El emprendimiento en Colombia está en auge gracias al incremento de personas dispuestas a crear su propia empresa y a las oportunidades que ofrece la región para consolidar un modelo de negocio. Estos generadores de empresa son promotores de la economía nacional, el empleo y el desarrollo de proyectos con un alto impacto social.

De acuerdo con el Estudio de la Actividad Empresarial de Colombia (GEM 2017) la actividad económica en Colombia se ha dinamizado en los últimos años gracias a la participación de las mujeres y los jóvenes a través de la creación de nuevos negocios que aportan al crecimiento de la economía en la región.

Según el estudio, la brecha de emprendimiento entre mujeres y hombres se ha cerrado desde el 2013, reflejando un incremento en la creación de negocios liderados por mujeres de 18,2%, frente a la participación de los hombres 19,2%.

Adicionalmente, en el 2017 el 70% de los nuevos negocios generaron entre 1 a 19 empleos en la región, lo que convierte a los emprendedores como fuente de generación de oportunidades para el crecimiento económico de las familias y del país.

Según la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) en el 2017 la ciudad cerró con 728.784 unidades productivas, de este total el 38,7% de unidades tiene mujeres como representantes legales.

Emprendimientos que aportan a la transformación del país

Natura Foods Enterprise SAS es un emprendimiento creado en el 2012 por tres mujeres del Valle del Cauca, quienes identificaron en el mercado exterior la oportunidad de vender pulpa de fruta y alimentos tradicionales de la región listos para servir.

Beatriz Helena Londoño, Gerente de este emprendimiento explica que su modelo de negocio tuvo un crecimiento exponencial, lo que las llevó a aumentar su infraestructura y el número colaboradores, pasando de 4 a 60 personas y de estas 80% son mujeres madres cabeza de familia.

Este emprendimiento exporta el 80% de sus productos a EE.UU, el 5% a Europa y el 15% es distribuido en territorio nacional.

Printslab es un emprendimiento creado por la paisa Diana Oviedo quien diseña vestidos de baño, zapatos y accesorios con estampados. Llevar su modelo de negocio a eventos como Colombiamoda o macrorruedas de negocio, le permiten ser hoy uno de los negocios con presencia a nivel internacional.

Los países a los que ha llegado esta empresaria y emprendedora son Canadá, Perú, Puerto Rico, Costa Rica y Guatemala.

D’hylos es una mypime que nació en San Jacinto, en el departamento de Bolívar,  por la emprendedora Yaneth Vásuez quien a través del diseño de hamacas rescata la tradición de su región llevando este producto a países como Holanda y Costa Rica.

Esta emprendedora encontró en el mercado internacional la oportunidad de llevar la tradición del uso de las hamacas y expandir su negocio vendiendo hasta 100 tejidos por mes generando empleo para 40 artesanos víctimas del conflicto armado.

Estos negocios impactan positivamente a otras mujeres y familias y  generan una economía sostenible, el desarrollo económico en la región, la creación de empleo y de la misma forma rescatar la cultura del país. Mujeres que son ejemplo a seguir por liderar ideas de negocio con impacto social.

Colombia es uno de los países en Latinoamérica con los índices más altos de intención de crear empresa, según el Estudio de la Actividad Empresarial de Colombia (GEM), en el que el 52% de la población considera tener las habilidades, los conocimientos, la experiencia y las oportunidades para crear un negocio, superando a otros países de Latinoamérica y el Caribe.

De acuerdo con un estudio realizado por iNNpulsa y la Universidad Nacional de Medellín, la capital del país es la ciudad que crea más emprendimientos, registrando un total de 1.356 startups y representando el 50,2% a nivel nacional. La segunda región que desarrolla más ideas de negocio es el departamento de Antioquia, con un total 544 startups (20,1% a nivel nacional).

Estas ciudades se convierten en los principales centros de desarrollo de emprendimiento, gracias a factores como la presencia de entidades gubernamentales, la conectividad con el mundo, la infraestructura y las habilidades con las que cuenta la población. Generando a su vez 7.933 empleos en su etapa inicial; componente que aporta al desarrollo social del país.

Si usted está pensando en crear empresa y ser parte de la transformación de Colombia, estos son los 5 pasos que debe tener en cuenta para hacer realidad su idea de negocio:

En Colombia existen varios proyectos que apoyan la generación de Emprendimientos de Alto Impacto (EAI). Estas oportunidades lideradas por el sector privado y público, buscan financiar y consolidad ideas de negocio que aporten al crecimiento económico, social y ambiental de Colombia.

Colombia tiene un gran potencial para emprender, cada vez hay más personas dispuestas en hacer realidad su idea de negocio y crear su propia empresa. Aquí te contamos algunos emprendimientos que nacieron para generar transformación social, ambiental y económica en la región.

Foody.com.co, comida sana y a buen precio

Esta startup colombiana ofrece a través de un restaurante digital almuerzos saludables y a buen precio. Su modelo de negocio consiste en que sus usuarios se suscriben en línea y programan semanalmente el almuerzo que consumirán durante los siguientes días, de esta forma pagan anticipadamente para tener economía e inmediatez con sus alimentos.

Antonio Plata, CEO & Co- fundador de Foody.com.co, explicó para el portal PuntoCO, que esta idea de negocio nació de la necesidad de brindar al consumidor la oportunidad de acceder a platos altamente saludables, verificados por nutricionistas y a un precio justo.

La apuesta de valor de esta empresa se encuentra en ofrecer al público una herramienta que democratiza la comida saludable a través del uso de la tecnología y el Internet, como puente para conectar con el consumidor.

Liftit, la app de logística que facilita el transporte de carga

Fotos: Facebook Liftit.

Ante la necesidad de encontrar un lugar donde se pudiera acceder a un servicio de transporte rápido y de calidad, los colombianos Ángel Celis, Felipe Betancour y Brian York, crearon la aplicación móvil Liftit, una startup que conecta a equipos de transporte con empresas y usuarios para realizar acarreos, mudanzas y traslado de cargamentos pesados a nivel nacional e internacional.

En tan solo 3 años, estos emprendedores han llevado su modelo de negocio a países como Chile, Perú, Ecuador y México y esperan próximamente incursionar en el mercado brasileño.

Su éxito se debe a la aplicación de tecnología en el monitoreo de trayectos para optimizar las operaciones, eliminar los “tiempos muertos” y reducir los costos en el transporte de carga pesada.

Los datos:

Tappsi, una alianza que los llevó a toda Latinoamérica

Juan Salcedo y Andrés Gutiérrez, crearon en el 2012 la primera aplicación colombiana que brinda el servicio de solicitud de taxis. Esta startup tomó fuerza en el país hasta conquistar mercados internacionales consolidando alianzas con empresas como Easy Taxi de Brasil para llegar a toda Latinoamérica.

Con la alianza de estas dos compañías, la app ha sido descargada más de 3 millones de veces en dispositivos Android y iOS, operando a nivel nacional en 20 ciudades del país con la vinculación de 80 mil taxistas en la plataforma.

Hogaru, la app de servicios de limpieza

Fotos: Hogaru.com

En Colombia, el 90% de las personas dedicadas a la labor de la limpieza en los hogares son mujeres y 88% de los contratos son verbales (MinTrabajo), reduciendo la posibilidad de acceder a prestaciones sociales y calidad de vida.

Ante este panorama, nació Hogaru, una plataforma digital diseñada por el colombiano Oscar Peña, el italiano Matteo Cera y el español Gonzalo Úcar con el objetivo de dignificar y profesionalizar este oficio combinando la tecnología y el talento humano.

Actualmente, la plataforma cuenta con casi 800 trabajadores domésticos registrados en la app desde ciudades como Bogotá, Cali y Medellín mientras espera llegar a otros mercados internacionales garantizando empleo y desarrollo para las familias de la región.

Estos emprendimientos aportan hoy a la transformación del país, generando empleo, crecimiento económico para las familias y calidad de vida. Si usted es un emprendedor, cuéntenos a través de nuestras redes sociales de qué forma aporta al desarrollo de Colombia su modelo de negocio.

Ser parte de la transformación social en Colombia requiere de un gran compromiso a nivel empresarial y educativo. Para lograr estos cambios el modelo del valor compartido en la educación ha sido el canal para que las compañías puedan aprovechar el potencial de sus trabajadores garantizando su formación profesional para ser posteriormente retribuida con la aplicación de sus conocimientos al crecimiento empresarial.

Michael Porter, profesor de la Escuela de Negocios de Harvard y líder de estrategias empresariales, define el valor compartido como “todas las políticas y las prácticas operacionales que mejoran la competitividad de una empresa a la vez que ayudan a mejorar las condiciones económicas y sociales en las comunidades donde opera”.

Para el experto, existen tres principios para crear valor compartido:

  1. Al reconcebir los productos y mercados.
  2. Al redefinir la productividad en la cadena de valor.
  3. Al permitir el desarrollo de un clúster local.

La implementación de esta estrategia permite generar mayores ingresos en una compañía, mientras aporta al desarrollo de las comunidades, el cierre de brechas sociales, el crecimiento profesional de los trabajadores y la calidad de vida de las familias.

La educación como herramienta para impulsar la economía

El valor compartido desde la educación aporta al fortalecimiento de la economía de la región, incrementa la productividad y los ingresos de las compañías.

Desde una perspectiva global, los países de América Latina y el Caribe han logrado avanzar en materia de acceso a la educación superior. Según el informe del Banco Mundial, Momento decisivo: La educación superior en América Latina y el Caribe, cada región debe maximizar sus esfuerzos para garantizar las herramientas y conocimientos de sus trabajadores como estrategia para fomentar el crecimiento económico.

El Banco Mundial destaca que, además de contar con un modelo educativo eficiente, es fundamental que los países conozcan sus necesidades para ofrecer oportunidades educativas que formen profesionales capacitados en las áreas que se requieren potencializar.

En Colombia, algunos ejemplos claros de valor compartido en la educación aplicado por empresas son: Argos, Grupo Éxito y la Universidad de los Andes.

Ante el déficit en la infraestructura de educación pública en el país, la deserción escolar y los bajos índices de calidad, Argos puso en práctica su estrategia de sostenibilidad definiendo una línea de inversión social para mejorar y construir infraestructura educativa.

Con alianzas público-privadas, entre 2011 y 2013, esta compañía suscribió seis convenios para realizar obras de construcción y adecuación en 20 instituciones educativas del país, fomentando la formación académica de calidad, dinamizando las economías locales y contribuyendo a la integración de las comunidades.

Por su parte, el Grupo Éxito se ha destacado desde hace 14 años por su programa ‘Los mejores de la clase’, por apoyar la educación superior de sus trabajadores con becas para cursar carreras técnicas, tecnológicas, pregrados y posgrados. Esa iniciativa ha impulsado el crecimiento personal y profesional de sus trabajadores.

Entre tanto, la Universidad de los Andes, promueve el acceso a la educación superior con el programa ‘Quiero Estudiar’. Este proyecto respalda a estudiantes de bajos recursos pero con altos niveles académicos de cualquier parte de Colombia con el 95% de la matrícula durante toda la carrera.

A cambio de este beneficio, los estudiantes retribuyen a la universidad y al programa el 20% de sus ingresos durante el doble del tiempo que se vieron beneficiados. De esta forma, otros estudiantes pueden ingresar a la universidad.

De acuerdo con Pablo Navas, Rector de la Universidad de los Andes, el talento está por igual en todas las regiones del país, lo que impide que los estudiantes accedan a estas instituciones es la falta de oportunidades económicas y es allí donde el valor compartido toma fuerza como un modelo para lograr una transformación social desde las instituciones y la educación.

El modelo educativo que propone la Universidad de los Andes mejora las oportunidades de acceso a la educación y a empleos, aportando a la calidad de vida de la población.

Evidentemente, la educación debe ser un pilar fundamental de los gobiernos y de las empresas para impulsar sus economías, porque ser parte del cambio sí es posible, especialmente cuando los esfuerzos están direccionados hacia el crecimiento bilateral de las compañías, donde los trabajadores son el principal recurso para impulsar el desarrollo del capital social.

¿Se ha preguntado cómo hacen las empresas para permanecer vigentes en el mercado? o ¿cómo enamoran a sus consumidores año tras año para no perderlos? A esto se le llama innovar, crear, fidelizar y generar valor agregado a los productos o servicios de una compañía. 

El valor agregado es el plus que tiene una empresa para marcar la diferencia y, sobre todo, ser reconocida por su compromiso en dar soluciones a las necesidades del público.

¿Cómo generar un impacto social desde el valor agregado?

Las empresas están cambiando su forma de ver y hacer negocios porque saben que es posible impulsar su crecimiento económico de la mano de la sociedad, las familias, los jóvenes, los productores agrícolas y los trabajadores.

Si bien, el valor agregado es el valor económico que añade una compañía a sus productos o servicios. Algunos ejemplos que no implican costos empresariales según el portal de asesoría de negocios Business Coaching Firm, son:

El café colombiano imprime valor agregado en cada grano

En el ámbito colombiano, organizaciones como la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), destacan la calidad de los productores cafeteros de la región en el Concurso Nacional de Calidad de Café ‘Colombia, Tierra de Diversidad’, como iniciativa para promover resultados con los mejores estándares.

De acuerdo con la FNC, “el concurso busca seguir posicionando los cafés especiales de Colombia en nichos de mercado diferenciados de alto valor, haciendo un tributo a la dedicación y constancia de los caficultores que producen café de la más alta calidad”.

Este concurso se ha convertido en un referente de cafés especiales en la industria internacional, caracterizado por el valor agregado que imprimen los productores del país: suavidad, aroma, acidez, rigurosos procesos de cosecha, beneficio, clasificación y control.

El trabajo en equipo, productos y servicios de calidad, talento humano capacitado y líderes comprometidos son las claves para que su empresa llegue a nuevos mercados con una propuesta de valor agregado diferente.

Cargando...