Comúnmente, los exámenes médicos son requeridos cuando un colaborador ingresa por primera vez a la compañía, pero ¿sucede lo mismo cuando se van? Te contamos por qué es tan importante hacerlos y cómo pueden evitarte incurrir en riesgos económicos y judiciales.

Contraer una enfermedad debido a la exposición constante a factores de riesgo en una actividad laboral se ha convertido en un caso muy común. Por esta razón, es muy importante que esté atento al correcto desarrollo de prácticas de seguridad social y de salud; así como de las pausas activas, para que los empleados ejerzan sus labores sin complicaciones.

Si desde el área de RR.HH. se desarrollan constantes actividades para evitar exponer a los colaboradores en temas de seguridad y salud en el trabajo; es necesario que al finalizar el vínculo laboral, sin importar que sea un retiro voluntario o un despido, se le solicite al colaborador que se practique exámenes médicos de salida. Este determina si después del tiempo laborado existe alguna secuela o repercusión debido a sus funciones laborales.

No se trata de algo opcional, según la Resolución 2346 de 2007 del Ministerio de Protección Social, el empleador (público o privado) debe solicitar la práctica indispensable de evaluaciones médicas pre-ocupacionales o de pre-ingreso, ocupacionales periódicas (programadas o por cambios de ocupación) y ocupacional o de egreso.

También te puede interesar: ¿cómo hacer un proceso de retiro efectivo?

 

¿Quién asumen este gasto? 

De acuerdo con el Artículo 11 de la resolución anteriormente mencionada, el costo de las evaluaciones médicas ocupacionales y de las pruebas o valoraciones complementarias que se requieran, las debe asumir el empleador. Los encargados de realizarlos son médicos especialistas en medicina del trabajo o salud ocupacional con licencia vigente de salud ocupacionalsegún lo estipulado en el Artículo 9 de la resolución ya mencionada.

Después de saber esto, es importante que al momento de entregar la orden de práctica de exámenes médicos a los ex colaboradores se les haga saber que:

Lee: colaboradores saludables en cargos sedentarios.

 

En caso de que se diagnostique alguna enfermedad, debe reportarse de inmediato a la ARL afiliada; para que esta realice un nuevo diagnóstico que aclare las causas o el origen de la dolencia. De igual manera, la ARL asumirá los pagos necesarios en cuanto a incapacidades, asistencia médica, quirúrgica, terapéutica y farmacéutica, servicios hospitalarios, y rehabilitación física y profesional.

Después de esto, la organización está en la obligación de reubicar laboralmente al colaborador en el cargo que tenía o en otro que pueda ejercer; así lo explica el Artículo 4 de la Ley 776 de 2002. Si el colaborador presenta una incapacidad permanente parcial, deberá ubicarlo temporalmente en el cargo que desempeñaba o reubicarlo de igual manera en otro puesto de la misma categoría.

Conoce aquí cuándo las renuncias deberían ser un motivo de alerta para RR.HH.

 

“Omitir la realización de los exámenes ocupacionales puede traer como consecuencia la imposición de multas por parte del Ministerio del Trabajo. Además, puede configurar un riesgo alto de obtener un fallo desfavorable si el empleador llegase a enfrentar una reclamación por culpa patronal ante cualquier eventual desarrollo de una patología laboral que se hubiese podido detectar. prevenir y/o tratar a tiempo”, concluye el portal web de derecho Asuntos Legales.

*Contenido actualizado el 21 de agosto de 2018.

No basta con tener un computador en casa y acceso a Internet, la adaptación de los colaboradores a esta nueva dinámica laboral debe hacerse bajo los lineamientos de la Seguridad y la Salud en el Trabajo (SST). ¿Qué se debe tener en cuenta para hacer teletrabajo? 

La ARL Positiva Compañía de Seguros S.A.S. compartió con Xposible sus recomendaciones para un teletrabajo efectivo:

  1. Establecer con las personas con quien convive las reglas mínimas para poder cumplir con sus funciones laborales.
  2. Adecuar el mejor espacio posible que le brinde iluminación, ventilación y concentración durante el desarrollo de sus labores. Este debe contar con el espacio suficiente para la comodidad postural.
  3. Usar una silla con espaldar y ubicar el teclado o computador portátil al menos a 10 c.m. del borde de la mesa, para contar con espacio suficiente al apoyar los antebrazos.
  4. Conectar el computador o implementos de trabajo en tomas independientes. No sobre cargue la fuente de energía.
  5. Mantener el orden y aseo en su espacio de trabajo en casa, evitando obstáculos que puedan generar posibles golpes o caídas.
  6. No consumir alimentos en el lugar de trabajo determinado.
  7. Mantener las rutinas que den cumplimiento al desarrollo de sus actividades laborales normalmente: Hora de levantarse (evite estar en pijama), hora de comidas (conservar los horarios de desayuno, media mañana, comida y cena), horas efectivas de trabajo.
  8. Cada 2 horas, realizar pausas físicas con cambios posturales (sentado o de pie); pausas visuales como parpadear, cambiar puntos fijos de mirada, cerrar los ojos por varios segundos; y pausas cognitivas, como meditación, técnicas de relajación y respiración cortas, imaginación guiada etc.
  9. Mantener las medidas de prevención asociadas al COVID 19, como el adecuado y constante lavado de manos y la limpieza frecuente de sitios de trabajo.
  10. Establecer una rutina de ejercicios en casa de mínimo 15 minutos diarios antes de iniciar o después de finalizar la jornada laboral. Y mantenerse socialmente activo por los diferentes medios de comunicación virtuales o telefónicos fortaleciendo sus redes de apoyo.

Lee también: 10 recomendaciones para líderes en tiempos de teletrabajo

¿Qué hacer con el estrés causado por la condición actual?

La recomendación de la ARL Positiva es evitar mirar, leer o escuchar noticias que te causen ansiedad o angustia. Y, en cambio, buscar información para tomar medidas prácticas para preparar tus planes y protegerte a y a tus seres queridos.

Las actualizaciones de información se deben hacer en momentos específicos una o dos veces durante el día, pues el flujo repentino y casi constante de informes de noticias sobre un brote puede hacer que cualquiera se sienta preocupado.

Solo confía en información que tenga como fuente a la Organización Mundial de la Salud y a plataformas de las instituciones correspondientes como el Ministerio de Salud, para distinguir los hechos de los rumores.

Encuentra formas asertivas de expresar sentimientos perturbadores como el miedo y la tristeza y, aun en casa, realiza actividades que te permitan expresar y comunicar sus sentimientos.

Teniendo en cuenta que compartirás más tiempo con tu familia y si tienes a cargo menores de edad, es importante proponer espacios de juego acordes con la edad; esto con el ánimo de mantener un equilibrio familiar debida la situación. Algunas actividades sugeridas son: lecturas, realizar crucigramas, sudoku, sopa de letras, colorear mándalas, juegos de mesa, escuchar música, aprender idiomas, entre otras.

Cargando...