Una crisis sin precedentes demanda una respuesta sin precedentes. Frente a la pandemia, Colsubsidio reaccionó poniendo el bienestar de su talento humano en el centro de la ecuación. La comunicación, el trabajo en equipo y la confianza fueron protagonistas en el proceso.

Inesperada y cambiante, la pandemia ha sumido al mundo en un entorno de incertidumbre que pone en jaque su bienestar. En Colombia, el panorama nacional se ha complejizado aún más a raíz de la COVID-19. “Ha desafiado todos los pronósticos en impacto y extensión, y llegó para cambiar la vida personal, familiar, económica y laboral”, dijo el director de Colsubsidio, Luis Carlos Arango, en su ponencia de apertura para el pasado VII Foro de Sostenibilidad. 

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

Sin embargo, durante esa misma intervención, el director también rescató la capacidad de la sostenibilidad de transformar la realidad y “garantizar la perdurabilidad de las empresas, generar soluciones, reactivar sectores y evitar que la crisis sanitaria se convierta en una crisis económica crónica”.

¿Cómo ha asumido Colsubsidio el reto de responder a la pandemia desde la sostenibilidad y el bienestar? La misma naturaleza de la caja de compensación facilitó que la compañía le midiera el pulso a la pandemia de COVID-19 desde su aparición en Colombia. 

Te recomendamos: El futuro será sostenible o no será

“Nuestras líneas de servicios incluyen sectores como salud, supermercados, droguerías, recreación, turismo, deporte, educación y alimentos y bebidas. También tenemos una IPS y una red de clínicas y centros médicos. Por ese contacto, estábamos muy al tanto de lo que pasaba día a día con el coronavirus y teníamos muy claro que sus impactos no solo iban a afectar a nuestros clientes sino también a nuestros trabajadores”, explica Martha Cecilia Castaño, quien lleva cinco años ejerciendo como gerente de Talento Humano de Colsubsidio.

Antes de que el aislamiento estricto empezará a regir en todo el país, Colsubsidio empezó a tomar medidas para hacer frente a la pandemia:

“Es un equipo humano interdisciplinario con representantes de distintas áreas de la empresa: Talento Humano, Salud y seguridad en el trabajo, Relaciones laborales, Cultura y comunicaciones internas, Servicio al cliente, Infraestructura, Servicios generales y compras, y Comunicaciones externas. Nos juntamos para estar en línea y hacerle frente a la situación con un equipo base que interactúa con todos los demás servicios de Colsubsidio”, dice Castaño.

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

“Empezamos a saber cuáles eran los colaboradores que estaban enfermándose, dónde estaban, en qué estado de salud, si necesitaban apoyo, cuántos estaban hospitalizados y cuántos recuperados. Actualmente seguimos generando un reporte diario con toda esta información y también con reportes de seguridad sobre nuestros puntos de atención”, dice la gerente.

Lee también: Reconocimientos Xposible 2020: estas fueron las empresas reconocidas

Tener una fuerza humana conformada por cerca de 16.000 trabajadores exige un modelo de comunicación muy robusto. Especialmente durante momentos de incertidumbre. Por eso, la comunicación con los colaboradores ha sido uno de los pilares fundamentales en el plan de acción de Colsubsidio frente al COVID-19.

“El 60 por ciento de nuestra gente es gente front, que no puede recibir nuestras notificaciones desde su computador fácilmente. Nuestro sistema busca llegar a cada uno de los trabajadores sin excepción, a través de mensajes de texto, de Whatsapp y de nuestros principales voceros, que son los líderes”, explica Castaño, cuya experiencia en el rubro de los Recursos Humanos suma veinte años.

La comunicación con los líderes, a través de conversaciones significativas y empáticas, aunque breves y mediadas por la distancia, es un elemento vital para marcar la diferencia en la experiencia de los trabajadores durante la pandemia

De hecho, esos vínculos constituyen una motivación mayor para el talento humano que el temor a perder su trabajo: según una encuesta de Glassdoor, 81 por ciento de los empleados trabaja más al sentirse apreciado frente al 37 por ciento cuyo rendimiento responde al miedo.

“Durante la pandemia fue clave mantener al talento humano informado casi en tiempo real —por todos los canales, tanto por escrito como por medio de videos— sobre las decisiones que iba tomando la organización, la ciudad y el país. Esa fue nuestra alternativa para mitigar la incertidumbre de esta época”, agrega la gerente.

Te puede interesar: Droguerías Colsubsidio: una apuesta 360 por la inclusión de personas con discapacidad

Además, la caja de compensación decidió esforzarse al máximo por no despedir a ningún colaborador a raíz de la pandemia, un factor clave que se comunicó desde el inicio a los trabajadores para transmitirles tranquilidad, seguridad y estabilidad.

Para lograr mantener intacta su fuerza de trabajo, Colsubsidio optó por cerrar los contratos que tenía con terceros para dar esas vacantes resultantes a sus trabajadores internos. Esto, además, demandó un proceso de reskilling y de reubicación para aproximadamente 3.000 colaboradores

“Tuvimos que cerrar todos los clubes y hoteles. A esos trabajadores, amas de llaves, auxiliares de piscina, botones y recepcionistas, les hicimos un plan de reentrenamiento para ampliar otros servicios que surgieron a raíz de la pandemia. Por ejemplo, tomar la temperatura en clínicas y supermercados, y trabajar en el call center”, puntualiza Castaño.

Aquellos colaboradores que no pudieron vincularse inmediatamente a otra línea de servicio, se mantuvieron en casa sin una asignación laboral específica, pero recibiendo su salario habitual, y simultáneamente capacitándose en habilidades digitales para que permanecieran comunicados y con una sensación de ocupación y propósito. Finalmente, estas personas sin asignación conformaron una bolsa interna de trabajo.

“Durante un tiempo, congelamos la planta y dejamos de contratar personas. Si alguna vacante se abría o un cupo rotaba, reentrenabamos a uno de esos trabajadores para que pudiéramos suplir esa necesidad con el talento que ya teníamos. Así, nuestro talento humano se certificó, adquirió nuevas habilidades, ascendió y mejoró la calidad de su trabajo durante la pandemia”, concluye Castaño.

Una crisis sin precedentes demanda una respuesta sin precedentes. Frente a la pandemia, Colsubsidio reaccionó poniendo el bienestar de su talento humano en el centro de la ecuación. La comunicación, el trabajo en equipo y la confianza fueron protagonistas en el proceso.

Inesperada y cambiante, la pandemia ha sumido al mundo en un entorno de incertidumbre que pone en jaque su bienestar. En Colombia, el panorama nacional se ha complejizado aún más a raíz de la COVID-19. “Ha desafiado todos los pronósticos en impacto y extensión, y llegó para cambiar la vida personal, familiar, económica y laboral”, dijo el director de Colsubsidio, Luis Carlos Arango, en su ponencia de apertura para el pasado VII Foro de Sostenibilidad. 

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

Sin embargo, durante esa misma intervención, el director también rescató la capacidad de la sostenibilidad de transformar la realidad y “garantizar la perdurabilidad de las empresas, generar soluciones, reactivar sectores y evitar que la crisis sanitaria se convierta en una crisis económica crónica”.

¿Cómo ha asumido Colsubsidio el reto de responder a la pandemia desde la sostenibilidad y el bienestar? La misma naturaleza de la caja de compensación facilitó que la compañía le midiera el pulso a la pandemia de COVID-19 desde su aparición en Colombia. 

Te recomendamos: El futuro será sostenible o no será

“Nuestras líneas de servicios incluyen sectores como salud, supermercados, droguerías, recreación, turismo, deporte, educación y alimentos y bebidas. También tenemos una IPS y una red de clínicas y centros médicos. Por ese contacto, estábamos muy al tanto de lo que pasaba día a día con el coronavirus y teníamos muy claro que sus impactos no solo iban a afectar a nuestros clientes sino también a nuestros trabajadores”, explica Martha Cecilia Castaño, quien lleva cinco años ejerciendo como gerente de Talento Humano de Colsubsidio.

Antes de que el aislamiento estricto empezará a regir en todo el país, Colsubsidio empezó a tomar medidas para hacer frente a la pandemia:

“Es un equipo humano interdisciplinario con representantes de distintas áreas de la empresa: Talento Humano, Salud y seguridad en el trabajo, Relaciones laborales, Cultura y comunicaciones internas, Servicio al cliente, Infraestructura, Servicios generales y compras, y Comunicaciones externas. Nos juntamos para estar en línea y hacerle frente a la situación con un equipo base que interactúa con todos los demás servicios de Colsubsidio”, dice Castaño.

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

“Empezamos a saber cuáles eran los colaboradores que estaban enfermándose, dónde estaban, en qué estado de salud, si necesitaban apoyo, cuántos estaban hospitalizados y cuántos recuperados. Actualmente seguimos generando un reporte diario con toda esta información y también con reportes de seguridad sobre nuestros puntos de atención”, dice la gerente.

Lee también: Reconocimientos Xposible 2020: estas fueron las empresas reconocidas

Tener una fuerza humana conformada por cerca de 16.000 trabajadores exige un modelo de comunicación muy robusto. Especialmente durante momentos de incertidumbre. Por eso, la comunicación con los colaboradores ha sido uno de los pilares fundamentales en el plan de acción de Colsubsidio frente al COVID-19.

“El 60 por ciento de nuestra gente es gente front, que no puede recibir nuestras notificaciones desde su computador fácilmente. Nuestro sistema busca llegar a cada uno de los trabajadores sin excepción, a través de mensajes de texto, de Whatsapp y de nuestros principales voceros, que son los líderes”, explica Castaño, cuya experiencia en el rubro de los Recursos Humanos suma veinte años.

La comunicación con los líderes, a través de conversaciones significativas y empáticas, aunque breves y mediadas por la distancia, es un elemento vital para marcar la diferencia en la experiencia de los trabajadores durante la pandemia

De hecho, esos vínculos constituyen una motivación mayor para el talento humano que el temor a perder su trabajo: según una encuesta de Glassdoor, 81 por ciento de los empleados trabaja más al sentirse apreciado frente al 37 por ciento cuyo rendimiento responde al miedo.

“Durante la pandemia fue clave mantener al talento humano informado casi en tiempo real —por todos los canales, tanto por escrito como por medio de videos— sobre las decisiones que iba tomando la organización, la ciudad y el país. Esa fue nuestra alternativa para mitigar la incertidumbre de esta época”, agrega la gerente.

Te puede interesar: Droguerías Colsubsidio: una apuesta 360 por la inclusión de personas con discapacidad

Además, la caja de compensación decidió esforzarse al máximo por no despedir a ningún colaborador a raíz de la pandemia, un factor clave que se comunicó desde el inicio a los trabajadores para transmitirles tranquilidad, seguridad y estabilidad.

Para lograr mantener intacta su fuerza de trabajo, Colsubsidio optó por cerrar los contratos que tenía con terceros para dar esas vacantes resultantes a sus trabajadores internos. Esto, además, demandó un proceso de reskilling y de reubicación para aproximadamente 3.000 colaboradores

“Tuvimos que cerrar todos los clubes y hoteles. A esos trabajadores, amas de llaves, auxiliares de piscina, botones y recepcionistas, les hicimos un plan de reentrenamiento para ampliar otros servicios que surgieron a raíz de la pandemia. Por ejemplo, tomar la temperatura en clínicas y supermercados, y trabajar en el call center”, puntualiza Castaño.

Aquellos colaboradores que no pudieron vincularse inmediatamente a otra línea de servicio, se mantuvieron en casa sin una asignación laboral específica, pero recibiendo su salario habitual, y simultáneamente capacitándose en habilidades digitales para que permanecieran comunicados y con una sensación de ocupación y propósito. Finalmente, estas personas sin asignación conformaron una bolsa interna de trabajo.

“Durante un tiempo, congelamos la planta y dejamos de contratar personas. Si alguna vacante se abría o un cupo rotaba, reentrenabamos a uno de esos trabajadores para que pudiéramos suplir esa necesidad con el talento que ya teníamos. Así, nuestro talento humano se certificó, adquirió nuevas habilidades, ascendió y mejoró la calidad de su trabajo durante la pandemia”, concluye Castaño.

Con la convicción de que la discapacidad está en los entornos mal diseñados y no en las personas, este modelo de droguerías incluyentes busca la igualdad al cerrar brechas sociales y permitir una experiencia autónoma.

Bajo el lema “Nada para nosotros, sin nosotros” se inauguró, hace un año, la primera droguería incluyente de Colombia, un proyecto basado en el respeto y la autonomía de las personas con discapacidad. Tanto su infraestructura como su modelo de atención buscan cerrar las brechas sociales que enfrenta esta población en términos de acceso a la educación, el empleo y la salud.

Colsubsidio le apostó a construir una droguería con un servicio de atención y un espacio accesibles autónomamente para todas las personas con discapacidad visual, auditiva o física. La idea, que nació en 2017, se materializó dos años después en Chapinero, el lugar de Bogotá con mayor afluencia de personas con discapacidad, y cuenta con servicios como:

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook!

El proceso de creación exigió un equipo transversal de 80 profesionales y aliados estratégicos como el Ministerio del Trabajo, la Secretaria de Integración Social de Bogotá, el Instituto Nacional de Ciegos, la Federación Nacional de Sordos – Fenascol, la  Universidad Escuela Colombiana de Carrera Industriales (ECCI) y, por supuesto, un grupo personas con discapacidad. 

“Teníamos una iniciativa y una percepción, pero no sabíamos si esa percepción era real. Lo primero que hicimos fue tocar las puertas de los que saben: personas con discapacidad. Quisimos vivir la experiencia con ellos para entender cuáles eran las principales barreras en la comunicación y en el acceso al servicio”, dice Buitrago.

Crear un escenario nacional más equitativo implica un avance importante para toda la sociedad. De hecho, según estimó la Procuraduría en 2018, entre 5 % y 7 % del PIB colombiano se pierde por la falta de inclusión de personas con discapacidad en entornos laborales y académicos.

Por eso, parte de la apuesta de este proyecto —premiado por la Asociación Internacional de Seguridad Social debido a sus buenas prácticas— es vincular laboralmente a personas con discapacidad. “Si las personas con discapacidad tienen brechas, tenemos que mirar cómo ir cerrándolas nosotros mismos en distintos frentes”, agrega Buitrago. 

Inclusión en la pandemia

 

“Aun en circunstancias normales, las personas con discapacidad tienen menos probabilidades de acceder a la educación y a la atención de la salud, y de obtener ingresos o participar en la comunidad. La pandemia está intensificando estas desigualdades y creando nuevas amenazas” advirtió el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, el pasado mayo.

Lee también: 4 claves para ser una empresa incluyente y diversa

Como sucede con otras poblaciones vulnerables, el efecto de la COVID-19 está siendo particularmente duro con los mil millones de personas en condición de discapacidad que hay en el mundo, lo que representa cerca del 15 % de la población mundial. Por eso, ponerlos en el centro de las respuestas a la pandemia es vital para no agudizar aún más las brechas a las que se enfrentan cotidianamente.

“En materia de salud, el hecho de que la mayoría de los servicios estén concentrados en los pacientes de COVID-19 ha hecho que la atención, los tratamientos médicos y el acceso a fármacos de la población con discapacidad se vea retrasada”, explica Buitrago. Para mitigar esta situación, la caja de compensación ha creado una serie diversa de estrategias:

“¿Cómo una persona con discapacidad visual hace distanciamiento si no puede ver, cómo se toma la temperatura si no puede leer el termómetro? ¿Cómo se comunica una persona con discapacidad auditiva si no puede leer los labios porque todo el tiempo los demás tienen tapabocas? Quisimos dar respuesta a esas preguntas a través de la venta de productos incluyentes, que son soluciones para necesidades de autocuidado de personas con discapacidad”, explica la química farmacéutica, y agrega que la oferta incluye tapabocas con visor de sonrisa, tanto desechables como reutilizables, que brindan protección y simultáneamente permiten a las personas sordas leer los labios e interpretar la expresión facial ajena; pulsioxímetros con bluetooth, que permiten a personas con discapacidad visual conocer su saturación de oxígeno auditivamente; y termómetros parlantes, que dicen en voz alta la temperatura corporal.

Además, se ha realizado capacitación virtual con colaboradores administrativos y trabajadores de droguerías, un proceso de formación y sensibilización de 72 horas en términos de braille, LSC e inclusión social y laboral.

Y, a pesar de los inconvenientes generados por la pandemia, se planeó una expansión en el 2020,  pues al finalizar el año se contará con dos nuevas droguerías incluyentes: una en la Calle 94, en Bogotá, y otra en Medellín, la primera de esa ciudad, en la Fundación San Vicente de Paul.

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

Una mirada al futuro

Para los próximos años, Colsubsidio tiene un reto aún mayor que crear una droguería totalmente inclusiva: “Lo difícil no fue llegar hasta acá, lo difícil es mantenernos y lograr que más personas accedan al servicio y se beneficien de él”, en palabras de la Líder de Sostenibilidad. Por eso, aunque la pandemia ha sido complicada, el compromiso de llevar un modelo de inclusión similar al resto del país no ha disminuido.

Para lograrlo, Colsubsidio busca crear, en 2021, una red de 100 droguerías incluyentes en los 17 departamentos en los que tiene presencia, lo que exige eliminar tecnológicamente barreras en la comunicación con personas con discapacidad y contar con buenas condiciones de accesibilidad, guías podotáctiles, mapas táctiles, el aplicativo Servir, videos informativos con audio, subtítulos y LSC. Con este fin, 280 personas de distintas partes del país se formarán en lengua de señas desde este diciembre.

Sin embargo, una sociedad más justa e igualitaria con la población discapacitada demanda crear también un efecto bola de nieve, en el que otras organizaciones y entidades se sumen a la causa de restituir los derechos de este grupo.

“Si realmente queremos ser incluyentes, hay que arrancar. Esto no es un terreno fácil, pero quien tiene la vocación y el deseo lo saca adelante”, concluye Buitrago.

Cerca del 45% de los colombianos disfrutan los beneficios de las cajas de compensación. Conoce qué actividades recreativas ofrece la Caja de Compensación Colsubsidio para estas vacaciones.

Buscando el bienestar de los colombianos, las 45 cajas de compensación que se encuentran en funcionamiento alrededor del territorio están preparando su oferta de recreación y turismo para las vacaciones decembrinas. 

Cifras de la Asociación de Cajas de Compensación Familiar —Asocajas— exponen que actualmente se beneficia “cerca del 45% de la población colombiana y que el 90% de sus afiliados devenga menos de 4 salarios mínimos legales mensuales”.

La misión de las cajas de compensación desde hace 65 años es cerrar en muchos aspectos las brechas sociales, pero más específicamente asegurarle a la clase media colombiana oportunidades en salud, turismo, vivienda, cultura, deporte, educación, empleo y créditos.

“Nuestros aportes al país se focalizan en dos frentes, por un lado, aseguramos que la clase media emergente no se devuelva a umbrales de pobreza (el 76% de nuestros afiliados se ubica en esta población). Y, por otro lado, propiciamos la movilización hacia la clase media consolidada, en la cual se encuentran el 14% de nuestros afiliados”, afirma Adriana Guillén Arango, presidenta ejecutiva de Asocajas.

Lee: Cajas de compensación, un mundo de beneficios

Por ende, una de sus estrategias a final de año es la gran oferta en recreación y turismo. Actualmente, tanto afiliados como público en general pueden disfrutar de los 318 centros recreacionales y unidades deportivas, 257 bibliotecas, 271 teatros, centros culturales o centros de convenciones, 65 centros vacacionales y 46 hoteles u hostales en todo el país.

“Se destinan a los servicios de recreación un 9,87% de los recursos administrados, para un total de 682 mil millones de pesos de manera anual”, afirma Asocajas. 

La caja de compensación Colsubsidio compartió con Xposible 6 actividades recreativas y deportivas que ofrece en estas vacaciones:

Cantú abrió sus puertas en 2019 para brindar la mejor experiencia de descanso de un glamping de lujo de primer nivel. Cantú está ubicado frente al lago Sochagota, en Paipa.

Cuenta con 10 carpas de lujo dotadas con camas, estación de café, baño privado y un espacio exterior con chimenea, sillas y malla para disfrutar del descanso que ofrece la naturaleza. Este glamping de lujo ofrece también a sus visitantes la posibilidad de practicar deportes acuáticos y actividades como senderismo, ciclomontañismo, noches de estrellas, avistamiento de aves y mucho más.  

Puede interesarte: Gerencia de la Felicidad, un nuevo modelo de RR. HH.

Piscilago, el megaparque acuático de Colombia, se suma a la apuesta ambiental, siendo una de las bio-reservas más importantes del país, y uno de los pocos lugares que conserva el bosque seco tropical. Su zoológico cuenta con una colección de 1.128 animales de 160 especies, de los cuales el 80% corresponde a fauna nativa. 

En 2018 ingresaron 142 animales, de los cuales 47 nacieron dentro del zoológico, lo que significa que el entorno es favorable para su reproducción y, además, tienen un compromiso con el rescate y protección de los animales en peligro.

Piscilago, que posee el 10% de la diversidad de aves existentes en Colombia, y el Hotel El Alcaraván, en Villavicencio, se han convertido en pieza clave para este tipo de turismo. En estos dos destinos los viajeros pueden observar más de 1.477 aves de 221 especies diferentes.

Gracias a su cercanía con Bogotá, su entorno y su diversidad, estos destinos se convierten en uno de los planes más apetecidos para los turistas amantes de la naturaleza.

A orillas del encantador Lago Sochagota se encuentra ubicado el Club Náutico Colsubsidio, enmarcado en un puerto con un ambiente natural al aire libre, y complemento de un atractivo y confortable restaurante con la mejor vista al lago. Ambientes familiares, sociales y de negocios con la magia de los paisajes naturales. 

Las principales actividades acuáticas son:

Mira también: Felicidad 2.0, La base de la productividad empresarial

Programación dirigida a niños y niñas de 6 a 12 años y adolescentes de 13 a 17 años. Este programa es desarrollado en diferentes sitios de interés ubicados en la ciudad de Bogotá y municipios cercanos.

Se busca generar espacios para el aprovechamiento del tiempo libre en temporada de vacaciones, estimulando a los niños y adolescentes participantes en diversos campos humanos, a través de la pedagogía, el arte, el entretenimiento y el medio ambiente.

Los clubes de Colsubsidio La Colina, bellavista y el Cubo en Bogotá ofrecen la práctica libre de deportes en zonas húmedas, gimnasio, canchas deportivas y natación. Se encuentran entradas desde $9.200 y el tiempo de cada servicio es de 50 minutos, inician en horas en punto.

 

¿Cómo funcionan las categorías de afiliación?

Cabe mencionar que hay 4 categorías en las cuales las cajas de compensación clasifican a los usuarios:

En la Categoría A se tienen en cuenta a los trabajadores y beneficiarios que cuenta con un ingreso que no supera los 2 salarios mínimos mensuales legales vigentes. “El 71,2% de los trabajadores afiliados a las Cajas de Compensación Familiar gana menos de 2 SMLM”, según Asocajas.

Aquellos afiliados o beneficiarios cuyo salario básico está entre 2 y 4 SMMLV se encuentran en la Categoría B. En la Categoría C se ubican los que tienen un salario básico que supere los 4 SMMLV y finalmente, en la Categoría D están las personas independientes que no están afiliadas a la caja de compensación. 

De acuerdo a la categoría, los precios de las actividades recreativas, deportivas y de turismo pueden variar.

 

El pasado 13 de septiembre se llevó a cabo el VI Foro de Sostenibilidad Colsubsidio, un encuentro que reunió a líderes empresariales y del sector público para conocer el avance de Colombia y la región en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

María Fernanda Quijano, Jefe del Departamento de Investigaciones Sociales de Planeación Colsubsidio, explicó que el Foro nació como una iniciativa para crear un espacio de promoción del conocimiento y la investigación donde organizaciones públicas, privadas y de la sociedad civil contaron de qué forma han contribuido con el logro de los ODS

Durante el Foro, se desarrollaron temáticas como el cumplimiento de los ODS en América Latina y en Colombia, el aporte de Colsubsidio a estas metas, los Objetivos para Vivir Mejor, una herramienta creada por el World Business Council for Sustainable Development (WBCSD) implementada por CECODES y las prácticas que actualmente desarrollan organizaciones como ProBogotá, la Gobernación de Cundinamarca y Postobón para ser parte de la transformación de Colombia.

 

Colsubsidio, comprometido con los ODS

Quijano explicó que a través de los años la Caja de Compensación Familiar ha sido parte de la transformación de Colombia desarrollando programas sociales que aportan al cumplimiento de 14 de los 17 ODS de la Agenda 2030: 

Así mismo, Colsubsidio cuenta con un Modelo de gestión ambiental corporativo que le permite contribuir al logro de otros siete ODS:

Resultados y logros Colsubsidio

Desde la creación de los ODS en el 2015, Colsubsidio ha fortalecido sus esfuerzos por ser parte del crecimiento de la región y aportar al cierre de brechas sociales de los colombianos. Estas son algunas cifras de su gestión:

Así como Colsubsidio, otras organizaciones, a través de su gestión, continúan contribuyendo al desarrollo sostenible de Colombia.

Xposible nace como una iniciativa de Colsubsidio, caja de compensación, para dar visibilidad a las instituciones y empresas que a través de sus proyectos logran la transformación del país.

¿Qué es Xposible?

Es una plataforma digital  que reconoce la labor de las compañías y entidades que lideran programas que impactan positivamente a la sociedad, transfiriendo conocimientos por medio de contenidos de valor sobre tendencias que promueven el desarrollo económico, social y ambiental de Colombia.

Galería

Cargando...