El cuidado del planeta e intercambio cultural: las propuestas sostenibles del sector turístico para los viajeros con miras a recuperar un sector golpeado por la pandemia. 

La crisis mundial vivida en el 2020 a causa de la pandemia del virus covid-19 puso en jaque varios de los sectores industriales que gozaban de éxito. El turismo está dentro de los más afectados. Dadas las restricciones de movilidad, el cierre de atracciones turísticas y las regulaciones fronterizas en varios países del mundo, ahora busca opciones sostenibles y comunitarias para recuperarse.  

Aunque el inicio de las vacunaciones masivas sea una luz de esperanza para el sector, la crisis fue un llamado a la reinvención de muchos procesos que deben adaptarse a la nueva realidad y buscar principios de sostenibilidad con el principal objetivo de mitigar una situación de riesgo mundial existente y las posibles variaciones a futuro. 

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

En Colombia, la crisis turística representó una pérdida de 20,1 billones de pesos, lo que representa el 1,5 por ciento del PIB nacional del año anterior. Esta cifra se repite en casi todos los países: por ejemplo, en España se registró una caída del 69% del PIB turístico del país, así como la pérdida de 327 mil empleos del sector.  

Puedes leer: El ecoturismo como respuesta a la crisis después de la pandemia

Para hacer frente a esta situación, la Organización Mundial de Turismo (OMT) presentó una guía para la recuperación del sector turístico, en la cual además de presentar temáticas como la articulación con organismos de salud como la OMS y la adopción a restricciones, hizo énfasis en la relación del turismo con el planeta, las personas y prosperidad

Colombia, un paraíso para el turismo sostenible 

En Colombia, Josefina Klinger, Directora de Corporación Mano Cambiada, ha sido reconocida por el diseño de experiencia de ecoturismo comunitario alineadas con la sostenibilidad en el Pacífico colombiano.

Klinger señala algunos de los retos del sector frente a la nueva normalidad, pues “los viajeros del mundo están cambiando su forma de viajar; cada día buscan lugares con experiencias trascendentales, una combinación entre la cosmovisión de los anfitriones y la naturaleza en buen estado. Allí hay una gran oportunidad para diseñar viajes para un tipo de nicho especial”

Así mismo, apunta que “con la pandemia, la humanidad tuvo forzosamente que interiorizar el valor de la vida, y reconocer la necesidad de volver a lo simple. El turismo es una gran herramienta para incentivar procesos en los que se cuide el planeta, se conozcan y respeten las culturas y las distintas formas de vida. No cabe duda de que los viajeros con esta tendencia aumentarán”.

Si te interesa el tema, mira el video del Foro “Retos y perspectivas de la industria turística y el entretenimiento en Colombia” 

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

En esta nueva ola de pensamiento sobre qué ofrecer para el turista y cómo hacer turismo, se evidencia la necesidad de legislar sobre el tema y generar herramientas que permitan hacer alianzas público-privadas para estimular propuestas que agreguen un valor de sostenibilidad al turismo. 

De acuerdo con Klinger, “es una gran oportunidad para que los territorios se fortalezcan y encuentren en el turismo una alternativa productiva”. Por esto, recomienda estos tres aspectos para tener en cuenta a la hora de elegir sus destinos a los viajeros que se animen a salir a pesar de la pandemia o durante los procesos de vacunación: 

    1. Apoyar comunidades vulnerables, indígenas, campesinas o que propicien intercambio cultural, sin duda hará de la experiencia de viaje inolvidable.
    2. En caso de preferir viajes a zonas tradicionales del turismo mundial, optar por hoteles u operadores turísticos con políticas ambientales fuertes.
    3. Elegir actividades que favorezcan y preserven los recursos de cada región

Afirma además que “al invertir con generosidad por parte del Estado y privados en el cuidado del planeta, se genera un beneficio compartido, pues hoy más que nunca la pandemia dejó en evidencia la desigualdad. En un escenario futuro del sector, no habrá tolerancia por destinos turísticos en donde la pobreza y la explotación de recursos habiten en el mismo lugar”

Colombia es el segundo país más biodiverso a nivel Latinoamérica después de Brasil, según el Centro de Monitoreo de Conservación del Medio Ambiente de la ONU y ha sido un atractivo turístico a nivel internacional por su diversidad cultural, riqueza en fauna y flora, y la variedad en actividades de aventura que ofrece.

Estas características han permitido generar oportunidades de empleo y un fortalecimiento de la economía nacional. De acuerdo con ProColombia, el ecoturismo es una modalidad de turismo sostenible que ha sido aprovechada por pequeñas y grandes empresas para atraer turistas nacionales y extranjeros que desean conocer las riquezas del país.

También te puede interesar: Gastronomía sostenible, el camino hacia la productividad del campo

Este modelo de negocio se ha transformado en una fuente de empleo, conservación de ecosistemas y protección de los hábitats a través de las comunidades del territorio nacional. Actualmente, Colombia cuenta con 10 destinos turísticos sostenibles con certificación de calidad turística emitida por ProColombia:

Prácticas sostenibles a nivel internacional

Las ciudades han encontrado en el turismo una oportunidad para impulsar sus economías y fomentar la protección de los recursos naturales. Estas son algunas capitales mundiales que han implementado prácticas sostenibles:

Nueva York atrajo para el 2016 alrededor de 60 millones de turistas y en la búsqueda de promover la sostenibilidad y la protección del medio ambiente, la ciudad fomenta la agricultura urbana como una estrategia que incentiva la producción de alimentos sanos y la educación ambiental.

Un ejemplo de estas prácticas es el emprendimiento liderado por Gwen Schantz, cofundadora de Brooklyn Grange, un huerto ecológico ubicado en un tejado de Nueva York que produce alimentos, agrega zonas verdes a la ciudad, refresca el aire, produce oxigeno limpio, retira el dióxido de carbono, emplea técnicas de la agricultura ecológica, recolecta agua lluvia reutilizable e incentiva a la población a aprender sobre estas prácticas sostenibles para aplicarlas en su cotidianidad.

Fuente: ONU.

Ámsterdam creó un programa para transformar a la ciudad en una metrópolis verde. Para lograrlo creó cuatro pilares que brindan a los turistas la oportunidad de respirar aire limpio, movilizarse de forma segura y con cero gases contaminantes:

Entre tanto, países como Dinamarca recibieron en el 2018 un total de 27.4 millones de turistas según la Red de Oficinas Económicas y Comerciales de España en el Exterior. Copenhagen, su capital, se ha caracterizado por preservar sus espacios públicos y la calidad de vida, posicionándose como “La ciudad de la gente”.

Hoy ha impulsado el turismo responsable en zonas rurales y urbanas unificado esfuerzos para generar ciudades limpias, recuperando vías fluviales e instalando corredores verdes para sus habitantes y turistas.

Así como estas ciudades han implementado acciones a favor del turismo sostenible, Colombia no se queda atrás en la búsqueda de acciones para consolidarse como una potencia mundial en este sector. Te invitamos a conocer en Xposible qué se ha hecho para impulsar el desarrollo ambiental, económico y social en Colombia.

Cargando...