Dos estrategias efectivas de Vanti para la inclusión social


Con intérpretes para comunicarse con personas sordas y facturas en braille que llegan a las casas de invidentes, Vanti se compromete con sus clientes en condición de discapacidad.

Inicio Productividad Dos estrategias efectivas de Vanti para la inclusión social Publicado el: 26 de octubre de 2020

Con intérpretes para comunicarse con personas sordas y facturas en braille que llegan a las casas de invidentes, Vanti se compromete con sus clientes en condición de discapacidad.

En Colombia, según datos del más reciente censo del Dane realizado en 2018, existen 1,2 millones de personas ciegas y 460.000 personas sordas. Estos ciudadanos deben enfrentarse al reto de hacer sus labores cotidianas en condición de discapacidad, encontrándose constantemente con infraestructuras físicas y en línea que no les tienen en cuenta y con poco interés y solidaridad por esta situación.

Una tarea cotidiana, como recibir y pagar servicios públicos, puede conllevar dificultades inimaginables para estos ciudadanos. Parte de la población no recibe los datos más básicos, tales como la información de la factura, conceptos, instructivos y recomendaciones de seguridad del servicio.

La empresa Vanti identificó esta problemática en 2008 y convirtió la inclusión de las personas en condición de discapacidad en una de sus prioridades principales.

Desde entonces, el equipo de Recursos Humanos de esta empresa creó una serie de estrategias para brindar un servicio atento y apropiado a personas en condición de discapacidad, y al mismo tiempo involucrar al talento humano de la empresa en la creación de una sociedad más justa e incluyente a través del servicio.

Para Marcela Muñoz, gerente de Servicio al Cliente de Vanti, no se debería hablar de personas con discapacidad cuando, según ella, lo que aportan es diversidad, capacidades reales de comunicarse con los otros. “Los discapacitados no son ellos”, afirma.

Por eso, habló con Xposible para explicar las dos estrategias de Vanti para fomentar la inclusión de estas personas:

Estrategia 1: Braille como necesidad

La primera de sus estrategias fue pensada para las personas con discapacidad visual.

El proceso inició con un acercamiento a las organizaciones y agremiaciones que asocian estas poblaciones para conocer las necesidades puntuales de los clientes, así como una campaña de redes sociales para socializar la iniciativa.

La actualización de la Guía de Servicio de atención al cliente en braille fue también un paso importante para incluir a la población con discapacidad visual y garantizarles un servicio adecuado y las herramientas para comunicarse con el área de Atención al cliente.

Con el apoyo del Instituto Nacional para Ciegos, INCI, se organizó un encuentro con más de 200 participantes para validar y socializar con ellos temas de interés.

En este sentido, un gran logro de Vanti ha sido la distribución continua de la factura en sistema braillesumando más de 1.150 facturas entregadas a junio de 2019.

Por otro lado, la página web de la empresa cuenta con el sistema lector de pantalla JAWS, que facilita la lectura de voz.

Lee también: “Buscamos que la gente viva su pasión y haga el mejor trabajo”: Microsoft

Estrategia 2: Lenguaje de señas para todos

La segunda estrategia que Vanti estableció se dirige a la población con discapacidad auditiva.

Al día de hoy, la compañía cuenta con cuatro centros de relevo, con el apoyo de Mintic, en los cuales las personas con discapacidad auditiva pueden acceder a un intérprete de señas que comunique su mensaje.

En 2018 se abrieron 3 nuevos centros de relevo en los municipios de la Mesa y Mosquera en Cundinamarca; y Duitama en Boyacá, en los cuales se ha atendido un promedio de 260 clientes.

Como segunda herramienta de atención para estos usuarios, se puso en pie el Servicio de Interpretación en Línea (SIEL).

Igualmente, para esta población se adecuó el video de Revisión Periódica en lengua de señas y se realizaron presentaciones de la empresa, así como actividades de seguridad, acompañadas de un intérprete de lengua de señas.

Con esta iniciativa, Vanti fue reconocida como la primera empresa de servicios públicos en Colombia en poner a disposición de las personas con discapacidad auditiva este tipo de servicio.

Además, todos estos logros hicieron que fuera destacada dentro de las 11 empresas prestadoras de servicios con la estrategia “Atención para Todos”, en el marco de la primera versión del “Reconocimiento a las Mejores Prácticas en Servicio al Usuario – 2019”, organizado por la Superintendencia de Servicios Públicos y Andesco.

Marcela no tiene reparos en decir que ama a su empresa y que se siente muy orgullosa de pertenecer a una compañía que, en sus palabras, está “haciendo país”, pues cree que lo que sucede con ella y con los empleados de Vanti es que con sus estrategias de inclusión reales y efectivas logra que se genere un sentido de pertenencia y gratitud con la compañía, ir más allá de cumplir con las obligaciones es generar un compromiso en la retención de talento humano dentro de las empresas.

Te recomendamos: Así es el nuevo perfil de un director de Recursos Humanos

La primera Droguería Incluyente del país: ¿Sorprendido? Este es solo el comienzo.

Una vez más, la caja de compensación de subsidio familiar aporta a la disminución de brechas sociales a través de hechos concretos: la creación de la primera droguería incluyente de Colombia, diseñada especialmente para personas en situación de discapacidad visual, auditiva y física. El proceso de construcción surgió bajo la premisa de “Nada para nosotros sin nosotros”, por lo que contó con la asesoría de instituciones y representantes de la población en condición de discapacidad.

Además, el proyecto reunió, durante 10 meses, a más de 70 profesionales en torno a un aprendizaje colectivo: expertos en señalética, lengua de señas, maestros de braille, ingenieros civiles e industriales, químicos farmacéuticos, administradores de empresas, especialistas en mercadeo, regentes y auxiliares de farmacia, diseñadores de mobiliario y comunicadores sociales tomaron conciencia de la importancia vital que tiene la inclusión para el desarrollo y el progreso nacional.

El resultado se materializó en la esquina de Chapinero que conecta la carrera 13 con la calle 60. Un lugar estratégico al ser uno de los barrios con mayor facilidad de acceso en transporte público y uno de los más transitados por la población en situación de discapacidad. La droguería se diferencia por el diseño de su infraestructura: un lugar apto para todos, que permite a las personas vivir una experiencia de autonomía total en la que no es necesaria la compañía de un tercero.

En el ingreso, se encuentra un mapa táctil que permite conocer la distribución y las categorías de la droguería. También cuenta con guías podotáctiles en el piso, para saber hacia dónde caminar; señalización de las áreas y las categorías de los productos en español, inglés, braille y lengua de señas colombiana; videos informativos en lengua de señas colombiana, audio y closed caption; rampa de acceso peatonal; sistema indicador de turno con lector de cédula; vibración y luces, para avisar el momento de atención de cada persona; y corredores amplios que facilitan el desplazamiento en silla de ruedas.