La ciudad será sede de la nueva megafábrica de Tesla, que se suma a las más de 120 empresas del sector de la innovación y la tecnología que han anunciado en el último año reubicaciones y expansiones en Austin y sus alrededores. 

Silicon Valley, al sur de la ciudad de San Francisco, es la meca tecnológica del mundo. Hoy alberga 2.000 organizaciones líderes en el sector de la tecnología y la innovación como Google, Apple y Oracle. Y aunque es un referente, otras ciudades le están haciendo competencia. 

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

Una de ellas es Austin, la capital de Texas, que en el 2020 lideró el ranking ‘Tech Town’, realizado por ComTia, la Asociación de la Industria de Tecnología de la Computación. “La ciudad ocupa por segundo año consecutivo el primer puesto, subiendo del número 3 en 2018. Ese año informamos 46 traslados de empresas de tecnología a Austin. En 2019, ese número aumentó a 58, según la Cámara de Comercio de Austin, lo que se tradujo en 4.648 nuevos puestos de trabajo. Esos números se alinean con los hallazgos de CompTIA, que muestran 68.323 trabajos de TI publicados entre agosto de 2019 y julio de 2020, un aumento de más de 19.000 con respecto al año pasado”, indicó el reporte.

De acuerdo con la Cámara de Comercio de Austin, 6.500 startups y compañías de tecnología tienen base en la ciudad, y en los últimos años empresas del tamaño de Google, Facebook y Oracle abrieron oficinas allí. De hecho, esta última trasladó su planta en Silicon Valley a Texas en el último año, al igual que HP Enterprise. Por su parte, Tesla, líder en fabricación de vehículos eléctricos, anunció recientemente la compra de un terreno a las afueras de Austin, donde construirá su nueva megafábrica y generará alrededor de 5.000 empleos. 

Apple también encontró en la ciudad un centro de desarrollo, y en 2019 reveló que esta será la sede de su nuevo campus, donde se fabricarán los computadores Mac Pro. “Construir el dispositivo más poderoso de Apple hasta la fecha en Austin es tanto un motivo de orgullo como un testimonio del poder perdurable del ingenio estadounidense”, expresó Tim Cook, CEO de Apple. 

¿Te gustaría conocer otros casos de innovación? Este artículo te puede interesar: Shanghái, una historia de innovación

Además, en el último año, 120 compañías del sector han anunciado reubicaciones y expansiones en la ciudad y sus alrededores. 

Gracias a este auge, la capital de Texas ha sido apodada ‘Silicon Hills’. Pero, ¿qué hay detrás del posicionamiento de esta región como centro de innovación?

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

10 en calidad de vida

Austin se destaca por la calidad de vida que ofrece a sus ciudadanos. De hecho, fue escogida como la mejor ciudad para vivir en 2019 en el ranking anual que hace US News & Report debido a sus buenas calificaciones por ingresos, costo de vida, ambiente social y oferta cultural, entre otros. 

A esto se suma que Texas es uno de los pocos estados del país que no tiene impuesto sobre la renta de las personas físicas y tampoco tiene impuesto de sociedades. Por eso, los impuestos locales y estatales son 18 por ciento más bajos que los de la media nacional. Este, por supuesto, es un gran atractivo para las empresas que deciden asentarse allí.

Apoyo a la innovación

El crecimiento de los ecosistemas de innovación no es posible sin una red de apoyo integrada por la comunidad, el Estado y las empresas. Austin cuenta con varias organizaciones que soportan y promueven la creatividad, el intercambio de experiencias y el crecimiento económico. 

Por ejemplo, desde 1987 la ciudad es sede del Festival South by Southwest (SXSW), que se celebra durante la primavera y, a través de diferentes eventos, como conferencias, charlas y exhibiciones, busca fortalecer la industria musical, cinematográfica y de medios interactivos del sur del país. En la última década ha integrado otras temáticas a su agenda anual, como el SXSW Edu, un programa enfocado en la innovación educativa; y el SXSW Eco, que contiene una agenda de análisis sobre impacto medioambiental. 

También cuenta con el Austin Technology Council, una organización conformada por 250 miembros, entre los que se encuentran empresas como Amazon, eBay e Intel. El propósito de esta unión, que nació en 1992, es fomentar la colaboración, el networking y la transferencia de conocimiento, permitiendo, por medio de mentorías, encuentros y conferencias, el desarrollo de pequeños, medianos y grandes empresarios.

Lee también: 3 laboratorios de innovación que le han hecho frente a la pandemia 

Hub de transformación

En 2017 se inauguró el Capital City Innovation, el distrito de innovación de Austin que nació de una alianza entre Ascention Seton, Central Health y la Universidad de Texas. El objetivo de esta organización sin ánimo de lucro es generar una sinergia entre las diferentes startups e individuos interesados en innovar desde sus campos de acción. 

Hoy, más de 230 compañías hacen parte de este distrito, la mayoría de ellas con un fuerte enfoque en innovación en salud, pues uno de los grandes propósitos de este proyecto es generar soluciones que contribuyan a mejorar la calidad de los servicios de salud locales y, a largo plazo, nacionales. 

Para lograrlo, la participación de la academia es fundamental. Por eso dentro del hub ya se encuentran la escuela de medicina de la Universidad de Texas y el Dell Seton Medical Center.

En los últimos años, Barcelona se ha consolidado como un hub de innovación y uno de los centros europeos líderes en proyectos tecnológicos. Con cerca de 1.200 startups, su ecosistema emprendedor pasa por uno de sus mejores momentos.

Silicon Valley, ubicado en el Área de la Bahía de San Francisco, es el hogar de gigantes de la tecnología como Apple, Google y Facebook, y es el hub de innovación más relevante del mundo. Sin embargo, su poder se ha descentralizado y ciudades en diferentes partes del mundo han consolidado su propio ecosistema emprendedor. Barcelona es una de ellas.

Según Startup Heatmap, Barcelona es la tercera ciudad favorita en Europa entre los emprendedores, solo detrás de Londres y Berlín. Esto no es solo una referencia a su conocida calidad de vida, sino que hay datos de inversiones y un número creciente de startups que lo demuestran.

De acuerdo con Crunchbase, una plataforma que reúne información de compañías públicas y privadas, Barcelona es la sexta ciudad de Europa con más startups (1.197). En el primer lugar está Londres (8.974), seguida por París (2.750), Berlín (2.330), Amsterdam (1.542) y Madrid (1.235).

Si bien el número de startups es similar entre la capital española y Barcelona, hay una notable diferencia en cuanto a la inversión que recibieron. En 2018, el capital invertido en la primera fue de 342 millones de euros mientras que la segunda recibió 871 millones de euros, según Dealroom.

Esta cifra ubica a Barcelona como la quinta ciudad europea en cuanto a capital invertido en startups. El primer puesto es nuevamente para Londres, con 4.700 millones de euros, seguida por París (2.350 millones de euros) y Berlín (2.170 millones de euros). El cuarto puesto es para Estocolmo con 920 millones de euros.

Panorama emprendedor

Las startups más conocidas que han hecho de Barcelona su centro de operaciones son: Travelperk —una especie de Booking.com para viajes corporativos—, Glovo —el equivalente a Rappi o PedidosYa en España—, Typeform —una plataforma de especializada en la creación de formularios y encuestas en línea—, entre otras.

Por otro lado, los sectores más atractivos y fortalecidos del ecosistema emprendedor barcelonés, según Dealroom, son: hogar, salud y bienestar, transporte, software especializado, viajes y tecnología financiera, que tienen como modelo de negocio canales como mercados en línea, comercio electrónico, aplicaciones móviles y SaaS (las siglas en inglés de ‘software como un servicio’).

“El ecosistema local está evolucionando y va más allá de aplicaciones móviles o comercio electrónico. Las startups están construyendo productos globales con grandes posibilidades de éxito, lo cual afirma a Barcelona como una plataforma de innovación” dijo Pere Duran, director de 4YFN, una plataforma de negocios organizada por el Mobile World Congress.

Precisamente este evento, el más importante del mundo en lo que se refiere a comunicación móvil y que se realiza en Barcelona desde 1987, publicó un informe en el que, además de recoger la declaración de Duran, llega a cuatro conclusiones sobre la efervescencia del ecosistema emprendedor de la ciudad.

Las razones

1. Crecimiento sin pausa 

Entre Madrid y Barcelona, España sumó más de mil millones de euros en inversión para startups durante 2018 —son 4.115 en total en el país—, lo que la posiciona para convertirse en la próxima ‘Startup Nation’ —así es conocida Israel en este momento—.

2. Un destino para el talento

Barcelona resulta atractiva por su clima y calidad de vida —los costos de alquiler, comida y transporte son más baratos que en Londres o París, por ejemplo—. Además, en la ciudad ya convive talento altamente calificado en tecnología de todas las partes del mundo.

3. Líder europeo

En 2018, 110 compañías de tecnología se mudaron a Barcelona. Una de las razones es el Mobile World Congress —cancelado este año por la crisis del coronavirus y ya confirmado para 2021—, el cual da prioridad de exhibición a los emprendimientos locales. A esto se suma el reciente crecimiento en cuanto a inversión de capital de riesgo.

4. Facilidades de crecimiento. 

La ciudad acoge varias venture capitals, venture builders, incubadoras como Barcelona Activa, aceleradoras como Startupbootcamp, Seedrocket y Conector, espacios de coworking, organizaciones que promueven a la ciudad como hub, congresos de tecnología, escuelas de negocios reconocidas internacionalmente y grandes empresas enfocadas en Big Data.

Cargando...