“No se puede separar el coronavirus de los ODS”: Filippo Veglio, director del WBCSD


Filippo Veglio, director del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible habla del impacto del coronavirus sobre los ODS, el empleo, el futuro del trabajo y los retos del mundo empresarial frente a la pandemia y la sostenibilidad.

Inicio Sostenibilidad “No se puede separar el coronavirus de los ODS”: Filippo Veglio, director del WBCSD Publicado el: 26 de octubre de 2020

En entrevista con Xposible, Filippo Veglio, director del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD, por sus siglas en inglés) habla del impacto del coronavirus sobre los ODS, el empleo, el futuro del trabajo y los retos del mundo empresarial frente a la pandemia y la sostenibilidad.

Tras incorporarse al WBCSD en 2005, Veglio ha supervisado y trabajado activamente las iniciativas de la entidad en términos de impacto social, estilos de vida sostenibles y Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Actualmente, lidera el programa People que involucra en dichos frentes a representantes de alto nivel de las compañías de varios sectores industriales, organizaciones empresariales, instituciones multilaterales, ONG y academia.

El suizo, que anteriormente fue tenista profesional, habló en exclusiva con Xposible sobre la relación profunda que se ha creado entre la pandemia y el desarrollo sostenible.

XPOSIBLE: ¿Cómo ha sido impactado el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible por la pandemia?
FILIPPO VEGLIO: No hay una crisis de la COVID-19 y otra de los ODS: todo está vinculado. El tercer objetivo, referente a la salud y el bienestar, es uno de los más impactados de manera negativa. El ODS 1, vinculado a la pobreza extrema; el segundo, alrededor del hambre; el ODS 8, acerca del crecimiento económico y el empleo; el ODS 10, sobre la inequidad; en todos ellos vemos altos niveles de impacto negativo.

Por eso, los ODS deben ser parte integral de cómo se mira esta crisis para salir de ella, para adaptar soluciones, crear inversiones y colaboraciones en el sentido de aislar a la gente, de ayudar a empresas e instituciones inmediata y urgentemente, y de salir de una manera duradera con mayor resiliencia empresarial, social y comercial.

XPOSIBLE: ¿Cuáles son los principales desafíos que enfrentan las empresas para contribuir efectivamente al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en el nuevo escenario mundial creado por el coronavirus?
FILIPPO VEGLIO: En el país que sea, el principal desafío es que la vida diaria ahora mismo está protagonizada por una urgencia sanitaria y hay recursos que faltan para enfrentarla. El reto es tener un enfoque total hacia una verdadera emergencia de salud pública y encontrar cómo contribuir de manera inmediata.

Además, la perspectiva empresarial supone resguardar la salud física, mental y financiera de los empleados, colaboradores y aliados.

XPOSIBLE: ¿Qué implica esto?
FILIPPO VEGLIO: Fijarse en todas las cadenas de valor del sistema económico, especialmente la de suministros, y pensar de qué manera se está impactando su resiliencia; de qué manera las empresas se están adaptando a esta nueva realidad de menos movilidad y menos flujos de bienes y servicios.

XPOSIBLE: Actualmente, las empresas enfrentan varios retos simultáneos: el coronavirus y la ‘nueva normalidad’, contribuir al logro de los ODS y prepararse para el Futuro del Trabajo. ¿Es posible que las compañías puedan dar respuesta simultánea a estos desafíos?
FILIPPO VEGLIO:
 No se puede separar el coronavirus de los ODS. Esta crisis impacta el desarrollo sostenible de una sociedad, por lo que se refleja en agendas con vínculos muy estrechos entre sí: agendas de inclusión, empleo, equidad de género y cambios en la manera de producir y consumir.

Qué hay que hacer depende de cada país y de cómo está priorizando: cómo se enfrenta la vida diaria, cómo operan sus empresas y cómo y a qué quiere hacer frente.

Discusiones similares se dan en términos de agua, energía y cadenas de suministro alimenticio: cómo se puede seguir abasteciendo las comunidades y ciudades agigantadas de un país.

En el Consejo Mundial, interpretamos la COVID-19 como una disrupción significativa y severa en la manera actual de producir, consumir y vivir, que ha creado un escenario extremadamente vinculado a la sostenibilidad porque todas sus soluciones están inmersas en el marco de los ODS.

Te puede interesar: Mujeres CEO y coronavirus: ¿qué hicieron bien las líderes que supieron hacerle frente a la crisis?

Impacto a las metas de 2030

XPOSIBLE: Frente a las metas de 2030, ¿10 años son suficientes para que las empresas se recuperen de la crisis y logren contribuir al logro de los ODS?
FILIPPO VEGLIO: Las empresas son articuladores clave en términos de innovaciones, empleo, financiamiento e iniciativa, pero no solo ellas van a contribuir en la agenda de los ODS. Definir qué van a cumplir frente a los ODS es un rol del gobierno.

Por otro lado, sí, desgraciadamente 10 años son poco para lograrlo. Con la tendencia actual de desarrollo y progreso a nivel mundial, pese a lo que estamos haciendo en términos de ayudas, financiamiento y soluciones, estaríamos pasándonos 40 años y cumpliríamos los ODS alrededor de 2070.

Por eso, desde el Consejo Mundial, hablamos de la necesidad de evolucionar en los negocios: los riesgos y las oportunidades de desarrollo sostenible piden crear iniciativas online y, principalmente, transformar los mayores sistemas económicos, como energía, movilidad y alimentación.

La agenda de los ODS no es una agenda de requerimientos ni de incrementos, es una agenda de transformación.

XPOSIBLE: Se ha estimado que para 2030, cumplir con los ODS puede generar una oportunidad de mercado para las empresas de aproximadamente 12 billones de dólares cada año. ¿Qué tan conscientes son las compañías de esto y cómo pueden utilizar ese dato como impulso?
FILIPPO VEGLIO: En demasiadas ocasiones, el desarrollo sostenible se posiciona como costo y riesgo, factores negativos.

La cuestión está en entender cómo la empresa se puede posicionar al mirar a los ODS también como una gran oportunidad de mercado en términos de innovación, de posicionamiento en ámbitos competitivos.

Así como de diferenciarse, ya sea pequeña, mediana o grande, de reinventar nuevos modelos de negocio y de contribución a los ODS, necesidades sociales que aún no se han solventado.

Para eso, hemos desarrollado estudios que articulan el volumen de dólares que los ODS pueden llevar a las empresas.

Hemos concluido que si se piensa en sistemas de salud y de movilidad urbana, en suficiencia energética, en vivienda, en estilos de vida, en alimentación y en infraestructura urbana, hay millones de oportunidades para las empresas.

Te puede interesar: Experiencia del empleado: una clave para la recuperación empresarial en tiempos de coronavirus

El futuro del trabajo

XPOSIBLE: ¿Cómo debe transformarse el perfil de los trabajadores para ser competitivos en la nueva realidad y para ayudar a que las compañías en donde trabajan y la sociedad a la que pertenecen alcancen los ODS?
FILIPPO VEGLIO: En cualquier comunidad del mundo —más allá de que sea pobre o rica, emergente o avanzada, en el norte o en el sur—, la gente trabaja para desarrollarse como persona, profesional y miembro activo de la sociedad.

Desarrollarse en el sentido de tener seguridad financiera, de mantenerse a sí mismo y a su familia, de alcanzar bienestar físico y mental, y de vincular todo esto con un empoderamiento que le permita armar con propósito su plan de vida, futuro y carrera.

Trabajar es sentirse orgulloso de lo que se está cumpliendo, de contribuir a la empresa u organización y de estar mejorando.

En ese sentido, la fuerza de trabajo es un factor clave para contribuir a la agenda de los ODS en una perspectiva individual al plantearse:

  • ¿Qué tengo que estar pensando?
  • ¿Qué tipos de trabajo se están generando?
  • ¿Cuáles van a generarse mañana?
  • ¿Cómo trabajo dentro de una empresa?
  • ¿Cómo trabajamos de manera conjunta con el sector educativo o con el gobierno?
  • ¿Cuáles son los empleados de hoy y de mañana?
  • ¿Cómo vamos adaptarnos?
  • ¿Cómo vamos a mantenernos a nivel de competitividad y calidad de trabajo?
  • ¿Qué tenemos que estar haciendo?
  • ¿Con qué cantidad de gente?
  • ¿Cómo nos puede ayudar la tecnología a desarrollarnos mejor efectivamente?

Hay muchas preguntas centrales que forman parte de un diálogo interno, pero también público con empresas y organizaciones.

XPOSIBLE: ¿Cuál es la visión actual del futuro del trabajo para WBCSD? ¿Cómo ha cambiado esta visión por el coronavirus y cómo se relaciona con los ODS?
FILIPPO VEGLIO: El futuro del trabajo sigue estando en el presente porque tenemos que mantener y fomentar la idea de que la gente debe ser el aspecto central de las compañías.

Con base en la COVID-19, se requiere tener mucho cuidado en su impacto a corto, mediano y largo plazo en la cantidad de empleo.

Es decir, cuántas empresas van a sufrir por lo que pueden asumir a nivel de empleo; cuánta resiliencia tienen para seguir integrando a trabajadores y trabajadoras en su propio sistema; cómo hacer para que a través de incentivos gubernamentales puedan seguir creando empleo, bienes y servicios para la población…

Esos son debates que se tienen que dar en este momento mismo porque el desempleo es un tema clave.

Frente al futuro del trabajo, la misión no cambia, se adapta a una realidad de emergencia sanitaria y de crisis económica y financiera para que las empresas sean actores responsables en todo sentido.

Sobre el programa People

XPOSIBLE: Dentro del programa People que lideras se habla de la importancia de que las empresas sean responsables y transformadoras. ¿Cómo se entienden estos conceptos?
FILIPPO VEGLIO:
 En un ámbito de COVID, ser responsable es seguir creando fundaciones para la inclusión de empleo con propósito; alimentar la idea de que los trabajos deben ser justos y crear oportunidades.

Asímismo, actuar de una manera transparente y basada en diálogos de confianza; utilizar la tecnología para acelerar la productividad, pero también la creatividad del ser humano; poner la tecnología al servicio de la gente para empoderarla y para contribuir más al desarrollo de la empresa y de la sociedad.

En cuanto al lado transformador, estamos pensando cómo integrar principios de responsabilidad para cambiar las cadenas de valor: crear nuevos modelos de negocio y de trabajo, crear una fuerza de trabajo más equitativa, diversa, inclusiva y enterada.

Hay que transformar muchos escenarios laborales por problemas de calidad del trabajo, inequidad de género y remuneración, siendo todos estos aspectos claves para la consecución de los ODS.