En una oficina siempre debe predominar el respeto. Saber comunicarse e interactuar con los compañeros es muy importante para trabajar en medio de un adecuado clima organizacional. Te contamos algunas normas de conducta para que tengas una buena convivencia laboral.

En las empresas trabajamos seres humanos, y por esta condición es natural que existan diferentes puntos de vista, múltiples reacciones y diversidad de emociones. Es por esto, que tener presente en las oficinas algunos acuerdos básicos de respeto entre colaboradores y directivos, es una gran ayuda a la hora de preservar la confianza y la armonía en la compañía.

1. No revises el celular mientras hablas con alguien

Si algún colaborador te busca para conversar o se dirige a ti en medio de una reunión, míralo a los ojos, esta es una señal de que estás atento a escucharlo.

2. Regula el volumen de tu voz

Utiliza un volumen neutro. Ni tan bajo que tengan que pedirte constantemente que repitas lo que acabas de decir, ni tan fuerte que parezca que estás regañando a toda la compañía.

3. No interrumpas, deja que el otro exprese sus ideas

Si consideras necesario comentar algo con respecto a una idea que su interlocutor no termina, puedes hacerlo con sumo cuidado y agradeciendo su intervención.

Lee también: Tips para fijar un salario

4. Respeto a la privacidad

Escuchar conversaciones ajenas o pararse detrás a mirar lo que el otro está haciendo en su computador, son actos de mala educación.

5. Utiliza las palabras mágicas

Puede ser algo básico o muy académico, pero siempre es bueno saludar, despedirse, decir por favor y dar las gracias.

6. Llama a cada persona por su nombre

Es molesto cuando alguien utiliza el “hey, tú o aquel”, cuando no recuerda su nombre, o peor aún, cuando usa apodos en la oficina. Si eres pésimo para recordarlos, asegúrate de tenerlos apuntados o haz tu mayor esfuerzo para aprendérselos.

Te puede interesar: 6 tips para evitar una contratación errada

7. Controla tus emociones

Utiliza tu inteligencia emocional. Si sientes que no puedes controlarte, retírate y busca otro espacio.

8. Evita regañar a algún colaborador en público

 Esto puede resultar humillante para esta persona.

9. La puntualidad es una muestra de respeto

Cumple con los tiempos pactados, recuerda que el tiempo de las demás personas también es muy valioso.

10. Evita hacer algún comentario de algún colaborador en público

Si hay algún tema por aclarar, debes hacerlo pronto antes de que se corran rumores en la oficina y afecte la convivencia laboral.

Generar lealtad y confianza en los colaboradores es vital para lograr un mayor compromiso con el trabajo y optimizar los resultados de las organizaciones. ¿Qué acciones tomar para lograr un verdadero sentido de pertenencia?

Que el área de RR.HH. promueva al interior de las entidades la importancia de velar por las necesidades y el bienestar de los empleados, es clave para afianzar el sentido de pertenencia de los colaboradores hacía la compañía en la que trabajan.

Hoy, además de factores básicos como un horario justo y un salario acorde a las capacidades y responsabilidades de cada cargo, las personas aprecian y buscan que en su empresa los valoren y respeten.

Si los funcionarios sienten el respaldo de sus líderes, su fidelización hacia la organización aumenta. Esto no solo los motiva y lleva a ser más propositivos, también evita la fuga de talentos y en general, mejora el clima laboral y los resultados de la compañía.

Lee también: El costo de la estabilidad ocupacional reforzada por salud en Colombia

¿Cómo generar sentido de pertenencia?

Un primer paso para reforzar el sentido de pertenencia en la organización es la comunicación interna; según Martha Durango, Directora de Recursos Humanos de Adecco Colombia, “si podemos darle un uso idóneo a la comunicación corporativa será posible transmitir con claridad a los colaboradores los objetivos que la organización quiere lograr y los valores estratégicos que promueve. De esta manera, lograremos generar una cultura de apropiación en el colaborador y un sentido de pertenencia que lo hará mejorar en su trabajo de forma inmediata”.

Otro factor relevante es el clima laboral. Las directivas deben generar espacios para realizar actividades de integración entre colaboradores, talleres formativos y ofrecer incentivos para reconocer el esfuerzo de sus colaboradores. Este tipo de acciones propicia una percepción positiva de la empresa entre los funcionarios y mejora la relación entre ellos, haciendo más ameno el lugar de trabajo.

Te puede interesar: ¿Por qué invertir en la formación de posgrado de sus colaboradores?

Escuchar a los colaboradores también es de suma importancia, por eso es necesario facilitar escenarios para que haya una comunicación permanente entre el personal y los líderes de las diferentes áreas de la organización, en donde puedan ser atendidas sus dudas, ideas e incluso asuntos personales.

Asimismo, es pertinente que el área de bienestar organice dinámicas extra laborales, pues son “una de las maneras como las compañías pueden ayudar a sus colaboradores a manejar el estrés, identificarse con la organización e integrarse como grupo de trabajo. Estas pueden ser grupos de teatro, competencias de fútbol, cursos de desarrollo humano, entre otros”, añade Durango.

Lee: XPOSIBLE, la plataforma que reconoce empresas de impacto positivo

Y por último, se recomienda realizar encuestas de satisfacción o focus group  para conocer cómo se sienten los colaboradores y, de ser necesario, tomar medidas para mejorar el clima laboral de la organización.

La suma de estas iniciativas permitirá obtener resultados más exitosos en los procesos. Recuerde medir ese nivel de engagement para saber qué tan efectivos están siendo sus esfuerzos en dichos procesos y en cuáles necesita trabajar.

 

Los comités de convivencia son una herramienta para mediar los conflictos que puedan llegar a surgir entre miembros de una organización. Su objetivo, promover las relaciones positivas entre los trabajadores y el respeto a la dignidad de las personas que pertenecen a la organización.

La ley expuesta por el Ministerio de Trabajo, en la resolución 652 del 30 de abril del 2012, establece la conformación y funcionamiento del Comité de Convivencia Laboral en entidades públicas y empresas privadas.

Por su parte, Norma Liliana Gómez Sánchez, asesora de prevención de la ARL Axa Colpatria, señala que, para que un comité de convivencia opere normalmente, “debe haber representantes de ambas partes (dos por parte del empleador y dos por parte de los colaboradores), los cuales se eligen por medio de una votación”.

Al momento de rastrear quiénes son idóneos para hacer parte de estos comités, es importante que desde el área de RR. HH. se establezcan los requisitos que deben cumplir.

Estos, si bien varían dependiendo de cada organización, deben incluir:

  1. Candidatos no hayan tenido acciones disciplinarias por su comportamiento.
  2. Con un alto sentido de responsabilidad y que sean comprometidos con la compañía.
  3. Que sean discretos, pues lo que se discuta durante los comités no debe salir de estos.

La continuidad es otro factor que incide en la efectividad de los comités de convivencia. Por eso, sus integrantes deben reunirse cada tres meses y tener la capacidad de exponer los deseos e inquietudes de sus otros compañeros.

A menos de que una situación coyuntural requiera que se convoque a una reunión extraordinaria.

Te puede interesar: Así puede mediar Gestión Humana en los conflictos entre jefes y subordinados

¿Cómo incentivar a las personas a que hagan parte de estos comités de convivencia?

El primer paso es que RR. HH. realice un proceso de ‘mercadeo interno’. Es decir, “un proceso de socialización para que las personas participen y en el que se les expliquen los beneficios que trae para los colaboradores”, explica Clara Reyes, psicóloga de la Universidad Javeriana y directora de CRM Psicología Organizacional, que se enfoca en la medición y el desarrollo de competencias.

Un beneficio que puede ofrecer este tipo de iniciativas es el mejorar el clima laboral, algo que reduce las tensiones entre los colaboradores y los hace sentir más respaldados y tranquilos en caso de tener un conflicto.

“En una empresa donde trabajé, había dos colaboradores que no se llevaban bien entre ellos y el ambiente era bastante tenso. Uno de ellos ascendió y se convirtió en el jefe del otro y su relación empeoró aún más. El otro decidió llevar el caso al comité de convivencia que había en la organización y allí se crearon actividades y talleres que, con el paso del tiempo, lograron solucionar los conflictos”, cuenta Gómez.

Otra utilidad de los comités de convivencia es el mitigar el acoso laboral, un riesgo psicosocial que, en caso de no ser controlado, puede convertirse en pérdidas para la empresa, en términos de aumento de ausentismo laboral, baja productividad e incluso demandas.

Además de los Comités de Convivencia, es importante que la organización construya canales de comunicación y que los colaboradores sientan la suficiente confianza para expresar cómo se sienten.

Cargando...