Tendencias de negocios sostenibles en 2022 

A pesar de que la pandemia por el covid que empezó a finales de 2019, moldeó cientos de comportamientos laborales y cotidianos, las rutinas de lo que solíamos ser encuentran de a poco su curso. Sin embargo, muchas preocupaciones que teníamos como sociedad y como planeta tomaron vigencia en las agendas de los gobiernos y las empresas, principalmente aquellas asociadas al cambio climático y a la implementación de prácticas económicas más amigables con el medio ambiente.

Por esta razón, te contamos acerca de las principales tendencias en negocios sostenibles para este 2022 según la empresa mexicana Blackbot, que se encarga de ayudar a generar valor a las compañías mediante el diseño, la tecnología y la educación. Te presentamos tendencias en el mercado de vivienda, de alimentación, de moda y otras dos transversales a todo: la industria del empacado y la actividad laboral en sí misma. Comencemos.

 

Arquitectura y vivienda

Cada vez más surgen iniciativas para articular la solución de dos problemas: la abundancia de desechos plásticos al servicio de suplir la deficiencia de las viviendas en algunas partes del mundo. Además, en el segmento de vivienda encontramos construcciones de complejos enteros de casas impresas en 3D, las cuales son considerablemente más baratas que una vivienda tradicional. 

Asimismo, se están construyendo casas de materiales alternativos, como café y ladrillos de plástico reciclado. En el caso del café, las cáscaras se desprenden cuando los granos se tuestan, las cuales se combinan con cáscaras de plástico reciclado, para crear un material resistente que soporta las paredes.

Revive aquí el Webinar que tuvimos con Fernanda Rocha sobre las tendencias de 2022 y la historia que contaremos en el futuro sobre los acontecimientos de esta era. 

 

Comida sostenible

Conforme la producción de alimentos no cambie, no será posible cumplir con los objetivos del acuerdo de París. Con la visibilidad que han adquirido las dietas veganas, las cadenas mundiales de restaurantes de comida rápida como McDonald’s y PepsiCo están ofreciendo dietas a base de plantas mediante una alianza con Beyond Meat. 

En sintonía con esta tendencia, una empresa japonesa llamada Kemple ha fabricado huevos revueltos hechos de soya y la eslovena Juicy Marbles desarrolló un equivalente vegetal cercano al filet mignon. 

Nutrapharma, del Reino Unido, y la multinacional Danone, le han apostado a alimentos fabricados a partir de desechos. La primera desarrolló proteínas en polvo del desecho de frutas y vegetales, con el propósito de mitigar las emisiones de carbono que estos producen, mientras proporciona una solución a base de plantas para la industria de los productos proteicos. Danone produjo Two Good Yogurt, que utiliza limones Meyer de granjas de California, que de no utilizarse en el proceso terminarán en vertederos orgánicos.

 

Moda sostenible

En el caso de la industria de la moda, menos es más. Es viable que las empresas de moda reduzcan su huella contaminante mediante la implementación de modelos comerciales circulares, que mitigan el desperdicio y maximizan el uso de recursos disponibles, tanto para ellos como para sus clientes.

Como el poliéster, el nylon, el spandex y la licra provienen de combustibles fósiles no biodegradables, Pangala Gym fabrica ropa deportiva hecha de plantas. Al menos el 90 % de sus leggins, camisetas, ropa para ciclismo y sujetadores deportivos son de base biológica.

En el caso de las marcas históricas, Ralph Lauren es una marca de lujo que ofrece servicio de suscripción para rentar ropa, por US$125 al mes. Por su parte, Levi’s lanzó un sitio de recompra, para ofrecer y adquirir Levi’ s usados anteriormente por clientes de la marca.

 

Empaques solubles y compostables

Ante la proliferación de los empaques de plástico, se presentan soluciones como empaques circulares y sostenibles. Entre ellos, la StartUp ‘On Repeat’ desarrolló empaques de recarga fácil y rentables, para almacenar líquidos, polvos y bálsamos. Los materiales de los empaques se pueden desechar fácilmente en el hogar, pues están compuestos de una película no tóxica que se disuelve en agua caliente.

Dove se asoció con A Plastic Planet y VanBerlo para crear un desodorante recargable: es una caja de acero recargable y ecológica, que viene en un empaque de papel 100 % biodegradable. En esa misma medida, la empresa Hipill ha creado paquetes hechos para reutilizarse hasta 100 veces. Asimismo, Bioplastic Skin  ha creado envases de bioplástico, hechos de pieles de animales desechadas y jarrones de huesos de animales molidos.

Conoce cuáles son las 5 macrotendencias de gran impacto para el 2022 en nuestro Webinar con Paula Riveros.

 

Prácticas laborales sostenibles.

Muchos seres humanos están cansados de rutinas exhaustivas, hilos de correo interminables y gerentes desconfiados. Así es como jornadas laborales de cuatro días han comenzado a cobrar vigencia en la discusión pública. Esto, debido a que la productividad de los trabajadores disminuye conforme se acerca el fin de semana. 

Con el propósito de optimizar las horas de trabajo, algunas organizaciones en distintos lugares del mundo están experimentando con una semana laboral más corta. España, por ejemplo, comenzará con pruebas piloto de semanas laborales de cuatro días o 32 horas durante este año. Los incentivos para las empresas que implementen los pilotos están por los 250.000 euros.

Asimismo, el Parlamento de la Unión Europea solicitó una ley que otorgue a los trabajadores a desconectarse digitalmente sin sufrir repercusiones. De hecho, en Colombia recién se aprobó la Ley desconexión laboral, que establece “el derecho que tienen todos los trabajadores y servidores públicos a no tener contacto, por cualquier medio o herramienta, bien sea tecnológica o no, para cuestiones relacionadas con su ámbito laboral en horarios por fuera de la jornada”.

Si te perdiste alguna sesión, aquí puedes encontrar el repositorio. Elige la sesión que quieres revivir:

Julio 8: María Victoria Riaño

Reconectar alma, mente y cuerpo. Esa fue la invitación de EXMA Holistic, un evento virtual que exploró en las profundidades de la esencia humana para buscar la tan anhelada, ahora más que nunca, armonía en la vida cotidiana.

Los seres humanos no somos unos de lunes a viernes, de ocho a seis, y otros los fines de semana. Tampoco somos cuerpo, carne y hueso, por un lado; raciocinio y pensamientos, por el otro; y emocionalidad, más allá. Los universos personales no conocen de fronteras internas: está todo junto e interrelacionado entre sí. Somos la unión de nuestro cuerpo, pensar, actuar, sentir y hacer. Con ese punto de partida inició EXMA Holistic: un evento virtual para reconectar con las distintas y complejas facetas de la vida cotidiana.

Atrás de un gran empresario, hay un gran ser humano. Por eso, este evento se dedica al fondo: al cómo llegar a ser lo mejor de ti desde una parte personal, desde un centro que es el corazón, el alma y el ser, y al poder cuidarnos y avanzar con herramientas”, Karolina Puente, CEO de la agencia de marketing Mr. Fox y coanfitriona del evento que, durante ocho horas, contó con las valiosas presentaciones de 16 ponentes internacionales.

Durante el último año, la pandemia de COVID-19 ha puesto aún más en evidencia la imposibilidad de controlar el mundo externo. “El camino que vinimos a pasar tiene que ser disfrutado. Ya sabemos que no sabemos qué pasará mañana, que no podemos controlar el próximo año. Tenemos un virus de por medio, que se va y no se va. Por eso, tenemos que trabajar desde nosotros mismos”, dijo la CEO de Mr. Fox en la bienvenida de EXMA Holistic.

Lee también: El futuro será sostenible o no será

Crear emociones más sanas es crear una mejor vida

La pandemia y el teletrabajo han hecho aún más evidente la magnitud del vínculo que hay entre el bienestar emocional, la productividad laboral y el desempeño profesional. De hecho, de acuerdo a una encuesta desarrollada por la firma Deloitte, 38 por ciento de los colaboradores aseguran que las cuarentenas han impactado negativamente su bienestar mientras que 45 por ciento extraña la interacción social del trabajo presencial.

En un entorno en el que la incertidumbre es cotidiana, es vital retomar el control sobre las emociones. Una tarea difícil, sí, pero no imposible. Justamente esa fue la invitación de Pablo Vazquez Kunz, psicólogo especialista en biodescodificación y autor del libro Sé tu propio biodescodificador, en su ponencia durante el EXMA Holistic.

Las emociones son el motor que nos impulsa a alcanzar nuestros sueños o que nos lleva a vivir una vida que no queremos porque nos hace sentir mal física y mentalmente, y nos aleja de los demás, del amor y de la experiencia presente”, dijo el argentino, quien también resaltó la importancia de monitorear las emociones propias en tanto que estas son una brújula para saber si se está viviendo o no en coherencia con lo que se cree y anhela.

Permitirse vivir las emociones no es sinónimo de estar a merced de ellas. Por el contrario, identificarlas es un primer paso para transformarlas. Lograrlo exige tener conciencia de que las emociones las creamos nosotros mismos.

Las emociones no nos suceden, las creamos nosotros constantemente. Vos pensás y creás una emoción, primero es el pensamiento y después la emoción. Yo pienso que soy culpable, que me separé de la unidad, que hice algo malo y ahí empiezo a sentir miedo. Yo creo que nada me sale, que la vida es muy difícil y complicada y ahí empiezo a sentir tristeza”, explicó.

La importancia de la claridad sobre que las emociones son resultado de los pensamientos radica en que esa dupla —emociones y pensamientos— condiciona las conductas cotidianas y, en esa medida, los resultados obtenidos en cada aspecto de la vida. “Si yo cambio la forma en la que estoy pensando, voy a cambiar mi estado emocional. Si yo cambio mi estado emocional, van a cambiar mis hábitos y mis conductas, y, por ende, voy a transformar mi realidad”, concluyó Vazquez.

Te puede interesar: Recuperación y cooperación: protagonistas de la Asamblea BID 2021

Los siete principios del alma del liderazgo

En conversación con Ismael Cala, autor experto en mindfulness y patrocinador de EXMA Holistic, el famoso médico y líder espiritual Deepak Chopra habló sobre el liderazgo desde un enfoque innovador: su alma. Para el autor indio, este concepto —el alma del liderazgo— presente en su obra literaria, ha brillado por su ausencia en la práctica cotidiana. “La mayoría de líderes se crean desde una identidad del ego, desde su deseo de controlar, influir y estar a cargo. Ahí lastimosamente termina el verdadero liderazgo”, advirtió.

Alejarse de ese patrón —más cercano a la avaricia que a la inspiración, según el orador—, exige liderar sin ego la vida propia y encontrar nuevas maneras de manifestar y trabajar por los sueños tanto personales como colectivos. En el proceso, la alegría es fundamental: “si no estás experimentando alegría, estás tomando las decisiones incorrectas”, sentenció.

“El alma es la fuente primaria de la intención y la atención, pero también es un campo de posibilidades infinitas, de conciencia pura —sin conceptualizaciones ni historias—, de sincronicidad, de creatividad y trascendencia. Un líder efectivo es el alma de una conciencia colectiva que ayuda a catalizar los sueños grupales. Nelson Mandela, Martin Luther King, Mahatma Gandhi y la Madre Teresa de Calcuta son ejemplos de personas que lograron capturar los anhelos de los demás y hablar también en su nombre”, explicó mientras aclaró que ese, también, es el rol de los líderes empresariales.

Para alcanzar este tipo de liderazgo, Chopra propone siete principios básicos:

  1. Mirar y escuchar con el corazón, la mente y el alma en serenidad. “Crea una visión y dale forma”, dijo.
  2. Conectarse emocionalmente con el equipo a través de la empatía, la compasión, el amor, la alegría y la amabilidad para ayudarlos a lograr lo que desean: “La mejor forma de ser exitoso es ayudar a que alguien más lo sea”.
  3. Expandir la conciencia más allá del ego: hundirse diariamente en la creatividad, la visión, la intuición y la inspiración.
  4. Atreverse a soñar sin olvidar las pequeñas metas cotidianas ni la importancia de las mediciones y de registrar el progreso del equipo: “Estírate más de lo que puedes alcanzar”.
  5. Empoderar a los demás tanto como a uno mismo.
  6. Tomar responsabilidad de todo lo que se hace o se deja de hacer, lo bueno y lo malo.
  7. “Todos los empresarios coinciden: ‘estar en el lugar y el momento correctos’. Lo que algunos llaman suerte es sincronía y preparación oportuna”, concluyó Chopra.

 

Exma Holistic fue patrocinado por Xposible como parte de los beneficios para la fortalecer la productividad empresarial

Sistema B busca redefinir y ampliar el sentido del éxito en los negocios, a través de un nuevo modelo protagonizado por el bienestar económico, social y medioambiental. Las certificaciones privadas —como Empresa B— y las políticas públicas —como sociedades BIC— son herramientas vitales para lograrlo.

“Cuando a mi generación nos preguntaban ‘qué quiere hacer con su vida’, parecía haber pocas opciones. Si uno quería hacer plata, tocaba ir a una oficina tradicional con corbata y trabajar de 8 a 5 y de lunes a viernes. ¿Y el propósito? No, gracias, eso solo para los fines de semana. Si quería salvar el mundo, tocaba ir a una fundación y vivir con los papás el resto de la vida. Queremos mostrar que hay una tercera opción: las Empresas B, en las que se unen las ganas de cambiar el mundo con la escala y la rentabilidad de grandes negocios. Lo mejor de dos mundos”, dice Camilo Ramírez, director ejecutivo de Sistema B Colombia.

La cotidianidad es la evidencia más contundente sobre la necesidad de reinventar el entorno económico: ocho hombres poseen la misma riqueza material que la mitad más pobre de la población mundial, de acuerdo con un informe de Oxfam International. El planeta, por su lado, se ahoga en materiales que no puede procesar: el Foro Económico Mundial asegura que, de mantenerse las tendencias actuales de consumo, para 2050 habrá más plástico que peces en el mar.

“Venimos de una tradición en la que el éxito de una empresa se mide por su rentabilidad financiera y su único fin es hacer plata; entre más, mejor. Esa definición tiene al mundo en la situación actual: una crisis ambiental sin precedentes, que obliga a replantearnos cómo consumimos y vivimos, y una sociedad absolutamente desigual”, agrega el economista.

La transformación de modelos empresariales, más que importante, es indispensable para garantizar un futuro de bienestar. Sin embargo, es un reto: generar simultáneamente valor económico, social y ambiental exige derribar paradigmas antiguos para crear una nueva filosofía organizacional que, en últimas, representa un avance ético.

Lee también: Invertir y sembrar: claves para entender y aplicar el modelo ESG

Para lograrlo, Sistema B trabaja en seis frentes:

  1. Empresas B: certificar, bajo este nombre y globalmente, a las compañías con ánimo de lucro que solucionan problemas sociales y ambientales en el mundo.
    En Colombia actualmente hay 70 Empresas B, en Latinoamérica cerca de 800 y a nivel global 3.700. Son el futuro de los negocios, el ‘sí se puede’ y la inspiración para que otras iniciativas se sumen y entiendan que la sostenibilidad no es algo exclusivo de organizaciones de Dinamarca o grandes industrias”, explica Ramírez.
    El trabajo de Sistema B consiste en, primero, buscar, encontrar e invitar a miembros del sector privado a pensarse y gobernarse desde la sostenibilidad, y, segundo, medir y evaluar su impacto cuantitativamente para verificar que cumple con los estándares para certificarse. Natura Cosméticos, Crepes & Waffles y Juan Valdéz son ejemplos de Empresas B en el país.
    “Es una certificación con muchos beneficios económicos y reputacionales: interdependencia del ecosistema con otras Empresas B, exposición mediática, incentivos a los colaboradores como mejores planes educativos y de salud, participación en proyectos de impacto colectivo y líneas especiales de crédito. En Bancolombia, por ejemplo, tenemos una línea de crédito especial para Empresas B con intereses más bajos como un reconocimiento”, explica el director ejecutivo.
  2. Política pública: cambiar las reglas de juego y masificar el mensaje de la sostenibilidad a través de la Ley 1901 de 2018, que reconoce y certifica nacionalmente como Sociedades comerciales de Beneficio e Interés Colectivo —BIC— a las empresas que incorporan la triple hélice de impacto —economía, sociedad y medioambiente— a su estrategia de negocio.
    Incorporar fuerzas del Estado en promover la sostenibilidad —regularla, nombrarla, medirla, evaluarla y verificarla— para que más empresas la adopten en su ADN representa un avance significativo y beneficios como obtener descuentos en el registro de marca; reducciones tributarias, si se distribuyen las utilidades empresariales con los trabajadores; preferencia en licitaciones estatales; y acceso a una línea especial de crédito con la banca publica, un incentivo que aún está en etapa de planeación y desarrollo.
    Colombia fue el primer país latinoamericano en otorgar este reconocimiento legal a las compañías en las que el lucro es un medio más que un fin. Actualmente existen 387 empresas BIC a nivel nacional: 89 por ciento son microempresas; 7 por ciento, pequeñas; 3 por ciento, medianas; y 2 por ciento, grandes. 287 de estas empresas nacieron bajo la figura jurídica BIC mientras que las otras 100 adquirieron la condición.
    “Una cosa es la certificación internacional de Empresa B, que conlleva un costo para las compañías, y otra la Ley BIC, que surgió para llegar a todos los emprendimientos en las regiones apartadas sin que signifique ningún costo”, puntualiza el economista.
    Recientemente también apoyamos la Ley de pago a plazos justos —vigente desde enero— en la que se establece que se debe pagar a los proveedores en máximo 45 días. Calculamos que con esto, el PIB puede crecer hasta en tres puntos”, agrega.
  3. Inversionistas: concientizar a la banca tradicional y a los fondos de inversión sobre cómo, por su naturaleza, las Empresas B son menos riesgosas y, por ende, un negocio más próspero y una inversión más segura.
  4. Academia: llevar el mensaje de que es posible hacer negocios haciendo el bien a la mayor cantidad de personas posibles a través de cursos, clases, eventos y conversatorios para la comunidad universitaria. “Sistema B es un movimiento de gente que piensa que las cosas se pueden hacer de una manera distinta. Queremos que muchas personas digan ‘yo quiero trabajar, emprender, investigar o comprar en una Empresa B”, dice Ramírez.
  5. Comunidades de opinión: reunir a un consejo empresarial en el que los CEO más reconocidos de Empresas B asesoran a otros líderes sobre cómo y por qué iniciarse en el mundo de la sostenibilidad.
  6. Grandes actores de mercado: fortalecer comercialmente al sector privado a través de ruedas de negocio y articulaciones y alianzas en la cadena de valor de distintos sectores.

Peldaño a peldaño en los universos B y BIC

La sostenibilidad empresarial es una carrera de resistencia: las transformaciones suceden tras esfuerzos constantes y no por un único impulso de fuerza. ¿Cómo comenzar a recorrer este camino?

“Antes de pensar en querer hacer plata, la invitación es pensar en una realidad social o ambiental que se desee transformar: los plásticos, la desigualdad, la brecha de género, la primera infancia, etcétera. Cualquiera de esos problemas es una oportunidad de solucionarlo a través de una empresa rentable”, concluye Ramírez.

La vida laboral y personal están ahora en un mismo espacio. Comprar vivienda es un reto que la pandemia dejó al consolidar el teletrabajo en Colombia.

La transformación digital del sistema productivo se aceleró a causa de los confinamientos que provocó la pandemia. Colombia consolidó en varias regiones la modalidad de teletrabajo para responder a las exigencias ante las restricciones del virus, lo que a la vez mostró ser una herramienta para mejorar la productividad y la economía del país.  

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

En nuestro país, el teletrabajo se encuentra definido en la Ley 1221 de 2008 como: “Una forma de organización laboral, que consiste en el desempeño de actividades remuneradas o prestación de servicios a terceros utilizando como soporte las tecnologías de la información y comunicación -TIC- para el contacto entre el trabajador y la empresa, sin requerirse la presencia física del trabajador en un sitio específico de trabajo”.

Lee también: Teletrabajo: testimonios de eficiencia

Las tres modalidades en las cuáles se reconoce esta tipología laboral son teletrabajo autónomo, teletrabajo suplementario y teletrabajo móvil. Durante 2020, el Ministerio TIC ofreció cerca de 16.265 asesorías a nivel nacional para que pudiera implementarse esta forma de trabajo en cualquiera de sus versiones. 

De acuerdo con Miguel Ángel Murcia, director general del Hospital Universitario San Rafael, “esta modalidad de trabajo es una apertura al futuro; nosotros como organización veníamos implementando el teletrabajo antes de la pandemia, y ahora que tenemos desarrollada la práctica, lo aplicamos para la gestión, la enseñanza y la atención médica. Para todos los que aplican esto, las formas y los espacios laborales se han transformado radicalmente”.

Te puede interesar: El panorama de la construcción sostenible en Colombia

Oficina y hogar en un solo lugar 

Según el Ministerio del Trabajo, en Colombia cerca de 6 millones de personas laboraron durante el 2020 desde su casa, lo que sin duda llevó a los compradores de vivienda a evaluar nuevos factores para adquirir o cambiar casa propia. 

Galería Inmobiliaria, compañía dedicada a negociar con inmuebles, registró que en los meses de septiembre a diciembre de 2020 el balance en el sector fue positivo para la venta de vivienda nueva, pues alcanzó cifras récord que permitieron contrarrestar la baja presentada en los primeros meses de la pandemia.

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

Como consecuencia, “el año anterior cerró con normalidad demostrando que la compra y venta de vivienda es parte de una decisión estable y duradera, que ahora no solo pone en juego variables sobre el espacio para desarrollar la vida personal, sino también el entorno laboral se toma los hogares” reconoció Juan Sokoloff, coordinador de data en habi.co.

Sokoloff señaló también que “algunas de las viviendas que más relevancia han tomado en el mercado son los inmuebles de 40 mts2 cercanos a zonas universitarias o centros empresariales. También hay quienes prefieren espacios más amplios y en zonas apartadas, aprovechando los beneficios del teletrabajo”.

Algunas recomendaciones que de habi.co para el proceso de elegir vivienda en la coyuntura de Covid-19 son:

El cuidado del planeta e intercambio cultural: las propuestas sostenibles del sector turístico para los viajeros con miras a recuperar un sector golpeado por la pandemia. 

La crisis mundial vivida en el 2020 a causa de la pandemia del virus covid-19 puso en jaque varios de los sectores industriales que gozaban de éxito. El turismo está dentro de los más afectados. Dadas las restricciones de movilidad, el cierre de atracciones turísticas y las regulaciones fronterizas en varios países del mundo, ahora busca opciones sostenibles y comunitarias para recuperarse.  

Aunque el inicio de las vacunaciones masivas sea una luz de esperanza para el sector, la crisis fue un llamado a la reinvención de muchos procesos que deben adaptarse a la nueva realidad y buscar principios de sostenibilidad con el principal objetivo de mitigar una situación de riesgo mundial existente y las posibles variaciones a futuro. 

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

En Colombia, la crisis turística representó una pérdida de 20,1 billones de pesos, lo que representa el 1,5 por ciento del PIB nacional del año anterior. Esta cifra se repite en casi todos los países: por ejemplo, en España se registró una caída del 69% del PIB turístico del país, así como la pérdida de 327 mil empleos del sector.  

Puedes leer: El ecoturismo como respuesta a la crisis después de la pandemia

Para hacer frente a esta situación, la Organización Mundial de Turismo (OMT) presentó una guía para la recuperación del sector turístico, en la cual además de presentar temáticas como la articulación con organismos de salud como la OMS y la adopción a restricciones, hizo énfasis en la relación del turismo con el planeta, las personas y prosperidad

Colombia, un paraíso para el turismo sostenible 

En Colombia, Josefina Klinger, Directora de Corporación Mano Cambiada, ha sido reconocida por el diseño de experiencia de ecoturismo comunitario alineadas con la sostenibilidad en el Pacífico colombiano.

Klinger señala algunos de los retos del sector frente a la nueva normalidad, pues “los viajeros del mundo están cambiando su forma de viajar; cada día buscan lugares con experiencias trascendentales, una combinación entre la cosmovisión de los anfitriones y la naturaleza en buen estado. Allí hay una gran oportunidad para diseñar viajes para un tipo de nicho especial”

Así mismo, apunta que “con la pandemia, la humanidad tuvo forzosamente que interiorizar el valor de la vida, y reconocer la necesidad de volver a lo simple. El turismo es una gran herramienta para incentivar procesos en los que se cuide el planeta, se conozcan y respeten las culturas y las distintas formas de vida. No cabe duda de que los viajeros con esta tendencia aumentarán”.

Si te interesa el tema, mira el video del Foro “Retos y perspectivas de la industria turística y el entretenimiento en Colombia” 

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

En esta nueva ola de pensamiento sobre qué ofrecer para el turista y cómo hacer turismo, se evidencia la necesidad de legislar sobre el tema y generar herramientas que permitan hacer alianzas público-privadas para estimular propuestas que agreguen un valor de sostenibilidad al turismo. 

De acuerdo con Klinger, “es una gran oportunidad para que los territorios se fortalezcan y encuentren en el turismo una alternativa productiva”. Por esto, recomienda estos tres aspectos para tener en cuenta a la hora de elegir sus destinos a los viajeros que se animen a salir a pesar de la pandemia o durante los procesos de vacunación: 

    1. Apoyar comunidades vulnerables, indígenas, campesinas o que propicien intercambio cultural, sin duda hará de la experiencia de viaje inolvidable.
    2. En caso de preferir viajes a zonas tradicionales del turismo mundial, optar por hoteles u operadores turísticos con políticas ambientales fuertes.
    3. Elegir actividades que favorezcan y preserven los recursos de cada región

Afirma además que “al invertir con generosidad por parte del Estado y privados en el cuidado del planeta, se genera un beneficio compartido, pues hoy más que nunca la pandemia dejó en evidencia la desigualdad. En un escenario futuro del sector, no habrá tolerancia por destinos turísticos en donde la pobreza y la explotación de recursos habiten en el mismo lugar”

Los desarrollos tecnológicos de las últimas décadas han permitido el crecimiento de modelos de trabajo disruptivos como el de la economía gig. ¿Qué significa y qué implica para los trabajadores y las compañías? 

Para entender el término de economía gig es preciso remitirse al de economía colaborativa. Podría decirse que este segundo, con mucha más difusión y celebración mediática, condensa un modelo que nació gracias a desarrollos tecnológicos como internet. 

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

Así, desde la primera década del siglo XXI, muchas empresas pudieron ofrecer plataformas digitales que conectan la oferta y la demanda en diversos sectores como el hospedaje y el transporte. Un claro ejemplo de modelos de economía colaborativa son las compañías Airbnb y Uber. 

En un artículo para el World Economic Forum, April Rinne, una consultora experta en este tipo de modelos, resalta la importancia de diferenciar los conceptos y explica: “La economía compartida se enfoca en compartir activos infrautilizados, que se pueden monetizar o no, y que buscan brindar eficiencia, sostenibilidad y comunidad. La economía gig, en cambio, se enfoca en la participación de la fuerza laboral y la generación de ganancias a través de proyectos independientes o tareas para las que el trabajador es contratado”.

Más allá de las definiciones, las líneas entre ambos términos son delgadas. En todo caso, se podría decir que la economía gig hace parte y es una consecuencia del ecosistema de las economías colaborativas.

Lee también: Cocreación: el futuro imparable de la innovación

Una alternativa que se consolidó

Una de las reflexiones más llamativas en el análisis Retos y posibilidades de la economía colaborativa en América Latina y el Caribe, del Banco Interamericano de Desarrollo, es que no es casualidad que las economías colaborativas se hayan disparado poco después de la crisis financiera de 2008. 

“Pese a que la tecnología ya estaba lista para ser aplicada a procesos de intermediación de redes entre iguales, desde comienzos de la década del 2000 la crisis financiera terminó de crear las condiciones exógenas necesarias para estimular su crecimiento acelerado”, se explica en el documento.

Dentro de esas condiciones necesarias, se destaca que ante el crecimiento del desempleo las personas y los inversionistas estaban predispuestos a buscar nuevas alternativas de ingresos y negocios. Varios años después, el éxito de este modelo ha sido notorio en el mundo: de acuerdo a la consultora PwC, mientras que en 2015 los ingresos de las compañías de economías colaborativas llegaban a los 15.000 millones de dólares, los análisis indican que para el 2025 serán de unos 335 mil millones de dólares.

Sin embargo, a pesar de que para las empresas de este ecosistema las proyecciones son cada vez más prometedoras, el nacimiento de los denominados gig workers, una modalidad que oscila entre una nueva forma freelance de trabajo y la precariedad laboral, ha sido uno de los grandes temas de discusión.

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

Trabajar en una economía gig

El término gig hace alusión a los pagos por presentaciones que recibían antes los músicos de jazz. Hoy, precisamente, el auge de las plataformas colaborativas ha creado espacios para que, a través de internet, los trabajadores de diversas áreas puedan conseguir tareas o labores por las que reciben un único pago. 

De esta manera, se ha desarrollado una nueva generación de freelancers que pueden decidir cuándo y qué tanto trabajar. Visto desde otra óptica, la economía gig posibilita también a las empresas a contar con mano de obra de acuerdo a su demanda. 

En Estados Unidos, uno de los países pioneros en este tipo de modelos, estas alternativas han tenido gran acogida. De acuerdo con Upwork, actualmente en ese país hay más de 57 millones de freelancers; con las nuevas plataformas y posibilidades, se estima que para el 2027 esa cifra llegue a los 86 millones.

Pero hay otro dato que revela la importancia de este modelo, y que muestra que más que una alternativa se está convirtiendo en la primera opción para muchos. De acuerdo con Edison Research, el 44 por ciento de los gig workers en Estados Unidos dicen que su trabajo en este modelo es la principal fuente de ingresos.

Sin embargo, el recrudecimiento de las crisis de empleo y otras dificultades en el crecimiento de la economía, incluyendo la pandemia, han puesto en evidencia los retos de este modelo. 

En este video te contamos cuáles son los tres tipos de empatía que deben tener los líderes.

De acuerdo con el documento Organizing on-demand, de la Organización Internacional del Trabajo, los gig workers tienen que desempeñarse “con limitaciones en sus protecciones sociales y laborales, lo que es relevante a medida que estos trabajadores confían más en las plataformas como su principal fuente de ingresos”. 

Un reciente artículo del Financial Times relató las precarias condiciones de los estadounidenses que trabajan llevando pedidos con aplicaciones de domicilios como Instacart, DoorDash o Amazon Flex: 16 horas diarias de trabajo con una remuneración que no es suficiente para subsistir.

En Colombia, la discusión no es muy distinta. De acuerdo con una encuesta realizada por el Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario a trabajadores de una de las aplicaciones de domicilios más grandes del país, apenas el 46,1 por ciento de encuestados dijo estar afiliado al sistema de salud; además, apenas el 6,6 por ciento dijo estar cotizando pensión. 

Los retos

Para David Ortiz y Julio César Daly, investigadores de la Facultad de Economía de la Universidad del Externado, en su artículo Es hora de regular la economía colaborativa, uno de los grandes retos para seguirle el paso al crecimiento de modelos como estos es una regulación que se adapte a las particularidades del modelo, como la flexibilidad horaria o la inexistencia de un contrato laboral tradicional. 

Para ambos expertos, esa regulación no tiene necesariamente que apuntar a obligar a las empresas a comportarse como un empleador tradicional, sino que debe buscar un equilibrio entre la repartición de cargas entre plataforma y colaborador. Para eso, dicen, esa legislación laboral debe contemplar el trabajo por horas.

No se puede desconocer que esta nueva modalidad laboral abre oportunidades para muchos en medio de un panorama económico tan incierto como el actual. Además, hace parte de los cambios inevitables ligados a la transformación digital. Sin embargo, también plantea el desafío de adaptar la ley y la regulación a esta nueva dinámica, garantizando que los trabajadores de este sector tengan condiciones laborales justas y la protección social necesaria.

La pandemia que puso al planeta al borde del colapso no ha terminado. Sin embargo, ya se ve una luz al final del túnel. Conoce cuáles son los grandes retos que se avecinan en palabras de líderes empresariales del país. 

Poco queda por decir sobre la gran disrupción que supuso la llegada de la COVID-19. Pero si bien la noche todavía no termina, los líderes de todo del mundo ya están contando las horas para el amanecer. Al finalizar el año 2020, alrededor de una treintena de países habían empezado a vacunar a sus ciudadanos, y Colombia espera poder sumarse a esta campaña en febrero, según anunció el Ministerio de Salud. 

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

Sin embargo, el camino hacia la recuperación económica, con posibles nuevas medidas de aislamiento en el horizonte, está lejos de ser claro. Ante este contexto, los líderes empresariales están llamados a adaptarse y responder. “Por encima de todo, el principal desafío es la incertidumbre. Todo el mundo está con una inmensa preocupación de qué va a acontecer, cuál es la velocidad real de las vacunas, y qué tipo de restricciones adicionales vienen. Los líderes tienen que saber moverse y leer el acontecer para poder salir adelante”, afirma Juan Esteban Orrego, director ejecutivo de Fenalco Bogotá.

Uno de los grandes desafíos que enfrentan los líderes son los cambios en las dinámicas de vida y trabajo que trajo la pandemia. En el informe ‘Balance 2020 y perspectivas 2021’, publicado en enero por la Asociación Nacional de Industriales (Andi), el 73 por ciento de las empresas encuestadas señaló que el principal cambio en su funcionamiento fue el trabajo en casa. De hecho, el 22,9 por ciento del total de los trabajadores siguen en la modalidad de teletrabajo o trabajo en casa.

Para Camilo Sarasti, country manager de iFood Colombia, esta transformación llegó para quedarse: “Hay que asegurarse de que el equipo sea responsable y que pueda ser productivo trabajando desde casa. Pero también las empresas tienen que garantizar las condiciones adecuadas, y respetar que uno no tiene que estar disponible 24/7”, explica. 

En ese sentido, la directora del Centro de Liderazgo de la Universidad del Externado, Geli Pautt, señala que la principal preocupación debe ser la salud física y psicológica de los empleados. Para octubre de 2020, el 9,5 por ciento de los trabajadores se había visto afectado por la pandemia, y el 92,5 por ciento de las empresas reportaron haber tenido casos positivos de COVID-19, según la Andi. “Hay que hacer una capacitación profunda de cómo convivir con el virus y diseñar realmente un programa de autocuidado. Y debemos estar atentos a la salud psicológica, porque muchos de los empleados están teniendo pérdidas de familiares cercanos, y los líderes tienen que lidiar con esto”, declara Pautt. 

Te puede interesar: Austin, Texas: ¿el nuevo Silicon Valley?

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

Hacia la recuperación económica

Entre enero y septiembre de 2020, el PIB colombiano se contrajo en un 8,1 por ciento, y se espera que haya cerrado el año con una caída del 8 por ciento, según las últimas cifras del Dane y predicciones de la Andi. La cifra preocupa no solo en sí misma, sino teniendo en cuenta que la última proyección del Fondo Monetario Internacional (FMI), publicada en octubre, apuntaba a un decrecimiento del 4,4 por ciento del PIB mundial. A esto se suma la creciente tasa de desempleo, que alcanzó el 13,3 por ciento en noviembre, según el Dane.

“El primer desafío es la sostenibilidad de las empresas para reactivarse y crecer, lo que les permita mantener y crear nuevos empleos y -apalancados en su talento- buscar nuevas oportunidades”, afirma Esteban Piedrahíta, presidente de la Cámara de Comercio de Cali. Para ello, el directivo señala que es necesario apoyarse en un “fuerte trabajo en equipo en todos los niveles de la organización”, a fin de encontrar soluciones innovadoras desde un enfoque multidisciplinario. 

Guillermo Gómez, presidente de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, uno de los sectores más afectados por el confinamiento, invita a ir más allá: “tenemos empezar a cooperar entre las empresas. O mejor dicho, a ejercer la ‘coompetencia’. Es decir, seguir compitiendo por el mercado pero con una mayor apertura a la cooperación”. Ejemplo de ello es la cadena de comida rápida Burger King, que en noviembre sorprendió al mundo invitando a sus clientes a comprar en McDonalds -uno de sus mayores rivales- ante la reducción de ventas en el sector. 

Escucha aquí nuestro podcast sobre educación virtual

Ante este 2021, en el que la única certeza es la incertidumbre, los líderes empresariales coinciden en una hoja de ruta: trazar planes abiertos al cambio, y estar preparados para adaptarse rápidamente. Eso conlleva a hacer énfasis en la modernización, la tecnología y la innovación. Pero quizás la filosofía que guía a estos líderes -personas que cargan gran parte de la responsabilidad de la recuperación del país- se puede resumir en esta frase del presidente de Casalimpia, Pedro Felipe Estrada: “El mayor reto del 2021 es encontrar oportunidades en medio de los desafíos”.

Una crisis sin precedentes demanda una respuesta sin precedentes. Frente a la pandemia, Colsubsidio reaccionó poniendo el bienestar de su talento humano en el centro de la ecuación. La comunicación, el trabajo en equipo y la confianza fueron protagonistas en el proceso.

Inesperada y cambiante, la pandemia ha sumido al mundo en un entorno de incertidumbre que pone en jaque su bienestar. En Colombia, el panorama nacional se ha complejizado aún más a raíz de la COVID-19. “Ha desafiado todos los pronósticos en impacto y extensión, y llegó para cambiar la vida personal, familiar, económica y laboral”, dijo el director de Colsubsidio, Luis Carlos Arango, en su ponencia de apertura para el pasado VII Foro de Sostenibilidad. 

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

Sin embargo, durante esa misma intervención, el director también rescató la capacidad de la sostenibilidad de transformar la realidad y “garantizar la perdurabilidad de las empresas, generar soluciones, reactivar sectores y evitar que la crisis sanitaria se convierta en una crisis económica crónica”.

¿Cómo ha asumido Colsubsidio el reto de responder a la pandemia desde la sostenibilidad y el bienestar? La misma naturaleza de la caja de compensación facilitó que la compañía le midiera el pulso a la pandemia de COVID-19 desde su aparición en Colombia. 

Te recomendamos: El futuro será sostenible o no será

“Nuestras líneas de servicios incluyen sectores como salud, supermercados, droguerías, recreación, turismo, deporte, educación y alimentos y bebidas. También tenemos una IPS y una red de clínicas y centros médicos. Por ese contacto, estábamos muy al tanto de lo que pasaba día a día con el coronavirus y teníamos muy claro que sus impactos no solo iban a afectar a nuestros clientes sino también a nuestros trabajadores”, explica Martha Cecilia Castaño, quien lleva cinco años ejerciendo como gerente de Talento Humano de Colsubsidio.

Antes de que el aislamiento estricto empezará a regir en todo el país, Colsubsidio empezó a tomar medidas para hacer frente a la pandemia:

“Es un equipo humano interdisciplinario con representantes de distintas áreas de la empresa: Talento Humano, Salud y seguridad en el trabajo, Relaciones laborales, Cultura y comunicaciones internas, Servicio al cliente, Infraestructura, Servicios generales y compras, y Comunicaciones externas. Nos juntamos para estar en línea y hacerle frente a la situación con un equipo base que interactúa con todos los demás servicios de Colsubsidio”, dice Castaño.

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

“Empezamos a saber cuáles eran los colaboradores que estaban enfermándose, dónde estaban, en qué estado de salud, si necesitaban apoyo, cuántos estaban hospitalizados y cuántos recuperados. Actualmente seguimos generando un reporte diario con toda esta información y también con reportes de seguridad sobre nuestros puntos de atención”, dice la gerente.

Lee también: Reconocimientos Xposible 2020: estas fueron las empresas reconocidas

Tener una fuerza humana conformada por cerca de 16.000 trabajadores exige un modelo de comunicación muy robusto. Especialmente durante momentos de incertidumbre. Por eso, la comunicación con los colaboradores ha sido uno de los pilares fundamentales en el plan de acción de Colsubsidio frente al COVID-19.

“El 60 por ciento de nuestra gente es gente front, que no puede recibir nuestras notificaciones desde su computador fácilmente. Nuestro sistema busca llegar a cada uno de los trabajadores sin excepción, a través de mensajes de texto, de Whatsapp y de nuestros principales voceros, que son los líderes”, explica Castaño, cuya experiencia en el rubro de los Recursos Humanos suma veinte años.

La comunicación con los líderes, a través de conversaciones significativas y empáticas, aunque breves y mediadas por la distancia, es un elemento vital para marcar la diferencia en la experiencia de los trabajadores durante la pandemia

De hecho, esos vínculos constituyen una motivación mayor para el talento humano que el temor a perder su trabajo: según una encuesta de Glassdoor, 81 por ciento de los empleados trabaja más al sentirse apreciado frente al 37 por ciento cuyo rendimiento responde al miedo.

“Durante la pandemia fue clave mantener al talento humano informado casi en tiempo real —por todos los canales, tanto por escrito como por medio de videos— sobre las decisiones que iba tomando la organización, la ciudad y el país. Esa fue nuestra alternativa para mitigar la incertidumbre de esta época”, agrega la gerente.

Te puede interesar: Droguerías Colsubsidio: una apuesta 360 por la inclusión de personas con discapacidad

Además, la caja de compensación decidió esforzarse al máximo por no despedir a ningún colaborador a raíz de la pandemia, un factor clave que se comunicó desde el inicio a los trabajadores para transmitirles tranquilidad, seguridad y estabilidad.

Para lograr mantener intacta su fuerza de trabajo, Colsubsidio optó por cerrar los contratos que tenía con terceros para dar esas vacantes resultantes a sus trabajadores internos. Esto, además, demandó un proceso de reskilling y de reubicación para aproximadamente 3.000 colaboradores

“Tuvimos que cerrar todos los clubes y hoteles. A esos trabajadores, amas de llaves, auxiliares de piscina, botones y recepcionistas, les hicimos un plan de reentrenamiento para ampliar otros servicios que surgieron a raíz de la pandemia. Por ejemplo, tomar la temperatura en clínicas y supermercados, y trabajar en el call center”, puntualiza Castaño.

Aquellos colaboradores que no pudieron vincularse inmediatamente a otra línea de servicio, se mantuvieron en casa sin una asignación laboral específica, pero recibiendo su salario habitual, y simultáneamente capacitándose en habilidades digitales para que permanecieran comunicados y con una sensación de ocupación y propósito. Finalmente, estas personas sin asignación conformaron una bolsa interna de trabajo.

“Durante un tiempo, congelamos la planta y dejamos de contratar personas. Si alguna vacante se abría o un cupo rotaba, reentrenabamos a uno de esos trabajadores para que pudiéramos suplir esa necesidad con el talento que ya teníamos. Así, nuestro talento humano se certificó, adquirió nuevas habilidades, ascendió y mejoró la calidad de su trabajo durante la pandemia”, concluye Castaño.

En menos de 30 años, Shanghái pasó de ser un puerto dedicado a la agricultura y a las artesanías a ser considerada la capital financiera de China y referente mundial en innovación. ¿Cuál ha sido su fórmula?

Una de las postales más famosas de Shanghái es la del conjunto de rascacielos del área de Pudong, el distrito financiero de la ciudad, que yace a orillas del río Huangpu. Hace tan solo un par de décadas, esa imagen futurista e icónica no existía. De hecho, es fácil encontrar en internet una fotografía de esa zona en 1990, donde solo sobresalen un par de edificios altos.

“Desde la apertura liderada por Deng Xiao Ping, a finales de la década de los setenta, una de las grandes preocupaciones de la población china ha sido crecer productivamente. Hoy, China está muy cerca de convertirse en la primera potencia económica mundial”, explica Juvenal Infante, director del Centro de Estudios de Asia-Pacífico y del Programa de Misiones a China de la Universidad Sergio Arboleda.

¡Sigue nuestras actualizaciones en Facebook! 

Solo el área de Pudong atrajo unos 39.2 billones de dólares en inversión extranjera directa  entre 2003 y 2015, lo que representó una tercera parte de lo recibido en total por Shanghái en ese periodo, de acuerdo con Yun Chung Chen, profesor de la Universidad de Lingnan de Hong Kong, en su artículo Changing the Shanghai Innovation Systems. 

Del impresionante caso de Shanghái, Chung Chen destaca algunos puntos claves de la modernización de la ciudad:

  1. Políticas y legislación que incentivaron la expansión del capital extranjero. 
  2. Una agresiva preocupación por la modernización de la infraestructura.
  3. Incentivos gubernamentales (como contar con los mismos beneficios de empresas locales) para que tanto empresas chinas como extranjeras abrieran sus sedes en la ciudad.
  4. El gobierno ha alentado y cooperado con las multinacionales para que incursionen en los sectores de tecnología y energía.
  5. La entrada de la ciudad, en 1988, a la World Trade Centers Association hizo que buscara convertirse en un centro industrial y de negocios. 

Hoy, sin duda, Shanghái es el ejemplo perfecto de la transformación por la que ha atravesado el país asiático, gracias a la combinación de políticas gubernamentales que incentivaron la innovación en diversos frentes y la acogida del sector privado, que encontró en esa ciudad un lugar estratégico para innovar y crecer.

¿Te interesan los contenidos sobre innovación? Escucha nuestro segundo episodio del podcast El origen de las ideas

Estos son algunos ámbitos que hoy consolidan a esta ciudad del este chino como uno de los referentes de transformación tecnológica.

¡Únete a nuestra comunidad en LinkedIn!

Una ciudad inteligente

A mediados de noviembre, Shanghái fue elegida como la Smart City 2020 por el World Smart City Award. El jurado del certamen decidió premiarla por su plan ‘Ciudad inteligente orientada al ciudadano 2016-2020’, que estuvo enfocado, entre otras cosas, en “hacer un despliegue de infraestructura digital, fortalecer los servicios electrónicos del gobierno e integrar tecnologías de la información a la industria”. 

Uno de los logros más significativos de ese despliegue es que logró una cobertura completa de internet 5G en el centro urbano y una cobertura de fibra gigabit (un tipo de conexión a internet de alta velocidad) de un 99 por ciento en toda la ciudad.

Lee también: 4ta revolución industrial, innovación tecnológica para los negocios

Un lugar para innovar en ciencia y tecnología

De acuerdo con la encuesta realizada en 2017 por la consultora KPMG a 841 ejecutivos de la industria de alta tecnología de todo el mundo, Shanghái es la primera candidata a reemplazar el Silicon Valley, por encima de ciudades como Nueva York, Tokio, Pekín y Londres.

Precisamente, en la actualidad, los esfuerzos del Gobierno chino se concentran en la consolidación de la ciudad como un referente para la innovación en tecnología y ciencia, especialmente en sectores como inteligencia artificial, biomedicina y circuitos integrados. 

Y el claro ejemplo de esto es el plan para crear una nueva ‘ciudad de la ciencia’, Zhangjiang Science City, que está siendo construida a partir del ya existente parque de alta tecnología Zhangjiang.  

Curiosamente, Zhangjiang High-tech Park existe desde 1992 y actualmente alberga a más de 18.000 empresas, 53 sedes regionales de corporaciones multinacionales y 828 empresas de alta tecnología. Solamente en el 2019, 6 de las 10 principales empresas mundiales de diseño de chips han establecido allí sus sedes regionales y centros de investigación y desarrollo (I + D), mientras que 3 de las 10 principales empresas de diseño de chips de China se encuentran en la zona.

Sin embargo, para el Gobierno chino esto no es suficiente, y con esta nueva ciudad espera crear aproximadamente 880.000 puestos de trabajo, y que, además, más de la mitad de los empleados vivan dentro. 

Yuan Tao, presidente de la junta de Zhanjiang Group, una de las organizaciones desarrolladoras de esta ciudad, declaró en 2019 que su entidad está promoviendo y acelerando proyectos relacionados con el Big Data, computación en la nube, blockchain, realidad virtual y realidad aumentada para formar un clúster de la industria de inteligencia artificial, que se articulará con la otras grandes industrias que darán vida a este nuevo lugar, del que el mundo pronto empezará a escuchar más seguido.

Cargando...