarar que este polvo no desaliniza ni le quita el petróleo al agua contaminada.

¿Quieres ver más historias sobre innovadores? Visita nuestra sección de innovación

¿Cómo se creó este producto al interior de P&G?

Procter & Gamble cuenta con cerca de 8.000 profesionales con estudios académicos de PhD, encargados de sus áreas de Investigación y Desarrollo en todo el mundo. En 2004, uno de sus investigadores en Reino Unido buscaba que el agua que botan las lavadoras en los ciclos finales, se pudiera reutilizar en otro ciclo, limpiándola de alguna manera.

“Y en uno de esos experimentos descubrió que el agua no solo se limpiaba, sino que quedaba 99,9 % libre de bacterias y apta para el consumo humano”, explica la gerente, quien añade “nosotros no nos lucramos en absoluto de este programa, lo donamos a través de instituciones aliadas”.

¿Desde cuándo están en Colombia?

En 2009, durante la emergencia nacional a causa de las inundaciones que dejaron las aguas lluvia, P&G decidió apoyar con el purificador para que estas aguas se aprovechen. Y, a partir de entonces, siguieron atendiendo las emergencias en Colombia hasta 2015.

“En ese momento, decidimos implementar el programa de manera permanente en el país y escogimos a la Fundación Juego y Niñez para distribuirlo en algunas zonas del país”, cuenta Mónica Fernández de Soto.

Actualmente, y a través de aliados como el ICBF y United Way, P&G distribuye los sobrecitos del purificador a familias, colegios y hogares comunitarios en Bolívar, Sucre y Chocó. También han atendido a la población vulnerable de la frontera con Venezuela.

¿Conoces a las otras empresas que fueron reconocidas en 2020 por su impacto social? Mira el video del reconocimiento Xposible en esta categoría

La agenda de ciudadanía corporativa de P&G

Ética y Responsabilidad Corporativa, Diversidad e Inclusión, Sostenibilidad Ambiental, Equidad de Género, e Impacto a la comunidad son los cinco pilares de la agenda de ciudadanía corporativa de la multinacional.

Frente al tema ambiental, P&G tiene la meta que, para 2030, todas sus plantas de producción y oficinas generen cero residuos a rellenos sanitarios. En Colombia, su planta de Medellín y las oficinas en Bogotá ya cumplieron este indicador.

Respecto al pilar de Diversidad e Inclusión, tienen claro que sus consumidores son tan diversos como los productos que deben ofrecer, una idea que se gesta al interior de la compañía misma.

Internamente, P&G garantiza el 50-50 en todos las funciones de la compañía. Su pipeline se llama ‘Growth from within’, una carrera desde adentro para reclutar más mujeres. “Con nuestras marcas, queremos generar movimientos que hablen de los temas de equidad de género y compartir la carga en el hogar. Por lo general la mujer consumidora es la que compra en la casa, por eso es tan importante para nosotros”, asegura la gerente de Comunicaciones.

Y en cuanto al Impacto a la comunidad cuentan con varios programas para acabar con la deserción escolar, y a este pilar es al que pertenece también su programa de Agua Limpia para los Niños, pero su impacto recorre a todos los pilares de la agenda de ciudadanía de la multinacional.

“Impacta a las mujeres que son las que recogen el agua con la que alimentan a su familia; favorece a la educación porque la enfermedad más común en niños, después de las enfermedades respiratorias, es la diarrea. Y al tener el agua limpia, los niños se van a enfermar menos, van a ir más al colegio. Y logramos romper este ciclo”, afirma Mónica.

Este purificador está disponible en Amazon, pero “lo vendemos exactamente al mismo precio que nos cuesta a nosotros producirlo”, concluye la vocera.

*Foto: Cortesía P&G

Tú también puedes hacer parte de Xposible, la iniciativa de Colsubsidio, caja de compensación, para crear una gran comunidad que entrega contenidos de valor, experiencias y herramientas al público empresarial.

Es una plataforma digital de conexión empresarial, en la que articulamos a las empresas del país. Esta comunidad se basa en la transmisión de conocimiento, la conexión a través de alianzas y el reconocimiento de las mejores prácticas para transformar el ecosistema de negocios en Colombia.

¿Quieres saber más sobre los reconocimientos? Aquí puedes encontrar lo que representan

A partir de tres grandes ejes temáticos, sostenibilidad, innovación y productividad, promovemos discusiones de valor, espacios de transmisión de conocimientos, ruedas de oportunidades y, en general, una red al servicio de los empresarios colombianos.

Además, al unirte a Xposible – Colsubsidio puedes hacer parte del evento de reconocimiento, en el que se exalta a las empresas con programas de transformación para el país. Para estar al tanto de nuestras novedades, suscríbete a nuestra lista de correos.

Por lo pronto, te invitamos a registrarte en el evento de reconocimiento Xposible 2020, que se llevará a cabo el 5 de noviembre de 2020.

La comunidad empresarial de Colsubsidio, Xposible, nació en 2018 con el propósito de promover y visibilizar acciones sostenibles que fortalezcan los negocios y simultáneamente construyan un mejor país. Uno de sus tres pilares, los reconocimientos Xposible – Colsubsidio, son un megáfono para algunos de estos programas exitosos e inspiradores.

Un camino potente para alcanzar un fin común: la sostenibilidad empresarial puede cambiar positivamente las realidades de Colombia. Con ese convencimiento, en 2019, surgieron los reconomientos Xposible para responder a la “necesidad de visibilizar las acciones positivas que desde distintos sectores y compañías le apuestan a transformar el país desde lo económico, lo social y lo ambiental”, explica María Camila García, líder del proyecto.

Para llevar a cabo sus objetivos, Xposible busca consolidar una comunidad empresarial a través de tres pilares fundamentales: el conocimiento, en el que se brindan herramientas prácticas y contenidos de calidad para que cualquier compañía se pueda gestionar desde la sostenibilidad; la conexión, que le apuesta a la creación de alianzas al interior del sector empresarial; y los reconocimientos anuales, que destacan públicamente algunos programas concretos que pueden motivar al resto del ecosistema a sumarse al barco del capitalismo consciente y el valor compartido.

Lee también: El futuro será sostenible o no será

“Las buenas historias merecen ser contadas y eso es lo que hacemos: contar las historias de quienes reconocemos porque queremos inspirar a otros a que también materialicen sus ideas en acciones buenas, innovadoras e inteligentes, que le aportan al país”, dice García.

En su primera versión, la de 2019, estos reconocimientos se entregaron a 12 empresas que fueron seleccionadas tras una investigación juiciosa en distintos sectores económicos y con la asesoría de voces expertas en estos temas. De esta manera, el incentivo de Xposible —para los proyectos empresariales es difundir su historia a través de minidocumentales, artículos, entre otros, para que puedan llegar a más personas.

“Muy poco de los recursos de un programa quedan asignados a divulgarlo, y la divulgación es sumamente importante porque permite que los grupos de interés lo conozcan, cuiden, mantengan y promuevan. Nosotros queremos ser esa voz, buscamos ser un micrófono para las empresas que lo están haciendo bien. Por eso, durante un año movilizamos su comunicación a través de nuestros canales”, agrega la líder de Xposible.

Te recomendamos: Estas fueron las empresas reconocidas en el 2020

Este 5 de noviembre se entregará la segunda versión de los reconocimientos Xposible, que este año tuvo que superar retos de comunicación importantes debidos a la pandemia. A pesar de esto, se logró una convocatoria pública, abierta a empresas de todo el país, que alcanzó 200 postulaciones. A partir de ellas, y sobrepasando obstáculos de comunicación y disponibilidad en varios casos, Xposible logró construir las 12 historias que serán reconocidas en 2020.

“Se trata de hacer negocios haciendo las cosas bien. La sostenibilidad es el camino y la estrategia para superar este momento. Creemos profundamente que es hora de comprometernos de lleno con la sostenibilidad, y por eso nace esta comunidad empresarial , para tener herramientas de valor que permitan a cualquier empresario unirse, inspirarse y hacerlo realidad”, concluye García, quien asegura que para el futuro Xposible busca expandir aún más sus reconocimientos para poder exaltar la labor de más de 12 programas en diversas categorías.

Reconocimientos Xposible: una mirada a los programas de 2019

Los reconocimientos de la edición anterior se materializaron en videos que muestran no solo la visión de los líderes, CEO o empresarios, sino también la de las comunidades beneficiadas en el territorio.

Entre los proyectos reconocidos se encuentran diversas maneras de gestar el bien común: la venta internacional de panelas para dignificar el trabajo campesino, la creación de una ruta que lleva el cine a comunidades apartadas del país, el fortalecimiento de conexión de red en zonas remotas, y la distribución de helados con frutas nativas, que beneficia a 500 familias en 11 territorios rurales.

Cargando...