6 emociones negativas que puede estar sintiendo en este momento y cómo vencerlas


Un alto nivel de inteligencia emocional que le permita reconocer lo que está viviendo y acciones concretas para detener los comportamientos destructivos que le generan las emociones negativas son claves.

Inicio Productividad 6 emociones negativas que puede estar sintiendo en este momento y cómo vencerlas Publicado el: 26 de octubre de 2020

Un alto nivel de inteligencia emocional que le permita reconocer lo que está viviendo y acciones concretas para detener los comportamientos destructivos que le generan las emociones negativas son claves.

Comer desenfrenadamente, sentirse enojado sin razón, no poder dormir en las noches o querer dormir más de lo recomendado son algunas de las consecuencias que pueden estar trayendo para su vida el aislamiento y la incertidumbre propia de la crisis mundial que enfrentamos.

“Pocas personas son aptas para llevar una vida de teletrabajo porque la mayoría de las personalidades tendemos a ser seres sociales y nos cuesta enfrentar el poco relacionamiento con otros”, asegura Lyz Escalante, científica de la conducta, y reconocida por LinkedIn como Ejecutiva influyente para directivos y gerentes en México y Top Voice 2019 en Latinoamérica.

Una emoción negativa -explica- es el manejo no maduro de la situación que se debe enfrentar. “La mayoría de nosotros no estamos listos para asumir situaciones catastróficas como la que estamos viviendo y canalizamos nuestras emociones de forma negativa”, advierte Lyz.

La manera como se traducen estas sensaciones en las personas es a través de acciones destructivas: pereza de realizar cualquier actividad, un alto nivel de estrés, trastornos del sueño y alimenticios, y hasta con acciones violentas al interior de la familia.

Para frenar estas condiciones que pueden estar afectando la vida social y física de las personas, se debe contar con un alto nivel de inteligencia emocional: reconocer lo que está viviendo, identificar la emoción, entender a las otras personas con las que convive y plantearse acciones concretas que le permitan superar este sentimiento.

Establecer metas a corto, mediano y largo plazo de acuerdo con lo que le está generando un conflicto.

Te puede interesar: Inteligencia emocional, el primer reto del líder

“Hay que ser consciente de que los demás también están afrontando algo parecido a lo suyo, porque las emociones negativas no solo van a salir de usted. Tener empatía con las otras personas con las que comparte, de manera presencial o remota, es ideal”, puntualiza.

Lyz duró cerca de 24 años administrando el talento en varias compañías mexicanas y ahora está dedicada a diseñar modelos de competencias que permitan a las empresas lograr sus objetivos estratégicos.

En diálogo con Xposible, enunció estas 6 emociones negativas desencadenas de la coyuntura del mundo hoy y qué hacer para vencerlas.

 1. Frustración

Cuando una persona no hace una planeación efectiva de sus horarios y no establece metas individuales de trabajo (entregables individuales), le genera un alto nivel de frustración no poder cumplir con las actividades designadas.

“Poca gente sabe supervisar el teletrabajo, tienen poco rigor y disciplina al hacerlo, y normalmente te dejan desarrollando actividades que probablemente no tienen valor”, asegura Lyz.

¿Cómo enfrentarla?

La metodología Getting Things Done, un sistema de planeación de actividades del día a día y a largo plazo, con orientación a resultados, es una buena opción.

Plantearse metas personales que sean totalmente controladas por usted, objetivos alcanzables como establecer los reportes de entrega o la tarea acordada con su jefe.

Pero también objetivos a largo plazo: ¿qué quiere conseguir terminando el año? Si no tiene un objetivo inspirador, algo a lo que quiera llegar, aunque haga todas las actividades del día, no tiene un porqué, un propósito de vida que lo motive.

2. Soledad

La soledad no implica -necesariamente- estar sin gente. Se puede estar con la familia, pero la interacción que no se tiene con un compañero de trabajo, que permite rebotar y compartir ideas, genera alto nivel de soledad y las personas pueden entrar en depresión.

¿Cómo enfrentarla?

Manténgase en contacto y fortalezca las redes de apoyo existentes. Use las redes sociales (Facebook y LinkedIn) en donde puede tener interacción profesional.

Intente canalizar de manera positiva esa emoción y disfrútela, desarrollándose usted mismo. Vea tutoriales y continúe formándose académicamente. Coursera es una buena opción.

 3. Ansiedad

Cuando las personas están acostumbras a seguir una rutina de entrenamiento en un lugar particular o al aire libre y, por la situación actual, no pueden realizar actividad física, se genera mucha ansiedad y se descarga haciendo cosas contrarias como comer mucho. Los trastornos del sueño también pueden estar asociados a los estados de ansiedad.

¿Qué hacer?

Sea plenamente consciente de lo que está viviendo. De que esta es su nueva realidad y su vida se transformó.

Para evitar los desórdenes en sus rutinas de alimentación, haga una planeación precisa de las actividades de trabajo, los horarios de descanso, las horas de comida y otros momentos que le generen bienestar.

Leer o hacer actividad física en casa pueden ser buenas opciones. Algo diferente a comer, que lo que lo haga sentirse tranquilo. Estas serán sus ‘autorecompensas’ en este nuevo estilo de vida.

En una entrevista con el periódico estadounidense St. Cloud Times, la Dra. Julie Johnson recomendó una rutina que denomina ‘Tres cosas buenas’: “escribir tres cosas buenas antes de acostarse, comienza a cambiar la forma en la que vemos el mundo”, dijo Johnson. Escribir cosas positivas durante solo 14 días puede ayudar a las personas a dormir mejor.

Conoce las Claves para incrementar su inteligencia emocional

4. Enojo

Una situación familiar grata, que se vive de manera momentánea, en este punto puede resultar en enfado por la interacción constante con la familia. Se puede generar un alto nivel de rispidez, de discusiones sin sentido, porque no están acostumbrados a estar siempre juntos.

¿Qué hacer?

Acuda a esos recuerdos de antaño que le pueden hacer sentir nuevamente cosas bonitas: fotos de las vacaciones, de cuando sus hijos eran pequeños, videos de celebraciones importantes para la familia. Apelar a la nostalgia puede hacer que ‘se enfunden las armas’.

Y si la situación es muy tensionante, lo mejor es darse tiempo. El tiempo muerto en las discusiones también resulta ser un buen aliado.

 5. Incertidumbre

La situación actual ha provocado un alto índice de incertidumbre laboral y personal que recae como una cascada en otras emociones negativas.

¿Qué hacer?

Es momento de pensar en un plan B de vida. Con esta situación, va a atravesar un momento difícil, pero no le puede volver a pasar. Es el momento de generar una alternativa de ingresos, de negocio o de trabajo.

“Hoy es el coronavirus, pero no sabemos si mañana se pueda venir otra pandemia, otra catástrofe, otra situación económica grave. Lo de hoy es generalizado, pero a manera individual, cuántos despidos puede haber al año. Así que, para tranquilidad de cada uno, siempre debemos tener un plan B”, sugiere Lyz.

6. Miedo y paranoia

El temor en las calles se está empezando a traducir en una patología que es la paranoia y que es contagiosa. Este par de emociones pueden terminar en que de verdad se enferme.

¿Qué hacer?

La Asociación Estadounidense de Psicología sugiere que, en estos casos, las redes sociales elevan el temor; por eso, la recomendación es solo mantenerse informado a través de los canales adecuados y en una justa medida.

Investigadores de la Asociación descubrieron que, a medida que las personas leían más sobre el virus del Zika (2016) en redes sociales, su percepción del riesgo aumentó. Y otro estudio reveló una fuerte asociación entre la cobertura de los medios sobre los atentados de la Maratón de Boston (2013) y los síntomas de estrés agudo.

Trate de estar tranquilo y calmado, para no generarse problemas médicos. Escuchar música clásica y meditar pueden ayudarlo.

Un último consejo…

La principal recomendación es no sentir miedo de buscar ayuda. En Bogotá está activada la línea 106 si presenta estos u otros problemas de salud mental durante la cuarentena.