Valorem, holding que reúne 14 empresas de la familia Santo Domingo, y Frisby han adoptado los principios del capitalismo consciente. Ubicadas en varios sectores de la economía, todas son de origen nacional.

Aunque los principios del capitalismo consciente (CC) han llegado recientemente a Colombia, ya existen empresas que los han adoptado y los han convertido en la hoja de ruta de su operación en los mercados nacional e internacional.

Un primer caso por mostrar es Frisby, una cadena de más de 198 restaurantes en 31 ciudades del territorio nacional, creada en 1977 en el parque El Lago de Pereira. Esta empresa se preocupó por generar liderazgo a partir del ejemplo casi tres décadas antes de que John Mackey y Raj Sisodia presentaran los casos de éxito de varias compañías estadounidenses.

“En Frisby hace más de 30 años se practican estos principios, mucho antes de que existiera el término Capitalismo Consciente. Tenemos armonía entre los grupos de interés, teniendo claro que el dinero y el poder no son fines, sino medios. El único fin en sí es el desarrollo del ser humano y de su conciencia; los medios son herramientas para su servicio y no para sustituirlo”, afirma Alfredo Hoyos Mazuera, presidente de la compañía, en diálogo con Xposible.

En esta empresa, uno de los cuatro mayores jugadores del segmento de las comidas fuera del país, según relata su fundador, “se tiene una filosofía y una cultura muy sólida. Está claro que la responsabilidad va más allá de sus dueños y la creación de valor financiero, se tienen metas y objetivos alineados con los valores que se profesan en el día a día”.

En el quehacer de esta cadena, explica Hoyos Mazuera, entre su gente se promueven los valores, la coherencia, el desarrollo del ser humano y de la conciencia que “son primordiales para entregar mejores ciudadanos. Las utilidades de la empresa son un valor agregado después de cumplir con la sociedad; sin embargo, no son el fin supremo”.

También te puede interesar la entrevista a Raj Sisodia, una autoridad en Capitalismo Consciente

Eje de una organización

Otro ejemplo de la introducción de los principios del CC es Valorem, el holding, creado en 2001, que reúne la mayoría de las inversiones de la familia Santo Domingo.

En total son 14 empresas que se desenvuelven en diversos sectores de la economía nacional. Estas son Caracol, El Espectador, Cromos, Shock, Biofilm, Koba, Cine Colombia, Canal Clima, Refocosta, Suppla, Ditransa, Gases del Caribe, Línio y Playa Blanca.

De acuerdo con Sergio Uribe Arboleda, vicepresidente de Asuntos Corporativos, este holding, tras una reorganización administrativa que comenzó en 2010, inició un proceso de fortalecimiento de su gobierno corporativo y el primer paso en este camino fue la adopción de estándares internacionales.

A partir de entonces, en Valorem se ha empezado a hablar en términos de valor sostenible; concepto que se encuadra en tres ejes: rentabilidad económica, responsabilidad social y sostenibilidad ambiental.

“Estos son conceptos modernos de la administración y el propósito estratégico es crecer de manera rentable y sostenible. Este último no se refiere solo al tema ambiental, sino a la sostenibilidad y a tener unas políticas que le permitan perdurar en el tiempo y enfrentar los retos”, asegura Uribe Arboleda.

Según explicó, Alejandro Santo Domingo, cabeza de la organización, fue quien inculcó que el bienestar de los empleados es la esencia de la promesa de valor corporativa. A este grupo de interés lo arropan cuatro frentes:

  1. Oportunidad de desarrollo
  2. Generación de liderazgo ejemplar
  3. Equilibrio de vida
  4. Obtención de prestigio por pertenecer a este grupo económico

Con mucho camino por cubrir, el capitalismo consciente ha empezado a permear al interior de muchas compañías de Colombia; que han cambiado su forma de ver el negocio y ahora valoran su entorno y a sus grupos de interés más que antes.

Texto: José Luis Barragán

 

Para el 2020 la innovación, la tecnología, el valor compartido, el capitalismo consciente, la economía circular, el blockchain y las industrias 4.0 se posicionarán como las tendencias que aportarán a la transformación de Colombia desde los negocios.

 1. Valor compartido

Michael Porter, profesor de la Escuela de Negocios de Harvard y líder de estrategias empresariales, junto con Mark Kramer, autor de publicaciones influyentes sobre valor compartido, filantropía catalítica (unión entre gobiernos y empresas para contribuir con una causa), impacto colectivo, evaluación estratégica e inversión de impacto, idearon una estrategia que guiará a las organizaciones a reconcebir sus modelos de negocio en pro de fomentar el progreso económico y social reduciendo el impacto de sus procesos productivos.

De allí que el valor compartido nace como todas las políticas y las prácticas operacionales que mejoran la competitividad de una empresa a la vez que ayudan a mejorar las condiciones económicas y sociales en las comunidades donde opera.

Los expertos plantearon tres principios claves desde las cuales las organizaciones pueden construir oportunidades para crear valor compartido:

  1. Al reconcebir los productos y mercados.
  2. Al redefinir la productividad en la cadena de valor.
  3. Al permitir el desarrollo de un cluster local.

La implementación de estas iniciativas se enfoca en expandir el valor económico y social generando una relación de gana- gana entre las partes involucradas, potencializando las técnicas para el crecimiento de los negocios y las comunidades, fortaleciendo los clusters locales, las instituciones y garantizando la sustentabilidad de los modelos de negocio.

Al fortalecer las prácticas que involucran el valor compartido las organizaciones generan más ingresos, impulsan la productividad, aporta al desarrollo de las comunidades, el cierre de brechas sociales, el crecimiento profesional de los trabajadores y la calidad de vida de las familias a las que impacta.

Aquellas organizaciones que inicialmente diseñaban productos o servicios con el único fin de satisfacer las necesidades de la sociedad sin medir sus impactos y fortaleciendo una conducta de consumo transforma su visión de negocio, apostándole al desarrollo de productos y servicios que además de cubrir una necesidad aporta al bienestar de quien lo consume.

Caso de éxito:

La compañía canadiense Thomson Reuters llevó a la comunidad de ganaderos de la India un servicio de información en el que suministra trimestralmente datos sobre el clima, precios de cultivos y asesoría agrícola por un precio mínimo que les ha ayudado a incrementar sus ingresos hasta en un 60%.

Esta organización partió de identificar las necesidades de dicho país que estuvieran asociados con el servicio que brindaban que les permitiera impactar positivamente en esa comunidad. Es así como los negocios se van transformando de acuerdo con las necesidades que hay en la sociedad, rediseñando sus productos e identificando nuevos mercados en los que antes no veían una oportunidad de crecimiento.

Llevar la innovación y la tecnología a sectores vulnerables ha reflejado que es posible fomentar oportunidades de desarrollo económico y progreso social con prácticas que además de hacer crecer a una compañía, garantiza que otros sectores de la sociedad puedan mejorar sus condiciones de vida.

De esta forma también se ha dimensionado el uso de los recursos, la energía, la cadena de proveedores, la distribución y la productividad de los empleados para fomentar el valor compartido ayudando a que las economías crezcan reduciendo el consumo y aportando al aprovechamiento consciente de los recursos que están a disposición de las compañías.

Casos de éxito:

La compañía de almacenes estadounidense Wal-Mart, disminuyó sus emisiones de dióxido de carbono reduciendo el uso de empaques y recortando las rutas de entrega de sus camiones, logrando incrementar la venta de productos y ahorrar 200 millones de dólares en costos.

El crecimiento de las organizaciones está directamente relacionado con las alianzas, proveedores, empresas relacionadas, instituciones académicas y asociaciones de comercio con las que se vinculan. Estos clusters fomentan la innovación, productividad y competitividad potencializando las economías y creando oportunidades de negocio donde todos los involucrados se unen para generar desarrollo económico, social y ambiental.

2. Capitalismo consciente

Raj Sisodia, profesor y líder en el desarrollo de transformación cultural a nivel organizacional junto con John Mackey, CEO de la cadena de supermercados Whole Foods Market, crearon el concepto sobre capitalismo consciente como “la filosofía que sugiere que los negocios tienen un propósito más alto, que va más allá de las utilidades”.

De allí nacen cuatro principios claves para el desarrollo del capitalismo consciente en los modelos de negocio:

1.Propósito superior: cada compañía cuenta con unos objetivos direccionados hacia el crecimiento de la organización, pero cuando estos buscan el bien común y son transmitidos a los colaboradores y clusters, estos propósitos se convierten en una meta superior que inspira a otros a cumplirla y a trabajar por el mismo logro.

2.Orientación integral: los miembros de las empresas son los voceros del propósito que desea cumplir cada compañía y desde las relaciones internas y externas estas deben focalizarse en crear valor y transmitir el propósito de la empresa.

3.Liderazgo consciente: los líderes de las compañías son quienes encaminan las acciones que aportarán a la transformación tanto de su empresa como de las comunidades que impactan.

4.Cultura consciente: partiendo de acciones que fomentan el valor compartido en las organizaciones y la sociedad, se construye una cultura consciente alrededor de crear modelos de negocio que aporten al bienestar y calidad de vida.

3. Economía circular

De acuerdo con el Foro de Economía Circular, define este modelo económico como aquellas prácticas que apuntan al “ecodiseño, la simbiosis industrial, la economía de la funcionalidad, reuso, reparación, remanufactura y valorización”, migrando a un sistema que impulsa la innovación fomentando el desarrollo de nuevos modelos de negocio.

Esta tendencia empresarial le apunta a la reducción del uso de recursos naturales y energías fósiles con el objetivo de mitigar los impactos ambientales, de allí que se plantearon tres principios que buscan concientizar a los sectores públicos y privados, prácticas responsables con el medio ambiente y la sociedad:

– Preservar y mejorar el capital natural, regenerando, desmaterializando y compartiendo.

– Optimizar el rendimiento de los recursos, promoviendo la circulación de los productos, componentes y materiales hasta su máxima utilidad, minimizando pérdidas.

– Fomentar la eficiencia del sistema productivo reduciendo los riesgos de generar externalidades negativas o fallas en el mercado.

A nivel global la economía circular se ha convertido en una de las tendencias empresariales y gubernamentales para fortalecer el desarrollo social, ambiental y económico de las naciones.

4. Blockchain

El Blockchain es una herramienta digital que ha sido implementada por los modelos de negocio para construir cadenas de información seguras, desde la cual se pueden tranzar negocios. De acuerdo con el Centro de Innovación del Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (MinTIC), este innovador sistema consiste en una cadena de bloques que “plantea otra forma de proveer seguridad de manera colaborativa y a bajo costo”.

En Colombia esta tecnología es utilizada por tan solo el 1% de las organizaciones y el 3% está en proceso de implementación, según el Observatorio de Economía Digital del MinTIC.

A medida que avanza el desarrollo tecnológico, es posible mejorar lo métodos de pago y la oportunidad de consolidar negocios en plataforma digitales. El Blockchain aporta beneficios como:

-Reducir sistemas e infraestructuras operacionales, acelerando los procesos de transacción.

-Garantiza transacciones confiables y reduce el riesgo de fraude.

-Garantiza información completa, oportuna, precisa y disponible para quienes integran las operaciones dentro de los bloques de información que se van creando.

-Elimina los intermediarios, reduce gastos para las organizaciones y facilita el intercambio de activos entre compañías.

-Facilita la verificación y control en tiempo real de la información y las transacciones realizadas. Los bloques de información no se pueden modificar garantizando la transparencia de estos.

5. Industrias 4.0

Klaus Schwab, economista alemán, fundador del Foro Mundial Económico y precursor de la Cuarta Revolución Industrial, explica a través de su libro La Cuarta Revolución Industrial (2016) el impacto del desarrollo de las tecnologías, la innovación, la realidad virtual, la inteligencia artificial, la nanotecnología, el Internet de las cosas al desarrollo de nuevos modelos de negocio.

Desde la economía, esta tendencia promueve la creación de nuevos empleos, incrementa el consumo sostenible, la productividad y el crecimiento económico.

Desde los negocios, se consolidan procesos ágiles en las cadenas de producción, nuevos hábitos de consumo, nuevas oportunidades de negocio, desarrollo de productos y servicios avanzados gracias al análisis de datos, innovación colaborativa y migración de modelos operativos a digitales.

Por su parte, la implementación de las Industrias 4.0 en las organizaciones ha demostrado que Xposible aportar al crecimiento económico, social y ambiental de las comunidades más vulnerables de la sociedad.

Este es el caso de la compañía estadounidense Jhon Deere, dedicada a la fabricación de maquinaria agrícola, la cual migró a los servicios digitales ofreciendo asesoramiento sobre cultivos, alertas meteorológicas e información que favorezca a los productores del sector del agro quienes no contaban con acceso a estas herramientas digitales.

Lego es otra de las empresas que le apostó a la implementación de las Industrias 4.0, reinventando su modelo de negocio para posicionarse como una compañía de diseño que ayuda a minoristas, universidades y empresas creando experiencias de aprendizaje dinámicas de forma presencial y virtual.

Estas tendencias empresariales aportarán a la transformación desde diferentes modelos de negocio y sectores económicos. Si usted ya implementa alguna de estas tendencias, es momento de consolidar alianzas que permitan llegar a más comunidades y generar mayores impactos en Colombia y el mundo.

Desde Xposible nos unimos a estas prácticas empresariales reconociendo la labor de aquellas organizaciones que le apuestan al cambio y al bienestar de la población.

El modelo del capitalismo tradicional está cambiando a pasos agigantados gracias a la mentalidad que han apropiado líderes de compañías alrededor del mundo, quienes han identificado la importancia de aportar a la calidad de vida de  sus grupos de interés y preservar los recursos naturales para la sostenibilidad de la organización.

Frente a esta nueva manera de pensar, Rebecca Henderson, docente de la Universidad de Harvard y miembro de la Oficina Nacional de Investigación Económica de EE.UU, explicó a través de una entrevista a la BBC Mundo, los beneficios y riesgos a los que se expone el planeta al seguir aplicando el capitalismo tradicional como modelo de negocio.

Según Henderson, las compañías del siglo XX causaron graves daños al medio ambiente y abusaron de los derechos laborales de sus trabajadores. Estas mismas corporaciones tienen la labor de comprender los efectos que han generado, cambiar de mentalidad e implementar nuevas prácticas en pro de la protección de los recursos y de la humanidad, para finalmente aliarse con otras compañías que trabajen por el mismo bien común.

Para la experta, el capitalismo de libre comercio ha sido uno de los mejores caminos que ha tomado la humanidad para generar prosperidad y crear oportunidades para el crecimiento alrededor del mundo, sin embargo, tal como se viene practicando, no es equitativo ni justo, por esto las empresas deberían:

  1. Destinar recursos para generar valor compartido, impulsar la productividad, y lograr una mejora en las condiciones de vida de la población. De esta forma, los líderes empresariales podrán guiar sus compañías hacia un propósito que aporte ganancias económicas, bienestar social y ambiental.
  2. Construir alianzas dentro de la misma industria que permita generar valor compartido, donde todas las empresas trabajen por el mismo fin y ganen de forma equitativa.
  3. Es necesario medir el impacto de los procesos de producción de las compañías. Así es posible conocer si las acciones que se implementan generan cambios positivos en el ambiente y en la sociedad.
  4. En este proceso de transformación se requiere reestructurar las políticas públicas para apoyar el libre mercado de forma justa y sostenible, donde las cadenas de producción no impactan negativamente a ningún sector y agregan valor compartido a las comunidades.

El valor compartido y el capitalismo consciente son tendencias que direccionan el pensamiento de las compañías hacia el desarrollo de prácticas equilibradas entre el uso adecuado de los recursos, el bienestar de la sociedad y los rendimientos financieros de las empresas.

Las compañías y emprendimientos de hoy deben ir más allá de la urgencia de generar utilidades, direccionando sus prácticas en acciones que aporten valor agregado a sus productos y servicios, mientras educan a sus audiencias alrededor de una cultura consciente con lo que consumen (Capitalismo Consciente, 2017).

Si su compañía aún no hace parte de estas tendencias empresariales, es momento de reflexionar sobre las prácticas que está gestionando y crear una estrategia que le permita liderar un modelo de negocio sostenible que lo lleve al éxito.

La revista Capital Humano de Colsubsidio, en su edición número 3 (2015), habló con Raj Sisodia, profesor y líder en el desarrollo de transformación cultural a nivel organizacional, sobre el capitalismo consciente, definiendo este concepto como “una filosofía que sugiere que los negocios tienen un propósito más alto, que va más allá de las utilidades”. 

Para el experto, esta tendencia empresarial busca crear valor para todas las partes interesadas, de esta forma se construye valor para los inversionistas. Así mismo, describe a los líderes de estos negocios como personas conscientes y apasionadas por cumplir el propósito de la compañía promoviendo la confianza, transparencia y solidaridad.

Al igual que Sisodia, John Mackey, también hizo parte de la construcción de este concepto. El CEO de la cadena de supermercados Whole Foods Market, estableció cuatro principios claves para su desarrollo:

Los negocios que aplican el capitalismo consciente aportan a la construcción de una sociedad sostenible, siendo reconocidos y aplaudidos por su labor ¿Y su empresa ya hace parte de esta tendencia a favor del crecimiento de las comunidades y el desarrollo de la región?

Cargando...