El rol de las tecnologías como vehículo de transformación es la motivación más importante para cerrar las brechas en este sector. Esa es también una de las metas de Oracle Colombia.

Oracle en Colombia ha sido el espacio que recibe y acompaña desde las empresas pequeñas hasta aquellas que tienen un enfoque global. A través de las Cloud Solutions, aporta a la modernización, innovación y liderazgo de las compañías.

Su rol en el proceso de transformación digital del sector productivo en país ha sido determinante, al punto de ser protagonista en el cierre de brechas digitales que desde diversos sectores se aborda actualmente. Fabiano Matos, gerente Oracle Colombia y Ecuador, conversó con Xposible – Colsubsidio sobre el proceso que las organizaciones pueden llevar a cabo para aportar al desarrollo desde la tecnología.

Xposible Colsubsidio: ¿Cómo desde la gestión empresarial inciden en el cierre de brechas digitales?

Fabiano Matos: Acortar las brechas digitales es un asunto que concentra nuestra atención tanto al interior de la organización como al exterior. Creemos que el acceso a la tecnología democratiza. En ese sentido, la sociedad accede a servicios y productos de una manera más equitativa. Por ejemplo, los niños en zonas rurales pueden acceder a la misma información y cursos que los estudiantes en grandes ciudades. Otro ejemplo, las plataformas y soluciones para las Pyme o para emprendimientos pueden ser las mismas que usan las grandes organizaciones. Aquí la conexión a internet y la nube hacen posible que estos negocios puedan usar las mismas tecnologías solo dependiendo del consumo y no del producto.

Te puede interesar: “Hemos contratado a más de 1.700 personas, apoyándonos en herramientas digitales”: Constanza Danae

También es muy importante la capacitación y la formación en habilidades digitales. Esto es indispensable si queremos que Colombia juegue un papel importante en la economía 4.0. Los programas del Gobierno Nacional como el de Misión Tic2021 y el del SENA son muy importantes para estar listos para la demanda de profesionales que ayuden a desarrollar nuevos negocios. Para esto queremos llevar Oracle Academy a todo el país, nuestro programa para educar en cómputo y desarrollo de conocimiento.

Y otro tema importante: la brecha digital afecta al 52 % de las mujeres y al 42 % de los hombres del mundo, según datos de la ONU. Esta grieta la tomamos muy en serio en Oracle. En Colombia, por ejemplo, la población de empleados es del 50/50, mientras que en el sector la diferencia es 70 % hombres y 30 % mujeres. Además, con iNNpulsa estamos presentando Academia de Ventas de Mujeres, una iniciativa que desarrollamos para capacitar a mujeres emprendedoras y fortalecer sus negocios y su liderazgo en el sector.

Sabemos que la digitalización no se está dando por igual en todo el mundo. Por eso, es importante aprovechar estos momentos para impulsar con fuerza la adopción de tecnología de tal manera que logremos tener un equilibrio interno (en Colombia) y, sobre todo, jugar un papel relevante en la economía 4.0.

XC: ¿Cuáles son las claves que a futuro aportarán en la apropiación digital en Colombia?

FM: Sin duda, la educación es la base. Se trata de un momento especial que se debe revisar con atención para entregar a estos jóvenes las habilidades y los conocimientos que se requieren para enfrentar la nueva realidad, los nuevos mercados y la economía 4.0. Es imperativo que los estudiantes adquieran las habilidades necesarias para aprovechar la tecnología, independientemente de cuál sea su aspiración profesional. Ya no hablamos de las carreras del futuro sino de las habilidades del futuro porque estas habilidades digitales se están permeando en todas las industrias.

No existe algo más efectivo para desarrollar la capacidad de análisis, la creatividad y la innovación que la resolución de problemas a partir de la tecnología. Hay que conducir a los niños y jóvenes a que sean creadores de tecnología y no usuarios de tecnología. Para esto, estamos creando alianzas importantes con las secretarías de educación de varios departamentos para que Oracle Academy sea una opción importante en el salón de clase.

Poner a disposición de los pequeños empresarios o emprendimientos soluciones que les permitan habilitar sus negocios, ser visibles, captar y entender a los clientes, ordenar las finanzas y tener acceso a las últimas tecnologías, infraestructura en la nube y bases de datos, para que puedan crear sin límite y llevar sus sueños a la realidad.

XC: ¿Algunas recomendaciones para las organizaciones del sector que pueden desde su gestión cerrar brechas digitales?

FM: Al interior de la organización se puede hacer mucho. Hoy, por ejemplo, es posible conectar a los colaboradores por una pantalla, reduciendo sus traslados y contribuyendo a su calidad de vida. También existe software que habilita a las personas para hablar, oír y leer permitiendo interacciones efectivas. Además, con soluciones con Inteligencia Artificial que recojan datos dentro de la organización se pueden obtener análisis que contribuyan a la creación de nuevos programas y servicios que permitan su empoderamiento. Esto permite que los empleados puedan habilitarse desde cualquier lugar y a cualquier hora porque la tecnología ofrece un sinfín de posibilidades para hacerlo realidad.

Otro tema que enfrentamos en muchas organizaciones es la diversidad en todos los aspectos. El generacional es uno de ellos. Por lo menos 5 generaciones coexisten e intercambian conocimiento diariamente. Todas ellas son valiosas. Pero para atraer nuevos talentos, hemos desplegado un programa para la incorporación de pasantes a la organización de selección anónima a través de una plataforma digital. Las personas se postulan y sólo al final del proceso descubrimos sus identidades. De esta manera, en Colombia, hay 6 mujeres y 3 hombres, de distintas regiones y de distintas edades.

XC: ¿Cómo el sector de la tecnología puede abrir campo a la transformación social?

FM: El reto lo hemos tomado ya: educación como base de la transformación. Pero debe ser una educación constante porque el mundo está evolucionando muy rápido y es necesario tener gente con las capacidades para atender las demandas de la 4 Revolución Industrial, hoy y para el futuro.

El compromiso, además, es con nuestros clientes, usuarios y aliados con la creación de las mejores herramientas para potenciar los negocios, de tal manera que logren su transformación en un mundo de economía 4.0, impulsado por la Nube y los servicios inteligentes (aplicaciones). Tenemos la obligación de proveer plataformas seguras y robustas, que reduzcan el error humano y permitan la automatización de procesos para ahorrar costos e infraestructura.

Con estas herramientas, el sector tecnológico debe llegar a todas las industrias y a las compañías de todos los tamaños, ayudando a los procesos de transformación digital y empujando el desarrollo local para crear conocimiento y crecimiento económico en el país, ahora más que nunca.

Transformación cultural, objetivos medibles y capacidad de adaptación. Estos son algunos de los elementos deben tener en cuenta las empresas -grandes y pequeñas- para llevar este proceso a buen puerto y aumentar su competitividad.

En 2019, el 63,5 por ciento de las empresas en Colombia ya contaba con una estrategia de transformación digital, según la Encuesta de Transformación Digital de la Andi. De ellas, un 66,8% esperaba culminar este proceso para el 2021, mientras que tres de cada diez compañías aseguraban que tardarían cinco años en completarlo. 

No obstante, la pandemia ha obligado a las empresas a acelerar esta transformación de una forma antes impensable. De hecho, un informe de la consultora McKinsey  publicado en mayo aseguraba que en ocho semanas se había alcanzado un nivel de transformación digital en las empresas que no se esperaba hasta 2025. 

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

Si bien todavía no existen datos certeros sobre el alcance de esta aceleración en Colombia durante el 2020, todo apunta a que la transformación ha sido mayúscula. El tránsito a una economía de bajo contacto, los cambios en el consumo y la caída generalizada de los ingresos han hecho que la transformación digital deje de ser solo una vía hacia una mayor competitividad. Ahora es cuestión de supervivencia. 

Lee también: ¿Para qué sirven los informes de sostenibilidad?

¿Pero por dónde empezar? Para Carolina Navarrete, directora de B2B de Movistar Colombia, organización que acompaña al sector empresarial colombiano en este proceso, lo primero que se debe tener en cuenta es que la transformación digital no es solo cuestión de tecnología, también, la transformación cultural al interior de la compañía, tiene un rol relevante. “Hay que definir cuál va a ser la ruta en función de mi negocio; cuál es la tecnología que más se adapta a él y que traerá más beneficios; y luego empezar con un proceso de transformación cultural y de ‘reskilling’ para que se pueda hacer la apropiación de todas las tecnologías que se van a poner al servicio del negocio y de sus clientes”, explica la directora.

En otras palabras, es necesario responder para qué se quiere la tecnología antes de hacer grandes inversiones en un software o hardware concreto. Esto permite trazar una hoja de ruta con objetivos medibles, lo cual a su vez facilita que los miembros de la organización adopten las tecnologías y los cambios de procesos de forma más eficiente.

En cuanto a la tecnología, Navarrete señala que los cuatro pilares de la transformación digital son la tecnología de almacenamiento en la nube, la ciberseguridad, el internet de las cosas y el ‘big data’. De hecho, un 48,9% de las empresas colombianas afirmó contar con trabajadores especializados en alguna de estas áreas o en e-commerce en 2019, según la Andi. 

Te puede interesar: Cocreación: el futuro imparable de la innovación

Sin embargo, la directora de Fortalecimiento Empresarial de la Cámara de Comercio de Cali, Luisa Fernanda Cadavid, advierte que la elección de la tecnología debe depender siempre de las necesidades concretas de la empresa. “No tiene que apuntar siempre a aumentar las ventas, también puede estar enfocada en mejorar los tiempos de producción o consolidar los clientes que ya tiene. Las herramientas tecnológicas en general deben permitirles a las empresas organizarse, planificar mejor, tener capacidad de proyección, estandarizar sus procesos, analizar la información, y gestionar la comunicación con los clientes”, explica.

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

Paso a paso

Si bien la transformación digital es diferente para cada organización, existen unos puntos comunes que nos pueden guiar a la hora de empezar nuestro viaje. Estos son algunos de los consejos de la ‘Guía de Transformación Digital’ emitida por el gobierno de Australia, uno de los países líderes del Ránking Mundial de Competitividad Digital 2020, elaborado por el Institute for Management Development.

  1. Identificar los objetivos del negocio. Como ya hemos dicho, las metas de la organización pueden variar: aumentar los ingresos con una plataforma de e-commerce, hacer un uso más eficiente de los activos mediante un sistema de administración financiera, automatizar tareas administrativas, o incluso mejorar las habilidades de los trabajadores. Además de identificar objetivos, es importante preguntarse qué aspectos de la organización se pueden mejorar. ¿Cómo puedo facilitar que mis colaboradores hagan su trabajo? ¿Hay algún servicio que me gustaría ofrecer, pero que no es posible con mi modelo actual? Responder este tipo de preguntas le permitirá priorizar sus necesidades de transformación.
  2. Herramientas a la medida. Es necesario tener claro cuánto tiempo y recursos se pueden invertir en la transformación digital, y elegir la tecnología adecuada de acuerdo con estos factores. Tómese su tiempo para explorar y comparar toda la oferta tecnológica ofrece el mercado. Una vez hecho esto, es importante diseñar una hoja de ruta con los objetivos y prioridades seleccionados. Empezar por cambios pequeños y “victorias rápidas” es una gran forma de impulsar su transformación digital.
  3. Mundo nuevo, reglas nuevas. Empezar a trabajar en línea también tiene sus peligros. En Colombia, los ciberataques en la modalidad de “brecha del correo corporativo” (BEC) generaron pérdidas promedio de entre 300 y 5.000 millones de pesos, según el informe ‘Tendencias del cibercrimen en Colombia 2019-2020’. Por lo tanto, resulta imprescindible proteger su negocio de estas amenazas con firewalls, encriptando información clave y capacitando al personal para reducir riesgos. Así mismo, es importante familiarizarse con la legislación de los entornos digitales, como las normativas en cuanto a privacidad y protección de datos. 
  4. Todos reman en la misma dirección. La transformación digital es también una transformación cultural. Y como tal, debe involucrar a todos los miembros de la organización. Mantener una comunicación abierta, constante y clara respecto a los objetivos de la hoja de ruta es esencial para que la apropiación de las nuevas tecnologías y para el éxito del proceso general. 

La barrera de las mipymes

En octubre de 2019, la consultora IDC estimó que el gasto global en transformación digital alcanzaría los 2,3 trillones de dólares en 2023. Durante años, este tipo de cifras indujo a las mipymes a pensar que la transformación digital era un proceso económicamente inaccesible para ellas. De hecho, antes de la llegada de la Covid-19, solo el 43% de las mipymes clientes de Telefónica tenían contratado algún servicio digital. En cambio, la cifra ascendía al 93% en el caso de las grandes corporaciones.

La emergencia sanitaria y las medidas de confinamiento han evidenciado que la transformación digital es necesaria para cualquier empresa, sin importar su tamaño o sector. “La transformación digital es un vestido a la medida que hoy más que nunca aplica tanto a los pequeños negocios como a las grandes empresas. Cuando una microempresa de jugos congelados adopta una herramienta sencilla de contabilidad que permite hacer cuentas, ya está haciendo su transformación digital”, afirma Cadavid.

Para Dayana Acosta, directora del Centro de Transformación Digital Empresarial de Acopi en el departamento de Atlántico, romper las barreras del miedo al cambio y al costo es fundamental para el proceso. “Al igual que en las empresas grandes, es necesario un cambio de mentalidad. Por eso, los gerentes de las mipymes -que a menudo intentan ejercer en todos los cargos- deben involucrar a todo el equipo y a todas las áreas para que aporten a la transformación digital”, añade.

En menos de 30 años, Shanghái pasó de ser un puerto dedicado a la agricultura y a las artesanías a ser considerada la capital financiera de China y referente mundial en innovación. ¿Cuál ha sido su fórmula?

Una de las postales más famosas de Shanghái es la del conjunto de rascacielos del área de Pudong, el distrito financiero de la ciudad, que yace a orillas del río Huangpu. Hace tan solo un par de décadas, esa imagen futurista e icónica no existía. De hecho, es fácil encontrar en internet una fotografía de esa zona en 1990, donde solo sobresalen un par de edificios altos.

“Desde la apertura liderada por Deng Xiao Ping, a finales de la década de los setenta, una de las grandes preocupaciones de la población china ha sido crecer productivamente. Hoy, China está muy cerca de convertirse en la primera potencia económica mundial”, explica Juvenal Infante, director del Centro de Estudios de Asia-Pacífico y del Programa de Misiones a China de la Universidad Sergio Arboleda.

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

Solo el área de Pudong atrajo unos 39.2 billones de dólares en inversión extranjera directa  entre 2003 y 2015, lo que representó una tercera parte de lo recibido en total por Shanghái en ese periodo, de acuerdo con Yun Chung Chen, profesor de la Universidad de Lingnan de Hong Kong, en su artículo Changing the Shanghai Innovation Systems. 

Del impresionante caso de Shanghái, Chung Chen destaca algunos puntos claves de la modernización de la ciudad:

  1. Políticas y legislación que incentivaron la expansión del capital extranjero. 
  2. Una agresiva preocupación por la modernización de la infraestructura.
  3. Incentivos gubernamentales (como contar con los mismos beneficios de empresas locales) para que tanto empresas chinas como extranjeras abrieran sus sedes en la ciudad.
  4. El gobierno ha alentado y cooperado con las multinacionales para que incursionen en los sectores de tecnología y energía.
  5. La entrada de la ciudad, en 1988, a la World Trade Centers Association hizo que buscara convertirse en un centro industrial y de negocios. 

Hoy, sin duda, Shanghái es el ejemplo perfecto de la transformación por la que ha atravesado el país asiático, gracias a la combinación de políticas gubernamentales que incentivaron la innovación en diversos frentes y la acogida del sector privado, que encontró en esa ciudad un lugar estratégico para innovar y crecer.

¿Te interesan los contenidos sobre innovación? Escucha nuestro segundo episodio del podcast El origen de las ideas

Estos son algunos ámbitos que hoy consolidan a esta ciudad del este chino como uno de los referentes de transformación tecnológica.

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

Una ciudad inteligente

A mediados de noviembre, Shanghái fue elegida como la Smart City 2020 por el World Smart City Award. El jurado del certamen decidió premiarla por su plan ‘Ciudad inteligente orientada al ciudadano 2016-2020’, que estuvo enfocado, entre otras cosas, en “hacer un despliegue de infraestructura digital, fortalecer los servicios electrónicos del gobierno e integrar tecnologías de la información a la industria”. 

Uno de los logros más significativos de ese despliegue es que logró una cobertura completa de internet 5G en el centro urbano y una cobertura de fibra gigabit (un tipo de conexión a internet de alta velocidad) de un 99 por ciento en toda la ciudad.

Lee también: 4ta revolución industrial, innovación tecnológica para los negocios

Un lugar para innovar en ciencia y tecnología

De acuerdo con la encuesta realizada en 2017 por la consultora KPMG a 841 ejecutivos de la industria de alta tecnología de todo el mundo, Shanghái es la primera candidata a reemplazar el Silicon Valley, por encima de ciudades como Nueva York, Tokio, Pekín y Londres.

Precisamente, en la actualidad, los esfuerzos del Gobierno chino se concentran en la consolidación de la ciudad como un referente para la innovación en tecnología y ciencia, especialmente en sectores como inteligencia artificial, biomedicina y circuitos integrados. 

Y el claro ejemplo de esto es el plan para crear una nueva ‘ciudad de la ciencia’, Zhangjiang Science City, que está siendo construida a partir del ya existente parque de alta tecnología Zhangjiang.  

Curiosamente, Zhangjiang High-tech Park existe desde 1992 y actualmente alberga a más de 18.000 empresas, 53 sedes regionales de corporaciones multinacionales y 828 empresas de alta tecnología. Solamente en el 2019, 6 de las 10 principales empresas mundiales de diseño de chips han establecido allí sus sedes regionales y centros de investigación y desarrollo (I + D), mientras que 3 de las 10 principales empresas de diseño de chips de China se encuentran en la zona.

Sin embargo, para el Gobierno chino esto no es suficiente, y con esta nueva ciudad espera crear aproximadamente 880.000 puestos de trabajo, y que, además, más de la mitad de los empleados vivan dentro. 

Yuan Tao, presidente de la junta de Zhanjiang Group, una de las organizaciones desarrolladoras de esta ciudad, declaró en 2019 que su entidad está promoviendo y acelerando proyectos relacionados con el Big Data, computación en la nube, blockchain, realidad virtual y realidad aumentada para formar un clúster de la industria de inteligencia artificial, que se articulará con la otras grandes industrias que darán vida a este nuevo lugar, del que el mundo pronto empezará a escuchar más seguido.

Cargando...