La incorporación de la agilidad y resiliencia al mundo empresarial permite a los ejecutivos centrarse en las áreas de apoyo, lanzar nuevos productos o buscar nuevos clientes, sin tener que distraerse en los procesos operativos.

Como es costumbre cada año, el Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés) presentó el Índice de Competitividad Global 2018, con una nueva estructura que pondera equitativamente 12 pilares, distribuidos en cuatro subíndices: ambiente apto, capital humano, mercados y ecosistema de innovación.

De las 98 variables en total, 54 (55 %) son datos que vienen de instituciones internacionales, mientras que las 44 restantes (45 %) se recogen de la percepción de los empresarios sobre diversos temas.

Con esta estructura, cerca de 70 por ciento de los resultados dependen de datos duros, que son recolectados de fuentes nacionales de cada economía y de instituciones internacionales, como
el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, entre otros, según indica el informe.

Uno de los puntos más destacados del nuevo formato que utilizó el WEF es la relevancia que tiene el tema del capital humano, sobre todo, lo relacionado con agilidad, innovación y resiliencia, variable que se incluyó por primera vez en el estudio.

De acuerdo con la organización internacional, en este momento es indispensable para cualquier país anticipar, entender, sortear y mitigar riesgos para salir fortalecidos de golpes inesperados, más aún en un momento en el que el mundo enfrenta constantes choques y riesgos de diversos tipos, ya sean económicos, sociales, tecnológicos y ambientales.

“Las economías más competitivas también son más resistentes a varios choques como se muestra en
ediciones anteriores, cuanto más competitivas las economías, más rápido se recuperaron de la recesión, volviendo a los niveles previos de empleo y crecimiento”, mientras que economías menos competitivas “experimentaron prolongados estancamiento o, incluso, largos episodios de recesión”, señala el texto.

El índice, que hace un comparativo de 140 economías a nivel mundial con base en unos factores para la
generación de desarrollo económico y la atracción de inversiones, ubicó a Estados Unidos en el primer lugar del listado, con una puntuación de 85,6 sobre 10; al país del norte lo siguieron Singapur (83,5), Alemania (82,8), Suiza (82,6) y Japón (82,5).

Por ejemplo en Estados Unidos, debido al gran tamaño del mercado laboral, el dinamismo empresarial y la expansión del sistema financiero, el país muestra estabilidad, lo cual contribuye a que sea más dinámico, con mucho potencial de innovación y resiliente a los choques externos.

Teniendo en cuenta los enfrentamientos comerciales que ha tenido EE. UU. con China en los últimos meses, lo cual no deja de ser un posible factor desestabilizante de la economía.

Además de Estados Unidos, los demás países que lideran el ranking tienen en común la robustez de sus sistemas, lo cual les permite estar mejor preparados ante situaciones inesperadas y sortearlas de manera ágil, lo que puede definir, en parte, el éxito económico de un país.

Lee también: 6 habilidades en entrevistas online necesarias para reclutadores

Para mantener estas condiciones, el WEF resalta que es necesario hacer reformas estructurales e inversiones para mejorar la productividad, dado el contexto volátil, pues aunque las condiciones del mercado financiero siguen acomodándose a las economías avanzadas, esto podría cambiar rápidamente.

El documento destaca, en el mismo sentido, que ya no basta con solo tener buenos indicadores macroeconómicos para lograr una buena ubicación en el escalafón global; la nueva metodología
contempla que es necesario tener equilibrio entre todas las variables para obtener un buen puntaje.

Por su parte, Alemania emerge como la nación europea más fuerte en los ranking de competitividad de este año, debido a su eficiente ecosistema de innovación. Este resultado es impulsado por un fuerte desempeño en patentes (quinto a nivel global) y publicaciones de investigación (tercero), por las mejores instituciones de investigación (cuarto) y por un alto grado de sofisticación del comprador (quinto).

Uno de los factores que más destaca el estudio es la agilidad de las empresas alemanas para innovar, debido a las necesidades de sus clientes, lo cual permite que el país se esté desarrollando constantemente.

Para Carlos Rodríguez, experto en industria de la Universidad Nacional, estos países son mucho más competitivos debido a que logran hacer procesos de producción más eficientes; es decir, logran producir determinada cantidad de unidades a un precio menor que el resto y con mayor calidad.

Así mismo, no dependen como tal de una sola industria sino que tienen una economía diversa que les permite afrontar choques externos de una manera más controlada.

La Cuarta Revolución Industrial

“Abrazar la Cuarta Revolución Industrial se ha convertido en un factor definitorio para la competitividad”, expresó en el informe Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo de WEF, quien agregó que prevé “una nueva brecha global entre los países que entienden las transformaciones innovadoras y los que no. Solo las economías que reconocen la importancia de la Cuarta Revolución Industrial podrán expandir las oportunidades para su gente”.

Según el informe, debido a las fuertes protestas por la reivindicación de los derechos sociales en todo el mundo hay que tener presente que la Cuarta Revolución Industrial va mucho más allá del libre mercado.

Aunque la apertura comercial continua siendo un motor fundamental para la competitividad de las economías en todo el planeta, ya que permite tener un mayor grado de innovación y mercados con más competencia y desarrollo.

Sin embargo, el concepto debe ir mucho más allá, pues la apertura no solo debe entenderse como una fórmula económica, sino que además debe incluir la libertad de movimiento de personas, un tema que actualmente está generando bastante polémica en varios lugares del mundo.

El WEF recomienda también el intercambio de ideas entre los países, pues, manifiesta que, de esta forma, “todos pueden aspirar a ser más competitivos”.

El índice, en miras de la Cuarta Revolución Industrial, integra aspectos bien definidos. Destaca el papel del capital humano, la innovación, la resiliencia y la agilidad, no solo como conductores, sino también definiendo características del éxito económico de esta era.

De igual forma, se requiere un mejor uso de la tecnología para la economía, afirma Schwab, quien también advierte que esto solo es posible como parte de un enfoque holístico con otros factores
de la competitividad.

Te puede interesar: 6 enseñanzas del pasado que pueden aplicar las compañías en tiempos del COVID-19

El faro latinoamericano

Aunque muy lejos de los primeros puestos, el caso de Chile (70,3) es el más representativo de la región, ya que logra ubicarse en un muy honroso puesto número 33, por encima de países como Polonia, Portugal, Arabia Saudí o Rusia.

El informe destaca que la nación chilena es la más competitiva de América Latina, clasificando primera entre sus pares en seis de los 12 pilares que se miden.

Un aspecto fundamental para obtener dicha posición es el desempeño general de las variables macroeconómicas, que se han mantenido estables (el primer puesto con una puntuación de 100) y una infraestructura relativamente bien desarrollada (41).

Chile se encuentra entre los de mejor desempeño en el pilar del Mercado de productos, principalmente
como resultado de una menor prevalencia de barreras no arancelarias y medidas de complejidad arancelaria relativamente bajas.

Este tipo de características le permiten a su economía tener mayor resistencia a choques externos, aunque su economía sigue siendo un poco dependiente de materias primas como el cobre, lo cual puede generar cierta inestabilidad cuando el precio baja en el mercado internacional.

Colombia, finalmente, aparece en la posición número 60, un poco por encima del promedio, pero con marcadas deficiencias en materia de innovación (como la mayoría de sus pares) e infraestructura.

Según el profesor Rodríguez, aunque hay algunos aspectos por destacar, “nuestros salarios no son particularmente altos, lo cual rezaga el consumo interno y lo hace poco competitivo. De igual manera, nuestro esquema de fabricación y producción no es eficiente, debido a la capacidad tecnológica del país y el rezago frente a otros países, que se convierte en mayores costos de producción”.

En cuanto al nivel de resiliencia del país, el experto manifestó que es muy probable que Colombia sufra con los choques externos, pues somos muy dependientes de la volatilidad del dólar, lo que provoca impacto en el comercio exterior, en especial, en el tema referente al petróleo, insumo del cual depende buena parte de la economía nacional.

Así que, por lo pronto, al Gobierno le queda mucho trabajo por hacer, para evitar que Colombia pierda el terreno avanzado en los últimos años, pues desde 2013 siempre ha subido el puntaje, aunque a un menor ritmo que muchos países.

El mundo empresarial cambia y se transforma a pasos agigantados y con él surgen tendencias que desarrollan la innovación, el crecimiento y el desarrollo de las compañías. En este proceso Colombia no se queda atrás.

Para este año, líderes empresariales de todo el mundo se dieron encuentro en uno de los eventos más importantes del marketing: EXMA 2019. En medio de charlas y conversatorios expertos en innovación, liderazgo, tecnología, redes sociales y desarrollo compartieron sus conocimientos.

Liderazgo positivo, la tendencia para empoderar

El liderazgo positivo fue el tema central tratado por el expresidente de EE.UU, Barack Obama. En su charla, el ex mandatario habló sobre tres aspectos fundamentales para construir sociedades capaces de liderar y empoderar equipos de trabajo: educación, emprendimiento y equidad.

La educación debe ser una herramienta para construir personas capacitadas y con el potencial para generar cambios desde sus comunidades.

“Todos tenemos que repensar los sistemas educativos, tenemos que enseñar a los niños a ser creativos, rediseñar las escuelas, tanto en países desarrollados y no desarrollados, hay que elevar el nivel de los docentes”.

Así mismo, Obama enfatizó en la importancia de reconocer la labor de la docencia ya que, la transferencia de conocimiento es la clave para llegar al éxito junto con líderes que identifican las oportunidades de crecimiento de sus profesionales y del mercado.

Transformación digital, la tendencia del cambio

El experto Jonatan Loidi, CEO y fundador de Set Consulting, compañía dedicada a generar estrategias de transformación digital habló sobre innovación como pilar para dar soluciones a los problemas y generar valor agregado a las compañías.

Para el especialista la fórmula de la innovación para lograr una transformación digital exitosa es:

INNOVACIÓN = (PROBLEMA/ CREATIVIDAD) X ACCIÓN

El primer paso es identificar el problema al que se enfrenta la empresa. Posteriormente, sacarle provecho al recurso de la creatividad de sus equipos de trabajo  para llegar a la solución y finalmente, construir estrategias que aporten al crecimiento de la compañía.

Emprendimiento para potencializar las economías

A estas prácticas empresariales se suman el emprendimiento como potencializador de la economía. De acuerdo con Pablo Turletti, CEO & founder ROI Marketing Institute, compañía dedicada a la medición y evaluación de proyectos el emprendimiento es la clave para el desarrollo social, económico y ambiental de los países.

Para el experto la implementación de las tecnologías y el marketing dentro de los proyectos y procesos de las Pymes debe siempre estar presente ya que estos emprendimientos generan, a través de sus modelos de negocio, un impacto contundente en las comunidades que más requieren atención.

Estrategias digitales para identificar nuevas oportunidades de mercado

Verónica Ruiz del Viso, fundadora de la Agencia Mashup y una de las emprendedoras más jóvenes de América Latina, habló sobre las estrategias digitales como una oportunidad para crear acciones dinámicas basadas en los datos.

Según la experta, a través del uso de métricas y el análisis de datos es posible direccionar el rumbo de las compañías y conocer si las decisiones que se toman para dar solución a las necesidades del mercado son las correctas. Para Ruiz, las mejores estrategias son aquellas que se basan en las acciones que conectan con las emociones de la audiencia y las empresas.

Por ejemplo, si un emprendedor conoce lo que desea su audiencia a través de un estudio de datos, sabrá con exactitud qué debe ofrecerle y luego podrá identificar los canales acertados para llegar a ese público objetivo.

Finalmente, al conocer las conversaciones que giran en torno a lo que desea las comunidades digitales, los negocios no se quedarán atrás en el proceso de innovar y reinventarse.

Por eso, si usted es un líder empresarial o está en el proceso de crear su emprendimiento, estas tendencias le permitirán llevar su idea de negocio a nuevos públicos, competir en nuevos mercados y generar impactos positivos en la sociedad.

El mundo de los negocios cambia conforme a las nuevas tendencias del mercado y de acuerdo con Peter Diamandis, cofundador de Singularity University en Silicon Valley y uno de los 50 líderes más grandes del mundo según la Revista Fortune; los cambios exponenciales en la sociedad están relacionados con los avances tecnológicos que las compañías han implementado para dar solución a las necesidades de la población.

Pero ¿qué se entiende por crecimiento exponencial? Desde un punto de vista matemático, el crecimiento exponencial hace referencia a una variación en el tiempo proporcional a su valor, por lo cual, Diamandis explica que estos cambios deben ser acompañados por líderes exponenciales, capaces de generar crecimiento para las organizaciones fomentando a su vez la equidad y la inclusión

Para el experto estos nuevos líderes se caracterizan por visibilizar nuevas oportunidades en sus modelos de negocio, teniendo en cuenta cuatro tipos de liderazgo:

Los líderes exponenciales tienen un alto sentido de pertenencia por mejorar la calidad y condiciones de vida de sus equipos de trabajo y el de la sociedad. Para lograrlo, implementan estrategias que, además de aportar al crecimiento económico de la organización, aporta a la solución de desafíos sociales y ambientales.

De esta forma, los líderes humanitarios están completamente ligados con la estrategia del capitalismo consciente.

Si hay algo que caracteriza a un líder exponencial es su habilidad para ver en el cambio una oportunidad para innovar, arriesgar, experimentar, cuestionar y aprender de los errores.

La creatividad es un aliado de estos líderes, quienes analizan el comportamiento de sus usuarios para identificar nuevas formas de solucionar sus necesidades.

Al igual que la innovación, la tecnología debe ser aprovechada para diseñar nuevos productos y servicios que faciliten la digitalización de los procesos y el mejoramiento de las condiciones de vida de quienes impacta.

Los líderes exponenciales tienen una visión futurista que los lleva a empoderar a sus equipos de trabajo para hacer realidad las iniciativas que tienen en mente. De esta forma, aplicar herramientas como la tecnología para experimentar nuevas oportunidades de mejora en sus modelos de negocio.

Equipos digitalizados y empoderados

Joanna Prieto, Coach en liderazgo exponencial y emprendimiento, explicó que las compañías de hoy tienen puesta su visión en el futuro, por eso, optimizan el ritmo de trabajo de sus equipos para movilizarse en dinámicas de cambio capaces de atender las nuevas necesidades del mercado, implementando fundamentalmente la tecnología y la innovación.

Te puede interesar: Totto y Starbucks, los negocios que impulsan el desarrollo económico

Pero, además de construir equipos de trabajo capaces de adaptarse al cambio, Prieto argumenta que los “líderes exponenciales guían, lideran, inspiran, agregan valor y empoderan a sus colaboradores”, convirtiéndolos en personas capaces de tomar decisiones y humanizando los errores para aprender de ellos.

Las organizaciones que cuentan con estos líderes y colaboradores se forman en habilidades que les permiten cumplir ágilmente con sus compromisos, ejecutar acciones que facilitan las tareas, mejorar las dinámicas de comunicarse gracias a la tecnología y elevar el nivel de compromiso con las compañías.

Estas herramientas permitirán que su empresa, negocio o emprendimiento estén a la vanguardia del mundo digital para suplir de forma innovadora las necesidades de su público. Cuéntenos a través de nuestras redes sociales qué está haciendo su organización para ser parte de la transformación social, económica y ambiental de Colombia.

Colombia ha desarrollado esfuerzos por consolidar su economía, mejorar la productividad, impulsar el emprendimiento, crear estrategias que generen oportunidades de empleabilidad y llevar conectividad y tecnología a las zonas más vulnerables del país.

Sectores de la economía nacional como banca y seguros, minas, comercio, transporte, alojamiento, administración pública, educación y salud, demostraron en el más reciente informe del Banco de la República (Julio 2019) el potencial del país para atraer inversionistas y expandir sus oportunidades comerciales a nivel nacional e internacional.

Así como estos sectores contribuyen al desarrollo económico de la región, aparecen otros que impulsan la creación de nuevos negocios. Este el caso del e-commerce o comercio electrónico.

Según María Fernanda Quiñones, Presidenta Ejecutiva de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE), el comercio electrónico es un sistema que “permite hacer trazables los intercambios económicos de los usuarios y comprender cómo interactúan en la economía”. A partir de esto es posible identificar características como gustos, niveles de bancarización, tickets promedio de las compras o preferencias de pago.

Una apuesta al crecimiento de Colombia

Según el Cuarto Estudio de Transacciones Digitales en Colombia (2016 – 2017), en el país se realizaron más de 87 millones de transacciones, representando un total de $51,2 billones de pesos y reflejando que el comercio electrónico se fortalece a través de los sistemas de pago electrónicos y las nuevas modalidades de compra de productos o servicios.

Ante estas oportunidades, el país también se enfrenta a nuevos retos para impulsar el crecimiento económico desde este sector. Uno de ellos tiene que ver con el bajo índice de acceso a servicios bancarios de la población, dificultad que impide el pago de productos y servicios en línea.

De acuerdo con la CCCE, 4 de cada 10 colombianos tienen cuentas de ahorro, 3 de cada 10 cuenta con una tarjeta débito y 2 de cada 10 tiene una tarjeta de crédito; este panorama abre la posibilidad de educar, bancarizar e involucrar a la población en el mundo del e-commerce.

Cegos Online University, el centro de formación empresarial, afirma que el comercio electrónico toma fuerza en los modelos de negocio a nivel global debido a su método de llevar la “accesibilidad que los clientes de una empresa que pueden tener, a los productos o servicios que ofrece la empresa, desde cualquier lugar y en cualquier momento”.

Esta mutación transforma el status quo tradicional en la que se comercializa, facilitando los métodos de intercambio, ofreciendo soluciones inmediatas y acercando al público a lo que está buscando.

Para el Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de Colombia (MINTIC), el auge de las redes sociales, el uso de dispositivos móviles y el acceso a Internet potencializa las oportunidades para que las pequeñas y medianas empresas puedan llegar a un público más amplio y aumentar las ventas de su negocio.

Esto se consolida en el Reporte de Industria: El e- commerce en Colombia 2018-2019, el cual refleja que el crecimiento acelerado de apps y portales web en el país impulsa el consumo de los colombianos desde plataformas digitales.

Desarrollo de nuevos negocios

Según el Estudio de Consumo del Comercio Electrónico en Colombia del CCCE el e-commerce impacta en la conducta de consumo de los colombianos, reflejando la aceptación y nivel de confianza en adquirir bienes y servicios a través de canales digitales.

Así mismo, el uso de Smartphones ha incrementado en el país, reflejando la preferencia de los colombianos por comprar a través de dispositivos móviles, impulsando el crecimiento y desarrollo de negocios en plataformas como Dafiti, Mercado Libre, iShop, Consumer Electronics o Merqueo.

Según la consultora BlackSip, “Colombia ocupa el cuarto lugar en Latinoamérica en generar el mayor número de ingresos en términos de ventas, después de Brasil, México y Argentina”, por lo que el auge del m-commerce (comercio móvil) lleva a las empresas y negocios a adaptarse a los nuevos modelos de compra y transformase para suplir las necesidades que se ven desde los cambios culturales que viven los consumidores.

Negocios conectados a la era digital

En Colombia el 75% de la MiPymes están conectadas a Internet (MINTIC 2015), de la cuales el 55% se encuentran en el sector comercio, el 32% en el sector de servicios y el 13% en el sector industrial.

En el proceso de inmersión del comercio electrónico y la apropiación de la era 4.0 en el país, los pequeños y medianos negocios le sacan provecho a estas herramientas digitales para implementar en el uso de la administración de sus negocios (60%), dirección (28%), procesos productivos (21%) y asuntos comerciales (20%).

Silvia Constaín, ministra de las TIC, reconoce el valor de la implementación del e-commerce en los negocios nacionales para impulsar su crecimiento y productividad.

“El comercio electrónico es una gran herramienta para el crecimiento de las empresas, para generar nuevas formas de mercado, aumentar los ingresos y mejorar la productividad del tejido empresarial y contribuir con la reactivación de la economía nacional”.

Gracias a la facilidad, comodidad y oferta de productos y servicios que hay en Internet, compañías nacionales le apostaron al e-commerce como estrategia para potencializar sus modelos de negocio. Algunos casos son:

La marca colombiana Studio F migró a la era digital al identificar en el mercado de la moda una oportunidad para expandir su negocio y llegar a más usuarios a través del comercio electrónico. Su estrategia consistió en crear una plataforma online para vender e integrar todo un sistema que le permitiera acercarse a sus usuarios para educarlos y ofrecer la mejor experiencia.

El emprendimiento colombiano Mensajeros Urbanos es una plataforma tecnológica que permite hacer envíos de paquetes, documentos y trámites legales en tiempo record a través de un celular.

El crecimiento exponencial de este emprendimiento se debe a la facilidad de acceder y la inmediatez con la que prestan el servicio. Hoy Mensajeros Urbanos cuenta con más de 2.000 mensajeros en Bogotá, Cali y Barranquilla, fortaleciendo alianzas con compañías como Falabella, Grupo éxito y McDonald’s.

Ahora que conoce este sistema de comercialización, cuéntenos a través de nuestras redes sociales de qué forma su organización aporta a la transformación económica, social y ambiental de Colombia.

Cargando...