La justicia laboral, o el trabajo equitativo en las empresas, no es solo para que los derechos de los empleados y empleadores se respeten, sino también para obtener una mejor imagen de la empresa.

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

Este es un término amplio, donde su interpretación ha sido dinámica y cambiante de acuerdo al país y la cultura. Sus orígenes datan del islamismo y de pensadores como Platón, Confucio y Aristóteles, dando como resultado un concepto de cumplimiento de las leyes en materia laboral (no solo para el empleado, sino para el empleador) regidos por las políticas internas de cada nación, en materia de:

Esto no es solo para que los derechos de los empleados y empleadores se respeten, generando conformidad de cada uno en sus funciones, sino también para obtener una mejor imagen de la empresa que se verá reflejada en los resultados de la compañía.

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

También te puede interesar: Tres generaciones en un mismo espacio: ¿cómo motivarlas?

Siendo así se puede concluir que si se producen diferencias de género, o entre los mismos cargos; obligaciones laborales que no se cumplen para todos los empleados o solo le aplican a algunos; el no pago de las remuneraciones; exceso de jornada laboral y despidos injustificados (por citar algunos ejemplos), se está incurriendo en graves faltas.

Y es aquí donde se debe tener claro que cuando la parte afectada, exista o no un contrato laboral vigente, sienta que sus derechos han sido vulnerados, puede hacer una denuncia ante el Ministerio de Trabajo, quien es el ente regulador en nuestro país.

A pesar de que en Colombia se han presentado grandes avances en esta materia, aún falta fiscalización al interior de las compañías y por parte del estado, para que se oriente adecuadamente a los ciudadanos sobre la cultura e importancia de la justicia laboral.

 

Cargando...