Imagen banner simple

Educación para el trabajo, una oportunidad de productividad y sostenibilidad para Colombia

24 agosto, 2022


Educación para el trabajo, una oportunidad de productividad y sostenibilidad para Colombia

Desde hace varios años, el mercado laboral se viene enfrentando a diferentes necesidades que se han ido transformando con la llegada de las nuevas tecnologías, los nuevos puestos de trabajo y las modalidades de empleo que arrojó la pandemia.

Debido al constante cambio en el sector profesional, los empleadores se han visto en la obligación de adaptarse a estas nuevas oportunidades, apuntando hacia una formación laboral alternativa a la que se encuentra en la educación tradicional.

Esta actualización ha sido denominada educación para el trabajo y desarrollo humano, la cual cada día se hace más notoria en las instituciones, empresas y plataformas online de educación.

Para explicar lo que es la formación para el trabajo y su importancia en el mercado laboral, desde Xposible hablamos con Sonia Durán, gerente de educación, cultura y productividad de Colsubsidio, una compañía que constantemente está adaptando sus modelos de negocio a las necesidades actuales que enfrenta el mercado.

 

Xposible: ¿Cómo define la educación para el trabajo?

Sonia Durán: La formación para el trabajo es la educación que se sale del esquema formal académico, que busca desarrollar en los estudiantes competencias para el ‘hacer’ que respondan a lo que requieren los distintos sectores productivos; competencias que permitan que todo el conocimiento que tienen los estudiantes se traduzca en saber y en aprender permanentemente, para así generar los resultados que requieran los distintos sectores de producción.

 

Un claro ejemplo de formación para el trabajo se encuentra en las plataformas académicas online, como Platzi, una compañía fundada en Colombia por Freddy Vega y Christian Van Der Henst en 2014.

Esta empresa líder en educación virtual, ofrece programas enfocados en las ofertas y habilidades actuales que requieren las compañías como el manejo de bases de datos, marketing digital, programación, desarrollo de aplicaciones y demás aptitudes que no se estudian a profundidad en las instituciones tradicionales y que están alineadas con la revolución digital que vive el mundo del trabajo.

“12 a 18 meses después de estar en Platzi, el 84% de los alumnos incrementan su salario de tres a 10 veces, y eso es de por vida. Personas que cobraban entre 200 y 500 dólares al mes, y estaban al borde o por debajo de la línea de pobreza, un año después pasan a 1.000, o a 3.000, y están en la clase media”, declaró Freddy Vega, fundador de Platzi, para El País.

*Descubre el portafolio de servicios de Platzi aquí

 

Xposible: ¿Cómo puede contribuir la educación para el trabajo al desarrollo empresarial y productivo en Colombia?

Sonia Durán: La educación para el trabajo puede contribuir al desarrollo empresarial y productivo del país a través del capital humano, que es uno de los factores de producción más importantes para que pueda darse un desarrollo virtuoso. En este sentido, hay un reto importante y es que el mismo sector productivo logre identificar qué requiere a nivel de capital humano, para poder así mismo responder con programas adaptados a esto. Eso suena muy sencillo, sin embargo, existe un reto grande y es que por ejemplo las empresas más pequeñas, o las mipymes, que son el gran consolidado de empresas de nuestro país, de pronto no tienen todavía herramientas para definir muy bien las competencias que ellas mismas requieren. Ahí hay un trabajo muy interesante por hacer. En la medida que entendamos mejor las necesidades, vamos a aportar muchísimo a los distintos sectores y al aparato productivo, ya que vamos a poder entregar un capital humano acorde a las necesidades que él tiene.

 

Xposible: ¿Cuáles desafíos enfrenta Colombia con relación a la educación para el trabajo?

Sonia Durán: Existen tres grandes desafíos. El primero es institucional. Colombia ha realizado unos avances muy grandes en términos de normativa, de regular el sistema nacional de formación y el sistema nacional de cualificaciones. No obstante, ahora el reto está en concretar el marco nacional de cualificaciones dentro de ese subsistema nacional, ya que son marcos que permiten tránsitos del estudiante entre un tipo de formación y otro, reconocer el conocimiento y las habilidades que ha adquirido desde la formación para el trabajo, por ejemplo, en el ámbito académico, y que así pueda él eventualmente continuar un proyecto académico el día que quiera continuarlo. Esto requiere también una articulación muy grande entre las distintas entidades como el Ministerio de Educación y Ministerio del Trabajo.

El otro desafío se encuentra en la necesidad de cambio permanente. Desde el punto de vista de la realidad de la educación para el trabajo y el sector productivo, es estar al día con los cambios tecnológicos que están sucediendo; cambios de digitalización, de tecnologías de la información y comunicaciones, de la agroindustria, etc. Cómo la formación y los programas para el trabajo que se ofrecen están al día con todo lo nuevo que hay que adquirir. También, por supuesto, estar al día con cuáles son las nuevas competencias que se requieren que de pronto típicamente no se habían previsto en sectores particulares. Debemos leer qué está sucediendo en el mercado permanentemente, no solo a nivel digital sino a nivel de todas las competencias que se necesitan en las distintas formaciones.

Por último, está el desafío sociocultural. Colsubsidio está haciendo una apuesta muy importante para que en el momento en el que el estudiante que se gradúe de educación para el trabajo, logre agregarle valor a la empresa, para que así ésta reconozca lo que representa esa persona dentro de la organización y le dé valor con mejores salarios.
Esto va a llevar a que una persona que ha tenido una formación para el trabajo pueda revalorizarse como profesional con un mejor posicionamiento en la organización y un costo adecuado a sus capacidades.

 

Xposible: ¿Qué oportunidades está brindando el país frente a este tema?

Sonia Durán: Las oportunidades que está ofreciendo Colombia en este momento para la educación y formación para el trabajo son muy grandes, porque este trabajo de recorrido institucional ya está dando sus primeros frutos. Ya tenemos una normativa que nos permite a las instituciones de formación para el trabajo tener mucha más flexibilidad para ofrecer nuestros programas y que nuestros estudiantes sean reconocidos en las certificaciones específicas, en los distintos sectores y marcos nacionales de cualificaciones. Eso facilita muchísimo la vida, tanto para las instituciones de formación como para los empleadores, porque van a ser mucho más claras las reglas del juego y va a ser mucho más claro para un empleador saber qué representa una certificación en X competencia, en X sector. Eso de entrada es un gran momento en el que estamos.

Por otro lado, hay sectores que están pidiendo formación para el trabajo de manera acelerada. TIC está pidiendo programadores, está pidiendo competencias digitales de manera vertiginosa, el crecimiento es geométrico por lo que está pasando en nuestro esquema y en nuestro aparato productivo a nivel mundial y a nivel país. Entonces esa demanda es maravillosa porque lo que está haciendo es que nos está forzando a formar, y si logramos eso, a generar empleo. Más que una oportunidad, es una obligación de la formación para el trabajo, de producir programas acorde con esta necesidad y de formar estudiantes que efectivamente sean de toda la calidad y que tengan unas competencias muy bien formadas a nivel de cuidado.

Por último, yo creo que eso permite también tener distintas vocaciones. El hecho de que ahora se abren espacios nuevos para áreas del conocimiento nuevas o para espacios profesionales donde yo puedo desempeñar un proyecto de vida que me apasiona y que no encaja en esas profesiones tradicionales, pero que el mercado está pidiendo, es maravilloso. El universo de profesiones o de formaciones que se empieza a abrir es increíble porque nos permite, dentro de la diversidad que tenemos como seres humanos y como sociedad, ofrecer caminos profesionalizados, con competencias que se requieren y que le aseguran al estudiante que con eso se va a desenvolver mucho mejor en el mercado laboral para ser productivo.

Te puede interesar: Descubre los programas de la Cámara de Comercio de Bogotá enfocados en liderazgo femenino

En Colombia, el Estado y el sector privado vienen esforzándose en construir ofertas que mediante la educación de calidad fomenten el trabajo decente y el crecimiento económico, metas consignadas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas.

Actualmente, existen varias instituciones que le apuntan no solo a brindar competencias enfocadas en las necesidades de mercado, sino también a generar un puente entre las organizaciones y los profesionales para que puedan así obtener este talento calificado y especializado.

El SENA, por ejemplo, cuenta con una plataforma denominada Agencia Pública de Empleo (APE), la cual brinda diferentes oportunidades de trabajo para cualquier persona, permitiendo que los empleadores puedan encontrar el mejor talento humano acorde a las necesidades de su empresa.

Hoy en día, el SENA es un operador autorizado por el Servicio Público de Empleo del Ministerio de Trabajo para generar el contacto entre empleados y empleadores, mediante una intermediación laboral dentro y fuera del país.

“Actualmente, podemos decir con satisfacción que seis de cada diez egresados de la entidad logran acceder a un empleo en los seis meses siguientes a su certificación, es decir, superamos la meta al llegar al 60 por ciento, la cifra más alta reportada en los últimos cinco años”, puntualizó Carlos Mario Estrada Molina, director del SENA, para Semana.

*Visita la Agencia Pública de Empleo del SENA aquí

Lee también: La importancia de la salud mental para las empresas y sus trabajadores

 

Xposible: ¿Cuál cree que es el futuro de Colombia con relación a la educación para el trabajo?

Sonia Durán: Primero, terminar de consolidar los puentes y la institucionalidad como una mínima plataforma para operar bien. Yo creo que va a tener que ser muy rápida en poder entender cuáles son los sectores más jalonadores de la economía. Un ejemplo: el turismo se reconvirtió, se recompuso después de la pandemia, y ahí en la formación para el trabajo vamos a tener que entender cómo es ese nuevo turismo. Ya el turista no se quiere quedar en su hotel; ahora quiere salir, quiere estar en contacto con la naturaleza, pero también con las comunidades. También está el sector de tecnologías con todos los nuevos negocios, las ‘fintech’, todo el tema de producción audiovisual, que son sectores que en Colombia están empezando a jalar. Entonces para Colombia el reto y lo bonito va a estar en cómo nos sintonizamos rapidísimo, porque los cambios son muy rápidos en esos sectores más jalonadores de la economía.

Cargando...