¿Qué retos económicos y laborales afronta América Latina?


Inversión conservadora, atracción de talento, inversión en tecnología e implementación de procesos de transformación digital son algunos de los retos que importantes empresas en América Latina implementarían este 2020.

Inicio Productividad ¿Qué retos económicos y laborales afronta América Latina? Publicado el: 26 de octubre de 2020

Inversión conservadora, atracción de talento, expansión de operaciones, inversión en tecnología e implementación de procesos de transformación digital son algunos de los retos que importantes empresas en América Latina estarían dispuestas a implementar este 2020.

Los resultados de la séptima edición del estudio ‘Perspectivas económicas y profesionales de Latinoamérica’, el cual consultó a más de 13 mil ejecutivos, profesionales y líderes empresariales de América Latina, puso en evidencia las principales oportunidades y retos que se establecieron las organizaciones y los profesionales que tendrían en el mercado laboral en 2020, a partir de un contexto de la región con marcadas inconformidades sociopolíticas, económicas y medioambientales.

La investigación hecha por PageGroup, una empresa con presencia en 36 países y más de 40 años de experiencia en la contratación de profesionales en 25 áreas de especialización, también muestra que a estas circunstancias se suman las condiciones económicas dramáticamente variables a causa de la emergencia a la que se enfrenta actualmente el mundo.

Según el Banco Mundial, el Coronavirus llegó en un punto débil de la economía mundial, cuando el crecimiento global comenzaba a recuperarse de su tasa más baja desde la crisis financiera de 2009.

“Con la pandemia, la economía está cambiando todos los días. El año comenzó muy bien, pero todo ha variado. Debido a esta situación se ha creado un ambiente de incertidumbre, el cual genera pánico y el pánico ocasiona parálisis. Al final, los países están aplicando políticas de contención y definiendo contingencias para evitar el contagio como medida más relevante. Ahora, lo más es importante es pensar primero en las personas y luego, en los negocios”, asegura Beltrán Benjumea, Managing Director de PageGroup Colombia.

En el foco de atención

Los sectores que detectó PageGroup como los que tendrían mayor inversión en 2020 fueron los de negocios, construcción y bienes raíces. “Lo que se estaba viendo al comienzo de año es que el mercado por fin estaba acelerándose en el tema de la construcción de obra civil. Colombia sigue siendo muy fuerte en construcción de vivienda de interés social, y se está reanimando en ese segmento”, asegura Beltrán.

Te puede interesar: Un mundo automatizado: el nuevo camino de la educación

Por otro lado, añade el especialista, el sector tecnológico, energético y farmacéutico son los principales segmentos que demandan talento especializado.

En cuanto a cada compañía, según el estudio, las áreas a las que se les daría mayor prioridad de inversión son:

Área Participación
Expansión de operaciones 29,5 %
Innovación / nuevas tecnologías 19,5 %
Proyectos de ganancia de productividad
inside sales / inbound marketing
10,4 %
Lanzamiento de nuevos productos o servicios 9,6 %
Expansión de la fuerza de ventas 8,4 %
Logística / infraestructura 7,1 %
Capacitación de personas /
entrenamiento / educación
6,5 %
Contratación de personal 3,4 %
Investigación y desarrollo 3,3 %
Publicidad / marketing / online ads 2,3 %

Gestión en tiempos de retos

Una estrategia generalizada de la región es mejorar la productividad de distintos sectores con el fin de incrementar sus ventas e ingresos. Para alcanzar esta meta, las empresas se enfocan en gestionar sus recursos de forma cautelosa y moderada, y atraer inversionistas.

En la labor de aumentar e incentivar el consumo, una de las necesidades imperantes es invertir en tecnología para desarrollar nuevos canales de comunicación con los clientes.

“La expresión más famosa en este campo es la de ‘transformación digital’, la cual requiere muchísima más inversión no solo en Internet sino también en formación del personal, equipos e infraestructura, como redes y fibra óptica”, aseguró el directivo de PageGroup.

Además, cuando el peso actualmente es una moneda tan inestable, la supervivencia de las empresas sería posible si estas fueran menos dependientes de las importaciones.

“En momentos en los que la tasa de cambio del dólar ha alcanzado topes nunca antes vistos, las organizaciones que importan productos tienen que buscar otras alternativas de producción o fabricación para suplir localmente sus necesidades. Esto exige indudablemente más formación”, puntualiza Beltrán.

Lee también: Educación en la nube, una herramienta de Amazon contra la brecha digital de Colombia

Por otro lado, aunque los colombianos invierten muchísimo en su formación académica y técnica, han dejado de lado los idiomas, y el mundo está cada vez más globalizado.

En este punto, Beltrán considera que: “Un colombiano muy competente desde el punto de vista técnico y de liderazgo deja de ser competitivo porque no habla un idioma de forma fluida. El dominio del inglés, por ejemplo, hoy supone un incremento en el salario de un 20 o 30 por ciento”.

Una empresa debería invertir tanto en tecnología como en idiomas, porque son complementarios, opina el especialista.

La tarea del Gobierno

Una de las áreas en las que Colombia está en desventaja global es su participación en el comercio internacional; para mejorarla, el directivo de la multinacional PageGroup considera que es prioritario eliminar la burocracia.

“El principal hándicap que hoy tiene Colombia en cuanto a importación y exportación son sus barreras burocráticas. El país debe facilitar todos esos trámites, porque otros países de la región tienen barreras más sencillas”.

Otro problema que tiene Colombia es el cobro de impuestos que van cargados directamente al producto, tanto de exportación como de importación, lo que hace que sea un país poco competitivo en cuanto a precios.

Adicionalmente, el Gobierno nacional debe hacer reformas con el fin de fomentar la formalización de las pequeñas empresas en el país.

“En España pagan impuestos 20 millones de personas y en Colombia solo los pagan dos millones, y tienen la misma población. ¿Por qué la gente quiere ser informal en Colombia? Porque el costo fiscal es tan alto que la gente prefiere evadirlo. Sacar tantos impuestos puede estar fomentando la evasión”, finaliza el experto.