En el 2016, Colombia se unió a la iniciativa de “reglamentar el uso racional de bolsas plásticas” a través de la Resolución 0668, con el objetivo de proteger las riquezas naturales del país y mitigar el impacto que pueden generar materiales dañinos como los polímeros, usados principalmente en bolsas plásticas.

Esta medida se ha expandido a nivel global y ha comprometido a la sociedad, compañías y entidades gubernamentales en la labor de transformar los hábitos de consumo y fomentar la cultura de la sostenibilidad ambiental, involucrando el desarrollo económico y social.

También te puede interesar: Beneficios de los negocios sostenibles

De acuerdo con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la medida que se tomó en Colombia buscaba reducir para el 2017 el 10% del uso de estos residuos, sin embargo, el consumo de bolsas plásticas se redujo en un 30%, promoviendo en los supermercados y compañías a nivel nacional la iniciativa de incentivar en la población el uso de bolsas de tela, lona, papel, canastos o cajas.

Así mismo, la Cámara Colombiana de Plástico dio a conocer que en el país se redujo el 35% de toneladas procesadas, pasando de 5.500 toneladas mensuales de polietileno a menos de 3.500 toneladas para la fabricación de bolsas de cargar o llevar.

Este indicador ha sido motivo para que el Gobierno continúe creando políticas públicas a favor de la protección del medio ambiente, la salud de las personas y el uso adecuado de los recursos naturales.

Según Greenpeace Colombia, la huella plástica del país es generada por el consumo de 24 kilos de plástico al año, es decir, un millón 250 mil toneladas de residuos de polímeros a nivel nacional que son de un solo uso.

El país espera que para el 2025 se eliminen del mercado productos de uso único como platos, pitillos y bastoncillos para los oídos, tal como lo reglamentó la Unión Europea este año.

Acciones a favor de la sostenibilidad

De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) varias compañías alrededor del mundo han unificado sus esfuerzos para reducir la huella de carbono que generan a través de sus procesos de producción.

– Nestlé, la compañía de origen suizo, se comprometió a utilizar materiales 100% reciclables y reutilizables en sus empaques de plástico para el 2025. Esta empresa espera fomentar en sus consumidores una cultura del reciclaje y aportar a la reducción de desechos sólidos en el planeta.

– La compañía sueca Volvo, dio a conocer a través de un comunicado que a partir del 2025 el 25% de los componentes plásticos de sus vehículos serán realizados con materiales reciclados.

– Coca-Cola creó la campaña “Un mundo sin residuos”, una iniciativa que busca renovar el ciclo de vida de cada empaque, ya sea de plástico o de lata. Así mimo, espera producir envases 100% reciclables y reducir la cantidad de plástico en sus botellas.

McDonald’s también se unió a la iniciativa de generar impacto positivo a través de sus productos y se comprometió con producir empaques totalmente reciclados para el 2025.

– Unilever, la compañía de productos de belleza y aseo personal, se comprometió con cambiar sus envases de plástico por unos que contengan materiales reutilizables y reciclables para el 2025. Así mismo, espera compartir un protocolo de reciclaje antes del 2020, para fomentarlo dentro de la industria.

Lee también: Bonos verdes, iniciativas rentables a favor del medio ambiente

A nivel global, las organizaciones han fomentado acciones que incentivan el uso de materiales biodegradables de bajo impacto ambiental como el papel, el algodón, la madera, las algas, los hongos y las tecnologías alternativas.

Estas acciones han demostrado que es posible generar impacto positivo para reducir la huella de carbono educando a los consumidores, reduciendo costos y aportando a la cultura de la sostenibilidad en el mundo. Si su organización quiere ser parte de esta tendencia conozca los beneficios de impulsar negocios sostenibles en la sociedad.

Colombia lidera iniciativas para fomentar la sostenibilidad que permite el desarrollo ambiental, económico y social de la región. Para lograrlo, ha llevado a diferentes regiones del país programas que fomentan el emprendimiento y la creación de nuevos negocios verdes que garanticen el buen uso de los recursos naturales. 

Una de estas iniciativas es la alianza entre el Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas (Sinchi) y el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Social que permite que familias de los municipios de Mocoa, Puerto Asís y Puerto Caicedo, en el departamento de Putumayo hagan emprendimientos y creen sus propios modelos de negocio utilizando materias primas de la región para desarrollar productos naturales y no contaminantes como cosméticos, artículos de aseo y productos de la industria agroalimentaria para vender a nivel nacional.

Otro emprendimiento que ha tomado fuerza en Colombia gracias a la promoción de los productos nacionales y el fortalecimiento de alianzas con productores campesinos de la región es Wacates, un negocio verde que vende a través de redes sociales y WhatsApp a clientes nacionales e internacionales que se suscriben para recibir semanal y mensualmente aguacates provenientes de Fresno, Tolima.

Xposible le cuenta cómo su empresa o emprendimiento puede ser generador de la transformación del país a través de esta tendencia empresarial.

Estas herramientas le permitirán crear estrategias para innovar en la generación de negocios sostenibles que impacten positivamente a la sociedad y el ambiente. Cuéntenos a través de nuestras redes sociales qué prácticas empresariales lidera actualmente y cómo impactan a la región.

Los negocios verdes o sostenibles se entienden, según el plan de negocios verdes del Ministerio de Ambiente en Colombia, como las actividades económicas que ofrecen bienes o servicios que generan impactos ambientales positivos

Las compañías que desarrollan proyectos sostenibles tienen un gran interés por incorporar buenas prácticas a sus organizaciones que contribuyan a la transformación social, la conservación del ambiente y la calidad de vida de las personas.

Negocios sostenibles, una tendencia en Colombia

Los negocios sostenibles toman fuerza en Colombia y el mundo por su impacto en los procesos de transformación social. Las empresas que se apropian de este modelo de negocio se benefician mejorando su competitividad, impulsando su situación en el mercado, posicionando la marca, generando procesos más eficientes, reduciendo el consumo de materiales y energía, y atracción a nuevos inversionistas.

Sumado a estos beneficios, las compañías identifican un gran interés en los consumidores que desean adquirir productos y servicios amigables con el medio ambiente y el desarrollo de la sociedad.

De acuerdo con el Estudio Global de Nielsen, “El imperativo de la sostenibilidad. Nuevos conocimientos sobre las expectativas de los consumidores”, desde el año 2011 el número de consumidores dispuestos a pagar por productos o servicios de marcas comprometidas con la responsabilidad social va en aumento.

En Latinoamérica, por ejemplo, el 71% de la población reflejó ser consciente en la compra de productos a favor de la sostenibilidad, así mismo, en Colombia hay un incremento en el número de personas que adquieren productos de compañías que incluyen en sus procesos acciones como:

Según Colciencias, en Colombia se crearon alrededor de 796 negocios sostenibles en el marco de los Programas Regionales de Negocios Verdes. Estas empresas generaron entre el 2014 y el 2016, 4.332 empleos y 81.127 millones de pesos en ventas.

Casos de éxito como la Asociación de productores Indígenas Seynekun, en el Cesar, se han sumado a esta iniciativa empresarial por la sostenibilidad y el valor agregado en las cadenas de valor.

Los Indígenas Seynekun, producen café especial y panela orgánica implementando buenas prácticas agrícolas de la mano de conocimientos ancestrales, además, fortalecen su cadena de valor con capacitación constante para sus trabajadores. La asociación cuenta con la certificación orgánica Kiwa BCS, garante de productos ecológicos que promueven la sostenibilidad.

Los negocios verdes, el valor compartido, el capitalismo consciente y otras prácticas empresariales que impulsan la economía del país son tendencias que llevarán a su compañía a ser reconocida por pensar en el crecimiento mutuo.

De acuerdo con las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP), la economía verde involucra prácticas empresariales que mejoran el bienestar humano aportando al desarrollo de la equidad social.

Estas acciones generan impactos positivos en la protección del medio ambiente y la salud del ser humano.

La ONU también hace referencia a la Economía Verde Inclusiva (IGE- por sus siglas en inglés), como una alternativa para que los países continúen creciendo mientras reducen su impacto en los procesos de producción y la huella de carbono.

La economía verde ha tomado fuerza en los gobiernos, compañías e instituciones a nivel mundial como estrategia para garantizar el cuidado de los recursos naturales e impulsar la economía global.

Factores como el cambio climático, la pobreza extrema y el deterioro ambiental han sido los detonantes para que la economía verde surja como una alternativa para brindarle al planeta y a la humanidad una segunda oportunidad.

Colombia y la economía verde

El uso de paneles solares, energías renovables, economía circular, reducción de la huella de carbono, eficiencia energética, uso responsable de las fuentes hídricas, agricultura sostenible y arquitectura ecoproductiva son alternativas que la economía verde ofrece para desarrollar valor compartido y transformación social empresarial (RSE).

Algunas compañías que le han apostado a este modelo de negocio y que han sido reconocidas por generar un equilibrio económico, social y ambiental en Colombia son:

El Grupo Argos fue incluido en el Índice de Sostenibilidad Dow Jones, por su modelo de negocio a favor de la protección del ambiente y fomentar el desarrollo integral de las comunidades a las que impacta.

Así mismo, el Grupo Argos fue reconocido por el Banco Interamericano de Desarrollo con el premio Latin Trade Index Americas 2019 por ser una de las empresas en la industria de la construcción con mejores prácticas sostenibles a nivel mundial, reduciendo su huella de carbono y protegiendo las fuentes hídricas en sus procesos de producción.

Por otro lado, Bavaria fue reconocida por su labor en la reducción del consumo de agua en la producción de cerveza, bajo impacto en la huella de carbono, reutilización de envases y disminuir los desperdicios; estas acciones pertenecen al Proyecto Integral de Gestión Ambiental, que los hizo merecedores del Premio Nacional a la Responsabilidad Ambiental de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

En su compromiso por apoyar a los productores colombianos, Bavaria también creó el producto Club Colombia Siembra, iniciativa que impulsa la economía del país de la mano las familias que cultivan cebada, mejorando las condiciones de los agricultores y su calidad de vida.

Es así como la economía verde nace como una oportunidad para que las empresas nacionales desarrollen negocios sostenibles con impactos rentables para su economía y el bienestar de la población, a esto se le suma su aporte en la construcción de iniciativas que generan valor compartido.

Cargando...