Los signos del mobbing o acoso laboral


Identificar que una persona está siendo acosada en su lugar de trabajo es una labor difícil, pero no imposible. Conoce qué es el mobbing y algunas de sus señales de alerta.

Inicio Productividad Los signos del mobbing o acoso laboral Publicado el: 26 de octubre de 2020

Identificar que una persona está siendo acosada en su lugar de trabajo es una labor difícil, pero no imposible. Conoce qué es el mobbing y algunas de sus señales de alerta.

La psiquiatra francesa Marie-France Hirigoyen definió mobbing o acoso laboral como toda conducta abusiva que se manifiesta en comentarios verbales, escritos o gestos que atentan, por su frecuencia o sistematización, contra la personalidad, la dignidad o la integridad física o psíquica de una persona y pone en peligro su empleo o degrada su ambiente de trabajo.

De esta forma, se cree que 70 % de los trabajadores a nivel mundial han padecido en algún momento de mobbing. Este anglicismo es cada vez más utilizado y se puede identificar cuando se presentan situaciones como:

Trato diferente. Esto ocurre cuando una persona de la compañía actúa de forma discriminatoria contra otra. Es decir, de forma clara su comportamiento es diferente respecto a los demás en situaciones similares. Puede ser por exclusión o indiferencia.

Agresiones verbales. Hace referencia al uso de insultos, gritos y todo tipo de maltratos verbales. Puede suceder en privado o frente a otros colaboradores.

Difamación. El acosador tiende a hablar más del acosado, a nivel personal y profesional. En ocasiones puede inventar rumores que destruyen la imagen de la persona.

Le puede interesar: Comités de convivencia: la vía para solucionar conflictos y evitar demandas por acoso laboral

Presión. Se el asigna a la persona acosada una excesiva cantidad de trabajo, y se le exige que finalice en el menor tiempo posible. También se le pide la ejecución de proyectos inalcanzables, con el fin de someterlo a un nivel extremo de estrés.

Limitación del progreso. Se le impide el desarrollo personal y profesional por todos los caminos. Se le prohíbe la realización de concursos y se le rechazan sus propuestas de proyectos.

Control del futuro en la empresa. El acosador evitará todo tipo de traslado o ascenso. Castiga las llegadas tarde y manipula la situación a su conveniencia.

Descalificación. La persona es constantemente amonestada en público. Le dicen cosas como que su trabajo no está bien, y le quitan responsabilidades que habían sido previamente asignadas.

Ocultar información. No le transmiten la información importante y completa para realizar las tareas encargadas. Luego se le culpa de negligencia profesional o falta de interés por el trabajo.

Ridiculizar. Tienden a burlarse o menospreciar lo que hace el trabajador frente al resto de personal.

Invasión a la privacidad. El acosador revisa los correos, llamadas, cantidad de tiempo que habla por teléfono y con quien.

El acoso más común lo ejercen los jefes inmediatos, los cuales abusan de su poder. Sin embargo, en otros casos el mobbing proviene de los colegas, y aunque menos común también pude presentarse episodios del empleado al empleador. En muchos casos también tiene una carga fuerte de racismo y sexismo.